Manuel Fal Conde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuel Fal Conde
Información personal
Nacimiento 10 de agosto de 1894 Ver y modificar los datos en Wikidata
Higuera de la Sierra, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 20 de mayo de 1975 Ver y modificar los datos en Wikidata (80 años)
Sevilla, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad España
Información profesional
Ocupación Autor, abogado, político y escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Manuel Fal Conde (Higuera de la Sierra, 10 de agosto de 1894-Sevilla, 20 de mayo de 1975) fue un abogado y político español de ideología carlista, jefe delegado de la Comunión Tradicionalista entre 1935 y 1955. Ostentó los títulos de duque de Quintillo, grande de España y caballero de la Orden de la Legitimidad Proscrita.

Biografía[editar]

Nacido en la localidad onubense de Higuera de la Sierra, estudió Derecho en Sevilla y Madrid. Católico ferviente, ingresó en 1930 en el Partido Integrista. Cuando éste se fusionó con Comunión Tradicionalista, Fal Conde mostraría su capacidad organizativa y su disposición a asumir el papel de líder, colocándose al frente de la Comunión de Andalucía Occidental, dando prioridad a las juventudes y a las milicias (el requeté) e impulsando el semanario El Observador de Sevilla. Participó en la sublevación de Sanjurjo, en agosto de 1932, por lo que fue encarcelado durante tres meses. Andalucía era una región poco ferviente del carlismo decimonónico. La debilidad de los pretendientes carlistas, se basó fundamentalmente en el poco apoyo que tuvieron en las provincias meridionales españolas.

A comienzos de 1932 se produjo una auténtica eclosión tradicionalista en Andalucía,[cita requerida] sustentada en una intensa labor de proselitismo y de propaganda.

En 1933 se eligieron cuatro diputados carlistas en Andalucía, tantos como los obtenidos por todas las provincias vascas y Navarra juntas, feudos tradicionales del carlismo español. Durante este segundo bienio de la República, se concretó su liderazgo en el seno del carlismo.[1] En noviembre de 1933, fue nombrado jefe del carlismo de toda Andalucía. En 1934 el pretendiente carlista Alfonso Carlos le nombró secretario regio y secretario general de la Comunión Tradicionalista, centralizando la organización en su equipo. En 1934, organizó el Acto del Quintillo, demostración de fuerza del carlismo andaluz, frente a la denostada República. Los periódicos tradicionalistas, especialmente El Siglo Futuro lo compararon entonces con el caudillo carlista guipuzcoano Tomás de Zumalacárregui.

Fal Conde estuvo tras la fundación de la Impresora Bética (IBSA), un grupo editorial que pasaría editar varios periódicos, revistas, folletos y demás publicaciones cercanas al carlismo en Andalucía.[2] [3] También estuvo al frente de una publicación semanal, El Observador,[4] que acabaría convirtiéndose en su órgano de expresión.[5] Fal Conde lo convirtió en una eficaz portavoz de sus planteamientos políticos, además de ejercer como instrumento de la propaganda carlista.[6] [7] Además, adquirió el moribundo diario jienense El Pueblo Católico y lo transformó en el moderno diario carlista El Eco de Jaén, también de su propiedad.[8]

El 20 de diciembre de 1935 fue nombrado jefe delegado.[Aclaración requerida] Participó en los preparativos de la sublevación militar de julio de 1936, comprometiendo la participación del carlismo, que pretendía ejecutar una sublevación independiente, tras largas y complicadas negociaciones con el general Mola. Fue confirmado en el cargo, tras la muerte de Alfonso de Borbón por su sucesor Javier de Borbón el 6 de octubre de 1936 y dirigirá Comunión Tradicionalista hasta 1955.

Durante la Guerra Civil tuvo que exiliarse a Portugal tras pretender crear una Real Academia Militar carlista, en la que formar política y militarmente a los oficiales del requeté. Desde su exilio portugués se opuso al Decreto de Unificación, sin resultados:

«... No se había olvidado de los carlistas. Franco en persona invitó a Fal Conde, el jefe carlista exiliado en Lisboa, a formar parte del Consejo Nacional de FET, en noviembre de 1937. Fal Conde no aceptó y el ofrecimiento fue retirado definitivamente el 6 de marzo de 1938. El conde de Rodezno, que seguía en importancia a Fal Conde entre los carlistas, fue nombrado, a pesar de todo, Ministro de Justicia...»[9]

Tras volver a España prohibió el alistamento de carlistas en la División Azul, lo que provocó que las autoridades le confinasen en Ferrerías, Menorca, durante unos meses. El 11 de agosto de 1955 renunció como jefe del carlismo en España, abandonando la política activa.

En un acto legitimista celebrado en Fátima (Portugal) el 8 de diciembre de 1967 Javier de Borbón-Parma otorgó el título de "Duque del Quintillo" a Manuel Fal Conde. Fue el único título nobiliario que concedió este príncipe como Jefe de la Dinastía carlista

Fuentes archivísticas[editar]

El archivo de Manuel Fal Conde se encuentra en el Archivo General de la Universidad de Navarra y es de acceso libre.

Referencias[editar]

  1. Sanz Hoya, Julián (2006). De la resistencia a la reacción: las derechas frente a la Segunda República (Cantabria, 1931-1936). Ed. Universidad de Cantabria. ISBN 9788481024203. 
  2. Reig García, 2011, pp. 112-113.
  3. Barreiro Gordillo, 2003, p. 85.
  4. Comellas, 1991, p. 73.
  5. Reig García, 2011, p. 124.
  6. Barreiro Gordillo, 2003, p. 79.
  7. Álvarez Rey, 1993, p. 134.
  8. Checa Godoy, 1989, p. 20.
  9. Brian Crozier, Franco, historia y biografía, Novelas y Cuentos, Madrid, 1967, Tomo I, página 384 ISBN 84-265-7265-0

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]