Sociedad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Sociales»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El término sociedad (del latín societas) alude a un concepto polisémico que designa a un tipo particular de agrupación de individuos que se produce tanto entre los humanos (sociedad humana o sociedades humanas, en plural) como entre algunos animales (sociedades animales).

En ambos casos, la relación que se establece entre los individuos supera la manera de transmisión genética e implica cierto grado de comunicación y cooperación, que en un nivel superior (cuando se produce la persistencia y transmisión generacional de conocimientos y comportamientos por el aprendizaje) puede calificarse como "cultura".[1]

Las sociedades construyen patrones de comportamiento al considerar ciertas acciones o discursos como aceptables o inaceptables. Estos patrones de comportamiento dentro de una sociedad determinada se conocen como normas sociales. Las sociedades y sus normas experimentan cambios graduales y perpetuos.

En la medida en que sea colaborativa , una sociedad puede permitir que sus miembros se beneficien de formas que de otro modo serían difíciles de forma individual. De este modo, se pueden distinguir los beneficios tanto individuales como sociales (comunes) o, en muchos casos, se puede encontrar una superposición. Una sociedad también puede consistir en personas de ideas afines gobernadas por sus propias normas y valores dentro de una sociedad dominante y más grande. Esto a veces se conoce como subcultura, un término que se usa ampliamente dentro de la criminología y que también se aplica a subsecciones distintivas de una sociedad más grande.

De manera más amplia, y especialmente dentro del pensamiento estructuralista, una sociedad puede ilustrarse como una infraestructura económica , social, industrial o cultural , compuesta por, pero distinta de, una colección variada de individuos. En este sentido, sociedad puede significar las relaciones objetivas que las personas tienen con el mundo material y con otras personas, en lugar de "otras personas" más allá del individuo y su entorno social familiar.

Etimología y uso[editar]

Media sección de la versión de la dinastía Song del Sur del siglo XII de The Night Revels of Han Xizai , original de Gu Hongzhong en el siglo X. La pintura retrata a sirvientes, músicos, monjes, niños, invitados y anfitriones, todos en un solo entorno social. Sirve como una mirada en profundidad a la estructura social china de la época.

El término "sociedad" procede del francés del siglo XII société (que significa 'compañía').[2]​ Ésta procedía a su vez de la palabra en latín societas, que a su vez derivaba del sustantivo socius ("camarada, amigo, aliado"; forma adjetivada socialis) utilizado para describir un vínculo o interacción entre partes que son amistosas, o al menos civiles. Sin artículo, el término puede referirse a la totalidad de la humanidad (también: "sociedad en general", "sociedad en su conjunto", etc.), aunque quienes son poco amistosos o incívicos con el resto de la sociedad en este sentido pueden ser considerados "antisociales". En la década de 1630 se utilizaba para referirse a las "personas unidas por la vecindad y el trato, conscientes de que viven juntas en una comunidad ordenada".[3]​ Sin embargo, en el siglo XVIII el economista escocés, Adam Smith enseñaba que una sociedad "puede subsistir entre diferentes hombres, como entre diferentes mercaderes, a partir del sentido de su utilidad sin ningún amor o afecto mutuo, si sólo se abstienen de hacerse daño. " [4]

Utilizada en el sentido de una asociación, una sociedad es un cuerpo de individuos delineados por los límites de la interdependencia funcional, que posiblemente comprenda características como la nacional o la identidad cultural, la solidaridad social, el idioma o la estructura jerárquica.

Concepciones[editar]

La sociedad, en general, aborda el hecho de que un individuo tiene medios bastante limitados como «unidad autónoma». Los grandes simios siempre han sido más (Bonobo, Homo, Pan) o menos (Gorila, Pongo) animales sociales, por lo que las situaciones parecidas a las de Robinson Crusoe son ficciones o casos aislados a la ubicuidad del contexto social para los humanos, que se sitúan entre la presocialidad y la eusocial en el espectro de la etología animal.

El relativismo cultural como enfoque o ética generalizada ha sustituido en gran medida las nociones de "primitivo", mejor/peor o "progreso" en relación con las culturas (incluyendo su cultura material/tecnología y organización social).

Según el antropólogo Maurice Godelier, una novedad crítica en la sociedad, en contraste con los parientes biológicos más cercanos de la humanidad (chimpancés y bonobos), es el papel parental asumido por los machos, que supuestamente estaría ausente en nuestros parientes más cercanos para los que la paternidad no es generalmente determinable. [5][6]

En la ciencia política[editar]

Las sociedades también pueden estructurarse políticamente. En orden de mayor tamaño y complejidad, existen bandas, tribus, jefaturas y sociedades estatales. Estas estructuras pueden tener distintos grados de poder político, dependiendo del entorno cultural, geográfico e histórico al que deban enfrentarse estas sociedades. Así, una sociedad más aislada, con el mismo nivel tecnológico y cultural que otras sociedades, tiene más probabilidades de sobrevivir que una que esté cerca de otras que puedan invadir sus recursos. Una sociedad que no es capaz de ofrecer una respuesta eficaz a otras sociedades con las que compite suele quedar subsumida en la cultura de la sociedad competidora.

En la sociología[editar]

El grupo social permite que sus miembros se beneficien de formas que de otro modo no serían posibles de forma individual. De este modo, se pueden distinguir y considerar tanto los objetivos individuales como los sociales (comunes). Etología social de la hormiga (formicidae) .

El sociólogo Peter L. Berger define la sociedad como "...un producto humano, y nada más que un producto humano, que sin embargo actúa continuamente sobre sus productores". Según él, la sociedad fue creada por los humanos, pero esta creación se vuelve y crea o moldea a los humanos cada día.[7]

Etología social del Canis lupus

El sociólogo Gerhard Lenski diferencia las sociedades en función de su nivel de tecnología, comunicación y economía: (1) cazadores y recolectores, (2) agrícolas simples, (3) agrícolas avanzadas, (4) industriales y (5) especiales (por ejemplo, sociedades pesqueras o marítimas)[8]​ Este sistema es similar al desarrollado anteriormente por los antropólogos Morton H. Fried, teórico del conflicto, y Elman Service, teórico de la integración, que han elaborado un sistema de clasificación de las sociedades de todas las culturas humanas basado en la evolución de la desigualdad social y el papel del Estado. Este sistema de clasificación contiene cuatro categorías:

Además de esto existen:

  • La humanidad, el género humano, sobre el que descansan todos los elementos de la sociedad, incluidas las creencias de la sociedad.
  • La sociedad virtual, una sociedad basada en la identidad en línea, que evoluciona en la era de la información.

Con el tiempo, algunas culturas han progresado hacia formas más complejas de organización y control. Esta evolución cultural tiene un profundo efecto en los modelos de comunidad. Las tribus de cazadores-recolectores se asentaron en torno a las reservas de alimentos estacionales para convertirse en aldeas agrarias. Las aldeas se convirtieron en pueblos y ciudades. Las ciudades se convirtieron en ciudades-estado y estados-nación.[9]

Muchas sociedades distribuyen la generosidad a instancias de algún individuo o de un grupo más amplio de personas. Este tipo de generosidad puede verse en todas las culturas conocidas; normalmente, el individuo o grupo generoso adquiere prestigio. A la inversa, los miembros de una sociedad también pueden rechazar o utilizar como chivo expiatorio a los miembros de la sociedad que violan sus normas. Mecanismos como la entrega de regalos, las relaciones de broma y la búsqueda de «chivos expiatorios», que pueden observarse en diversos tipos de agrupaciones humanas, tienden a institucionalizarse dentro de una sociedad. La evolución social como fenómeno conlleva ciertos elementos que pueden ser perjudiciales para la población a la que sirve.

Algunas sociedades otorgan un estatus a un individuo o grupo de personas cuando ese individuo o grupo realiza una acción admirada o deseada. Este tipo de reconocimiento se otorga en forma de nombre, título, forma de vestir o recompensa monetaria. En muchas sociedades, la condición de hombre o mujer adulta está sujeta a un ritual o proceso de este tipo. La acción altruista en interés del grupo más amplio se observa en prácticamente todas las sociedades. El fenómeno de la acción comunitaria, el rechazo, el chivo expiatorio, la generosidad, el riesgo compartido y la recompensa es común a muchas formas de sociedad.

Tipos[editar]

Las sociedades son grupos sociales que se diferencian según estrategias de subsistencia, las formas en que los humanos utilizan la tecnología para satisfacer sus necesidades. Aunque los humanos han establecido muchos tipos de sociedades a lo largo de la historia, los antropólogos tienden a clasificar las diferentes sociedades según el grado en que los distintos grupos de una sociedad tienen un acceso desigual a ventajas como los recursos, el prestigio o el poder. Prácticamente todas las sociedades han desarrollado algún grado de desigualdad entre sus habitantes a través del proceso de estratificación social, la división de los miembros de una sociedad en niveles con riqueza, prestigio o poder desiguales. Los sociólogos clasifican las sociedades en tres grandes categorías: preindustrial, industrial, y postindustrial.

Preindustrial[editar]

En una sociedad preindustrial, la producción de alimentos, que se lleva a cabo mediante el uso de mano de obra humana y animal, es la principal actividad económica. Estas sociedades pueden subdividirse según su nivel tecnológico y su método de producción de alimentos. Estas subdivisiones son la caza y la recolección, el pastoreo, la horticultura, la agricultura y el feudalismo.

Caza y recolección[editar]

pueblo San en Botsuana encendiendo un fuego a mano

.

La principal forma de producción de alimentos en estas sociedades es la recolección diaria de plantas silvestres y la caza de animales salvajes. Los cazadores-recolectores se desplazan constantemente en busca de alimentos. Por ello, no construyen aldeas permanentes ni crean una gran variedad de artefactos, y normalmente sólo forman pequeños grupos como bandas y tribus. Sin embargo, algunas sociedades cazadoras y recolectoras de zonas con abundantes recursos (como los pueblos tlingit) vivían en grupos más grandes y formaban complejas estructuras sociales jerárquicas, como la jefatura. La necesidad de movilidad también limita el tamaño de estas sociedades. Suelen estar formadas por menos de 60 personas y rara vez superan el centenar. Los estatus dentro de la tribu son relativamente iguales y las decisiones se toman por acuerdo general. Los lazos que unen a la tribu son más complejos que los de las bandas. El liderazgo es personal -carismático- y sólo se utiliza con fines especiales en la sociedad tribal. No hay cargos políticos que contengan poder real, y un jefe es simplemente una persona de influencia, una especie de consejero; por lo tanto, las consolidaciones tribales para la acción colectiva no son gubernamentales. La familia constituye la principal unidad social, y la mayoría de sus miembros están emparentados por nacimiento o matrimonio. Este tipo de organización requiere que la familia lleve a cabo la mayoría de las funciones sociales, incluyendo producción y educación.

Pastoral[editar]

El pastoreo es una forma de subsistencia ligeramente más eficiente. En lugar de buscar comida a diario, los miembros de una sociedad pastoril dependen de los animales de rebaño domesticados para satisfacer sus necesidades alimentarias. Los pastores llevan una vida nómada, trasladando sus rebaños de un pasto a otro. Como su suministro de alimentos es mucho más fiable, las sociedades pastorales pueden mantener poblaciones más grandes. Como hay excedentes de alimentos, se necesitan menos personas para producirlos. Como resultado, la división del trabajo (la especialización de los individuos o grupos en la realización de actividades económicas específicas) se vuelve más compleja. Por ejemplo, algunas personas se convierten en artesanos, produciendo herramientas, armas y joyas, entre otros artículos de valor. La producción de bienes fomenta el comercio. Este comercio ayuda a crear desigualdad, ya que algunas familias adquieren más bienes que otras. Estas familias suelen ganar poder gracias a su mayor riqueza. La transmisión de la propiedad de una generación a otra ayuda a centralizar la riqueza y el poder. Con el tiempo surgen los cacicazgos hereditarios, la forma típica de gobierno en las sociedades pastoriles.

Horticultura[editar]

Las frutas y verduras cultivadas en huertos que han sido despejados de la selva o el bosque proporcionan la principal fuente de alimentos en una sociedad hortícola. Estas sociedades tienen un nivel de tecnología y complejidad similar al de las sociedades pastoriles. Algunos grupos hortícolas utilizan el método de tala y quema para cultivar. La vegetación silvestre se corta y se quema, y las cenizas se utilizan como abono. Los horticultores utilizan mano de obra y herramientas sencillas para cultivar la tierra durante una o varias temporadas. Cuando la tierra se vuelve estéril, los horticultores despejan una nueva parcela y dejan que la antigua vuelva a su estado natural. Es posible que vuelvan al terreno original varios años después y comiencen el proceso de nuevo. Al rotar sus parcelas, los horticultores pueden permanecer en una zona durante un periodo de tiempo bastante largo. Esto les permite construir aldeas semipermanentes o permanentes. El tamaño de la población de una aldea depende de la cantidad de tierra disponible para la agricultura; así, las aldeas pueden tener desde 30 personas hasta 2000.

Al igual que en las sociedades pastoriles, el excedente de alimentos da lugar a una división del trabajo más compleja. Los roles especializados en las sociedades hortícolas incluyen a los artesanos, chamanes (líderes religiosos) y comerciantes. Esta especialización de roles permite a la gente crear una gran variedad de artefactos. Al igual que en las sociedades pastorales, el excedente de alimentos puede dar lugar a desigualdades de riqueza y poder dentro de los sistemas políticos hortícolas, desarrollados debido a la naturaleza asentada de la vida hortícola.

Agraria[editar]

Arado con bueyes en el siglo XV.

Las sociedades agrarias utilizan los avances tecnológicos agrícolas para cultivar en una gran superficie. Los sociólogos utilizan la expresión revolución agrícola para referirse a los cambios tecnológicos que se produjeron hace ya 8.500 años y que llevaron a cultivar y criar animales de granja. El aumento de los suministros de alimentos condujo entonces a poblaciones más grandes que en las comunidades anteriores. Esto supuso un mayor excedente, lo que dio lugar a ciudades que se convirtieron en centros de comercio que daban soporte a diversos gobernantes, educadores, artesanos, comerciantes y líderes religiosos que no tenían que preocuparse por localizar alimentos.

En las sociedades agrarias aparecieron mayores grados de estratificación social. Por ejemplo, antes las mujeres tenían un estatus social más alto porque compartían el trabajo de forma más equitativa con los hombres. En las sociedades cazadoras y recolectoras, las mujeres incluso recogían más alimentos que los hombres. Sin embargo, a medida que los almacenes de alimentos mejoraron y las mujeres asumieron un papel menos importante en la provisión de alimentos para la familia, se subordinaron cada vez más a los hombres. A medida que las aldeas y los pueblos se expandían a zonas vecinas, era inevitable que surgieran conflictos con otras comunidades. Los agricultores proporcionaban a los guerreros alimentos en intercambio para protegerse de la invasión de los enemigos. También apareció un sistema de gobernantes con un alto estatus social. Esta nobleza organizaba a los guerreros para proteger a la sociedad de las invasiones. De este modo, la nobleza conseguía extraer bienes de los miembros "menores" de la sociedad.

Un clérigo, caballero y campesino en una miniatura medieval; un ejemplo de las sociedades feudales.

Feudal[editar]

El feudalismo era una forma de sociedad basada en la propiedad de la tierra. A diferencia de los agricultores actuales, los vasallos del feudalismo estaban obligados a cultivar las tierras de su señor. A cambio de la protección militar, los señores explotaban a los campesinos para que proporcionaran alimentos, cosechas, artesanía, homenaje y otros servicios al terrateniente. El sistema de estamentos del reino del feudalismo era a menudo multigeneracional; las familias de los campesinos podían haber cultivado la tierra de su señor durante generaciones.

Industrial[editar]

Entre los siglos XV y XVI surgió un nuevo sistema económico que empezó a sustituir al feudalismo. El capitalismo se caracteriza por la competencia abierta en un mercado libre, en el que los medios de producción son de propiedad privada. La exploración europea de las Américas sirvió de impulso para el desarrollo del capitalismo. La introducción de metales, sedas y especias extranjeras estimuló una gran actividad comercial en las sociedades europeas.

Las sociedades industriales dependen en gran medida de las máquinas accionadas por combustibles para la producción de bienes. Esto produjo nuevos aumentos espectaculares de la eficiencia. La mayor eficiencia de la producción de la revolución industrial produjo un excedente aún mayor que antes. Ahora el excedente no era sólo de productos agrícolas, sino también de productos manufacturados. Este mayor excedente provocó que todos los cambios comentados anteriormente en la revolución de la domesticación fueran aún más pronunciados.

Una vez más, la población se dispara. El aumento de la productividad puso más bienes a disposición de todos. Sin embargo, la desigualdad se hizo aún mayor que antes. La ruptura de las sociedades feudales basadas en la agricultura hizo que mucha gente abandonara la tierra y buscara empleo en las ciudades. Esto creó un gran excedente de mano de obra y proporcionó a los capitalistas muchos trabajadores que podían ser contratados por salarios extremadamente bajos.

Post-industrial[editar]

Las sociedades postindustriales son sociedades dominadas por la información, los servicios y la alta tecnología más que por la producción de bienes. En las sociedades industriales avanzadas se está produciendo un cambio hacia un aumento de los sectores de servicios sobre la fabricación y la producción. Estados Unidos es el primer país que tiene más de la mitad de su población activa empleada en las industrias de servicios. Las industrias de servicios incluyen el gobierno, la investigación, la educación, la salud, las ventas, el derecho y la banca.

Sociedades animales[editar]

Al estudiar las sociedades de animales, la etología se preocupa del estudio de la conducta, del instinto y de las relaciones con el medio, así como el descubrimiento de las pautas que guían la actividad innata o aprendida de las diferentes especies animales sociales.

Entre los tipos de sociedades animales el nivel más alto de organización social es el de eusocialidad, presente en algunos grupos de insectos, tales como las hormigas, termitas y en algunas especies de abejas; y en vertebrados tales como la rata topo lampiña.

El término sociedad es utilizado indistintamente para referirse a comunidades de animales (hormigas, abejas, topos, primates, etc) y de seres humanos. La diferencia esencial existente entre las sociedades animales y las humanas es, más allá de su complejidad, la presencia de cultura como rasgo distintivo de toda sociedad humana. No obstante, el estudio del comportamiento de ciertas comunidades de chimpancés ha permitido identificar la transmisión e incluso la innovación de rasgos que han sido definidos como "culturales".[10]

Sociedad humana[editar]

Aunque usados a menudo como sinónimos, cultura y sociedad son conceptos distintos: la sociedad hace referencia a la agrupación de personas, mientras que la cultura hace referencia a toda su producción y actividad transmitida de generación en generación a lo largo de la historia, incluyendo costumbres, lenguas, creencias y religiones, arte, ciencia, comida, relaciones, etc.

La diversidad cultural existente entre las diferentes sociedades del mundo se debe a la diferenciación cultural que ha experimentado la humanidad a lo largo de la historia debido principalmente a factores territoriales, es decir, al aislamiento e interacción entre diferentes sociedades.

Por definición, las sociedades humanas son entidades poblacionales. Dentro de la población existe una relación entre los sujetos y el entorno; ambos realizan actividades en común y es esto lo que les otorga una identidad propia. De otro modo, toda sociedad puede ser entendida como una cadena de conocimientos entre varios ámbitos: económico, político, cultural, deportivo y de entretenimiento.

Los habitantes, el entorno y los proyectos o prácticas sociales forman parte de una cultura, pero existen otros aspectos que ayudan a ampliar el concepto de sociedad y el más interesante y que ha logrado que la comunicación se desarrolle constantemente es la nueva era de la información, es decir la tecnología alcanzada en los medios de producción, desde una sociedad primitiva con simple tecnología especializada de cazadores —muy pocos artefactos— hasta una sociedad moderna con compleja tecnología —muchísimos artefactos— prácticamente en todas las especialidades. Estos estados de civilización incluirán el estilo de vida y su nivel de calidad que, asimismo, será sencillo y de baja calidad comparativa en la sociedad primitiva, y complejo o sofisticado con calidad comparativamente alta en la sociedad industrial.

También, es importante resaltar que la sociedad está conformada por las industrias culturales. Es decir, la industria es un término fundamental para mejorar el proceso de formación socio-cultural de cualquier territorio, este concepto surgió a partir de la Revolución Industrial, y de esta se entiende que fue la etapa de producción que se fue ejecutando en la sociedad en la medida en que el ser humano producía más conocimiento y lo explotaba en la colectividad.

En la sociedad, el sujeto puede analizar, interpretar y comprender todo lo que lo rodea por medio de las representaciones simbólicas que existen en la comunidad. Es decir, los símbolos son indispensables para el análisis social y cultural del espacio en que se encuentra el ser humano y a partir de la explicación simbólica de los objetos se puede adquirir una percepción global del mundo.

Por último, la sociedad de masas (sociedad) está integrada por diversas culturas y cada una tiene sus propios fundamentos e ideologías que hacen al ser humano único y diferente a los demás.

Organización de la sociedad humana[editar]

La sociedad humana se formó con la propia aparición del ser humano. En la prehistoria, la sociedad estaba organizada de forma más horizontal. Poco a poco se establecieron jerarquías, donde el jefe solía ser el más sabio o el más fuerte.[11]​ No fue hasta la época griega cuando esta tendencia absolutista del poder cambió, dando paso a la democracia, como un sistema social donde los ciudadanos, dejando fuera a los niños, las mujeres y los esclavos, podían elegir y ser elegidos para ocupar el poder. Pero fue hasta 1789 con la Revolución Francesa cuando la tendencia de sociedad cambió radicalmente logrando un impulso a la democracia en los países europeos y después en todo el mundo.

Evolución de las sociedades[editar]

El sociólogo Gerhard Lenski diferencia la organización de las sociedades en función de su nivel de tecnología, la comunicación y la economía:

  1. Caza y recolección.
  2. Agricultura sencilla.
  3. Agricultura avanzada.
  4. Industrial.
  5. Especial (por ejemplo, las sociedades de pesca o marítimas).[12]

Este sistema es similar a uno anterior desarrollado por los antropólogos Morton H. Fried, un teórico del conflicto y Elman Service, un teórico de la integración, que han establecido un sistema de clasificación para las sociedades en todas las culturas humanas, basado en la evolución de la desigualdad social y el papel del Estado. Este sistema de clasificación incluye cuatro categorías:

Adicionalmente:

Con el tiempo, algunas culturas han evolucionado hacia formas más complejas de organización y control. Esta evolución cultural tiene un profundo efecto en los patrones de la comunidad. Las tribus de cazadores-recolectores asentados en torno a las reservas de alimentos de cada temporada llegaron a establecer aldeas agrarias. Más tarde, las aldeas crecieron hasta convertirse en pueblos y ciudades. Las ciudades se convirtieron en ciudades-estado y en estados-nación.[13]

"La psicología evolutiva argumenta que muchas de nuestras características sociales y psicológicas actuales se modelaron durante la larga era preagrícola. Nuestro cerebro y nuestra mente están adaptados a una vida de caza y recolección. Nuestros hábitos alimentarios, nuestros conflictos y nuestra sexualidad son resultado de la manera en que nuestra mente cazadora-recolectora interactúa con nuestro ambiente postindustrial actual, con sus megaciudades, aviones, teléfonos y ordenadores. El nuevo ambiente nos proporciona más recursos materiales y una vida más longeva, pero a veces hace que nos sintamos deprimidos y presionados. Para comprender el porqué necesitamos comprender mejor el mundo de los cazadores-recolectores que nos modeló, el mundo que, en el subconsciente, todavía habitamos." [14]

Tipos de sociedades[editar]

Sociedades en el ámbito jurídico y económico[editar]

En el ámbito jurídico y económico, una sociedad es aquella por la cual dos o más personas se obligan en común acuerdo a hacer aportes (especie, dinero o industria), con el ánimo de repartirse proporcionalmente las ganancias o soportar en idéntica proporción las pérdidas. En este caso, se denomina sociedad a la agrupación de personas para la realización de actividades privadas, generalmente comerciales. A sus miembros se les denomina socios.

El concepto amplio de sociedad, en contraposición al concepto tradicional, entiende que esa puesta en común de bienes, esa estructura creada entre dos o más personas, puede no estar destinada esencialmente a obtener un lucro, no siendo este ánimo un elemento esencial del referido contrato, por cuanto existen «Sociedad» en conceptos económicos es un sinónimo de empresa o corporación, y especialmente en contextos jurídico-económicos, de figura o persona jurídica:

Véase también:

Sociedades científicas[editar]

Una sociedad científica es una asociación de eruditos de una rama del conocimiento o de las ciencias en general, que les permite reunirse, exponer los resultados de sus investigaciones, confrontarlos con los de sus colegas, especialistas de los mismos dominios del conocimiento, habitualmente con el fin de difundir sus trabajos a través de una publicación científica especializada.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Santacruz, Rafael. «Sociedad - Monografias.com». Monografias.com. Consultado el 7 de febrero de 2016. 
  2. com/dictionary/society#h2 «Sociedad». Diccionario Merriam-webster. Consultado el 6 de mayo de 2021. 
  3. com/palabra/sociedad#etymonline_v_23814 «Sociedad (n.)». Diccionario Etimológico Online. Consultado el 6 de mayo de 2021. 
  4. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Briggs9
  5. Maurice Godelier, Métamorphoses de la parenté, 2004
  6. Jack Goody. «El laberinto del parentesco». New Left Review. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2007. Consultado el 24 de julio de 2007. 
  7. Berger, Peter L. (1967). The Scared Canopy: Elements of a Sociological Theory of Religion. Garden City, NYC: Doubleday & Company, Inc. p. 3. 
  8. Lenski, G. 1974. Human Societies: An Introduction to Macrosociology.[página requerida]
  9. Effland, R. 1998. The Cultural Evolution of Civilizations (enlace roto disponible en este archivo)..
  10. Eva Mosquera, «La 'cultura' de los chimpancés.», El Mundo, 30 de septiembre de 2014.
  11. Harris, Marvin (1993-10). Jefes, Cabecillas, Abusones. Alianza Editorial, S. A. ISBN 978-84-206-4608-4. Consultado el 18 de diciembre de 2019. 
  12. Lenski, Gerhard, 1974. Human Societies: An Introduction to Macrosociology.
  13. Effland, R. 1998. The Cultural Evolution of Civilizations..
  14. Harari, Yuval Noah (4 de septiembre de 2014). Sapiens. De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad. Penguin Random House Grupo Editorial España. p. 38. ISBN 978-84-9992-474-8. Consultado el 18 de diciembre de 2019. 

Bibliografía[editar]

Bibliografía adicional[editar]

Enlaces externos[editar]