Anexo:Pretendientes carlistas al trono español

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ésta es una lista de los pretendientes carlistas al trono de España.

Línea directa de la dinastía carlista(1833–1936)[editar]

Imagen Nombre Pretendiente como Pretendiente desde Pretendiente hasta
Carlos María Isidro de Borbón.png Carlos María Isidro de Borbón y Borbón-Parma Carlos V 29 de septiembre de 1833 18 de mayo de 1845
Infante Carlos, Count of Montemolin.jpg Carlos Luis de Borbón y Braganza Carlos VI 18 de mayo de 1845 23 de abril de 1860
DonJuanIII.jpg Juan Carlos de Borbón y Braganza Juan III 23 de abril de 1860 3 de octubre de 1868
Don carlos de borbón nypl.jpg Carlos María de Borbón y Austria-Este Carlos VII 3 de octubre de 1868 18 de julio de 1909
Don Jaime de Borbón.jpg Jaime Pío de Borbón y Borbón-Parma Jaime III 18 de julio de 1909 2 de octubre de 1931
AlfonsoCarlos.jpg Alfonso Carlos de Borbón y Austria-Este Alfonso XII 2 de octubre de 1931 29 de septiembre de 1936

La crisis sucesoria[editar]

Al extinguirse la dinastía original como consecuencia del fallecimiento de Alfonso Carlos de Borbón en 1936, el carlismo se enfrentó a un difícil problema sucesorio al que se venían perfilando diferentes soluciones desde 1931.

La Regencia de Javier de Borbón-Parma (1936-1952)[editar]

Francisco Javier de Borbón-Parma, siguiendo la tradición familiar de su rama de la Casa de Borbón, se mantuvo fiel a la dinastía carlista.[1] Además era sobrino político de Alfonso Carlos de Borbón, el cual le nombró «Príncipe Regente» sin excluir por ello la opción de convertirse en rey legitimista. No fue proclamado como tal sino hasta 1952:

Imagen Nombre Regente desde Regente hasta
Don Javier 1960.jpg Francisco Javier de Borbón-Parma y Braganza 1 de octubre de 1936[2] 20 de mayo de 1952

Los estorilos[editar]

Desde los años de la II República Conde de Rodezno y otros dirigentes afines, que se habían caracterizado por una política posibilista de aproximación al partido alfonsino Renovación Española, venían planteando la resolución del histórico pleito dinástico con la proclamación de Juan de Borbón como heredero de ambas ramas de la Familia Real española. Con motivo del Decreto de Unificación este sector se desmarcó de las directrices de la Comunión Tradicionalista y se integró en el partido único FET de las JONS.

Desde entonces fueron aproximándose a Juan de Borbón,[3] a quien reconocieron como Rey de España con motivo de una visita a Estoril en 1946. Por eso fueron conocidos entre la militancia carlista como los «estorilos». Aquel acto sería repetido nuevamente en 1957, como reacción a la presentación de Carlos Hugo en Montejurra como Príncipe de Asturias.[4]

Siguiendo lo establecido por la Pragmática de 1713, extinguida la línea masculina de Carlos María Isidro de Borbón (Carlos V para los carlistas), los derechos pasaban a los descendientes varones del hermano menor de este, Francisco de Paula. El primer hijo varón de Francisco de Paula, Francisco de Asís había casado con su prima la reina Isabel II. Este hecho dio lugar a que los herederos del carlismo pasarían a ser los mismos que los carlistas se habían negado a aceptar, los descendientes de Isabel II. Así, Juan de Borbón fue reconocido por diversos carlistas como rey, al ser descendiente directo por línea recta de varonía de Carlos IV. Sus derechos históricos los transmitió a su hijo Juan Carlos I en 1977, ya rey de España.

Imagen Nombre Pretendiente desde Pretendiente hasta
J. de Borbón.jpg Juan Carlos de Borbón y Battenberg
como Juan IV
20 de diciembre de 1957 14 de mayo de 1977

Los carloctavistas[editar]

El pretendiente Jaime de Borbón y Borbón-Parma, Jaime III, había carecido de descendencia masculina, pero sí tuvo una hermana mayor, Blanca de Borbón, casada con el príncipe de Toscana, Carlos Salvador de Habsburgo. Carlos Pío, hijo de ambos, desde principios de la década de 1930 fue señalado como posible sucesor por parte del llamado Núcleo de la Lealtad, una corriente formada por antiguos jaimistas afines al periódico El Cruzado Español, que se caracterizó tanto por su negativa a cualquier tipo de aproximación a Juan de Borbón como por sus enfrentamientos con los antiguos mellistas e integristas.

En 1943 Carlos Pío se proclamaría Rey legítimo en un manifiesto.[5] Sus seguidores, conocidos como carloctavistas u octavistas, se separaron de la Comunión Tradicionalista para constituir su propio partido político: la Comunión Católico-Monárquica. La nueva organización tuvo presencia en casi toda España, aunque su principal fuerza se encontraba en Cataluña.

Rechazaban a la rama de Borbón-Parma por su vinculación con Francia, y a las demás ramas de la Familia Real española por su adhesión a la monarquía alfonsina durante el periodo de la Restauración.

Hacia 1962 la mayor parte de los antiguos carloctavistas habían reconocido como Rey a Javier de Borbón-Parma.

Nombre Pretendiente desde Pretendiente hasta
Carlos Pío de Habsburgo y Borbón
como Carlos VIII
29 de junio de 1943 24 de diciembre de 1953
Antonio María de Habsburgo y Borbón
Francisco José de Habsburgo y Borbón

Los sivatistas[editar]

En 1949 Mauricio de Sivatte fue destituido como Jefe Regional del carlismo catalán como consecuencia de sus enfrentamientos con Fal Conde. Sin embargo la Junta Regional no aceptó esta decisión y siguió funcionando de manera independiente. La ruptura total no se produciría de manera pública hasta que en 1958 fue proclamada la Regencia Nacional y Carlista de Estella (RENACE). Esta escisión logró arrastrar a la gran mayoría de los carlistas catalanes, pero sin embargo tuvo muy poca repercusión en el resto de España. En 1964 la mayor parte de sus partidarios se desvincularon de la RENACE y reconocieron a la familia Borbón-Parma como la continuadora de la dinastía carlista.


División del Carlismo[editar]

Los Borbón-Parma[editar]

El 20 de mayo de 1952 el pleno del Consejo Nacional de la Comunión Tradicionalista proclamó rey a Francisco Javier de Borbón-Parma, finalizando así el período de regencia. Durante los primeros años 1960 se consiguió la reincorporación a la Comunión Tradicionalista de la mayor parte de los antiguos carloctavistas y sivatistas.

Imagen Nombre Pretendiente desde Pretendiente hasta
Don Javier 1960.jpg Francisco Javier de Borbón-Parma y Braganza
como Javier I
20 de mayo de 1952 20 de abril de 1975

Desde finales de la década de 1950 la AET y el MOT, las organizaciones sectoriales de la Comunión Tradicionalista en los ámbitos universitario y laboral, venían colaborando con los movimientos sociales de oposición antifranquista (luchas estudiantiles contra el SEU, las primeras Comisiones Obreras, etc.) e impulsando un proceso de debate sobre la renovación del carlismo de acuerdo con los profundos cambios estructurales que se estaban dando en la sociedad española. Este proceso, muy influido por el Concilio Vaticano II, culminó en los Congresos del Pueblo Carlista, celebrados entre 1970-1972.[6] [7] La evolución hacia posiciones progresistas, durante los años 1960, y socialistas autogestionarias, más tarde, provocaría el progresivo abandono de los sectores más derechistas. En el congreso de 1971 fue cambiada la denominación de Comunión Tradicionalista por la de Partido Carlista,[8] recuperándose así la denominación original del carlismo como partido político. En 1972 Javier de Borbón-Parma sufrió un accidente y transfirió a su primogénito Carlos Hugo de Borbón-Parma la dirección del partido.[9] En 1975 Javier de Borbón-Parma, con una salud muy deteriorada desde 1972, abdicó sus derechos dinásticos en Carlos Hugo, tras lo cual algunos sectores derechistas manifestaron públicamente su desvinculación del partido.[10]

Imagen Nombre Pretendiente desde Pretendiente hasta
Charles-Hugues de Bourbon-Parme.jpg Carlos Hugo de Borbón-Parma y Bourbon-Busset
como Carlos Hugo I[11]
20 de abril de 1975 18 de agosto de 2010
Carlos Javier de Borbón-Parma y Orange-Nassau
como Carlos Javier I
18 de agosto de 2010

En 1979 Carlos Hugo renunció a la dirección del Partido Carlista. Un año más tarde se desvinculó de la militancia política. Sin embargo la única organización política a la que siempre consideró y reconoció como legítima continuadora del carlismo histórico fue al Partido Carlista. Participaba de manera habitual en actos culturales relacionados con la historia del carlismo y reiteró en muchas ocasiones que no había renunciado ni por él ni por sus sucesores a ninguno de los derechos de sus familia. Después de su fallecimiento en 2010, fue sucedido por su hijo Carlos Javier en la condición de Titular de la Dinastía carlista.

Imagen Nombre Regente desde Regente hasta
Don Sixto.jpg Sixto Enrique de Borbón-Parma y Bourbon-Busset
como regente
7 de mayo de 1977

Según algunos autores, el radical cambio ideológico de Carlos Hugo fue uno de los factores que produjo el retraimiento progresivo de la base popular carlista, que ya no sabía a qué atenerse.[12] Los carlistas de mayor edad y los excombatientes requetés dejaron de participar en la concentración anual de Montejurra (Vía Crucis instituido en memoria de los requetés muertos en la Guerra Civil),[13] como constata el gran descenso en el número de participantes (de casi 100.000 en la década de 1960 a menos de 10.000 a inicios de los 70).[14] Una parte minoritaria de los carlistas activos que quedaban,[9] [15] [16] —surgida a partir de la Junta Depuradora Carlista[17] partidaria de revitalizar el tradicionalismo y apoyada por grupos ultraderechistas,[15] [18] brindarían su apoyo al otro hijo de Javier de Borbón-Parma, Sixto Enrique, en una nueva Comunión Tradicionalista (1975).


Referencias[editar]

  1. Balansó, Juan (1994). La familia rival (1. ed. edición). Barcelona: Planeta. p. 266. ISBN 9788408012474. 
  2. Canal i Morell, Jordi (2006). Banderas blancas, boinas rojas: una historia política del carlismo, 1876-1939. Marcial Pons Historia. p. 333. ISBN 9788496467347. 
  3. Suárez Fernández, Luis; Espadas Burgos, Manuel (1987). Historia general de España y América. 19,2. La época de Franco. Ediciones Rialp. p. 201. ISBN 9788432123597. 
  4. Clemente, José Carlos (1999). El carlismo en el novecientos español (1876-1936). Huerga Y Fierro Editores. p. 90. ISBN 9788483741535. 
  5. Clemente, José Carlos (1999). Seis estudios sobre el carlismo. Huerga Y Fierro Editores. p. 24. ISBN 9788483741528. 
  6. Cubero de Vicente, Javier. «Partido Carlista. Historia». Consultado el 22 de junio de 2015. 
  7. Izu Belloso, Miguel José (2007). Navarra como problema: nación y nacionalismo en Navarra. Biblioteca Nueva. p. 340. ISBN 9788497427234. 
  8. «Comuniones Tradicionalistas e integrismo seudocarlista». Consultado el 22 de junio de 2015. 
  9. a b Usunáriz Garayoa, Jesús María (2006). Historia breve de Navarra. Silex Ediciones. p. 314. ISBN 9788477371472. 
  10. Rodríguez Jiménez, José Luis (1994). Reaccionarios y golpistas: la extrema derecha en España : del tardofranquismo a la consolidación de la democracia, 1967-1982. Editorial CSIC - CSIC Press. p. 114. ISBN 9788400074425. 
  11. Clemente, José Carlos (2001). Carlos Hugo de Borbón Parma: Historia de una Disidencia. Planeta Publishing Corporation. p. 43. ISBN 84-08-04013-8. 
  12. De Túbal a Aitor: historia de Vasconia. La Esfera de los Libros. 2002. p. 611. ISBN 84-9734-083-3. 
  13. Rodríguez Jiménez, José Luis (1994). Reaccionarios y golpistas: la extrema derecha en España : del tardofranquismo a la consolidación de la democracia, 1967-1982. CSIC. p. 112. ISBN 84-00-07442-4. 
  14. Caspistegui, Francisco Javier (1997). El naufragio de las ortodoxias: el carlismo, 1962-1977. Ediciones Universidad de Navarra. pp. 311–312. ISBN 84-313-1564-4. 
  15. a b MacClancy, Jeremy (2000). The Decline of Carlism (en inglés). University of Nevada Press. p. 179. ISBN 9780874173444. 
  16. Avilés Farrés, Juan (2010). El terrorismo en España: de ETA a Al Qaeda. Arco Libros. p. 33. ISBN 9788476358085. 
  17. MacClancy, Jeremy (2000). The Decline of Carlism (en inglés). University of Nevada Press. p. 170. ISBN 9780874173444. 
  18. Moreno Sáez, Francisco. «Partidos, sindicatos y organizaciones ciudadanas en la Provincia de Alicante durante la transición (1974-1982 – Partido Carlista)». Archivo de la Democracia - Universidad de Alicante.