Arrebatamiento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El arrebatamiento o arrebatamiento de la Iglesia, también conocido como rapto, es la creencia de algunas Iglesias cristianas fundamentalistas, sobre todo de las premilenaristas, de que muy cerca del final de los tiempos, antes de la segunda venida de Cristo, un selecto grupo de cristianos fieles será arrebatado de la Tierra, elevado por los aires y ascendido a los cielos, de modo que será dispensado de sufrir las tribulaciones apocalípticas del fin del mundo.

La creencia fue desarrollada por el evangelista angloirlandés John Nelson Darby por los años 1830. Surgió de una interpretación literal de 1 Tesalonicenses 4:17 («Luego, nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos [los muertos en Cristo que resucitaron] en las nubes para recibir al Señor en el aire y así estaremos siempre con el Señor»), que los creyentes en el rapto ven apuntalada en otras citas bíblicas, como Mateo 24:29-31, 2 Tesalonicenses 2:1-4 y ciertos pasajes del Apocalipsis, particularmente aquel en que se narra cómo el hijo dado a luz por la mujer es arrebatado y llevado al cielo (Apocalipsis 12:5).

Etimología[editar]

El versículo citado de la Primera epístola a los tesalonicenses, originalmente escrita en griego común o helenístico (koiné), utiliza la palabra ἁρπαγησόμεθα (harpaguesómeza), que podría traducirse como ‘seremos arrebatados’, ‘seremos raptados’ o frases parecidas. La palabra es una conjugación del verbo ἁρπάζω (harpadsō), que significa ‘arrebatar’, ‘pillar’, ‘raptar’ y verbos similares.

En la Vulgata, ἁρπαγησόμεθα (harpaguesómeza) se traduce al latín como rapiemur, de significado similar, que proviene del verbo rapio (‘raptar’, ‘arrebatar’, ‘robar’).

Interpretaciones[editar]

Existen tres corrientes teológicas en cuanto a la interpretación de los pasajes bíblicos relacionados con el rapto. Se debe tener en cuenta que estas, a su vez, se subdividen en otras y no son propias de denominaciones particulares:

  • Amilenaristas. Niegan el rapto porque se trata de una doctrina nueva, que no se recoge ni en la Biblia ni en la tradición de la Iglesia católica (santos padres de la Iglesia, magisterio de los papas, concilios, etc.). Entre estos figuran la Iglesia católica y algunos grupos protestantes tradicionales.
  • Milenaristas. Creen en una interpretación literal o casi literal del milenio apocalíptico. Se subdivide a su vez en varias corrientes teológicas (todas ellas sostenidas por cristianos evangélicos de denominaciones como bautistas, pentecostales, etc.):
    • Postribulacionistas. Creen, de acuerdo con la doctrina tradicional de la primitiva Iglesia y los textos bíblicos referidos al rapto, sobre todo Mateo 24:21-24, 2 Tesalonicenses 2:1-4, 1 Corintios 15:52 y Apocalipsis 13:3-15,20:1-6, que la segunda venida de Jesús debe ocurrir tras la manifestación del Anticristo y que la Iglesia será arrebatada tras ser víctima de la última gran persecución (Gran Tribulación) a manos del Anticristo, después de ser derrotado este y al ocurrir la resurrección de los que murieron en Cristo. Esta fue la doctrina sostenida por los escritores paleocristianos y los reformadores protestantes de la Edad Media.[cita requerida] Muchas Iglesias evangélicas y protestantes sostienen esta visión.[cita requerida]
    • Pretribulacionistas. Creen que después del arrebatamiento (anterior a la manifestación del Anticristo y a la Gran tribulación) habrá caos en la Tierra durante siete años (tres años y medio de falsa paz y tres años y medio de guerras) bajo el gobierno del Anticristo, el Falso Profeta y la Bestia. Ese período se llama la Gran Tribulación. Después ocurriría la segunda venida de Cristo, junto con sus elegidos, para reinar en la Tierra por mil años. Después del milenio acontecería el juicio final y la construcción del «nuevo cielo» y de la «nueva Tierra». Esta doctrina es relativamente reciente (de hace poco más de un siglo). Desde 1832 formó parte de las tesis dispensacionalistas de Darby, quien se refería al arrebatamiento como «el misterio del rapto». Fue incorporada a la Biblia de Referencia Scofield en 1909. Tras la publicación del libro de Hal Lindsey La agonía del gran planeta Tierra en 1970 y la difusión de varias películas, hoy se ha convertido en una doctrina muy popular en el seno de muchas Iglesias evangélicas (por ejemplo, la Iglesia Metodista Pentecostal, la Iglesia Internacional del Evangelio Cuadrangular, las Asambleas de Dios y la mayoría de las Iglesias pentecostales).
    • Semitribulacionistas. Llamados mid-tribulationists en inglés, consideran que la Iglesia pasará los primeros 42 meses en la Tierra y que el arrebatamiento ocurrirá aproximadamente a la mitad de la semana 70 (creen que es antes de la Gran tribulación, que dura los últimos 42 meses finales de la semana 70 —Mateo 24:20-21 y Apocalipsis 13:5—). A la mitad de la Tribulación, el Anticristo se convertiría en la «abominación de la desolación», por la profanación del Tercer templo de Jerusalén, que habrá de ser construido al lado del Domo de la Roca.
    • Preíra. Esta postura considera que el rapto ocurrirá en la segunda mitad de la Tribulación, antes de la segunda venida. Se trata de una doctrina postribulacionista que adelanta el arrebatamiento un poco antes de finalizada la Tribulación. Divide la semana 70 en 3 períodos: del primer al tercer sello, conocido como «principio de los dolores del parto»; del cuarto al sexto sello, denominado la «Gran Tribulación del Anticristo»; y del sexto sello en adelante, llamado el «día de la ira del Señor». Los creyentes en esta doctrina consideran que el rapto ocurrirá cuando se abra el sexto sello. Para entonces, muchos cristianos habrían sido asesinados como mártires por el Anticristo.
    • Parcial. Esta teoría sostiene que los verdaderos cristianos serán arrebatados antes, en medio de o después de la Tribulación, dependiendo de la verdadera conversión a la fe. Por lo tanto, el rapto de un creyente se determina por el tiempo de su conversión durante la Tribulación. Los defensores de esta teoría sostienen que solo los que son fieles a la Iglesia serán raptados al inicio de la Tribulación y que el resto de los creyentes lo serán en algún momento durante esta o al final.
  • Posmilenaristas. Creen que el rapto ocurrirá al final de la Gran Tribulación, inmediatamente antes de la segunda venida de Cristo.

Interpretación de algunas religiones[editar]

La exégesis católica (amilenarista), así como las de ciertas denominaciones protestantes tradicionales, no postulan un rapto en estos términos, y tampoco en los mil años literales (milenarismo), que para ellas consistirían en el lapso de tiempo entre la ascensión de Jesús y los tiempos actuales. Sin embargo, sí creen en la Parusía, la segunda venida de Cristo al final de los tiempos y su manifestación gloriosa al mundo para juzgar personalmente a cada persona según su fe y sus obras, así como la historia humana. Los justos serían salvados y gozarían de una vida eterna. La creación sería renovada y los malvados condenados a la eternidad sin Dios, que es el infierno.

En el Antiguo Testamento también se hace referencia al arrebatamiento de Enoc (Génesis 5:24), quien fue arrebatado al cielo antes del diluvio del mismo modo en que la Iglesia sería trasladada antes del comienzo de la Gran Tribulación. Otro caso es el de Elías, (2 Reyes 2:11), cuyo significado no queda claro. Luego, en el Nuevo Testamento, se hace referencia a Jesús ascendiendo al cielo (Hechos 1:9), a Pablo siendo arrebatado al tercer cielo (2 Corintios 12:2-4) y a Juan siendo llamado por una voz como de trompeta para que suba al cielo (Apocalipsis 4:1). Así, todo se relaciona con 1 Tesalonicenses 4:13-18 de una manera literal.

También se dice[¿quién?] que el concepto se popularizó en años recientes, tanto por el avance del esfuerzo misionero protestante como por la difusión de obras de ficción, de las cuales la más notable es la popular serie de novelas Dejados atrás, de los autores Tim LaHaye y Jerry B. Jenkins.

Este concepto también se ha usado en la literatura, como en el caso de la popular saga de Dragonlance, en la que, antes del cataclismo de Ansalon, muchas personas «justas» fueron arrebatadas.

En vista de las diferencias de opinión, un folleto publicado por la Iglesia pentecostal Elim de Gran Bretaña afirma: «Aunque nosotros suscribimos un amplio abanico de acontecimientos relacionados con el regreso del Señor Jesús […], permitimos libertad en la interpretación de la profecía según la convicción de la persona. Muchos adoptan una posición no dogmática y esperan con paciencia que los acontecimientos mismos revelen el programa profético».[cita requerida]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]