Pishtaco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El pishtaco o nakaq es un personaje mitológico de la tradición andina, especialmente en Perú y Bolivia. En algunos lugares de los Andes, el pishtaco es llamado kharisiri.[1] La palabra pishtaco proviene del quechua pishtay (decapitar, degollar o cortar en tiras);[2] La leyenda del pishtaco o pishtaku como asesino a sueldo surge entre la población de los Andes peruanos, en especial en los departamentos de Junín, Huancavelica, Cuzco, Ayacucho, Apurimac, Pasco y la sierra de Lima.


La leyenda[editar]

Según Tauro del Pino en su diccionario enciclopédico del Perú se trataría de un bandolero - frecuentemente un extranjero blanco - cuya ocupación es la de asaltar mujeres u hombres solitarios. Principalmente, el pishtaco degolla a sus víctimas para sacarles la grasa y venderla, así como comer su carne en forma de chicharrones. O bien las entierra, a veces con vida, para fecundar la tierra o dar solidez a las construcciones.

La preocupación por la grasa corporal tiene una larga tradición en la región andina, al punto que los indígenas prehispánicos le rendían culto en la forma del dios Viracocha (literalmente "mar de grasa" en quechua). También es natural para los campesinos pobres ver a la gordura y al exceso de grasa corporal como una seña del vida, buena salud, fuerza y belleza. Se creía que muchas enfermedads tienen su orígen en la pérdida de grasa corporal, por lo que la delgadez extrema era despreciada.[3] Tomando en cuenta esto, la práctica de los conquistadores de tratar sus heridas con la grasa corporal de los indígenas muertos en batalla horrorizó a éstos.[4]

La figura del pishtaco aparece desde muy antiguo en la tradición quechua, ya en épocas prehispánicas se tienen noticias de sicarios enviados por los grupos de poder o por etnias rivales para eliminar a personajes importantes o simplemente diezmar la población.

La leyenda en su forma actual se remonta a la conquista española de América del Sur. Los indígenas andinos temían a los misioneros españoles, pues los consideraban pishtacos y creían que mataban personas para sacarles su grasa, con la cual engrasaban las campanas de las iglesias para que suenen mejor.[5] Ricardo Palma menciona en sus Tradiciones Peruanas (Los Barbones) la figura del pishtaco o naqak en Cuzco, narra la agresión que los indígenas cuzqueños infringieron a un grupo de betlemitas acusándolos de pishtacos, pues a decir de estas personas los buenos frailes secuestraban personas a quienes extraían la grasa para elaborar los ungüentos con que curaban en el hospital que ellos tenía al costado de su iglesia y monasterio.

En la actualidad, leyendas similares afirman que las maquinarias de un ingenio azucarero necesitan grasa humana como lubricante,[6] [7] o que los motores a reacción de los aviones no pueden arrancar sin una gota de grasa humana.[8]

La creencia del pishtaco ha afectado a los programas internacionales de asistencia, haciendo que varias comunidades rechacen al programa estadounidense Food for Peace por el temor que su verdadero propósito era engordar a los niños para luego matarlos y extraerles su grasa.[8] Los indígenas han atacado a los geólogos que efectuaban registros en el altiplano de Perú y Bolivia, al confundirlos con pishtacos.[9] El trabajo de los antropólogos se ha visto limitado, ya que se rumoreó que las mediciones de los pliegues de grasa corporal eran parte de un plan para seleccionar a los individuos más gordos y que luego serían víctimas de los pishtacos.[7] En 2009, la leyenda del pishtaco fue citada como un posible factor contribuyente en la supuesta creación por parte de la Policía Nacional del Perú de una historia sobre una banda que mató a 60 personas para extraerles su grasa corporal.[10]

Una rápida revisión al imaginario colectivo de los andes nos dará en claro algunos puntos comunes que constituyen la personalidad del pishtaco.

Su aspecto[editar]

Generalmente de raza andina pero puede ser blanco o incluso negro (los pishtacos negros eran obligados), tienen la barba descuidada y cuerpo fornido.

Su modus operandi[editar]

El pishtaco es un bandolero solitario, carece de compañía o apoyo, si es capturado por la población se matará sin duda a fin de no revelar sus secretos; no así si lo capturan las autoridades pues se cree que actúa bajo el amparo del gobierno como un agente secreto. Actúa protegido por la soledad de los caminos que unen los pueblos, ataca a personas solas que viajan distraídamente; las espera en un recodo del camino y las degüella inmediatamente sin darles posibilidad de defensa. Para ello utiliza una especie de cuchillo curvo muy afilado y grueso que esconde entre sus ropas.

Las víctimas[editar]

El pishtaco no mata por el gusto de hacerlo, ni tampoco indiscriminadamente; ataca sólo a personas de bajos recursos, viajeros; al poblador común; se cree que es enviado por alguien poderoso, probablemente un extranjero, con un fin específico. Los cadáveres de sus víctimas son utilizados para extraerles la grasa y utilizarla en diversas cosas. Se han recopilado versiones bastante dispares sobre el uso de esta grasa humana (como lubricante para maquinarias de alta tecnología, para preparar jabones finos, ungüentos curativos, cremas de belleza, incluso combustible para aeronaves y cohetes espaciales), al parecer todas las versiones confluyen en la extracción de la grasa del cuerpo para comercializar con ella. Se dice que los colonizadores asentados en la zona andina asesinaban a pobladores comunes bajo cargos de herejía o desacato.

Sin embargo, estas son las únicas referencias que se tiene sobre este personaje ya que casi nunca se le ha visto. Uno de los más extendidos es que el pishtaco no andaba solo, siempre eran dos o más. Los pishtacos, cuentan los pobladores, que eran enviados del Vaticano (Roma) o personajes de poder, sus victimas eren personas bien alimentadas, pero que vivían solas o que encontraban en lugares solitarios, para que no imaginaran lo que realmente pasó con aquel individuo. Una vez muerta la persona, la llevaban a una caverna para luego colgarla y quemarla. Debajo ponían unos recipientes para recolectar la grasa de la persona. Esta grasa posiblemente era usada por la Santa Iglesia en Roma o en grandes inventos. Se desconoce para que fines era usada la grasa. Como prueba de la existencia de este personaje, se utiliza el argumento de que se han encontrado estacas en cavernas donde quemaba a sus víctimas.

Un asesino protegido[editar]

Si bien el pishtaco actúa de manera solitaria, recibe apoyo indirecto. La población está convencida de que el pishtaco es un agente del gobierno o que - pudiendo ser enviado de un país extranjero - cuenta con el respaldo de los poderes locales haciendo que este pueda gozar de total impunidad. Es esta la principal causa por la que la gente no se ha animado a denunciarlos, pues temen que al hacerlo sean castigados o desaparecidos por atentar contra los intereses económicos del estado.

Evolución del personaje[editar]

La imagen del pishtaco ha evolucionado dentro del imaginario colectivo, desde un sicario indígena durante el incario, hasta un gringo habilidoso en el oficio de degollar semejantes; pasando por tipos europeos. Al parecer refleja una metáfora con respecto a la explotación foránea de los lugareños.

Literatura[editar]

La figura del pishtaco está muy presente en la novela Lituma en los Andes de Mario Vargas Llosa. En el libro, dos agentes de la Guardia Civil investigan la desaparición de tres hombres, intentando determinar si fueron asesinados por los terroristas de Sendero Luminoso o por monstruos mitológicos.[11] También se hace personaje en el cuento homónimo de Dante Castro. El Grupo Teatral Yuyachkani, uno de los mejores exponentes del teatro peruano contemporáneo, hace referencia en algunas de sus obras a esta figura, como, por ejemplo, en Contraelviento. Una figura similar, el sacamantecas, figura en el imaginario popular castellano en los cuentos con los que se metía miedo a los niños.

Véase también[editar]

Notas[editar]

[12]

  1. Canessa, Andrew (2000). «Fear and loathing on the kharisiri trail: Alterity and identity in the Andes». Journal of the Royal Anthropological Institute 6 (4): 705–720. doi:10.1111/1467-9655.00041. 
  2. Benson:xx
  3. Weismantel:199-200
  4. McLagan:216. Marrin:76
  5. Kristal
  6. Franco
  7. a b Nordstrom:122
  8. a b Scheper-Hughes:236
  9. Gow
  10. Collyns, Dan (2 de diciembre de 2009). «Peru human fat killings 'a lie'». BBC News. Consultado el 22 de mayo de 2010. 
  11. Vargas Llosa, Mario (1993). Lituma en los Andes. Editorial Planeta. 
  12. Canessa, Andrew (2000). «Fear and loathing on the kharisiri trail: Alterity and identity in the Andes». Journal of the Royal Anthropological Institute 6 (4): 705–720. doi:10.1111/1467-9655.00041. 

Bibliografía[editar]

Cuentos del pishtaco en quechua[editar]

En inglés[editar]

Enlaces externos[editar]