Cristóbal de Licia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «San Cristóbal mártir»)
Saltar a: navegación, búsqueda
San Cristóbal
Saint christopher de ribera.jpeg
San Cristóbal llevando a Jesús, por José de Ribera.
Nacimiento Desconocida
Canaán (según la tradición católica)
Marmarica (según la tradición de la Iglesia Ortodoxa)
Fallecimiento Siglo III o principios del siglo IV
Asia Menor
Venerado en Iglesia católica
Iglesia ortodoxa
Festividad 25 de julio (Iglesia católica)[1] [2] [3]
9 de mayo (Iglesia ortodoxa)[2] [3]
10 de julio (calendario mozárabe)[2]
Atributos Hombre corpulento cruzando un río con un niño en brazos o sobre sus hombros; a veces se lo representa con carácter cinocéfalo (con cabeza alargada, como la de un perro).[4]
[editar datos en Wikidata]

San Cristóbal (en griego Ἅγιος Χριστόφορος, Ágios Christóforos) es venerado por algunos grupos cristianos como un mártir asesinado durante el reinado de Decio (Decius), el tercer emperador de Roma (que reinó del 249 al 251) o durante el reinado del emperador romano Maximino Daya (Maximinus II Dacianus) (que reinó del 308 al 313). Se aprecia una confusión debida a la similitud de los nombres "Decius" y "Dacian".[5]

Aunque su veneración solo aparece en las tradiciones cristianas tardías y no es ampliamente conocido en la iglesia occidental hasta la Baja Edad Media, aunque algunas iglesias y monasterios fueron nombrados como él en torno al siglo VII.

El nombre de Cristóbal significa "portador de Cristo", por lo que predice lo que haría en su vida adulta e indica que el personaje puede no tener un origen histórico preciso. Podría ser la misma figura que san Menas. Su famosa leyenda, que es conocida sobre todo en Occidente y podría haberse extraído de la antigua mitología griega (sería la cristianización de la barca de Carón), cuenta que él portó a un chico, al que no conocía, a través de un río antes de que el niño le revelase que era Cristo. En cualquier caso, es el santo patrón de los viajeros, y su efigie se lleva en medallas, brazaletes o en figuras para vehículos por parte de los cristianos.

Leyenda[editar]

El poeta del siglo XI Walter de Speyer dio una versión,[6] pero las versiones más populares de esta leyenda originaron la "leyenda áurea" del siglo XIII.[7]

De acuerdo con la leyenda de su vida, Cristóbal fue llamado inicialmente Reprobus.[8]

Era un cananita de 5 codos de altura (unos 2,3 metros) y con una cara aterradora. Tras servir en el reino de Canaan, se le ocurrió ir a servir "al mayor rey que existiese". Fue a servir al rey que tenía la reputación de ser el más grandioso pero un día vio que ese rey se santiguaba ante la mención del diablo. Por ello supo que ese rey le tenía miedo al diablo, por lo que partió a buscar al diablo. Él se topó con una banda de merodeadores y uno de ellos le declaró que era el diablo, de modo que Cristóbal decidió servirle. Pero cuando él vio que su nuevo amo se apartaba de la cruz y se dio cuenta de que temía miedo de Cristo, él le dejó para preguntarle a la gente dónde estaba Cristo. Él conoció a un ermitaño que le instruyó en la fe cristiana. Cristóbal se preguntaba a sí mismo cómo podía servir a Cristo. Cuando el ermitaño le sugirió que se fustigara y rezase, Cristóbal replicó diciendo que él no estaba dispuesto a realizar ese servicio. El ermitaño le sugirió después que, a causa de su tamaño de su fuerza, podría ayudar a Cristo ayudando a la gente a cruzar un peligroso río donde la gente perecía en el intento. El ermitaño le prometió que ese servicio le complacería a Cristo.

Una medalla de bronce de san Cristóbal.

Cuando Cristóbal ya había llevado a cabo ese servicio durante un tiempo, un niño pequeño le pidió que le hiciera cruzar el río. Durante la travesía, el río creció y el niño parecía tan pesado como el plomo, hasta tal punto que Cristóbal apenas lo podía llevar y se encontraba con una gran dificultad. Cuando finalmente alcanzó el otro lado, le dijo al niño: "Tú me has puesto en el mayor peligro. No creo ni que el mundo entero sea tan pesado en mis hombros como lo has sido tú". Y el chico respondió: "Tú no solo has tenido en tus hombros el peso del mundo, sino al hombre que lo creó. Yo soy Cristo, tu rey, a quien tu has servido en este oficio". Posteriormente, el niño se desvaneció.[9] [10]

Cristóbal visitó posteriormente Licia y fue acogido por los cristianos, que fueron martirizados. Fue llevado ante el rey local, y se negó a realizar sacrificios a los dioses paganos. El rey intento ganárselo con riquezas y enviándole a dos bellas mujeres para tentarlo. Cristóbal convirtió a las mujeres al cristianismo, como ya había convertido a cientos en la ciudad. El rey ordenó matarlo. Tras varios intentos fallidos, Cristóbal fue decapitado.[9]

Historia[editar]

El grabado más antiguo conocido. 1423, Buxheim, coloreado a mano.

El examen histórico de las leyendas sugiere que Reprobus (Cristóbal) vivió durante las persecuciones cristianas del emperador romano Decio, y que fue capturado y martirizado por el gobernador de Antioquía.[11] El historador David Woods propuso que los restos de san Cristóbal habían sido llevados a Alejandría por el papa Pedro I de Alejandría,donde se indentificó con el mártir egipcio san Menas.[11]

La leyenda de san Cristóbal recoge dos hechos importantes que caracterizan la historia de san Menas. El primero de ellos son las leyendas griegas y latinas de san Cristóbal identificándolo como un miembro del regimiento auxiliar romano Cohorte Tercera Valeria de los Marmantos (en latín, Cohors tertia Valeria Marmantarum), una unidad militar del norte de África en Marmarica (entre las actuales Libia y Egipto), reclutado por el emperador Diocleciano.[12] [13] La segunda característica es que san Cristóbal fue martirizado en Antioquía.

El martirio de san Menas se corresponde al detalle con el de la leyenda de san Cristóbal. La teoría que identifica a los dos santos como la misma persona conluye que el nombre de Cristóbal, que significa "portador de Cristo", fue un título dado al valiente Menas, que murió en Antioquía. Como él no era nativo de esa tierra, su nombre no era conocido y simplemente se le conocía con su título: "Christophoros" o "portador de Cristo".[14] San Menas se convirtió en el patrón de los viajeros en la tradición copta,[14] lo que también establece una asociación con san Cristóbal, que es el patrón de los viajeros en las tradiciones griega y latina.

Parte de la historia de san Cristóbal tiene paralelos cercanos con la del argonauta Jasón, que llevó a través de un río embravecido a una mujer anciana que era más pesada de lo que debería haber sido y que, en realidad, era la diosa Hera disfrazada.

En representaciones orientales, a veces San Cristóbal es representado con cabeza de perro.[4]

Veneración y patronazgos[editar]

San Cristóbal. Salterio de Westminster, c. 1250.

Liturgia ortodoxa oriental[editar]

La iglesia ortodoxa oriental venera a Cristóbal de Licia con un día festivo el 9 de mayo. Las lecturas litúrgicas y los himnos se refieren a su encarcelamiento por Decius, que tentó a Cristóbal con rameras antes de ordenar su decapitación.[15] El himno Kontakion dice:

Tú que eras aterrador tanto en la fuerza y ​​en el rostro, por amor de tu Creador te entregaste voluntariamente a los que te buscaba; porque persuadiste tanto a ellos como a las mujeres que buscaban despertar en ti el fuego de la lujuria, y que te siguieron en el camino del martirio. Y en los tormentos probaste ser valiente. Por tanto, te hemos ganado como nuestro gran protector, oh gran Cristóbal.[15]

Liturgia católica romana[editar]

El martilorogio romano lo recuerda el 25 de julio.[1] El calendario tridentino lo conmemoraba ese día solo en misas privadas. Por el calendario general romano de 1954 su conmemoración se ha extendido a todas las misas, pero esto se retiró en el calendario romano de 1970 como parte de la reorganización general del calendario del rito romano por el motu proprio Mysterii Paschalis. Se describe a esta conmemoración como no perteneciente a la tradición romana, por ser relativamente tardía (en torno al 1550) y por la forma limitada en la que fue aceptada dentro del calendario romano,[16] pero esta festividad continúa siendo seguida localmente.[17]

Reliquias[editar]

El museo de arte sacro de la iglesia de San Justino (Sveti Justina) en Rab, Croacia, dice que un relicario de plata dorada contiene el cráneo de san Cristóbal. De acuerdo con la tradición de la iglesia, un obispo enseñó las reliquias en la muralla de la ciudad en el 1358 para terminar con un asedio de la ciudad del ejército otomano.[18]

Patronazgo general[editar]

San Cristóbal es un santo muy popular, sobre todo para atletas, marineros y viajeros.[7] [19] Es venerado como uno de los catorce santos auxiliadores.

Lugares de donde es patrón[editar]

San Cristóbal es patrón de muchos lugares, incluyendo: Baden, Braunschweig y Mecklenburg (Alemania);[7] Barga, (Italia); Rab (Croacia); Roermond (Países Bajos); isla Saint Christopher (Saint Kitts); San Cristóbal de Tosas, San Cristóbal de La Laguna y Burguillos (España); San Cristóbal de las Casas (México); Mondim de Basto (Portugal); Agrinio (Grecia); Vilnius (Lituania); Riga (Letonia); La Habana (Cuba); Paete (Filipinas); y San Cristóbal (Venezuela) y La Chorrera (Panamá).

Referencias[editar]

  1. a b Martyrologium Romanum. Libreria Editrice Vaticana. 2001. ISBN 88-209-7210-7. 
  2. a b c Sánchez Escalante, Samir Abdalá (2003). San Cristóbal, urbs quadrata: el hecho histórico urbano de una villa venezolana en el periodo hispánico. Universidad Católica del Táchira. p. 309. ISBN 978-980-6500-01-3. «La del 10 de julio que aparece en los calendarios mozárabes difiere de la oriental o bizantina, que era el 8 ó 9 de mayo, como de la occidental, 25 de julio, fijada por el Martirologio Hieronimiano 
  3. a b Cremascoli, Giuseppe (2000). «Cristóbal». En Leonardi, C.; Riccardi, A.; Zarri, G. Diccionario de los Santos, volumen I. Madrid: San Pablo. pp. 583-587. ISBN 84-285-2258-8. «El Martirologio Jeronimiano fija el 25 de julio el nacimiento de san Cristóbal al cielo [...] en el Synaxarium Ecclesiae Constantinopolitanae se celebra el 9 de mayo.» 
  4. a b Úzquiza Ruiz, Teodoro (2012). Simbología iconográfica de los santos. Burgos: Sembrar. p. 214. ISBN 978-1-4710-9360-9. Consultado el 15 de septiembre de 2016. «Se le representa con proporciones gigantescas, unas veces barbudo, otras imberbe, y también, sobre todo en el arte oriental, como "cinocéfalo", es decir, con cabeza de perro, de pie en posición frontal y actitud de marcha con Cristo sobre sus hombros y avanzando penosamente en el agua del río [...]». 
  5. T. D. Barnes (1982). The New Empire of Diocletian and Constantine. Cambridge, MA. pp. 65-66. 
  6. Brugada, Martirià. San Cristóbal, el portador de Cristo. Barcelona. Centre de Pastoral Litúrgica (Colección Santos y Santas, 84), edición en español y en catalán, 2003.
  7. a b c Mershman, F. (1908). «St. Christopher. In The Catholic Encyclopedia». Nueva York: Robert Appleton Company. Consultado el 16 de septiembre de 2008. 
  8. Francis X Weniger (1876). Saint Chistopher, Martyr. 
  9. a b "St. Christopher", Lives of Saints, John J. Crawley & Co., Inc.
  10. Shin Kyung-Sook (2014). I'll Be Right There. Other Press, LLC. ISBN 9781590516744. Consultado el 9 de agosto de 2015. «[...] el Cristóbal cristiano también puede ser considerado como una combinación de Atlas y Hermes de la mitología griega». 
  11. a b David Woods, "St. Christopher, Bishop Peter of Attalia, and the Cohors Marmaritarum: A Fresh Examination", Vigiliae Christianae, Vol. 48, No. 2 (Jun., 1994), p.170
  12. D.H. Farmer, The Oxford Dictionary of Saints (3ª edición). Oxford. 1992. pp. 97-98. 
  13. V. Saxer (1992). A. di Berardino, ed. Encyclopedia of the Early Church I. Nueva York. p. 165. 
  14. a b «The Origin of the Cult of St. Christopher». 
  15. a b «Christopher the Martyr of Lycea». Saints. Greek Orthodox Archdiocese of America. 2013. Consultado el 16 de abril de 2013. 
  16. Calendarium Romanum (Libreria Editrice Vaticana, 1969), p. 131
  17. Alban Butler (2000). Peter Doyle, Paul Burns, ed. Butler's lives of the saints 7. Liturgical Press. pp. 198-99. ISBN 978-0-8146-2383-1. Consultado el 25 de octubre de 2010. 
  18. Piers Letcher (18 de junio de 2013). Croatia (5ª edición). Bradt Travel Guide. pp. 259-60. ISBN 9781841624532. 
  19. «Dioces of Orange hosts First Annual Blessing of the Waves in Surf City». Roman Catholic Diocese of Orange. Consultado el 15 de septiembre de 2008. 

Enlaces externos[editar]