Pink Floyd – The Wall

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pink Floyd The Wall»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Pink Floyd - The Wall es un filme británico de 1982 dirigida por el director británico Alan Parker, basada en el álbum de Pink Floyd The Wall. El guion fue escrito por el vocalista y bajista de Pink Floyd, Roger Waters. La película es altamente metafórica y rica en simbolismo y sonido. Presenta pocos diálogos y es conducida principalmente por la música de Pink Floyd.

La película contiene 15 minutos de elaboradas secuencias de animación creadas por el ilustrador Gerald Scarfe y Roger Waters, parte de las cuales describen una pesadilla basada en los bombardeos alemanes sobre Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. También aparecen referencias a la esposa del protagonista y a su vida en general.[1]​ Gerald Scarfe dibujó y animó una secuencia de 15 minutos, la cual aparece en varias partes de la película. La película es reconocida por su surrealismo perturbador, secuencias animadas, situaciones sexuales, violencia y gore. A pesar de su turbulenta producción y del descontento de los creadores con el resultado final, The Wall se ha convertido en una película de culto.

Sinopsis[editar]

Pink, el cantante de un grupo musical, arrastra desde su infancia una serie de traumas debido a la dura educación que recibió. Se le ve inicialmente en un cuarto de hotel, totalmente inexpresivo, viendo televisión mientras suena la canción "The Little Boy that Santa Claus Forgot" de Vera Lynn. Luego se revela que el padre de Pink, un soldado británico, fue asesinado en acción mientras defendía al Anzio Bridgehead durante la Segunda Guerra Mundial, en plena infancia del protagonista.

En una analepsis, Pink es un joven inglés en la década de 1950. En su niñez, busca desesperadamente una figura paterna. Descubre un rollo de Jorge VI y otras reliquias militares de su padre. En la escuela, es descubierto escribiendo poemas y es humillado en público por su profesor. Mientras se escucha la canción "Another Brick in the Wall (Parte 2)", Pink imagina un sistema escolar opresivo en el que los estudiantes caen en una trituradora de carne. Los niños finalmente se rebelan y destruyen la escuela, arrojando al profesor al fuego. Pink también se ve afectado por su sobreprotectora madre. Todas estas experiencias traumáticas son presentadas como "ladrillos" en el muro metafórico que Pink construye para separarse de la sociedad.

Siendo ya un adulto, Pink se casa, pero su matrimonio fracasa rápidamente. Mientras se encuentra de gira por los Estados Unidos se entera de la infidelidad de su esposa. Lleva hasta su hotel a una groupie, solamente para destrozar el cuarto delante de ella. Pink lentamente empieza a perder la cabeza y a imaginar "gusanos" metafóricos. Afeita todo el pelo de su cuerpo, y mientras ve la película The Dam Busters en la televisión, se transforma en una especie de líder neo-Nazi. Su mánager, junto a algunos paramédicos, lo inyectan para que no pueda dar su próximo concierto.

Pink se imagina que es un dictador y que su concierto es una reunión neo-Nazi. Sus seguidores empiezan a atacar a las minorías étnicas, tomándose las calles de Londres y causando una gran destrucción. A la escena se le añaden imágenes animadas de martillos marchando sobre las calles destruidas. Pink deja de alucinar y grita "Stop!" Luego se refugia en los baños del sitio donde iba a dar el concierto. En la siguiente secuencia animada, Pink, presentado como un pequeño muñeco de trapo, es llevado al juicio, y su sentencia final es "ser expuesto ante sus similares." El juez da la orden de "derribar el muro". Luego de un prolongado silencio, el muro es destruido.

Algunos niños empiezan a limpiar una pila de escombros, finalizando con la imagen de uno de ellos vaciando un cóctel molotov.

Reparto[editar]

Producción[editar]

Concepto[editar]

A mediados de la década de 1970, mientras la fama internacional de Pink Floyd seguía en ascenso, Waters empezó a apartarse paulatinamente de su público:

Las audiencias en esos multitudinarios conciertos están allí para obtener una emoción que, pienso, tiene que ver con el amor al éxito. Cuando una banda o una persona se convierte en un ídolo, tiene que ver con el éxito que ha conseguido, no con la calidad del trabajo que produce. No te conviertes en un fanático porque el trabajo de alguien es bueno, te conviertes en un fanático para ser tocado de forma vicaria por su glamour y su fama. Las estrellas de cine y las estrellas de rock'n'roll son un ejemplo de la vida que a todos nos gustaría vivir. Parecen el centro mismo de la vida. Y es por eso que el público sigue gastando grandes sumas de dinero en conciertos donde están muy lejos del escenario, donde a menudo están muy incómodos y donde el sonido suele ser muy malo.[2]

Waters también estaba consternado con el "enfoque ejecutivo", que se trataba solamente del éxito, en el que los fanáticos ni siquiera trataban de familiarizarse con las personas reales que conformaban la banda (idea representada en la canción "Have a Cigar" del álbum Wish You Were Here). El concepto de la pared, junto a la decisión de bautizar "Pink" al protagonista principal, en parte nació de ese enfoque, combinado con la creciente alienación entre la banda y sus fanáticos.[3]​ Este hecho representó una nueva era para las bandas de rock, con Pink Floyd "explorando (... ) la dura realidad de la fama, basándose en la ideología de existencialistas como Jean-Paul Sartre.[4]

Desarollo[editar]

Incluso antes de la grabación de The Wall, Roger Waters tenía la idea de realizar una película.[5]​ Sin embargo, luego de la publicación del disco, se pensó en realizar la película con grabaciones en vivo de la banda tomadas de la gira promocional, con animaciones de Scarfe y escenas adicionales.[6]​ La película sería protagonizada por el mismo Waters.[6]EMI al final no se interesó por el proyecto, aduciendo que no entendían el concepto que Waters quería plasmar.[7]

El director Alan Parker, un fanático de la música de Pink Floyd, sugirió a EMI la realización de una película basada en The Wall. EMI sugirió igualmente a Parker que le contara su idea a Roger Waters, el cual finalmente escogió al mismo Parker para que se encargara de dirigir el proyecto. Parker sugirió producirla y darle la dirección a Gerald Scarfe y a Michael Seresin.[8]​ Waters empezó a trabajar en el guión luego de estudiar algunos libros de guiones cinematográficos. Él y Scarfe produjeron un libro que contenía el guión y el arte para enviar el proyecto a los posibles inversionistas. Aunque en el libro Waters desempeñaba el papel de Pink, luego de algunas pruebas fue removido del papel protagónico[9]​ y reemplazado por el músico Bob Geldof, líder de la agrupación The Boomtown Rats.[6]​ Seresin finalmente abandonó el proyecto y Parker se convirtió en el director del mismo.[10]

Filmación[editar]

Parker, Waters y Scarfe tuvieron bastantes problemas entre ellos durante la filmación, tanto que el director expresó que la realización de la película fue "una de las experiencias más miserables de toda su vida creativa."[11]​ Scarfe declaró que se dirigió a los Estudios Pinewood con una botella de Jack Daniel's, porque sabía lo que le esperaba y debía fortificarse de alguna manera.[12]​ Durante la producción, mientras se filmaba la escena donde Pink destruía el cuarto de hotel, Geldof sufrió un corte en su mano mientras arrancaba las persianas. Esa escena fue usada en la película. También se descubrió durante la filmación de las escenas en la piscina que Geldof no sabía nadar. Las escenas en interiores fueron filmadas en los Estudios Pinewood[13]​ y las escenas bélicas fueron filmadas en una zona arenosa cerca del condado de North Devon, lugar donde también se obtuvo la imagen de carátula del álbum A Momentary Lapse of Reason de Pink Floyd, seis años después.[14]

Lanzamiento[editar]

La película fue exhibida durante el Festival de Cannes de 1982.[15]

El estreno en Cannes fue increíble – la proyección de media noche. Tomaron dos camiones de equipo de audio de los estudios de grabación para que sonara mejor de lo normal. Fue una de las últimas películas exhibidas en el viejo Palais, que ya estaba bastante deteriorado, y el sonido era tan ruidoso que desprendía la pintura de las paredes. Era como nieve – comenzó a caer del techo y al final todos los espectadores parecían tener caspa. Recuerdo haber visto a Terry Semel allí, quien en ese momento era el jefe de Warner Bros., sentado junto a Steven Spielberg. Estaban a sólo cinco filas delante de mí y estoy seguro que vi a Steven Spielberg hablando con él al final cuando las luces se encendieron. Lo vi preguntarle: ¿qué demonios fue eso?' Y Semel se volvió hacia mi y luego se inclinó respetuosamente. ¿Qué demonios fue eso? Fue algo que nadie había visto antes, una extraña fusión de acción en vivo, narración de historias y surrealismo.

El estreno oficial se realizó en el teatro Empire en la ciudad de Londres,[17]​ el 14 de julio de 1982. Asistieron Roger Waters, David Gilmour y Nick Mason de Pink Floyd. Richard Wright no se presentó,[17]​ pues en ese momento ya no formaba parte de la banda. También asistieron otras celebridades como Geldof, Scarfe, Paula Yates, Pete Townshend, Sting, Roger Taylor, James Hunt, Lulu y Andy Summers.[18]

Recepción[editar]

Fue difícil y doloroso, y sus tres artistas más importantes tienen muy malos recuerdos al respecto. ¿Por qué alguien querría verla? Tal vez porque el rodaje de este material no fue una experiencia feliz para nadie, no si se la toma en serio.

La cinta se estrenó con exhibición limitada el 6 de agosto de 1982 y se ubicó en la posición No. 28 en la listas estadounidenses, a pesar de haber sido presentada solamente en un teatro en su primer fin de semana, recaudando más de $68.000 dólares, una hazaña incluso para los estándares actuales. La película se expandió a cerca de 600 teatros el 10 de septiembre, logrando ubicarse en la posición No. 3 en las listas, debajo de E.T. El Extraterrestre y Reto al destino. El filme recaudó eventualmente $22 millones hasta comienzos de 1983.

La película recibió críticas positivas en general. Los críticos Roger Ebert y Gene Siskel le dieron "dos pulgares arriba". Ebert describió a The Wall como "una maravillosa visión de la auto-destrucción" y "uno de los musicales más terroríficos de la historia. La música es fuerte y real, las imágenes son como martillos, y por primera vez, la estrella de rock and roll no es sólo un narcisista mimado, sino una imagen real y sufriente de toda la desesperación de esta era nuclear. Es realmente una buena película." Siskel fue un poco más reservado en su juicio, afirmando que sentía que las imágenes de la película eran demasiado repetitivas. Sin embargo, admitió que la "imagen central" de la secuencia fascista "permanecerá conmigo durante mucho tiempo." En febrero de 2010, Roger Ebert añadió a The Wall a su lista de "Grandes Películas," describiéndola como "la mejor de todas las ficciones serias dedicadas al rock. Viéndola en la actualidad, parece más atrevida que en 1982, cuando la vi en Cannes ... Es inquietante, deprimente, excelente."[19]

La película fue elegida en la noche de apertura del Festival Ebertfest en el año 2010. Rotten Tomatoes le da a The Wall un 70% de rating (basado en 20 reseñas). Danny Peary se refirió a la película como "...implacablemente abrumadora y a veces repulsiva. La fotografía de Peter Bizou es impresionante y algunas de las escenas individuales tienen un poder innegable."[20]​ Waters ha expresado profundas reservas sobre la cinta, confesando que la filmación fue una "experiencia enervante y desagradable." También ha comentado: "Me di cuenta de que era tan incansable en su ataque a los sentidos, que no me dio, de todos modos, una oportunidad de involucrarme con ella como espectador," aunque solo ha tenido elogios al referirse a la actuación de Geldof.[21]​ David Gilmour afirmó que su conflicto personal con Waters inició con la grabación de la cinta. El músico también comentó en el documental Behind The Wall que la película "no tuvo éxito en contar la historia de The Wall, pues contó una versión totalmente diferente a la mostrada en el álbum y en los conciertos." Aunque el símbolo de los martillos cruzados se creó especialmente para el filme y no se relacionaba con ningún grupo racista real, fue adoptado por un grupo neo-nazi llamado The Hammerskins a finales de la década de 1980.[22]​ La cinta le valió a sus creadores dos premios de la Academia Británica; a 'Mejor Sonido' para James Guthrie, Eddy Joseph, Clive Winter, Graham Hartstone y Nicholas Le Messurier;[23]​ y a 'Mejor Canción Original' para Roger Waters.[23]

Temática[editar]

Se ha sugerido que la historia del protagonista se basó en las experiencias personales de Roger Waters. Más allá de la comparación evidente de ambos siendo estrellas de rock, al igual que Pink, Waters perdió a su padre en la guerra cuando apenas era un niño y tuvo problemas matrimoniales, divorciándose en varias ocasiones.[24]

Premios[editar]

Lista de Premios
Premio Categoría Homenajeado(s) Resultado
BAFTA Mejor canción original Roger Waters por la canción "Another Brick in the Wall" Ganador
BAFTA Mejor sonido James Guthrie
Eddy Joseph
Clive Winter
Graham V. Hartstone
Nicolas Le Messurier
Ganadores
Saturn Mejor arte de cartel Gerald Scarfe Nominado

Música[editar]

Cambios respecto del álbum[editar]

Tema Cambio
"When the Tigers Broke Free" 1 Nueva canción.[25]
"In the Flesh?" Extendida/re-mezclada/voz principal re-grabada por Geldof.[25]
"The Thin Ice" Extendida/re-mezclada[25]​ con una superposición de piano adicional en segundo verso. Los llantos de bebé fueron eliminados.
"Another Brick in the Wall pt. 1" Sin cambios.
"When the Tigers Broke Free" 2 Nueva canción.[25]
"Goodbye Blue Sky" Re-mezclada.[25]
"The Happiest Days of Our Lives" Re-mezclada[25]​ En la versión original suena un helicóptero. En la película, se ambienta el paso de un tren.
"Another Brick in the Wall pt. 2" Re-mezclada[25]​ con guitarra añadida, coro de niños editado y acortado, líneas del profesor regrabadas por Alex McAvoy y superpuestas al coro de niños: "un acre es la superficie de un estadio por una cadena".
"Mother" Re-grabada completamente a excepción del solo de guitarra. Letras cambiadas a un sentido más narrativo para la película: "Am I really dying?" ("Realmente estoy muriendo?") en lugar de "Is it just a waste of time? ("Es sólo una pérdida de tiempo?").[25]
"Empty Spaces" Cambiada por "What Shall We Do Now?".[25]
"What Shall We Do Now?" Versión alternativa de "Empty Spaces".[25]
"Young Lust" Sin cambios, pero con gritos añadidos y los sonidos de teléfono añadidos al comienzo de What Shall We Do Now?.
"One of My Turns" Re-mezclada.
"Don't Leave Me Now" Acortada.
"Another Brick in the Wall pt. 3" Re-grabada completamente[25]​ con un tempo más rápido.
"Goodbye Cruel World" Sin cambios.
"Hey You" Borrada, ya que Waters y Parker creían que el metraje era demasiado repetitivo (el 80 por ciento de las imágenes aparecen en cualquier otra parte del filme), pero disponible en blanco y negro en la versión de DVD.[26]
"Is There Anybody Out There?" Guitarra acústica re-grabada.
"Nobody Home" Sin cambios, pero con diferentes sonidos de TV.
"Vera" Sin cambios.
"Bring the Boys Back Home" Re-grabada completamente con las vocales de la banda y coro galés extendidos, y la voz principal de Waters borrada.
"Comfortably Numb" Re-mezclada con gritos agregados, línea de bajo ligeramente diferente.
"The Show Must Go On" Eliminada.
"In the Flesh" Re-grabada completamente con banda y Geldof en las voces.[25]
"Run Like Hell" Re-mezclada y acortada.
"Waiting for the Worms" Acortada pero con coda extendido.
"Stop" Re-grabada completamente[25]​ sólo con Geldof en la voz. (El audio de fondo en esta escena es de la introducción de Gary Yudman al concierto de The Wall en Earl's Court.)
"The Trial" Re-mezclada.
"Outside the Wall" Re-mezclada completamente[25]​ con banda y coro galés. Extendida.

Referencias[editar]

  1. Fuentes Rodríguez, César. «Tommy Se Trepó AL Muro». 
  2. Curtis, James M. (1987). Rock Eras: Interpretations of Music and Society, 1954–1984. Popular Press. p. 283. ISBN 0-87972-369-6. 
  3. Reisch, George A. (2007). Pink Floyd and Philosophy: Careful With That Axiom, Eugene!. Open Court Publishing Company. pp. 76-77. ISBN 0-8126-9636-0. Consultado el 10 de julio de 2013. 
  4. Reisch, George A. (2009). Radiohead and philosophy. Open Court Publishing Company. p. 60. ISBN 0-8126-9700-6. Consultado el 2013. 
  5. Schaffner, Nicholas. Saucerful of Secrets. Dell Publishing. p. 225. 
  6. a b c J.C. Maçek III (2012). «The Cinematic Experience of Roger Waters' 'The Wall Live'». PopMatters. 
  7. Schaffner, Nicholas. Saucerful of Secrets. Dell Publishing. p. 244. 
  8. Schaffner, Nicholas. Saucerful of Secrets. Dell Publishing. pp. 244-245. 
  9. Schaffner, Nicholas. Saucerful of Secrets. Dell Publishing. pp. 245-246. 
  10. Pink Floyd's The Wall, página 105
  11. Pink Floyd's The Wall, página 118
  12. «Interview: Gerald Scarfe». Floydian Slip. 2010. Consultado el 2016. 
  13. Geldof, Bob. Is That It?. Weidenfeld & Nicolson. 
  14. Storm Thorgerson and Peter Curzon. Mind Over Matter: The Images of Pink Floyd. página 102. ISBN 1-86074-206-8.
  15. «Festival de Cannes – From 16 to 27 may 2012». Festival-cannes.com. Consultado el 7 de enero de 2012. 
  16. Scarfe, Gerald. The Making of Pink Floyd: The Wall. Da Capo Press. p. 216. 
  17. a b Mabbett, Andy (2010). Pink Floyd – The Music and the Mystery. Londres: Omnibus,. ISBN 978-1-84938-370-7. 
  18. Miles, Barry; Andy Mabbett (1994). Pink Floyd the visual documentary ([Updated ed.] edición). Londres :: Omnibus,. ISBN 0-7119-4109-2. 
  19. a b «Pink Floyd: The Wall (1982)». Chicago Sun-Times. 
  20. Danny Peary, Guide for the Film Fanatic (Simon & Schuster, 1986) p.331
  21. Pink Floyd's The Wall, página 129
  22. «The Hammerskin Nation». Extremism in America. Anti-Defamation League. 2005. Consultado el 8 de septiembre de 2011. 
  23. a b «Past Winners and Nominees – Film – Awards». BAFTA. Consultado el 26 de diciembre de 2010. 
  24. «Roger Waters: Another crack in the wall | The Sunday Times». www.thesundaytimes.co.uk. Consultado el 25 de diciembre de 2015. 
  25. a b c d e f g h i j k l m n Bench, Jeff (2004). Pink Floyd's The Wall. Richmond, Surrey, UK: Reynolds and Hearn,. pp. 107-110p. ISBN 190311182X. 
  26. Pink Floyd's The Wall, página 128