Argumento de las revelaciones inconsistentes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Distribución de las mayores religiones en el mundo.

El argumento de las revelaciones inconsistentes, también conocido como «el problema de evitar el infierno equivocado», es un argumento contra la existencia de Dios.

En él se afirma que es incierto que algún dios exista porque muchas religiones en la historia, así como teólogos y creyentes han creado revelaciones que son mutuamente excluyentes. En la respuesta a la pregunta de la existencia de Dios hay que tener en cuenta a los dioses en que potencialmente se fundan toda las religiones. También se argumenta que es difícil aceptar la existencia de un dios sin revelación personal. La mayor parte de los argumentos a favor de la existencia de dios no especifican una única religión y pueden ser aplicados a muchas religiones con una validez similar. La aceptación de una religión, por tanto, requiere el rechazo de las demás y cuando una persona se coloca frente a más de una, con la ausencia de una revelación personal, es muy difícil decidir entre ellas. Cuando una revelación personal se explica a un no creyente aparece el mismo problema de confusión en cada persona con la que el creyente comparte la revelación.

Los cristianos creen que Jesús es el salvador del mundo e hijo de Dios, los judíos no. Los musulmanes creen que el Corán tiene autoridad divina, mientras judíos y cristianos no. Hay muchos ejemplos de contrastes similares en puntos de vista sobre creencias fundamentales que de hecho provocan cismas. El cristianismo, por ejemplo, tiene varias ramas, no todas compatibles entre sí; un caso claro es de la creencia por parte del catolicismo de la virginidad de la madre de Jesús, algo que muchas iglesias protestantes rechazan.

Descripción lógica[editar]

En términos formales, se explica:

  • La existencia de algún dios es cierta
  • Hay un cierto número (n) de fes distintas, mutuamente excluyentes en las que una persona puede creer
  • No hay forma de saber a priori cual de ellas, si hay alguna, es la cierta respecto a las demás

Por tanto, la probabilidad de haber elegido practicar la religión correcta (sopesando la Apuesta de Pascal y la Apuesta atea), no puede ser mayor que 1/n. Así que, si solamente hubiera dos fes distintas, la probabilidad de elegir la correcta sería 1 de 2 (50% o 1/2). Cuatro fes distintas resultarían en una probabilidad de 1 entre 4 (25% o 1/4), y así sucesivamente.

En la práctica existen más de cien religiones, lo que daría a una persona una posibilidad menor de un 1% de haber elegido la religión correcta. Esto es especialmente cierto en el caso de que la elección de entre varias religiones se realice aleatoriamente y no con base en el número de creyentes que tiene cada una.

En autores[editar]

El argumento aparece en las obras de Voltaire: Cándido y Diccionario filosófico. También en el razonamiento de Denis Diderot : Cualquiera que sea la prueba de la existencia del dios cristiano (o de otra religión que se ofrezca), un imán, puede razonar exactamente de la misma forma[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Diderot, Denis (1875–77) [1746]. J. Assézar, ed. Pensées philosophiques, LIX, Volume 1 (en francés). p. 167.