Siete Sabios de Grecia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Los Siete Sabios en las Crónicas de Núremberg

La denominación de Siete Sabios fue el título dado por la tradición griega a siete antiguos sabios griegos (alrededor del 620 — 550 a. C.), renombrados por su sabiduría. Este conjunto incluye tanto a filósofos como a estadistas o legisladores.

La tradición de los Siete Sabios se mantuvo a lo largo de los siglos. La cita conocida más antigua es de Platón en su obra Protágoras, Plutarco los menciona en su Banquete de los siete sabios y Diógenes Laercio en su obra Vidas y opiniones de los filósofos más ilustres.

Relación de sabios[editar]

Caliope, entre medio de Sócrates y los Siete Sabios, (Baalbeck, siglo III EC) expuesto en el Museo Nacional de Beirut.

El mundo antiguo nos ha dejado varias relaciones de los Siete Sabios. Una la presenta Platón en el diálogo Protágoras (Prot. 343a). Otra, la que aquí sigue, procede de Diógenes Laercio (que no incluye en la lista a Misón de Quene, mencionado por Platón, y pone en su lugar a Periandro).

  • Cleóbulo de Lindos, gobernó como tirano de Lindos, en la isla griega de Rodas, c. 600 a. C.[1]
  • Solón de Atenas (640 a. C. - 559 a. C.) adquirió fama como legislador y reformador social en Atenas.[2]
  • Quilón de Esparta: político del s. VI a. C., intenta mejorar los sistemas para controlar mejor a los más altos funcionarios del estado. Asimismo, se le atribuye la militarización de la vida civil de Esparta y las primeras medidas para la educación castrense de la juventud.[3]
  • Bías de Priene, político griego que alcanzó gran fama como legislador en el s. VI a. C.[4]
  • Tales de Mileto: Filósofo y matemático, destacó gracias a su sabiduría práctica, a su notable capacidad política y a la gran cantidad de conocimientos que poseía.[5]
  • Pítaco de Mitilene: fue un estadista griego (c. 650 a. C.) que gobernó en Mitilene (Lesbos), junto con el tirano Mirsilo. Pítaco intentó restringir el poder de la nobleza, y ejerció el poder apoyándose en las clases populares.[6]
  • Periandro de Corinto: como tirano de Corinto, intentó mantener la estabilidad política interna y propició la prosperidad del país durante el período entre los s. VII-VI a. C. Se ocupó de reglamentar y humanizar el trabajo de los esclavos, protegió a la clase social de los campesinos pobres y obligó a la nobleza a reducir la suntuosidad de sus gastos. También llevó a cabo una sistemática política colonial de conquistas. La larga estabilidad de que gozó Corinto bajo su mandato contribuyó a que fuera incluido en el grupo de los sabios de Grecia.[7]

Diógenes Laercio señala, sin embargo, que entre sus fuentes había un gran desacuerdo sobre qué figuras deberían contarse entre los siete.[8]​ Solón, Tales, Pítaco y Bías coinciden en todas las listas,[9]​ y quizás las dos sustituciones más comunes fueron cambiar a Periandro de Corinto o Anacarsis el escita por Misón de Quene. En la primera lista de siete de Diógenes, que introduce con las palabras "Estos hombres son reconocidos sabios", aparece Periandro en lugar de Misón;[10]​ la misma sustitución aparece en La máscara de los siete sabios de Ausonio.[11]​ Tanto Éforo[8]​ como Plutarco (en su Banquete de los Siete Sabios) sustituyeron a Anacarsis por Misón. Diógenes Laercio afirma además que Dicearco dio diez nombres posibles,[8]Hipóboto sugirió doce nombres,[12]​ y Hermipo enumeró diecisiete posibles sabios en su libro Sobre los sabios (Solón, Tales, Pítaco, Bías, Quilón, Misón, Cleobulo, Periandro, Anacarsis, Acusilao, Epiménides, Leofanto, Ferecides, Aristodemo, Pitágoras, Laso y Anaxágoras)[9]​ de los cuales diferentes personas hicieron diferentes selecciones de siete.[12]​ Leslie Kurke sostiene que "Esopo era un candidato popular para ser incluido en el grupo"; un epigrama del poeta Agatías del siglo VI d. C. (Antología Palatina 16.332) se refiere a una estatua de los Siete Sabios, con Esopo de pie ante ellos.

Además de los expuestos anteriormente, se pueden añadir por tanto los siguientes nombres:

  • Epiménides (en griego, Ἐπιμενίδης) de Cnosos o de Festo (Creta) fue un filósofo, profeta y poeta griego que vivió en el siglo VI a. C.. Es conocido por la paradoja atribuída a el, como profeta y por purificar Atenas de la peste causada por la violación del derecho de asilo. Se le atribuyen varias obras en verso y prosa, actualmente perdidos.[13]
  • Anacarsis el escita, un extranjero de la lista, ya que no procede del mundo helénico.[14]​ En el siglo IV a. C., Anacarsis se convirtió en una especie de modelo de vida para los filósofos cínicos.[15]
  • Ferecides de Siros, al igual que Anacarsis, proviene de los márgenes del mundo helenístico, siendo además algo posterior al resto. Fue el primero en escribir sobre los dioses en prosa. Fue maestro de Pitágoras[16]
  • Misón de Quene o Quenas (ciudad de localización controvertida), de toda la lista es del que se tienen menos referencias e información biográfica.[17]

El relato de los Siete Sabios[editar]

Sócrates se refiere indirectamente a un cuento de los Siete Sabios que apunta a que la humildad es la madre de la sabiduría:

Según relata Diógenes Laercio, unos pescadores de la isla de Cos encontraron entre sus redes el trípode de Helena de Troya, la cual lo echó al agua en su viaje de retorno desde Troya a Esparta. Los pescadores habían vendido por anticipado el contenido de sus redes a unos viajeros de Mileto, pero al encontrar el trípode se negaron a dárselo a los viajeros de Mileto. De esta forma, estalló una guerra entre Cos y Mileto. Viendo que la guerra no tenía fin, los combatientes acudieron al Oráculo de Delfos, para saber qué hacer con el trípode. El oráculo mandó que el trípode fuese entregado al hombre más sabio, así que aquel fue entregado a Tales de Mileto. Sin embargo, modestamente rechazó el título y mandó el trípode a Bías de Priene, el cual también rechazó el honor y se lo envió a otro miembro del grupo. Al final, el trípode fue dedicado a Apolo.[18]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. García Gual, Carlos (1988). «Cleobulo y Cleobulina». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 118-123. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  2. García Gual, Carlos (1988). «Solón de Atenas, legislador y poeta». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 64-86. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  3. García Gual, Carlos (1988). «Quilón de Esparta». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 96-103. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  4. García Gual, Carlos (1988). «Bías, juez austero». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 87-95. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  5. García Gual, Carlos (1988). «Tales, el primero de los Sabios». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 51-63. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  6. García Gual, Carlos (1988). «Pítaco de Mitilene». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 104-117. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  7. García Gual, Carlos (1988). «Periandro, el tirano». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 127-142. 
  8. a b c Diogenes Laercio, i. 41
  9. a b García Gual, Carlos (1988). «La época y la significación de la sabiduría». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. p. 46. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  10. Diogenes Laercio, i. 13
  11. Ausonius, The Masque of the Seven Sages (en inglés)
  12. a b Diogenes Laërtius, i. 42
  13. García Gual, Carlos (1988). «Epiménides, un chamán de Creta». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 166-189. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  14. García Gual, Carlos (1988). «Anacarsis, el escita». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 143-165. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  15. García Gual, Carlos (2007). «Los siete sabios (y tres más)». Alianza Editorial, Madrid. pp. 143 - 165. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  16. García Gual, Carlos (1988). «Ferecides de Siros». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 190-204. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  17. García Gual, Carlos (1988). «Misón, el desconocido». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 124-126. ISBN 978-84-206-6179-7. 
  18. García Gual, Carlos (1988). «El trípode y los sabios». Los siete sabios (y tres más). Madrid: Alianza. pp. 220-224. ISBN 978-84-206-6179-7. 

Bibliografía[editar]

  • Snell, Bruno (1938). Quellen zu Leben und Meinungen der Sieben Weisen [Fuentes sobre la vida y opiniones de los Siete Sabios] (en alemán) (1ª edición). Munich.  (4ª ed, 1971)

Enlaces externos[editar]

  • AUSONIO: Pieza de los Siete Sabios (Ludus septem sapientium), farsa del estilo de la comedia palliata.
    • Texto latino, con índice electrónico, en el Proyecto Perseus. Empleando el rótulo activo "load", que se halla en la parte superior derecha, se obtiene ayuda en inglés con el vocabulario latino del texto.
  • PLUTARCO: Moralia, II, 13: Banquete de los siete sabios (Επτά σοφών συμπόσιον - Septem sapientium convivium).
    • Texto, en el sitio del Proyecto Perseus, de la traducción inglesa corregida y editada por William W. Goodwin, y publicada en 1874; en la parte superior derecha se hallan los rótulos activos focus (para cambiar a la traducción inglesa de Frank Cole Babbitt, de 1928) y load (para cotejar las dos traducciones).
      • Reproducción, en el Proyecto Perseus, del texto griego fijado por Gregorius N. Bernardakis en 1888.
        • William W. Goodwin (William Watson Goodwin, 1831 - 1912): clasicista estadounidense, profesor de griego de la Universidad de Harvard.
        • Gregorius N. Bernardakis (Gregorios N. Bernardakis: Γρηγόριος Ν. Βερναρδάκης; translit.: Grigorios N. Vernardakis; neolatín: Gregorius N. Bernardakis; 1848 - 1925): filólogo y paleógrafo griego.
  • DIELS, Hermann Alexander: Fragmentos de los presocráticos (Die Fragmente der Vorsokratiker). La primera edición se hizo en 1903 en Berlín, y fue dirigida por el propio Diels. A partir de la 5ª, sustituiría a Diels Walther Kranz.
    • 73a: Die sieben Weisen (Los siete sabios).
      • Textos griegos de la 2ª ed., de 1906, en el sitio de Philippe Remacle (1944 - 2011).
        • Philippe Remacle (1944 - 2011): helenista y latinista belga de expresión francesa.