Ocultismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El ocultismo, las ciencias ocultas o las artes ocultas es el estudio de diversos conocimientos y prácticas misteriosas de carácter dogmático, como la magia, la alquimia (como disciplina espiritual y filosófica), la adivinación, etc. que desde la antigüedad pretenden estudiar los secretos del universo.[1]​ Estos conocimientos también pretenden desarrollar poderes latentes en el ser humano.

La palabra española «ocultismo» deriva de la voz latina occultus, que significa ‘oculto, clandestino, escondido, secreto’, y que proviene de occulere (‘ocultar’).

Lo oculto es todo aquello que no tiene explicación, cuyo conocimiento no está a disposición de los no iniciados.[2]​ En el lenguaje común, tanto en inglés como en español, lo oculto se refiere al conocimiento de lo paranormal e inexplicable, en oposición del conocimiento de lo medible y explicable, usualmente referido como ciencia.[3]​ El término a veces se utiliza para designar el conocimiento que está destinado a ciertas personas y que debe permanecer fuera de la vista de aquellos no iniciados en el tema. Para muchos estudiosos ocultistas, lo oculto es simplemente el estudio de la realidad espiritual subyacente y más profunda que va más allá de la razón pura y de las ciencias del conocimiento de lo sensible y físico.[4]​ Los términos esotérico[5]​ y arcano tienen un significado similar y en muchos contextos los tres términos son intercambiables.[6][7]

El ocultismo también se refiere a cierto tipo de organizaciones u órdenes, sus enseñanzas y prácticas y a las corrientes literarias y de filosofía espiritual, presentes e históricas, relacionadas con este tema.

También puede entenderse por ciencias ocultas algún cierto tipo de literatura caracterizada por el gusto por el misterio, la trascendencia espiritual o las explicaciones alternativas.

A lo largo de la historia ―pero especialmente durante el auge de la Inquisición―, los cristianos han combatido estas prácticas, afirmando que fueron creadas por Satanás con el propósito de apartar a los seres humanos de la «fe verdadera». En todo caso, las ciencias ocultas tratan de responder a la curiosidad que los seres humanos sienten por buscar explicaciones espirituales a fenómenos físicos, la incertidumbre por lo desconocido. En este sentido, es importante recalcar que algunas de estas creencias están relacionadas con el paganismo, razón por la cual la Iglesia ha sido una de sus principales detractoras.

Ocultismo[editar]

El ocultismo es el estudio de las artes, prácticas o ciencias ocultas como la magia, la alquimia, la percepción extrasensorial, la astrología, el espiritismo y la adivinación, entre otras.

Ejemplos de ciencias ocultas[editar]

Entre los ejemplos más importantes de ciencias ocultas desarrollados en la Antigüedad, se pueden mencionar las siguientes:[8]

La interpretación del ocultismo y sus conceptos puede encontrarse en las estructuras de creencias de ciertas filosofías y religiones como el gnosticismo, el hermetismo, la teosofía, la wicca, el thelema, el satanismo, el neopaganismo o ―en realidad― cualquier religión.[9]​ El historiador británico Nicholas Goodrick-Clarke ofrece una definición más amplia:

El ocultismo tiene sus bases en una forma religiosa de pensar, cuyas raíces se remontan a la Antigüedad y pueden ser descritas como la tradición esotérica de Occidente. Sus principales ingredientes pueden identificarse como el gnosticismo, los tratados herméticos sobre alquimia y magia, el neoplatonismo y la cábala; todos ellos originarios del área del Mediterráneo oriental durante los primeros siglos de nuestra era.Nicholas Goodrick-Clarke[10]

Desarrollo histórico[editar]

La historia de las artes ocultas es muy ambigua, no se conoce a ciencia cierta su origen, pues muchas culturas alrededor del mundo tuvieron prácticas misteriosas y esotéricas desde el inicio de la humanidad. Históricamente ha tenido relaciones estrechas con ciertas religiones o doctrinas puesto que su concepto se ha confundido. Los ocultistas divulgan la noción de un sólo Dios, un sólo poder y energía. Esta energía, Dios, es el dador, el recibidor y el mismo don en sí.

Renacimiento[editar]

En el Renacimiento, el filósofo, médico, astrónomo, abogado, teólogo y mago alemán Cornelio Agrippa (1486-1535) realizó una obra ocultista y esotérica con influencias judeocristianas y cabalísticas. En su obra principal, De occulta philosophia libri tres (1531), recogió todo el conocimiento medieval sobre magia, astrología, alquimia, medicina y filosofía natural y lo respaldó teóricamente. Erudito de fama y protegido por distintas casas reinantes o nobles, fue amigo de gran parte de los filósofos y grandes figuras de su tiempo.

También en el ocultismo se ha mencionado a Leonardo Da Vinci,[cita requerida] personaje que se vio involucrado por abrir cuerpos y realizar cosas que en este tiempo no debían ser realizadas.

Siglo XIX[editar]

Eliphas Levi[editar]

A mediados del siglo XIX el ocultismo tuvo un período de gran apogeo en Francia, de la mano del cabalista Eliphas Lévi, quien produjo una decena de obras esotéricas de importancia, entre las que se destaca Dogma y ritual de alta magia.

Sociedad Teosófica[editar]

Poco tiempo después (1875), Helena Blavatsky y Henry Olcott fundan la Sociedad Teosófica en Nueva York para el estudio de los fenómenos inexplicados de la naturaleza y de las religiones comparadas. Tras la publicación de Isis sin velo y La Doctrina Secreta, el ocultismo se difundió rápidamente por todo Occidente, reapareciendo escuelas de la rosacruz, herméticas y de magia.

Siglo XX[editar]

Tras la muerte de madame Blavatsky, el movimiento teosófico se fracturó y surgieron varios grupos, de la mano de Annie Besant, William Judge y posteriormente Rudolf Steiner (fundador de la antroposofía) y Alice Bailey.

La Escuela Arcana de Alice Bailey puede ser considerada el más inmediato antepasado del fenómeno de la Nueva Era y la supuesta canalización de entidades que enseñan las doctrinas del nuevo tiempo, como los maestros ascendidos, entre ellos Djwhal Khul. Del tronco teosófico también surgen otras sectas como Nueva Acrópolis.

Rosacruz[editar]

Aparecieron grupos de tendencia masónica, como el Fraternidad Rosacruz (de Max Heindel), la Fraternidad Rosacruz Antigua (de Arnold Krumm-Heller) y AMORC (sigla de la Antigua y Mística Orden Rosae Crucis, de Harvey Spencer Lewis).

Magia ritual[editar]

El moderno movimiento de la magia ritual se inspiró en las doctrinas del grupo esotérico Orden Hermética de la Aurora Dorada, el cual fue fundado por MacGregor Mathers, quien afirmaba que estaba continuando el legado de una orden rosacruz alemana conocida como Orden de la Rosa Oro Rubí y de la Cruz de Oro. Actualmente la magia ritual pone un particular énfasis en los continuadores del estafador británico Aleister Crowley.

Las ciencias ocultas y la nueva era[editar]

Dentro del movimiento denominado nueva era (o new age), se ha desarrollado el interés por el conjunto de diversas creencias y de prácticas que no necesariamente excluye el interés por las anteriores. Las ideas reformuladas por sus partidarios suelen relacionarse con la medicina holística, las medicinas alternativas o tradicionales y el misticismo. También se incluyen numerosas ciencias ocultas y pseudociencias, perspectivas generales sobre historia, religión, espiritualidad, estilos de vida y ciertos tipos de música. Algunos de los temas relacionados son:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española: «Ocultismo», definición publicada en el Diccionario de la lengua española. Madrid: Espasa Calpe, 2001.
  2. «Oculto», definición publicada en el sitio web Wikcionario.
  3. Underhill, E. (1974): Mysticism. Nueva York: Meridian, 1974.
  4. Blavatsky, H. P. (1897): Occultism of the secret doctrine. Whitefish (MT): Kessinger Publishing, 1897.
  5. Sociedad Biosófica: «¿Por qué la biosofía?», artículo publicado en la Revista Biosofía (España), edición n.º 1.
    Desde una postura no académica, y sí más vivencial, el verdadero esoterismo no tiene nada que ver con supersticiones, creencias y fenómenos milagreros, posturas que ―juntamente con las del fanatismo, el sectarismo y la intolerancia― se colocan entre los grandes obstáculos para la madurez evolutiva del ser humano, y para el crecimiento para una conciencia más amplia y más libre. El esoterismo propugna por el reconocimiento de una sabiduría universal que atraviesa múltiples tiempos y latitudes (con sus peculiaridades civilizatorias y culturales), y que ha ido (y continuará) manifestándose a través de las más diversas formas y tradiciones ―religiosas, filosóficas y científicas― capaces de contribuir a su comprensión. Entiende el espíritu y la materia como los dos polos (o el padre y la madre, de cuya relación nace la conciencia individual) de la vida universal que los sintetiza, y por eso sustenta la posibilidad de una conciencia del espíritu o ciencia esotérica ―incidente sobre el mundo interno de causas, valores y significados― de la misma manera como se considera posible una ciencia de la materia ―el mundo externo de los efectos fenoménicos, de los objetos y significantes.
  6. Houghton Mifflin Company (2004): The American Heritage College Thesaurus (pág. 530). Boston (Estados Unidos): Houghton Mifflin (2004).
  7. Wright, C. F. (1895): An outline of the principles of modern theosophy. Boston (Estados Unidos): New England Theosophical Corporation, 1895.
  8. «¿Por qué la gente cree en las pseudociencias y el esoterismo? Muchos investigadores se han preguntado por qué la gente se siente tan fascinada con la astrología, las casas encantadas y cosas por el estilo» 22/11/2013 http://www.diarioveloz.com/notas/109875-por-que-la-gente-cree-las-pseudociencias-y-el-esoterismo Consultado el 25 de noviembre de 2017 Diario Veloz
  9. Drury, Nevill: The Watkins dictionary of magic (pág. 3). ISBN 1-84293-152-0.
  10. Goodrick-Clarke, Nicholas (1985): The occult roots of nazism (pág. 17), 1985. ISBN 0-85030-402-4.

Enlaces externos[editar]