Mesina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Messina»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Para la ciudad de Sudáfrica véase: Musina
Messina
Comuna de Italia
Bandera de Messina
Bandera
Escudo de Messina
Escudo
Messina
Messina
Localización de Messina en Italia
País Bandera de Italia Italia
• Región Coat of arms of Sicily.svg Sicilia
• Provincia Messina
Ubicación 38°11′00″N 15°33′00″E / 38.183333333333, 15.55Coordenadas: 38°11′00″N 15°33′00″E / 38.183333333333, 15.55
• Altitud 3 msnm
Superficie 211 km²
Municipios limítrofes Fiumedinisi, Itala, Monforte San Giorgio, Rometta, Saponara, Scaletta Zanclea, Villafranca Tirrena
Población 245.159 hab. (01-01-2007)
• Densidad 1121 hab./km²
Gentilicio Messinesi (in siciliano: Missinisi)
Código postal 98100
Pref. telefónico 090
Fiestas mayores 3 de junio y 15 de agosto
Patrón Madonna della Lettera
Código ISTAT 083048
Cód. catastral F158
Sitio web Página web oficial
[editar datos en Wikidata]


Mesina (Missina en siciliano, Messina en italiano, Micina en el castellano del siglo XVI) es una ciudad de 245.159 habitantes, situada en el ángulo nordeste de Sicilia a unos 90 km de Catania y unos 230 km de Palermo. Además, se ubica enfrente de Regio de Calabria, junto al mar y al homónimo estrecho de Mesina.

A lo largo del siglo XX ha habido una gran polémica por el proyecto de un puente sobre el estrecho que, de llevarse a cabo, sería una de las obras de ingeniería más importantes jamás realizada.

Geografía[editar]

La zona es altamente sísmica, de hecho la ciudad fue arrasada varias veces en la antigüedad. Durante el último terremoto del 28 de diciembre de 1908 la ciudad fue prácticamente destruida; murieron 60.000 de los 150.000 habitantes con que contaba en esa época.

Evolución demográfica[editar]

Gráfica de evolución demográfica de Mesina entre 1861 y 2001
Fuente ISTAT - Elaboración gráfica por parte de Wikipedia

Historia[editar]

Catedral de Mesina (2009).
Mesina.

La actual Mesina originalmente tenía el nombre de Zancle (Ζάγκλη, término de origen sículo que quiere decir "hoz", por la forma de su puerto natural, y aún hoy las escaleras que conducen al mismo son llamadas Scaletta Zanclea).

La antigua "Messana" (en griego Μεσσήνη o Μεσσάνα: "Messene" o "Messana"), situada enfrente de Regio de Calabria a orillas del estrecho homónimo que separa la isla e Italia, corresponde a la actual Mesina.

Según Tucídides, Mesina fue fundada en el siglo VIII a. C. (posiblemente sobre un establecimiento de los sículos) por piratas de Cumas, que era una colonia calcídica, y se había convertido en colonia regular con colonos de Calcis y otras ciudades de Eubea, dirigidos por Perieres de Calcis y Cratémenes de Cumas. Scymnus Chius y Estrabón dicen que fue fundada como colonia de Naxos de Sicilia, que era una colonia calcídica y por tanto fundada después de 735 a. C.

Un siglo después se fundaron dos colonias: Milas (Mylae) e Hímera, al noroeste de la isla. Mientras Milas continuó como una dependencia de Zancle, Himera creció y se convirtió en una ciudad importante.

Después de 494 a. C., algunos milesios y gente de Samos dieron un nuevo impulso a las colonizaciones de Zancle, fundando un establecimiento entre Hímera y Milas, pero el tirano de Regio, Anaxilo, les convenció de apoderarse de la misma Zancle, aprovechando que estaba desguarecida (las tropas estaban ausentes, no se sabe dónde). Zancle estaba gobernada entonces por el tirano Escitas, al que Heródoto daba el título de rey; atacada Zancle, pidió ayuda a Hipócrates de Gela, pero éste les traicionó, y se alió con los atacantes, y juntos ocuparon la ciudad. Escitas fue encarcelado junto con parte de la población, y la gente de Samos y algunos milesios se quedaron con la posesión de Zancle.

A comienzos del siglo V a. C., llegó una inmigración de mesenios del Peloponeso o de Regio, y Anaxilas de Regio la renombró Messene en honor de la ciudad griega de Mesene, por el parecido con la tierra de Grecia del mismo nombre, que pronto se transformó en Messana. Estos hechos tuvieron lugar entre 493 a. C. y 476 a. C. en que murió Anaxilas. Éste entregó el gobierno de Messana a su hijo Cleofrón o Leofrón.

Por un tiempo quedó unida a Regio, y a la muerte de Anaxilas pasó a ser gobernada por Micitos y, después, por dos hijos de Anaxilas; sin embargo, a la muerte de Hierón I de Siracusa y la expulsión de su hermano Trasíbulo, la ciudad expulsó a su tirano y se hizo independiente en 461 a. C. Nuevos colonos se establecieron en la ciudad. El siguiente período (460 a. C.|460-426 a. C.) fue de gran prosperidad.

En 426 a. C. llegó a Messana la flota ateniense dirigida por Laques, que se estableció en Regio y atacó a Milas (Mylae), que se rindió. Entonces Laques atacó Messana, que también se sometió a la alianza ateniense.

En 425 a. C. los habitantes de Messana salieron de la alianza y se aliaron con Siracusa, y la ciudad se convirtió en el puerto de la alianza entre Siracusa y Locri. Messana atacó Naxos y la derrotó, pero a su vuelta fue derrotada por los sículos y leontinos, que asediaron Messana sin éxito. En 424 a. C. se firmó la paz general, pero las disensiones internas llevaron a la dominación de la ciudad por Locris Epizefiria, sometimiento que no duró más allá de 415 a. C., cuando volvió la flota ateniense, en la expedición de Atenas a la isla. En esta ocasión Messana permaneció neutral y rechazó las peticiones de Atenas y de Siracusa.

Moneda de Sexto Pompeyo, describiendo el faro de Mesina y Escila.

La ciudad fue saqueada en 396 a. C. por los cartagineses; luego fue reconquistada por Dionisio I de Siracusa.

En 288 a. C. los mamertinos capturaron la ciudad por una traición, matando a todos los hombres y tomando a todas las mujeres como esposas. La ciudad fue una base desde donde devastaron el campo, encabezando un conflicto con el imperio regional de Siracusa. Hierón II, tirano de Siracusa, derrotó a los mamertinos cerca de Milas en el río Longano, y asedió Mesina. Cartago ayudó a los siracusanos durante el conflicto con Siracusa sobre el dominio en Sicilia. Cuando Hierón atacó una segunda vez en 264 a. C., los mamertinos pidieron a Roma una alianza, esperando una protección más fiable. Aunque inicialmente reticente a ayudarles para que no animara a otros grupos mercenarios a amotinarse, Roma estaba poco dispuesta a ver el poder cartaginés propagarse por Sicilia e invadir Italia. Roma, por tanto, entró en una alianza con los mamertinos. En 264 a. C., las tropas romanas fueron desplegadas en Sicilia, la primera vez que el ejército romano actuaba fuera de la península italiana.

Al final de la Primera Guerra Púnica, Mesina era una ciudad libre aliada con Roma. En época romana, entonces conocida como Messana, tenía un importante faro. Messana fue la base de Sexto Pompeyo durante su guerra contra Augusto.

Tras la caída del Imperio romano, la ciudad fue sucesivamente conquistada por los godos, luego por el imperio bizantino en 535, por los árabes en 842, y en 1061 por los hermanos normandos Roberto Guiscardo y Roger Bosso (más tarde conde Roger I de Sicilia). En 1189 el rey inglés Ricardo I se detuvo en Mesina en su camino hacia Tierra Santa y ocupó brevemente la ciudad después de una disputa sobre la dote de su hermana, quien había sido casada con Guillermo II de Sicilia.

Mesina fue, muy probablemente, el puerto por el cual la peste negra entró en Europa en la Edad Media (1347): la plaga fue traída por barcos genoveses que venían de Caffa en Crimea, mar Negro. En 1548 San Ignacio de Loyola fundó aquí el primer colegio jesuita del mundo, que dio a luz más tarde al Studium Generale (la actual Universidad de Mesina).

Los barcos cristianos que ganaron la batalla de Lepanto (1571) partieron de Mesina: el autor español Miguel de Cervantes y Saavedra, que tomó parte en la batalla, se recuperó durante algún tiempo en el Gran Hospital. La ciudad alcanzó la cima de su esplendor a principios del siglo XVII, bajo dominio español, en la época en que fue una de las diez ciudades más grandes de Europa. En 1674 la ciudad se rebeló contra la guarnición extranjera. Se las arregló para permanecer independiente durante algún tiempo, gracias a la ayuda del rey francés Luis XII, pero en 1678, con la Paz de Nimega, fue reconquistada por los españoles y saqueada: la universidad, el senado y todos los privilegios de autonomía que había disfrutado desde época romana fueron abolidos. Los ocupantes construyeron una fortaleza enorme, y desde entonces Messina decayó constantemente. Durante el enfrentamiento de España con la Cuádruple Alianza, en la guerra homónima 1717 y 1721, la ciudad fue sometida a asedio y acabó cayendo en manos de los aliados.

El monumento a Don Juan de Austria en la plaza Lepanto.

En 1847 fue una de las primeras ciudades en Italia donde los tumultos unitarios estallaron. En 1848 se rebeló abiertamente contra los Borbones reinantes, pero fue fuertemente reprimida otra vez. Sólo en 1860, tras la batalla de Milazzo, las tropas de Garibaldi liberaron la ciudad. Una de las principales figuras de la unificación de Italia, Giuseppe Mazzini, fue elegido diputado en Mesina en las elecciones generales de 1866.

La ciudad fue casi enteramente destruida por un terremoto y un tsunami asociado en la mañana del 28 de diciembre de 1908, a consecuencia de los cuales murieron 60.000 personas y se destruyó la mayor parte de la antigua arquitectura. La ciudad fue reconstruida en gran parte al año siguiente, según un plan más moderno y racional. Un daño adicional fue añadido por los masivos bombardeos aéreos estadounidenses de 1943 (durante la Segunda Guerra Mundial), que causaron miles de muertos. Más tarde, la ciudad ganó una medalla de oro por el valor militar y otra por el valor civil en memoria del evento y el consiguiente esfuerzo de reconstrucción.

En junio de 1955, Mesina fue la sede de la conferencia europea occidental de ministros de relaciones exteriores que dio lugar a la creación de la Comunidad Económica Europea.

Galería[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]