Tibor (recipiente)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tibor de cerámica valenciana, con decoración de tipo Manises, c. 1950.

Un tibor es un recipiente en forma de vaso alto, tinaja o jarro, grande y de función ornamental, aunque con su origen en las urnas funerarias. Se presenta policromado y decorado, hecho en porcelana o incluso loza fina, y suele disponer de una tapa con asa pezonada (de mamelón, botón o pitón).[1][2]​ El modelo chino, que se puso de moda en Europa desde el siglo xviii, ha tenido cierto desarrollo en la cerámica mexicana desde el xix.[3]

Origen del término[editar]

Covarrubias, en su Diccionario de Autoridades, lo describe como «vaso grande de barro de China, regularmente en forma de una tinaja mediana, aunque los hay de varias hechuras».[4]​ Tres siglos después, Corominas anota una definición más detallada y documentada:

Vaso de mediana magnitud, redondo y ancho por medio, que suele ser de barro exquisito y se pone para adorno de las salas de la casa. La Academia ha mantenido hasta hoy su definición sin más que agregar que puede ser de Japón y que está decorado exteriormente. En la parte occidental de Cuba es el nombre corriente del orinal (Pichardo), en Yucatán «taza en que se toma chocolate» (R. Duarte). Nada análogo se encuentra en otros romances; no tengo otras noticias del empleo popular del vocablo, ni sé que nadie haya escrito acerca de su origen. ¿Se tratará de una adaptación popular del inglés «tabor» 'tambor' en el Mar de las Antillas? O acaso estemos ante una aplicación del nombre propio de mujer Tibor, de origen germánico, que no es raro en esta forma en textos catalanes medievales (y supongo se emplearía también en castellano) occitano antiguo «tiborc» (Anglade, Onom. des Troub., s. v.), germ. THIUDBURG (Förstemann, 1425). Hay otro nombre semejante «timbor» (que quizá procede más bien de un THINGBURG), llevado en 1440 por la esposa (al parecer catalana) del noble aragonés Johan d´fxar, BRAE XX, 79; de ahí procede seguramente el nombre del pueblo de Timor, término de Sant Pere dels Arquells, partido de Cervera, ya citado en esta forma en el S. XIII. Desde luego no creo que tibor vasija tenga que ver con el nombre de árbol rioplatense «timbó», algunas veces dicho también «timbor» (J. B. Lagomarsino, La Nación, 21-VI-1942).

Descripción[editar]

El historiador de arte especializado en cerámica, Abraham Rubio, lo define como «forma cerrada de tamaño variable, a veces con tapa», y añade como detalles descriptivos que el vaso, en esencia cilíndrico, suele tener cuerpo abalaustrado, ovoidal como las tinajas, o con «estrangulamiento central» (como el pintado por Degas), que suelen recordar la tipología formal de tarros de farmacia y/o albarelos.[5]

Tipos de tibores de Talavera de Puebla en la ventana de un alfar.

Como objeto de lujo puesto de moda en los salones europeos y en especial en los franceses, se importaron desde Indochina ejemplares que luego eran adaptados y convertidos en relojes.

Diversas colecciones y museos guardan y exponen valiosos ejemplos de la variada tipología de estos recipientes.[6][7]​ Así por ejemplo, en España, pueden citarse los ejemplares conservados en el Palacio Real de Madrid,[8]​ la colección Cerralbo y el antiguo Museo de América , el museo segoviano de los Zuloaga,[9]​ el Museo Nacional de Artes Decorativas o el Museo de Cerámica de Barcelona —entre otros muchos. En América, citar por ejemplo los ejemplares de talavera poblana de la colección Nelson A. Rockefeller.[10]​ También son importantes los ejemplos de loza de Tonalá conservados en algunas instituciones italianas como el Quirinal en Roma, el Palazzo Ginori, los Uffizi o el Pitti en Florencia o el palacio Real de Turín.[6]

Además del mencionado sinónimo de la «bacinica», en algunos países hispanoamericanos, también se ha denominado tibor a un modelo de orinal o «chamber pot», ocasionalemente de aspecto lujoso.[11]

Formas hermanas en la arqueología[editar]

El diseño y la línea del tibor no parece tener un origen oriental exclusivo, como lo demuestra el juego de urnas de ajuares iberos halladas en el yacimiento arqueológico de la necrópolis de Baza (Granada) en España, datadas en el siglo IV a. C. y conservadas en el M.A.N., de Madrid.[12]

En las bellas artes[editar]

Tibor clásico con policromía de garzas y chinescos azules, obra del pintor austriaco Ernst Czernotzky, hacia 1930.

El tibor ‘chino’ —en su variada gama de formas abalaustradas—,[13]​ es uno de los objetos lujosos de cerámica que puede identificarse en bodegones centroeuropeos de los siglos xviii y xix.[14][15]​ La pasión por el arte del Lejano Oriente que sustituyó en Europa —y de manera especial en Francia— al “turismo romántico”,[16]​ quedaría ya reflejada en Edouard Manet y muy diversos ejemplos de la obra de los impresionistas y su posterior evolución, con un mercado internacional desarrollado en el marco incomparable del París más esnob, mecenas del japonismo y las «chinoiseries».[17]

A la derecha, un tibor pintado por Degas hacia 1894.

De entre la variada muestra y en lo que a objetos de cerámica se refiere, puede citarse, por menos conocido quizá, el jarrón o tibor sin tapa y con «estrangulamiento central», que adorna la obra titulada La taza de té (o Mujer en el tocador), pastel de la serie de interiores que Edgar Degas dedicó a la «toilette» o arreglo femenino, conservado en la galería Tate de Londres, y en cuya ficha aparece identificado o nombrado como «vase».[18]

En la literatura[editar]

Francisco Gregorio de Salas le dedica una cuarteta en su Colección de los epigramas, y otras poesías críticas, satíricas y jocosas, decribiendo la casa de un rico indiano.[19]

Tibores, china y bandejas,

charoles, cocos y barros,
rosarios de filigrana,

un mico y un papagayo.

También lo glosa Rubén Darío en un fragmento de Azul..., describiendo un modelo claramente chinesco:[20]

Tras las rejas se adivinaban extensos jardines, grandes verdores salpicados de rosas y ramas que se balanceaban acompasada y blandamente como bajo la ley de un ritmo. Y allá en los grandes salones debía de estar el tapiz purpurado y lleno de oro, la blanca estatua, el bronce chino, el tibor cubierto de campos azules y de arrozales tupidos, la gran cortina recogida como una falda, ornada de flores opulentas, donde el ocre oriental hace vibrar la luz en la seda que resplandece.

Rubén Darío

Siguiendo a Rubén el Valle-Inclán más modernista dejó en su temprano Femeninas, dibujado con precisión otro modelo:[21]

Tula recostada en el confidente, suspiraba de ese modo hondo, que levanta el seno con aleteo voluptuoso. Las manos, que conservaba cruzadas, parecían dos palomas blancas, ocultas entre los encajes del regazo azul, en cuya penumbra de nido, el rubí de una sortija lanzaba reflejos sangrientos sobre los dedos pálidos y finos. Algunos pájaros de América modulaban apenas un gorjeo en sus jaulas doradas, que pendían inmóviles entre los cortinajes de los abiertos balcones; y en los ángulos, trípodes de bambú sostenían tibores con enormes helechos de los trópicos.

Valle-Inclán (1895)

Por su parte Galdós le da a la vasija uso de tiesto o maceta en este pasaje de su novela Misericordia:[22]

A los quince días de instalarse doña Francisca en la calle de Orellana, juzgó la mandona que más eficaz sería su poder y mejor gobernada estaría la familia viviendo todos juntos: general y subalternos. Trasladóse, pues, y allá fue metiendo su ajuar humilde, y sus chiquillos, y el ama, para lo cual antes hizo hueco echando fuera la mar de tiestos y tibores de plantas, y poniendo en la calle a Daniela, que en rigor no servía más que de estorbo. A sus funciones de gran canciller agregó pronto las de doncella y peinadora de su suegra y cuñada. Así todo se quedaba en casa.

Benito Pérez Galdós (1897)

Miguel Ramos Carrión en un soneto cantable para la zarzuela Agua, azucarillos y aguardiente, rompe una lanza por el casticismo madrileño definiendo así el “tibor hispano”:[23]

Desprecio del Japón o de la China

el granadino Tibor de porcelana,
el vaso etrusco, el ánfora romana,

y la tinaja griega o damasquina.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Padilla y otros, 2002.
  2. «Reloj francés en un tibor oriental de porcelana». mecd.gob.es. Museo Cerralbo. Consultado el 3 de septiembre de 2017. 
  3. Covarrubias, 16.
  4. Rubio Celada, Abraham (2005). «La fábrica de cerámica de la Moncloa». Madrid. Revista de arte, geografía e historia (7): 223-252. 
  5. a b Sabau, 1994, p. 200.
  6. [1]
  7. «Tibor de barro vidriado». cvc.cervantes. siglo XVIII. Consultado el 3 de septiembre de 2017. «cerámica de Talavera de la Reina». 
  8. Rubio Celada, Abraham (15 de mayo de 2009). «Boletines de la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio: Innovaciones técnicas, estilísticas y temáticas en la cerámica de los Zuloaga». Universidad Complutense de Madrid. Consultado el 14 de septiembre de 2017. 
  9. Palomar, María. Tesoros del arte popular mexicano: Colección de Nelson A. Rockefeller. Arte Publico Press. p. 70. ISBN 9781611923018. «lámina 38». 
  10. «Tibor (traslación del término al inglés según usos». collinsdictionary.com. Consultado el 3 de septiembre de 2017. 
  11. Caballero Cobos, A. «La excavación de Pedro Álvarez en Cerro Largo. Año 1800. Documentación y conocimiento actual». academia.edu. Consultado el 12 de septiembre de 2017. 
  12. Boisseleier, Jean (1982). Historia ilustrada de las formas artísticas (1986 edición). Alianza Editorial. pp. 11.III. ISBN 8420698121. 
  13. Krahe, Cinta (2016). Centro de Estudios Europa Hispánica, ed. Chinese Porcelain in Habsburg Spain (en inglés). 
  14. Simal López, Mercedes (2016). «Krahe, Cinta: Chinese Porcelain in Habsburg Spain». dialnet. Consultado el 9 de septiembre de 2017. 
  15. Francastel, Pierre (1970). «Libro Segundo. Primera parte. II.1». Historia de la pintura francesa. Madrid: Alianza Editorial. pp. 296-300. 
  16. Almazán Tomás, David (2003). «La seducción del Oriente. De la "chinoiserie" al japonismo». Artigrama (Universidad de Zaragoza) (18): 83-106. ISSN 0213-1498. Consultado el 9 de septiembre de 2017. 
  17. Degas, Edgar (c. 1894). «Woman at her toilet». Ficha en la Tate Gallery (en inglés). Consultado el 3 de septiembre de 2017. 
  18. Salas, Francisco Gregorio de (1816). Colección de los epigramas, y otras poesías críticas, satíricas y jocosas. palabraria.blogspot (3ª edición). Madrid: Repullés. Consultado el 11 de septiembre de 2017. «El "axuar, ó muebles que vio el autor en varias casas".» 
  19. Darío, Rubén (marzo de 2012). «Tibor». Palabraria. p. 88. Consultado el 11 de septiembre de 2017. 
  20. Valle-Inclán, Ramón del (1895). Femeninas. Seis historias amorosas. p. 93. Consultado el 11 de septiembre de 2017. 
  21. Pérez Galdós, Benito (1982). Misericordia (Luciano García Lorenzo, edición). Madrid: Cátedra. ISBN 8437603684. 
  22. «Agua, azucarillos y aguardiente». Innova Lyrica. 2009. Archivado desde el original el 30 de mayo de 2009. Consultado el 1 de septiembre de 2017. 

Bibliografía[editar]

  • Covarrubias, S. de (1611). RAE, ed. Tesoro de la Lengua Castellana o Española. Madrid. 
  • Sabau García, María Luisa (1994). México en el mundo de las colecciones de arte. UCOL. pp. 160, 197 y 200 y ss. ISBN 9789686963397. Consultado el 14 de septiembre de 2017. 
  • Carmen Padilla Montoya, Equipo Staff, Paloma Cabrera Bonet, Ruth Maicas Ramos (2002). Diccionario de materiales cerámicos. Madrid: Subdirección General de Museos. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Secretaría General Técnica. Centro de Publicaciones. ISBN 84-36936-388. 

Enlaces externos[editar]