Aromaterapia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Aromaterapia
Medicina alternativa
Aromatas.JPG
Un difusor y una botella de aceite esencial.
Clasificación y recursos externos
MeSH D019341
Star of life caution.svgAviso médico

La aromaterapia es una forma de medicina alternativa basada en el uso de materiales aromáticos, incluidos los aceites esenciales y otros compuestos aromáticos, con el objetivo de mejorar el bienestar psicológico o físico[1]​ para la cual no existe buena evidencia de eficacia.[2][3]

En aromaterapia se utilizan mezclas de aceites esenciales y otros productos derivados de vegetales supuestamente terapéuticos que pueden usarse en distintas modalidades como aplicación por inhalación, tópica, interna (oral, anal, vaginal) o durante inmersión en agua. No existe buena evidencia médica de que la aromaterapia pueda prevenir, tratar o curar enfermedades.[2]​ Hay pruebas controvertidas de que puede ser eficaz para combatir las náuseas y los vómitos postoperatorios.[4][5]​ Sin embargo el gobierno de Australia no encontró evidencia de efectividad para la aromaterapia en sus análisis de 2015.[6]

Se ofrece tanto como una terapia complementaria o como una forma de medicina alternativa, en el primer caso junto con los tratamientos convencionales basados en evidencia científica,[7]​ y en el segundo en lugar de ellos, reemplazándolos por completo.[8]

Historia[editar]

El uso de aceites esenciales para fines terapéuticos, espirituales, higiénicos y rituales se remonta a las civilizaciones antiguas, incluidos los chinos, los indios, los egipcios, los griegos y los romanos que los usaban en cosméticos, perfumes y drogas.[9]

Dioscórides describe los aceites, junto con las creencias de la época con respecto a sus propiedades curativas, en su De Materia Medica, escrito en el siglo primero.[10]​ Los aceites esenciales destilados han sido empleados como medicamentos desde el siglo XI,[11]​ cuando Avicena aisló aceites esenciales mediante destilación al vapor.[12]

En la era de la medicina moderna, la denominación de este tratamiento apareció por primera vez en forma impresa en 1937 en un libro francés sobre el tema: Aromathérapie: Les Huiles Essentielles, Hormones Végétales escrito por el químico René-Maurice Gattefossé. Una versión en inglés del cual fue publicada en 1993.[13]​ Aparentemente, en 1910, Gattefossé se quemó gravemente una mano y luego afirmó haberla tratado eficazmente con aceite de lavanda lo que lo llevó a investigar la composición química de los aceites esenciales y su uso médico.[14]

Posteriormente el cirujano de la armada francesa Jean Valnet, utilizó aceites esenciales como antisépticos para tratar a los soldados heridos en combate durante la Segunda Guerra Mundial. En 1964 Valnet publicó Aromathérapie, obra considerada como fundamental para la aromaterapia.[15]

Eficacia[editar]

No existe buena evidencia médica de que la aromaterapia pueda prevenir o curar enfermedades.[16][17]

En 2015, el Departamento de Salud del Gobierno de Australia publicó los resultados de una revisión de terapias alternativas que buscaban determinar si alguna era adecuada para estar cubierta por el seguro de salud. La aromaterapia fue una de las 17 terapias evaluadas para las cuales no se encontró evidencia de efectividad.[18]

Aunque no ha hay evidencia médica que respalde la posibilidad de curar enfermedades con aromaterapia, la investigación clínica ha encontrado que la intervención fitoterapéutica (es decir, la aromaterapia) puede ayudar a reducir los niveles de ansiedad durante el proceso del parto.[19]​ Y en pacientes con cáncer, se ha descubierto que la aromaterapia reduce los síntomas de ansiedad y depresión.[20]

Algunas investigaciones han encontrado que un aceite esencial de aromaterapia de uso común, el aceite esencial de bergamota (citrus bergamia) exhibe propiedades antiinflamatorias y analgésicas cuando se aplica al área afectada.[21]

La evidencia de la eficacia de la aromaterapia en el tratamiento de afecciones médicas es deficiente, con una falta particular de estudios que empleen una metodología rigurosa.[22][23]​ Una serie de revisiones sistemáticas han estudiado la efectividad clínica de la aromaterapia con respecto al manejo del dolor en el trabajo de parto,[24]​ el tratamiento de las náuseas y vómitos postoperatorios,[25]​ manejo de conductas desafiantes en personas que tienen demencia,[26]​ y síntomas alivio en pacientes con cáncer.[27]​ Y mientras que algunos estudios han llegado a la conclusión de que mejora el estado de ánimo del paciente, no hay evidencia concluyente sobre cómo funciona en el manejo del dolor.[28]​ Los estudios no han sido concluyentes debido al hecho de que no existe evidencia directa. Todas estas revisiones informan una falta de evidencia sobre la efectividad de la aromaterapia.[20]​ Se encontró que los estudios eran de baja calidad, lo que significa que se necesitan más ensayos controlados aleatorios a gran escala bien diseñados antes de poder llegar a conclusiones claras sobre la efectividad real de la aromaterapia.[20]​ Entre estos estudios se encuentran algunos que sugieren que la estimulación olfativa puede tener efectos fisiológicos demostrables y por lo tanto apuntan a la posible efectividad de la técnica.[29][30][31]

Seguridad y efectos adversos[editar]

La aromaterapia conlleva una serie de riesgos de efectos adversos. Tomando esto en consideración, combinado con la falta de evidencia de su beneficio terapéutico, hace que la práctica tenga un valor cuestionable.[32]

Hay una gran cantidad de estudios que exploran la preocupacion de que al estar los aceites esenciales altamente concentrados, pueden irritar la piel cuando se usan en forma no diluida.[33][34]​ Por ello, normalmente se diluyen con un aceite portador para aplicación tópica, como el aceite de jojoba, de oliva o de coco. También pueden ocurrir reacciones fototóxicas con aceites de cáscara de cítricos como el limón o la lima.[35]​ Además, muchos aceites esenciales tienen componentes químicos que son sensibilizadores (lo que significa que, después de varios usos, causarán reacciones en la piel y más aún en el resto del cuerpo). La composición química de los aceites esenciales podría verse afectada por los herbicidas si las plantas de las que se extraen son cultivadas en lugar de cosecharse en el medio silvestre.[36][37]

Algunos aceites pueden ser tóxicos para algunos animales domésticos, siendo los gatos particularmente propensos a este problema.[38]

La mayoría de los aceites también pueden ser tóxicos para los humanos.[39]​ Un informe de tres casos documentó ginecomastia (agrandamiento patológico de glándulas mamarias en el hombre) en niños prepúberes que estuvieron expuestos a aceites tópicos de lavanda y árbol de té.[40]​ El Consejo Comercial de Aromaterapia del Reino Unido emitió una refutación.[41]​ Y la Asociación Australiana del Árbol del Té, un grupo que promueve los intereses de los productores, exportadores y fabricantes australianos de aceite de árbol del té, emitió una carta que cuestionaba el estudio y solicitó la retractación del New England Journal of Medicine.[42]​ Sin embargo, otro artículo publicado por un grupo de investigación diferente también documentó tres casos de ginecomastia en niños prepúberes que estuvieron expuestos al aceite de lavanda tópico.[43]

Mientras que algunos abogan por la ingestión de aceites esenciales con fines terapéuticos, los profesionales de aromaterapia con licencia no recomiendan autorecetarse debido a la naturaleza altamente tóxica de algunos aceites esenciales. Algunos aceites muy comunes como el eucalipto son extremadamente tóxicos cuando se toman internamente. Se ha informado que dosis tan bajas como 2 ml causan síntomas clínicamente significativos y puede ocurrir una intoxicación grave después de la ingestión de tan solo 4 ml.[44]​ Algunos casos reportados de reacciones tóxicas como daño hepático y convulsiones han ocurrido después de la ingestión de salvia, hisopo, thuja y aceites de cedro.[45]​ La ingestión accidental puede ocurrir cuando los aceites no se mantienen fuera del alcance de los niños. Los aceites tanto ingeridos como aplicados en la piel pueden tener interacciones negativas con la medicina convencional. Por ejemplo, el uso tópico de aceites con alto contenido de salicilato de metilo como el de gaulteria puede causar sangrado en los usuarios que toman el anticoagulante warfarina.[46]

Pureza de los aceites[editar]

El análisis mediante cromatografía de gases (GC) y espectrometría de masas (MS) puede usarse para establecer la calidad de los aceites esenciales. Estas técnicas pueden medir los niveles de componentes a unas pocas partes por mil millones.[47]​ Sin embargo, esto no permite determinar si cada componente es natural o si un aceite pobre ha sido "mejorado" mediante la adición de productos químicos aromáticos sintéticos, esto último a menudo se determina por las impurezas menores presentes. Por ejemplo, el linalool hecho de plantas irá acompañado de una pequeña cantidad de hidro-linalool, mientras que el linalool sintético tiene trazas de dihidro-linalool.[48]

Usos populares de los aceites esenciales[editar]

Estos son algunos de los aceites esenciales más utilizados y las condiciones para las cuales se les atribuyen supuestas propiedades curativas:[1]

  • Aceite de menta: Problemas digestivos.
  • Aceite de romero: Estimulante mental, y para combatir dolores musculares.
  • Aceite de lavanda: Dolores de cabeza, insomnio, quemaduras y dolor generalizado.
  • Aceite de sándalo: Depresión, ansiedad, y tensión nerviosa.
  • Aceite de árbol de te: Problemas respiratorios, fungicida, antibaterial, y antiviral.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Aromatherapy». Better Health Channel (en inglés). Archivado desde el original el 27 de febrero de 2012. Consultado el 14 de agosto de 2014. 
  2. a b Lee, Myeong Soo; Choi, Jiae; Posadzki, Paul; Ernst, Edzard (marzo de 2012). «Aromatherapy for health care: An overview of systematic reviews». Maturitas (en inglés) 71 (3): 257-260. PMID 22285469. doi:10.1016/j.maturitas.2011.12.018. 
  3. «Diccionario de la Real Academia». 
  4. Ades TB, ed. (2009). «Aromatherapy». American Cancer Society Complete Guide to Complementary and Alternative Cancer Therapies (2nd edición). American Cancer Society. pp. 57-60. ISBN 978-0-944235-71-3. 
  5. «Aromatherapy for treatment of postoperative nausea and vomiting». Cochrane Database Syst Rev 3: CD007598. March 2018. PMC 6494172 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 29523018. doi:10.1002/14651858.CD007598.pub3. 
  6. Baggoley C (2015). «Review of the Australian Government Rebate on Natural Therapies for Private Health Insurance» (en inglés). Australian Government – Department of Health. Archivado desde el original el 26 de junio de 2016. Consultado el 12 de diciembre de 2015. 
  7. Kuriyama, Hiroko; Watanabe, Satoko; Nakaya, Takaaki; Shigemori, Ichiro; Kita, Masakazu; Yoshida, Noriko; Masaki, Daiki; Tadai, Toshiaki et al. (2005). «Immunological and Psychological Benefits of Aromatherapy Massage». Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2 (2): 179-184. PMC 1142199. PMID 15937558. doi:10.1093/ecam/neh087. 
  8. «Alternative therapies and cancer - Cancer Information». Macmillan Cancer Support (en inglés). 17 de abril de 2014. Archivado desde el original el 3 de octubre de 2014. Consultado el 21 de agosto de 2019. 
  9. «University of Maryland Medical Center - Aromatherapy». University of Maryland Medical Center (en inglés). University of Maryland Medical Center. Consultado el 13 de agosto de 2014. 
  10. Dioscorides, Pedanius; Goodyer, John (trans.) (1959). Gunther, R.T., ed. The Greek Herbal of Dioscorides (en inglés). New York: Hafner Publishing. OCLC 3570794. [página requerida]
  11. Forbes, R.J. (1970). A short history of the art of distillation. Leiden: E.J. Brill. OCLC 2559231. [página requerida]
  12. Ericksen, Marlene (2000). Healing With Aromatherapy (en inglés). New York: McGraw-Hill. p. 9. ISBN 0-658-00382-8. 
  13. Gattefossé, R.-M.; Tisserand, R. (1993). Gattefossé's aromatherapy. Saffron Walden: C.W. Daniel. ISBN 0-85207-236-8. [página requerida]
  14. «Aromatherapy» (en inglés). University of Maryland Medical Center. Consultado el 24 de octubre de 2010. 
  15. Valnet, J.; Tisserand, R. (1990). The practice of aromatherapy: A classic compendium of plant medicines & their healing properties. Rochester, VT: Healing Arts Press. ISBN 0-89281-398-9. [página requerida]
  16. Ades TB, ed. (2009). «Aromatherapy». American Cancer Society Complete Guide to Complementary and Alternative Cancer Therapies (2nd edición). American Cancer Society. pp. 57-60. ISBN 978-0-944235-71-3. 
  17. Barrett, S. «Aromatherapy: Making Dollars out of Scents». Science & Pseudoscience Review in Mental Health (en inglés). Scientific Review of Mental Health Practice. Consultado el 21 de febrero de 2013. 
  18. Baggoley C (2015). «Review of the Australian Government Rebate on Natural Therapies for Private Health Insurance» (en inglés). Australian Government – Department of Health. Archivado desde el original el 26 de junio de 2016. Consultado el 12 de diciembre de 2015. 
  19. Ghiasi, Ashraf; Bagheri, Leila; Haseli, Arezoo (1 de marzo de 2019). «A Systematic Review on the Anxiolytic Effect of Aromatherapy during the First Stage of Labor». Journal of Caring Sciences (en inglés) 8 (1): 51-60. ISSN 2251-9920. PMC 6428160 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 30915314 |pmid= incorrecto (ayuda). doi:10.15171/jcs.2019.008. 
  20. a b c PDQ. «Aromatherapy With Essential Oils». National Cancer Institute (en inglés). National Cancer Institute. 
  21. Navarra, Michele; Mannucci, Carmen; Delbò, Marisa; Calapai, Gioacchino (2 de marzo de 2015). «Citrus bergamia essential oil: from basic research to clinical application». Frontiers in Pharmacology (en inglés) 6. ISSN 1663-9812. doi:10.3389/fphar.2015.00036. 
  22. van der Watt, G; Janca, A (2008). «Aromatherapy in nursing and mental health care». Contemporary Nurse 30 (1): 69-75. PMID 19072192. doi:10.5172/conu.673.30.1.69. Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  23. Edris, AE (2007). «Pharmaceutical and therapeutic Potentials of essential oils and their individual volatile constituents: A review». Phytotherapy Research (en inglés) 21 (4): 308-323. PMID 17199238. doi:10.1002/ptr.2072. 
  24. «Aromatherapy for pain management in labour». Cochrane Database Syst Rev (en inglés) (7): CD009215. 2011. PMID 21735438. doi:10.1002/14651858.CD009215. 
  25. «Aromatherapy for treatment of postoperative nausea and vomiting». Cochrane Database Syst Rev 3: CD007598. March 2018. PMC 6494172 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 29523018. doi:10.1002/14651858.CD007598.pub3. 
  26. «Aromatherapy for dementia». Cochrane Database Syst Rev (en inglés) (2): CD003150. febrero de 2014. PMID 24569873. doi:10.1002/14651858.CD003150.pub2. 
  27. «Massage with or without aromatherapy for symptom relief in people with cancer». Cochrane Database Syst Rev (en inglés) (6): CD009873. 2016. PMID 27258432. doi:10.1002/14651858.CD009873.pub3. 
  28. Lakhan, Sheafer, Tepper, Shaheen, Heather, Deborah (2016). «The Effectiveness of Aromatherapy in Reducing Pain: A Systematic Review and Meta-Analysis». Pain Research and Treatment (en inglés) 2016: 13. 
  29. Igarashi, Miho; Ikei, Harumi; Song, Chorong; Miyazaki, Yoshifumi (diciembre de 2014). «Effects of olfactory stimulation with rose and orange oil on prefrontal cortex activity». Complementary Therapies in Medicine 22 (6): 1027-1031. ISSN 1873-6963. PMID 25453523. doi:10.1016/j.ctim.2014.09.003. Consultado el 15 de marzo de 2018. 
  30. Niijima, Akira; Nagai, Katsuya (noviembre de 2003). «Effect of olfactory stimulation with flavor of grapefruit oil and lemon oil on the activity of sympathetic branch in the white adipose tissue of the epididymis». Experimental Biology and Medicine (Maywood, N.J.) 228 (10): 1190-1192. ISSN 1535-3702. PMID 14610259. Consultado el 15 de marzo de 2018. 
  31. Matsumoto, Tamaki; Asakura, Hiroyuki; Hayashi, Tatsuya (junio de 2014). «Effects of olfactory stimulation from the fragrance of the Japanese citrus fruit yuzu (Citrus junos Sieb. ex Tanaka) on mood states and salivary chromogranin A as an endocrinologic stress marker». Journal of Alternative and Complementary Medicine (New York, N.Y.) 20 (6): 500-506. ISSN 1557-7708. PMC PMC4048973 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 24742226. doi:10.1089/acm.2013.0425. Consultado el 15 de marzo de 2018. 
  32. «Adverse effects of aromatherapy: a systematic review of case reports and case series». Int J Risk Saf Med (en inglés) 24 (3): 147-161. 2012. PMID 22936057. doi:10.3233/JRS-2012-0568. 
  33. Manion, Widder, Chelsea, Rebecca (mayo de 2017). «Essentials of essential oils». American Journal of Health-System Pharmacy (en inglés) 74 (9). 
  34. Grassman, J; Elstner, E F (1973). «Essential Oils». Caballero, Benjamin; Trugo, Luiz C; Finglas, eds. Encyclopedia of Food Sciences and Nutrition (en inglés) (2nd edición). Academic Press. ISBN 0-12-227055-X. [página requerida]
  35. Cather, JC; MacKnet, MR; Menter, MA (2000). «Hyperpigmented macules and streaks». Proceedings (en inglés) (Baylor University Medical Center) 13 (4): 405-406. PMC 1312240. PMID 16389350. doi:10.1080/08998280.2000.11927714. 
  36. Edwards, J; Bienvenu, FE (1999). «Investigations into the use of flame and the herbicide, paraquat, to control peppermint rust in north-east Victoria, Australia». Australasian Plant Pathology (en inglés) 28 (3): 212. doi:10.1071/AP99036. 
  37. Adamovic, DS. «Variability of herbicide efficiency and their effect upon yield and quality of peppermint (Mentha X Piperital L.)» (en inglés). Consultado el 6 de junio de 2009. 
  38. Bischoff, K; Guale, F (1998). «Australian Tea Tree (Melaleuca Alternifolia) Oil Poisoning in Three Purebred Cats». Journal of Veterinary Diagnostic Investigation (en inglés) 10 (2): 208-210. PMID 9576358. doi:10.1177/104063879801000223. 
  39. American College of Healthcare Sciences. «Essential Oil». American College of Healthcare Sciences (en inglés). Accredited Online Holistic Health College. Consultado el 13 de abril de 2019. 
  40. «Prepubertal gynecomastia linked to lavender and tea tree oils». N. Engl. J. Med. (en inglés) 356 (5): 479-485. 2007. PMID 17267908. doi:10.1056/NEJMoa064725. 
  41. «Lavender & Tea Tree Oil Rebuttle(sic)». 
  42. 'ATTIA refutes gynecomastia link', Fecha: 21 de febrero de 2007 (En inglés)
  43. «Prepubertal gynecomastia and chronic lavender exposure: report of three cases». J. Pediatr. Endocrinol. Metab. (en inglés) 29 (1): 103-107. 2016. PMID 26353172. doi:10.1515/jpem-2015-0248. 
  44. «Eucalyptus oil» (en inglés). International Programme on Chemical Safety (UPCS). 
  45. Millet, Y; Jouglard, J; Steinmetz, MD; Tognetti, P; Joanny, P; Arditti, J (1981). «Toxicity of Some Essential Plant Oils. Clinical and Experimental Study». Clinical Toxicology (en inglés) 18 (12): 1485-1498. PMID 7333081. doi:10.3109/15563658108990357. 
  46. Wilson, Debra Rose. «About Wintergreen Essential Oil». www.healthline.com (en inglés). Healthline Media. 
  47. Adams, Robert P. (2007). Identification of Essential Oil Components by Gas Chromatography/Mass Spectrometry (en inglés). 
  48. Jose A. Fadul, ed. (2014). Encyclopedia of Theory & Practice in Psychotherapy & Counseling (en inglés). Lulu. p. 48. ISBN 9781312078369. Consultado el 21 de octubre de 2019.