Patriarcado de Lisboa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Patriarcado de Lisboa
Patriarchatus Lisbonensis
Selo do Patriarcado.jpg
Información general
Sede Lisboa, Portugal
Erigida como diócesis siglo IV
Elevada a arquidiócesis 7 de noviembre de 1716
Catedral de Santa María la Mayor
Diócesis sufragáneas

Diócesis de Aveiro;
Diócesis de Angra,
Diócesis de Funchal,
Diócesis da Guarda
Diócesis de Leiria-Fátima
Diócesis de Portalegre-Castelo Branco
Diócesis de Santarém

Diócesis de Setúbal
Rito Latino
Sitio web http://www.patriarcado-lisboa.pt/
Jerarquía apostólica
Papa Francisco
Patriarca Manuel José Macário do Nascimento Clemente
Obispos Auxiliares Joaquim Augusto da Silva Mendes,
Nuno Brás da Silva Martins
José Augusto Traquina Maria
Jurisdicción
Población 1.966.782 bautizados
Superficie 3.735 km²
Dioceses de Portugal.PNG
Patriarcado de Lisboa en azul oscuro
[editar datos en Wikidata]

El Patriarcado de Lisboa (en latín: Patriarchatus Lisbonensis o Ulixbonensis), es el nombre que recibe la archidiócesis de la región. Es una sede metropolitana de la Iglesia católica.

El título de Patriarca es atribuido al prelado de Lisboa desde 1716. El Patriarcado fue erigido inicialmente como diócesis en el siglo IV. El 10 de de noviembre de 1394 la diócesis de Lisboa fue elevada a la condición de archidiócesis metropolitana, y a Sede Patriarcal el 7 de de noviembre de de 1716, siendo la máxima dignidad honorífica atribuida por la Iglesia Católica a una archidiócesis. Por la dignidad Patriarcal del arzobispo de Lisboa, este sobrepasa finalmente en importancia al arzobispo de Braga quién, con el título de Primado de las Españas, fue hasta el 1716 el clérigo de mayor dignidad de Portugal.

Por un privilegio concedido por una bula pontificia, el Patriarca de Lisboa siempre es creado cardenal por el Papa en el primer consistorio celebrado con posterioridad a su elevación al patriarcado o, en caso de que exista un Cardenal-Patriarca Emérito, después de que este pierda su condición de cardenal elector. Después de la creación al título de Cardenal, el Patriarca de Lisboa adopta el título de Cardenal-Patriarca. Es uno de los pocos Patriarcados residenciales de la Iglesia Católica de rito latino, conjuntamente con el Patriarcado de Venecia y el Patriarcado Latino de Jerusalén, existiendo sólo un Patriarcado titular, el Patriarcado de las Islas Orientales.

Territorio[editar]

El patriarcado comprende le región de la Gran Lisboa y del Oeste de Portugal, con una superficie de 3.735 km². La sede patriarcal es la ciudad de Lisboa, donde está la catedral de Santa María la Mayor.

En la capital portuguesa, además, se encuentran tres basílicas menores: Nuestra Signora dei Martirio, Nuestra Señora y Sant Antoni y Sagratíssim Corazón de Jesús de Estrella. En el territorio hay, además, dos monumentos eclesiásticos reconocidos como patrimonio de la humanidad: el monasterio de Alcobaça y el monasterio dos Jerónimos.

Desde el 1998 la curia patriarcal es instalada al monasterio de São Vicente de Fora.[1]

Vicariatos[editar]

El territorio se extiende sobre 3.735 km² y está dividido en 284 parroquias, desde el 2011 reagrupadas en 17 vicarias y 3 zonas pastorales:[1]

Provincia eclesiástica[editar]

La provincia eclesiástica de Lisboa comprende las siguientes diócesis sufragáneas:

Historia[editar]

Orígenes[editar]

Una antigua tradición habla de Verísimo, Máxima y Júlia, como mártires lisbonenses en la persecución de Diocleciano (finales del siglo III hasta el siglo IV). Bien es verdad que medio siglo más tarde, nos encontramos con la diócesis presidida por Potamio, primer obispo conocido, que intervino en las controversias doctrinales del cristianismo de entonces (arrianismo).

En el siglo V, llegaron los bárbaros. Bajo la monarquía visigoda, los obispos de Lisboa participaron en varios concilios de Toledo, de Viarico en 633 y Landry en el año 693. Como sucedió en todas partes, a partir de este momento se produce la descentralización del culto, desde la ciudad al campo de los alrededores, creándose las primeras parroquias rurales.

A principios del siglo VIII a mitad del XII, Lisboa estaba bajo el dominio musulmán. No se sabe nada de ninguno de los obispos de este período, pero siguieron existiendo cristianos en la ciudad y en su territorio. En el momento de la Toma de Lisboa a los moros en 1147, hubo un obispo mozárabe en Lisboa.

Después de la conquista, la diócesis fue restaurada y el primer obispo fue el inglés Gilberto de Hastings. Lisboa quedó oficialmente ligada (sufragánea) a la archidiócesis de Santiago de Compostela hasta el final del siglo XIV. Se construyó la catedral, en el lugar donde estaba la mezquita y quizás anteriormente la catedral visigoda, alrededor del año 1150, siendo el único monumento románica que queda en la capital.

La Catedral tuvo su propio Capítulo de canónigos que apoyaron el obispo y mantuvo una escuela capitular. En esta escuela estudiaría de niño san Antonio de Padua, a mediados del siglo XIII. Además de la catedral y las parroquias que se asentaron rápidamente, probablemente de las comunidades mozárabes antiguas, Lisboa vio erigirse por iniciativa de Afonso I de Portugal el monasterio de San Vicenç de Fora (al quedarse fuera de las murallas). San Vicenç fue martirizado en Valencia en el siglo IV, y sus reliquias fueron entonces muy veneradas por los mozárabes a la cabeza de la Algarve que toma su nombre. El primer rey portugués ordenó que fueran traídos a Lisboa, siendo guardadas las reliquias en la capital. Este monasterio fue un importante centro cultural y también donde se formó san Antonio.

En 1289 el Obispo D. Domingos Jardo fundó el Colegio de San Pablo, Eloi y Clemente, para la enseñanza de los cánones y teología. Poco después, y hasta el siglo XVI, Lisboa tenía una maravillosa Universidad fundada por el rey Dionisio I, con el apoyo del clero. En la Universidad sólo se enseñaba teología a partir del siglo XV, siendo administrada por los conventos de los dominicos y franciscanos, erigidos en el siglo XIII. En la segunda década de este siglo, nació en Lisboa Pedro Julião, más tarde Papa con el nombre de Juan XXI (1276 - 1277).

Elevación a archidiócesis[editar]

El Papa Bonifacio IX, responsable de la elevación de la diócesis de Lisboa a la condición de archidiócesis.

La elevación a la dignidad de la catedral arzobispal tuvo lugar el 1394 mediante la bula In eminentissimae dignitatis de Bonifacio IX, y su primer arzobispo fue D. Yoão Anes (1394-1402), y como diócesis sufragáneas tuvo a ÉvoraGuardaLamego y Silves, a las que se unieron en el siglo de ultramar.

En el siglo XVI, el cardenal-rey Enrique I de Portugal, arzobispo de Lisboa, aplicó a la diócesis los decretos reformadores del Concilio de Trento, y fue responsable de la fundación del seminario diocesano de Santa Catarina, en 1566. Fue un lugar modesto y sus estudiantes asistían a las clases del gran colegio jesuita de San Antonio.

Eran tiempo de intensa vida religiosa, alimentada por muchas congregaciones y asociaciones de piedad y caridad religiosas, vinculados a monasterios, conventos y parroquias. Desde finales del siglo XV no se permitieron las diferencias religiosas en el país. Las misiones a ultramar constantemente pedian nuevos colaboradores trabajadores. Fueron santos ejemplares de la época Juan de Brito (India) y el padre Antonio Vieira (Brasil), los dos jesuitas.

Elevación a Patriarcado[editar]

D. Tomás de Almeida, el primer Patriarca de Lisboa.

Después de la creación de la Capilla Real en 1709, su elevación a Colegiata bajo la advocación de Santo Tomás por la bula Apostolatus ministerio de Clemente XI del 1 de marzo de 1710, y de haber sido elevada a Iglesia Metropolitana y a Basílica patriarcal, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, mediante la bula En supremo apostolatus solio de Clemente XI, el 7 de noviembre de 1716, la ciudad de Lisboa y la diócesis se divide en dos partes: el Patriarcado de Lisboa Oeste con sede a la capilla real, con el título de Santa Iglesia Patriarcal, y la archidiócesis de Lisboa Oriental, con sede a la antigua Catedral de Lisboa.[2]  La bula es conocida como "bula de oro" porque el sello fue puesto sobre un disco de oro en vez de sobre uno de plomo.

El 3 de enero de 1718, por la bula Gregis dominici cura", Clemente XI estableció las diócesis sufragáneas: Lamego, Leiria, Funchal y Angra, para el Patriarcado de Lisboa Oeste; y Guarda, Portalegre, Cabo Verde, São Tomé y Congo, para la archidiócesis de Lisboa Oriental.

Durando este periodo, en la archidiócesis de Lisboa el arzobispo solía tener como vicario general a un obispo auxiliar que le asistía y remplazaba si hacía falta, tanto para las funciones pontificales cómo jurisdiccionales. Cómo hoy en día en el caso de los obispos auxiliares, se trataba de un obispo nombrado por la Santa Sede, titular de una antigua diócesis, que aun con carencia de competencia territorial, mantenía las insignias episcopales. Siendo patriarca D. Tomás de Almeida pidió que su vicario general fuera elevado a arzobispo, petición que Clemente XI aceptó el 3 de octubre de 1718, con la cláusula «pro hache vice tantum, te dummodo hujusmodi concessio non transeat in exemplum». Sin embargo, a pesar de la cláusula, el título de arzobispo fue otorgado a todos los Vicarios generales, inicialmente con el título de Lacedemónia y más tarde, con la creación del Reino de Grecia en 1832 que, precisamente incluía Lacedemónia, el título se sustituyó por el de Mitilene.[3]

El Papa Clemente XII concedió al Patriarca de Lisboa la dignidad de cardenal, en 1737.

El 17 de diciembre de 1737, se le concedió la dignidad cardenalicia al Patriarca de Lisboa, mediante la bula "Inter praecipuas apostolici ministerii" de Clemente XII.

El 10 de octubre de 1722Inocencio XIII, por la bula Ad regmen Universalis Ecclesix, concedió para beneficio al Patriarca del uso del hábito prelatico de seda o lana. Este privilegio nunca fue puesto en práctica. El 3 de octubre de 1738Clemente XII, por la bula Praeclara charissimi, otorgó a dignatarios y canónigos que tenían el uso de la mitra y de insignias pontificales, el privilegio de tener un oratorio privado y altar portátil, en todo el país.

El 13 de diciembre de 1740Benedicto XIV, por la bula Salvatoris nostri Mater, aprobó la unión de las dos diócesis, la abolición de gobierno de la iglesia como las distinciones anteriores. La división de la ciudad fue abolida por decreto de D. Joao V, el 31 de agosto de 1741. 

Todos los canónigos de la archidiócesis de Lisboa oriental perdieron su condición. El 17 de noviembre de 1742, los canónigos se reunieron en la antigua sede de Lisboa y recitaron por última vez el Oficio al corazón. Aquel día acabó su título, el hábito y la residencia. En 1746, fue inaugurad la nueva sede patriarcal.

Las ruinas de la Plaza del Patriarcado después del terremoto de Lisboa de 1755.

En el terrible año de 1755, año en qué Lisboa fue trágicamente golpeada por un terremoto de magnitud 9 en la escalera de Richter, se hundió la antigua Capilla Real, situada cerca de Santo Julià, donde estaba situada la nueva sede patriarcal. Esta no llegó a tener sus propias instalaciones y se desplazó temporalmente a la Alcantara pero los incendios sucesivos hicieron que se trasladara a Cotovia.

También debido a este terremoto, fue necesario remodelar el distribución parroquial de Lisboa, con otras sedes y otros límites. La reorganización de las parroquias de la ciudad, hecha por el patriarca D. Fernando de Sousa e Silva en 1780, aconteció la base de añadidos posteriores. Este mismo año, la reina Maria trasladó el antiguo colegio de los jesuitas a Santarém, para que se hiciera allí el seminario diocesano. También fue la reina Maria quién hizo construir la Basílica de la Estrella en honor del Sagrado Corazón de Jesús.

El 1756 se inició la construcción del nuevo edificio del Príncipe Real pero en marzo de 1769, en la vigilias de la festividad del Espíritu Santo, el edificio se quemó por un fuego encendido por la noche. Algunos papeles se mantuvieron en la casa de los marcos. El lugar se hizo conocido por el nombre de "Largo da Patriarcal Queimada". Fue trasladado a la Iglesia de San Roque y después a la Iglesia del Monasterio de San Benedicto de la Salud. El 31 de octubre de 1771, en la vigilia del día de Todos Santos, la sede Patriarcal se quemó por un incendio en la casa donde guardaban los marcos, poniendo en peligro el patrimonio de la Torre do Tumbo instalado en una parte del edificio que Monasterio. El autor del fuego pretendía esconder un robo. El 5 de enero de 1772 fue trasladado al edificio del Monasterio de São Vicente de Fuera, que daría lugar a un fuego nuevo, que golpeó la Capilla de Nuestra Señora de Pilar. El 1792 se instaló a la Capilla Real de Ayuda.

El Papa León XII defiende la exixtencia del patriarcado ante las tentativas del gobierno portugues a inicios del siglo XIX.

El 25 de octubre de 1821, en la reunión de las Cortes Constituyentes se redactó un proyecto sobre la extinción de la sede Patriarcal, presentado en la siguiente reunión del 15 de noviembre. Como solución provisional, las Cortés mandaron suspender todo tipo de pago al patriarcado el 4 de enero de 1822. Se esperaba que se presentara un plan de reforma. El 19 de agosto, el encargado de negocios de Portugal en Roma, Carlos Matias Pereira, fue el encargado de pedir a la Santa Sede la supresión del patriarcado y la restauración del antiguo arzobispado.

El 28 de febrero de 1823, el Papa León XII defendió ante el Gobierno portugués la conservación de la sede Patriarcal.

En 1834, por decreto de 4 de febrero, el rey Pedro IV, extinguió la Santa Iglesia Patriarcal de Lisboa, teniendo en cuenta el informe de la Secretaría de Estado de Asuntos Eclesiásticos y de Justicia, y restauró en la Basílica de Santa Maria la Mayor la archidiócesis metropolitána. En virtud del artículo 5 de dicho decreto se concedió al Cardenal Patriarca de Lisboa el goce de las granjas y otros edificios anejos a Lisboa, antes de perder su puesto. En virtud del artículo 10 todos los activos de cualquier tipo pertenecientes a la extinta o a la Basílica Patriarcal de Santa Maria la Mayor se incorporarian como bienes nacionales. Las relaciones diplomáticas con la Santa Sede fueron abolidas.

El 10 de enero de 1835, se remitió al Cardenal-Patriarca una carta real, acompañada por dos decretos. La carta confirmaba el decreto del 4 de febrero, y ordenó la instalación de un nuevo cabildo en la nueva sede metropolitana el 22 de enero, fiesta del mártir San Vicente, patrón de la diócesis de Lisboa, y determinó que en el ejercicio de sus funciones, el capítulo utilizara las mismas ropas que los canónigos y de los beneficiarios de las otras catedrales del Reino.

D. Francisco de São Luís Saraiva restaurador del patriarcado.

El 16 de noviembre de 1836 y el 9 de enero de 1837 se aprobaron decretos de reorganización de la Catedral. Las relaciones con la Santa Sede se restablecen.

El 9 de noviembre de 1843, mediante la bula "Quamvis aequo" del Papa Gregorio XVIse restituye la Catedral Patriarcal, donde se unieron todos los canónigos y los beneficiarios de la antigüedad, en el templo que tenía que ser designado por el ejecutor de la bula, el cardenal Saraiva. El 3 de julio de 1844, en ejecución de la bula se estableció la sede Patriarcal en la antigua sede.

Después de grandes transformaciones vinculadas a las invasión francesa y las Guerras Liberales con sus consecuencias, la reorganización de la diócesis se realizaron durante el pontificado de Guilherme Henriques de Carvalho a medios del siglo XIX. Consiguió reabrirse el seminario diocesano de Santarém el 1853. Sus sucesores hasta la tercera década del siglo XX tuvieron que sostener la vida católica contra grandes desafíos ideológicos e institucionales antes y después de la proclamación de la Primera República Portuguesa.

República Portuguesa[editar]

A partir de 1929, el Patriarca D. Manuel Gonçalves Cerejeira consolidó la vida diocesana, el fomento de las vocaciones sacerdotales, fundando nuevos seminarios - Olivais (1931), Almada (1935) y Penafirme (1960) - multiplicó las parroquias y la dirección de la apostolado de los laicos. También fue en su tiempo que se reabrió la Catedral de Lisboa, después de ser restablerta arquitectónicamente.

Tras la clausura del Concilio Vaticano II en 1965, hubo la necesidad de una pastoral de la reestructuración en la diócesis de cara a la profunda renovación que la Iglesia estaba pasando. Así, el 18 de abril de 1966 se publicó el decreto para la creación de una "comisión preparatoria de la reestructuración pastoral del Patriarcado de Lisboa" con un llamamiento a los obispos auxiliares, sacerdotes, religiosos y laicos de contribuir a la esperada renovación. Este comité fue el responsable de la reorganización pastoral de la diócesis, la implementación del consejo pastoral diocesano, la secretaría técnica pastoral del clero y de la división de seguridad del Patriarcado a las zonas pastorales.

El Cardenal Cerejeira, patriarca durante más de 40 años.

Por nuevo decreto de 29 de mayo de 1966, el Patriarcado se dividió en las regiones pastorales de Lisboa, Santarém y Setúbal: la Región de Lisboa pastoral se subdividió en ocho zonas pastorales: cuatro zonas en la ciudad de Lisboa (Central, Norte, Oriental y Occidental), la zona de Termo (Oeiras, Cascais, Sintra y Loures), zona Oeste (Mafra, Sobral, Torres Vedras y Lourinhã), Noroeste (parroquias del distrito de Leiria, de Bombarral en Nazaret) y el área de Ribatejo (restantes parroquias Este, Cadaval a Villa Franca de Xira). En este mismo decreto se hizo una invitación a todos los sacerdotes a formar una asamblea del clero, como un primer paso hacia el establecimiento de un Consejo Presbiteral, tal como se hacía en otras diócesis extranjeras, que tenía en la agenda la discusión de un consejo pastoral (que contara con la presencia de los laicos), secretariado de acción pastoral, comisión de actualización doctrinaria, formación apostólica y la seguridad del clero.

En 16 de julio de 1966 se publicó una disposición para designar los titulares de las tres regiones pastorales y las zonas pastorales. Fueron nombrados D. António Xavier Monteiro de Castro (vicario general de Lisboa), D. António Campos (vicario general de Santarém) y el Canónigo Yoão Alves (vicario episcopal de Setúbal). En 29 de noviembre de 1966 se creó la Secretaría de Acción Pastoral, presidida por el canónigo Manuel Falcão y la Comisión de Seguridad Social y Asistencia del Clero del Patriarcado, presidida por el P. Álvaro Proença. El 1 de enero de 1967 entre otros cambios, se estableció la subdivisión de la Región Pastoral de Santarém en tres zonas: Santarem, Norte y Além-Tejo. El 18 de noviembre de 1967 se estableció por decreto el Consejo Presbiteral. En este momento se decidió por el Patriarca y por el Consejo Presbiteral la creación de las nuevas diócesis de Santarém y Setúbal. El 5 de mayo de 1970 se creó por decreto el Consejo Pastoral como prueba de su funcionamiento. [4]

En 1971, D. António Ribeiro fue nombrado patriarca de Lisboa, sucediendo así las casi cuatro décadas de pontificado de D. Manuel Gonçalves Cerejeira, continuando el trabajo, en los nuevos términos exigidos por el Concilio Vaticano II y de la Portugal de antes y después del 25 abril.

D. Manuel Clemente actual Cardenal-Patriarca de Lisboa.

En 1975, a petición del patriarca de Lisboa y de la Conferencia Episcopal Portuguesa, las diócesis de Santarém y Setúbal fueron eregidas por bula papal a partir de territorio del Patriarcado, dejándolo confinado en su dimensión territorial actual. Por esta época, el Sr. António Marcelino Baltasar (obispo auxiliar del Patriarcado de Lisboa entre 1975 y 1983) puso la hipótesis de la creación de una diócesis formada por los territorios cubiertos por el oeste zona pastoral. Teniendo en cuenta la extensión territorial (de Torres Vedras a Alcobaça), se llegó a nombrar la ciudad de Caldas da Rainha como sede por la futura diócesis. Sin embargo, después de una profunda reflexión con las comunidades, se llegó a la conclusión que a pesar de ser una zona con una identidad propia, se recomendó que se mantuviera unida a la diócesis de Lisboa. En 1984, D. António Ribeiro fundó el Seminario de Caparide.

En octubre de 1998 el Patriarca D. José Policarpo transfirió los servicios diocesanos al antiguo Monasterio de São Vicente de Fuera, que ya los alojó entre 1834 y 1910.

El Patriarcado de Lisboa se encuentran algunos templos de importancia histórica, entre los cuales destacan la Catedral Patriarcal Metropolitana de Santa Maria la Mayor, la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, la Basílica del Convento de Mafra y la Basílica de la Virgen María de los Mártires, así como conjuntos arquitectónicos clasificados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como la iglesia del Monasterio de Santa Maria de Belén y la iglesia de la Abadía Real de Santa Maria de Alcobaza.

Episcopologio[editar]

Ver Lista de obispos, arzobispos y patriarcas de Lisboa

Referencias[editar]

  1. a b Página oficial del Patriarcado de Lisboa.
  2. Texto de la bula: Bullarum diplomatum et privilegiorum, vol. XXI, pp. 724-739.
  3. Teresa Ponces, D. António Caetano Maciel Calheiros, Arcebispo de Lacedemónia: notas para uma biografia pessoal e institucional, Lusitania Sacra. Lisboa. ISSN 0076-1508. 2ª S. 18 (2006) 531-549, Centro de Estudos de História Religiosa - Universidade Católica Portuguesa
  4. Luís de Azevedo Mafra, Lisboa no tempo do cardeal cerejeira: um testemunho, Centro de Estudos de História Religiosa, Universidade Católica Portuguesa. (en portugués) 1997. ISBN 972-8361-11-4

Enlaces externos[editar]


Coordenadas: 38°42′53″N 9°7′39″O / 38.71472, -9.12750