Era de la información

De Wikipedia, la enciclopedia libre

La era de la información (también conocida como era digital, era informática o era del conocimiento) es el nombre que recibe el período de la historia de la humanidad que va ligado a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). El comienzo de este período se asocia con la revolución digital, si bien tiene sus antecedentes en tecnologías como el teléfono, la radio o la televisión, que hicieron que el flujo de información se volviese más rápido que el movimiento físico.[1]​ La era digital se diferencia, en todo caso, de la analógica por su configuración con base al dígito, y no mecánica como las primeras TIC.

Historia[editar]

El desarrollo de la comunicación y de la transmisión de información es una de las características especiales de nuestra civilización desde que se inventó la imprenta de tipos móviles hacia 1450 por Johannes Gutenberg, la cual al permitir producir libros masivamente supuso un gran impulso a la conservación y transmisión de información, ideas y cultura.

Este impulso se vio reforzado en el siglo XIX con la aparición de la prensa escrita y la comunicación por cable (telégrafo y teléfono), seguidos en el siglo XX por la aparición de medios de comunicación de masas como la radio y la televisión, y finalmente la informática y el internet, que propician una sociedad basada en el conocimiento (y paralelamente, una economía del conocimiento).

A nivel académico se desarrollan las teorías de la información, las cuales son teoría general de sistemas y teoría de la cibernética, que tienen como función estudiar cómo lograr hacer llegar los mensajes con mayor eficacia a un público cada vez mayor, más crítico, exigente o simplemente saturado e insensible. La unión de las telecomunicaciones y el tratamiento de la información crean la disciplina conocida como telemática...

Visión general de los primeros avances[editar]

Una cronología de los principales hitos de la Era de la Información, desde el primer mensaje enviado por el conjunto de protocolos de Internet hasta el acceso global a Internet.

La expansión de las bibliotecas y la ley de Moore[editar]

La expansión de las bibliotecas fue calculada en 1945 por Fremont Rider para duplicar su capacidad cada 16 años cuando se dispusiera de espacio suficiente.[2]​ Abogó por sustituir las voluminosas y decadentes obras impresas por microformas de fotografías analógicas miniaturizadas, que podían duplicarse a petición de los usuarios de bibliotecas y otras instituciones.

Rider no previó, sin embargo, la tecnología digital que vendría décadas más tarde para reemplazar las microformas analógicas por imágenes digitales, almacenamiento digital, y medios de transmisión, por lo que vastos aumentos en la rapidez del crecimiento de la información sería posible a través de automatización, potencialmente-sin pérdida mediante tecnologías digitales. En consecuencia, la ley de Moore, formulada hacia 1965, calcularía que el número de transistores en un circuito integrado denso se duplica aproximadamente cada dos años.[3][4]

A principios de la década de 1980, junto con las mejoras en la potencia de cálculo, la proliferación de los ordenadores personales, más pequeños y menos caros, permitió el acceso a la información inmediato y la capacidad de compartirla, almacenarla y recuperarla. La conectividad entre ordenadores dentro de las organizaciones permitió acceder a mayores cantidades de información.

El almacenamiento de información y la ley de Kryder[editar]

Hilbert & López (2011). La capacidad tecnológica mundial para almacenar, comunicar y computar información. Science, 332(6025), 60-65. https://www.science.org/doi/pdf/10.1126/science.1200970

La capacidad tecnológica mundial para almacenar información pasó de 2,6 (óptimamente comprimidos) exabytes (EB) en 1986 a 15,8 EB en 1993; a más de 54,5 EB en 2000; y a 295 (óptimamente comprimidos) EB en 2007.[5][6]​ Esto es el equivalente informativo a menos de un CD-ROM de 730-megabyte (MB) por persona en 1986 (539 MB por persona); aproximadamente cuatro CD-ROM por persona en 1993; doce CD-ROM por persona en el año 2000; y casi sesenta y un CD-ROM por persona en 2007.[7]​ Se estima que la capacidad mundial para almacenar información ha alcanzado los 5 zettabytes en 2014,[8]​ el equivalente informativo de 4.500 pilas de libros impresos desde la tierra hasta el sol.

La cantidad de datos digitales almacenados parece crecer aproximadamente exponencialmente, lo que recuerda a la ley de Moore. Como tal, la Ley de Kryder prescribe que la cantidad de espacio de almacenamiento disponible parece estar creciendo aproximadamente de forma exponencial.[9][10][11][4]

Transmisión de información[editar]

La capacidad tecnológica del mundo para recibir información a través de redes de transmisión unidireccionales (redes) era de 432 exabytes de información (comprimida de forma óptima) en 1986; 715 exabytes (comprimidos de forma óptima) en 1993; 1.2 (comprimido de manera óptima) zettabytes en 2000; y 1,9 zettabytes en 2007, la información equivalente a 174 periódicos por persona al día.[7]

La capacidad efectiva del mundo para intercambiar información a través de bidireccional redes de telecomunicaciones fue de 281 petabytes de información (comprimida de forma óptima) en 1986; 471 petabytes en 1993; 2,2 exabytes (comprimidos de forma óptima) en 2000; y 65 exabytes (comprimidos de manera óptima) en 2007, la información equivalente a 6 periódicos por persona por día.[7]​ En la década de 1990, la expansión de Internet provocó un salto repentino en el acceso a y la capacidad de compartir información en empresas y hogares a nivel mundial. La tecnología se estaba desarrollando tan rápidamente que una computadora que costaba $3000 en 1997 costaría $2000 dos años después y $1000 el año siguiente.

Cálculo[editar]

La capacidad tecnológica mundial para calcular información con computadoras de uso general guiadas por humanos creció de 3,0 × 108 MIPS en 1986 a 4,4 × 109 MIPS en 1993; a 2,9 × 1011 MIPS en 2000; a 6,4 × 1012 MIPS en 2007.[7]​ Artículo publicado en la journal Trends in Ecology and Evolution' ' en 2016 informó que:[8]

Tecnología digital ha superado ampliamente la cognitiva capacidad de cualquier ser humano y lo ha hecho una década antes de lo previsto. En términos de capacidad, hay dos medidas de importancia: el número de operaciones que puede realizar un sistema y la cantidad de información que puede almacenar. Se calcula que el número de operaciones sinápticas por segundo en un cerebro humano se sitúa entre 10^15 y 10^17. Aunque esta cifra es impresionante, incluso en 2007 los ordenadores de propósito general de la humanidad eran capaces de realizar más de 10^18 instrucciones por segundo. Se calcula que la capacidad de almacenamiento de un cerebro humano es de unos 10^12 bytes. En términos per cápita, esta cifra se equipara al almacenamiento digital actual (5x10^21 bytes por 7,2x10^9 personas).

Información genética[editar]

El código genético también puede considerarse parte de la revolución de la información. Ahora que la secuenciación se ha informatizado, el genoma se puede representar y manipular como datos. Esto comenzó con la secuenciación del ADN, inventada por Walter Gilbert y Allan Maxam[12]​ en 1976-1977 y Frederick Sanger en 1977, creció de forma constante con el Proyecto Genoma Humano, concebido inicialmente por Gilbert y, finalmente, las aplicaciones prácticas de la secuenciación, como las pruebas genéticas, tras el descubrimiento por Myriad Genetics de la mutación del gen del cáncer de mama BRCA1. Los datos de secuencias en Genbank han pasado de las 606 secuencias genómicas registradas en diciembre de 1982 a los 231 millones de genomas de agosto de 2021. Otros 13 billones de secuencias incompletas están registradas en la base de datos de Whole Genome Shotgun de agosto de 2021. La información contenida en estas secuencias registradas se ha duplicado cada 18 meses.[13]

Economía[editar]

Con el tiempo, las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC), es decir, los ordenadores, la maquinaria informatizada, las fibra óptica, los satélites de comunicaciones, Internet y otras herramientas de las TIC, se convirtieron en una parte importante de la economía mundial, ya que el desarrollo de las redes ópticas y los microordenadores cambiaron en gran medida muchos negocios e industrias.[14][15]Nicholas Negroponte captó la esencia de estos cambios en su libro de 1995, Being Digital, en el que habla de las similitudes y diferencias entre los productos hechos de átomos y los productos hechos de bits.[16]

Problemas en la era digital[editar]

  • Uno de los problemas que se han presentado como parte de la era digital, es el hecho de que ha traído dificultades para los individuos para localizar la información que es requerida, ya que el impacto de esta, sumada a los medios electrónicos ha generado una "explosión en la información".
  • Esta explosión de la información provoca que cada vez sea más difícil la clasificación de datos, además de que presenta un problema al discriminar cuál es la información que es realmente importante de la que no, aunado a esto, suele generar polémicas, ya que mucha de la información que suele llegar a los usuarios resulta ser falsa, de baja calidad o producto de propaganda de grupos nocivos.
  • El exceso de información en el individuo produce que él no sea capaz de procesar y comprender la información obtenida, generando realidades virtuales, demencia, psicosis y la des-adaptación al entorno que lo rodea.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. teinteresa.es (24 de enero de 2020). «La vida en un mundo conectado». Consultado el 19 de febrero de 2018. 
  2. Rider, Fredmont (1944). El erudito y el futuro de la biblioteca de investigación. New York City: Hadham Press. 
  3. «La ley de Moore se prolongará durante otra década». Archivado desde el original el 9 de julio de 2015. Consultado el 27 de noviembre de 2011. «Moore también afirmó que nunca dijo que el recuento de transistores se duplicaría cada 18 meses, como se suele decir. Inicialmente, dijo que los transistores de un chip se duplicarían cada año. Luego lo recalibró a cada dos años en 1975. David House, ejecutivo de Intel en aquella época, señaló que los cambios harían que el rendimiento de los ordenadores se duplicara cada 18 meses. » 
  4. a b Roser, Max, y Hannah Ritchie. 2013. "Progreso tecnológico Archivado el 10 de septiembre de 2021 en Wayback Machine.". Nuestro mundo en datos. Recuperado el 9 de junio de 2020.
  5. Hilbert, M.; Lopez, P. (10 de febrero de 2011). «La capacidad tecnológica mundial para almacenar, comunicar y computar información». Science 332 (6025): 60-65. Bibcode:2011Sci...332...60H. ISSN 0036-8075. PMID 21310967. S2CID 206531385. doi:10.1126/science.1200970. 
  6. Hilbert, Martin R. (2011). Supporting online material for the world's technological capacity to store, communicate, and compute infrormation. Science/AAAS. OCLC 755633889. 
  7. a b c d Hilbert, Martin; López, Priscila (2011). org/paper/1758f4a39fe2a9b6dab3bc2ed13162377a5f1238 «La capacidad tecnológica mundial para almacenar, comunicar y calcular información». Science 332 (6025): 60-65. Bibcode:2011Sci...332...60H. ISSN 0036-8075. PMID 21310967. S2CID 206531385. doi:10.1126/science.1200970. 
  8. a b Gillings, Michael R.; Hilbert, Martin; Kemp, Darrell J. (2016). «Información en la Biosfera: Mundos biológico y digital». Trends in Ecology & Evolution 31 (3): 180-189. PMID 26777788. S2CID 3561873. doi:10.1016/j.tree.2015.12.013. Archivado desde el original el 4 de junio de 2016. Consultado el 22 de agosto de 2016. 
  9. Gantz, John, y David Reinsel. 2012. "El universo digital en 2020: Grandes datos, mayores sombras digitales y mayor crecimiento en Extremo Oriente. Archivado el 10 de junio de 2020 en Wayback Machine.". IDC iView. S2CID 112313325 . Ver contenido multimedia Archivado el 24 de mayo de 2020 en Wayback Machine..
  10. Rizzatti, Lauro. 14 de septiembre de 2016. "El almacenamiento digital de datos está experimentando un crecimiento alucinante". EE Times. Archivado desde el original el 16 de septiembre de 2016.
  11. "El crecimiento histórico de los datos: Por qué necesitamos una solución de transferencia más rápida para grandes conjuntos de datos Archivado el 2 de junio de 2019 en Wayback Machine.." [Signiant]. 2020. Recuperado el 9 de junio de 2020.
  12. Gilbert, Walter, Md, y Allan Maxam, Md. "Biochemistry". Proceedings of the National Academy of Sciences, USA. Vol. 74. No 2. p 560-64.
  13. Lathe III, Warren C.; Williams, Jennifer M.; Mangan, Mary E.; Karolchik, Donna (2008). «Recursos de datos genómicos: Retos y promesas». Nature Education. Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2021. Consultado el 5 de diciembre de 2021. 
  14. «Boletín de Educación en la Era de la Información». Educación en la Era de la Información. agosto de 2008. Archivado desde el original el 14 de septiembre de 2015. Consultado el 4 de diciembre de 2019. 
  15. Moursund, David. «Information Age». IAE-Pedia. Archivado desde el original el 1 de agosto de 2020. Consultado el 4 de diciembre de 2019. 
  16. «Artículos de Negroponte». Archives.obs-us.com. 30 de diciembre de 1996. Archivado desde el original el 4 de septiembre de 2011. Consultado el 11 de junio de 2012. 

Bibliografía[editar]