Mariano Rivera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Mariano Rivera
Mariano Rivera pre-game in Baltimore 05-08-09 5.jpeg
Datos personales
Apodo(s) Mo, The Sandman
Nacimiento Ciudad de Panamá, Panamá
29 de noviembre de 1969 (52 años)
Nacionalidad(es) Panameña
Altura 1,88 m (6 2 )
Peso 88 kg (194 lb)
Carrera deportiva
Deporte Béisbol
Club profesional
Debut deportivo 23 de mayo de 1995
(New York Yankees)
Club Retirado
Liga MLB
Posición Lanzador
Dorsal(es) 42
Retirada deportiva 26 de septiembre de 2013
(New York Yankees)
Trayectoria

Mariano Rivera (Ciudad de Panamá, Panamá; 29 de noviembre de 1969) es un exjugador profesional de béisbol panameño. Jugaba en la posición de lanzador y desarrolló toda su carrera en los New York Yankees de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB).

Considerado como uno de los mejores relevistas de la historia, Rivera fue trece veces All-Star y campeón de la Serie Mundial en cinco ocasiones. El 22 de enero de 2019 fue elegido al Salón de la Fama de Cooperstown con el 100% de los votos convirtiéndose en el primer jugador de las Grandes Ligas en ser elegido de forma unánime.

Primeros años[editar]

Mariano Rivera nació en la Ciudad de Panamá el 29 de noviembre de 1969,[1]​ hijo de Mariano Rivera Palacios y Delia Jiron.[2]​ Tiene una hermana mayor, Delia, y dos hermanos menores, Álvaro y Giraldo.[3]​ La familia se sustentaba mediante el trabajo del padre como capitán de un barco pesquero y vivía en Puerto Caimito, un pueblo panameño que Rivera describió como «pobre».[4]​ Cuando era joven, jugaba a béisbol con sus amigos en la playa, a la vez que al fútbol, que era su deporte favorito.[5][6]​ Para los partidos de béisbol, el grupo usaba cartones de leche en vez de guantes y ramas de árboles en lugar de bates,[7]​ a la par que creaba las pelotas pegando fajos de redes de pesca trituradas.[8][9]​ Usó este equipo improvisado hasta que su padre le compró sus primeras manoplas de cuero cuando tenía doce años.[10]​ Por otro lado, al hablar de su juventud, declaró que aunque se mantuvo alejado de los problemas, «se estaba juntando con la gente equivocada».[11]

Asistió a las escuelas Victoriano Chacón para la educación primaria y Pedro Pablo Sánchez para su enseñanza media,[12]​ si bien abandonó en noveno grado.[13]​ A los dieciséis años comenzó a trabajar capturando sardinas en un barco comercial capitaneado por su padre.[8][9]​ Esto le ocupaba seis días a la semana durante todo el año y lo calificó como «extremadamente difícil»,[14]​ además de indicar que estaba más interesado en convertirse en mecánico.[9]​ Pasó tres años aprendiendo el oficio de pesca,[14]​ a la vez que ahorraba el dinero que ganaba con la esperanza de abrir un taller de reparación de automóviles.[15]​ En 1989, a los diecinueve años, se vio obligado a abandonar el barco de su padre después de que comenzara a zozobrar debido a una bomba de agua que no funcionaba bien y un sobrepeso de pescado.[7][16][17]

Continuó practicando deportes durante su adolescencia, si bien dejó el fútbol alrededor de los diecisiete años, en parte debido a una serie de lesiones en el tobillo y la rodilla. En consecuencia, centró su atención en el béisbol, aunque como pasatiempo más que como una posible profesión a futuro.[8]​ A los dieciocho, se unió con el papel de jugador polivalente a los Vaqueros, un equipo de aficionados de la provincia Panamá Oeste.[18][19]​ El ojeador Herb Raybourn lo observó jugar como campocorto en un torneo celebrado en 1988, pero no creyó que tuviera potencial para las Grandes Ligas (MLB).[20]​ Un año después,[21]​ el lanzador de los Vaqueros se desempeñó tan mal en un juego de las eliminatorias que se le pidió a Rivera que lo reemplazara y, a pesar de no tener experiencia en el puesto, tuvo una buena actuación.[22]​ Dos de sus compañeros de equipo, Claudino Hernández y Emilio Gáez, contactaron con Chico Heron, un cazatalentos de los New York Yankees. Tras un par de semanas de su debut como lanzador, recibió una invitación a un campamento de prueba de los neoyorquinos dirigido por el propio Heron y con lugar en la capital de Panamá.[21]​ Raybourn, quien había regresado al país, recibió la noticia y, aunque se sorprendió al saber que había cambiado de posición, quiso verlo lanzar.[20]​ A pesar de que no tenía un entrenamiento formal como pícher, pesaba 70 kg y poseía una fuerza de tiro de 137 a 140 kilómetros por hora, Raybourn quedó impresionado por su atletismo y su movimiento de lanzamiento suave y sin esfuerzo.[21]​ Al verlo como un talento en bruto, este lo firmó para los Yankees el 17 de febrero de 1990 como agente libre en calidad de amateur.[21]​ El contrato incluía una bonificación de 2500 USD, según registros de la MLB.[20]

Carrera profesional[editar]

Ligas Menores (1990-1995)[editar]

Después de firmar su contrato y sin saber hablar inglés ni haber salido nunca de su país, voló a los Estados Unidos y se unió al equipo afiliado de los Yankees en la Gulf Coast League (GCL), perteneciente a las Ligas Menores.[8]​ Sintiéndose solo y nostálgico, escribía a menudo a sus padres, ya que no tenían acceso a teléfonos en Puerto Caimito.[10]​ En ese momento de su carrera, los cazatalentos lo consideraban, en el mejor de los casos, un «prospecto marginal»,[23]​ pero progresó con una sólida sesión 1990. Lanzando principalmente como relevista, permitió únicamente veinticuatro carreras en base y una limpia en cincuenta y dos entradas, un promedio de carreras limpias permitidas (ERA) de 0.17.[24]​ El equipo permitió que jugara como abridor el encuentro final de la temporada para que acumulara suficientes entradas lanzadas para calificar al título de efectividad de la liga (que conllevaba un bono de 500 USD); su posterior no hit no run de siete entradas «lo puso en el mapa de la organización», según el mánager Glenn Sherlock.[25]​ En la temporada baja, regresó a Panamá y avisó a Raybourn sobre un jugador local prometedor, Rubén, su primo de dieciséis años, a quien los Yankees firmaron.[21]

En 1991, le ascendieron a los Greensboro Hornets de la South Atlantic League, de Clase A, donde sirvió como titular en quince de los veintinueve juegos en los que lanzó. A pesar de un registro de cuatro victorias y nueve derrotas,[nota 1]​ alcanzó una efectividad de 2.75 en 114+2⁄3 entradas y eliminó a 136 bateadores, con 36 bases por bolas.[24]​ El mánager de los Yankees, Buck Showalter, se dio cuenta de la sólida proporción de ponches por base por bolas de Rivera, que calificó de «impresionante en cualquier liga» y añadió: «Este tipo lo logrará».[27]​ Un cazatalentos de los Cincinnati Reds presentó un informe esa temporada que lo describía de la siguiente manera: «Brazos largos con cuerpo esbelto y fuerte, acciones sueltas... desafiará en velocidad... la madurez es una cuestión, la consistencia es una pregunta... será necesario mantener la consistencia para mejorar y avanzar».[28]

Al año siguiente volvió a subir de categoría, esta vez a la Clase A Avanzada, y se trasladó para jugar en la Florida State League con los Fort Lauderdale Yankees. Si bien se perdió el primer tercio de la temporada por un cuadro clínico de rigidez en el codo,[29]​ sirvió de titular en diez partidos,[24]​ con un registro de cinco victorias y tres derrotas, así como 2.28 de ERA.[30]​ En última instancia, se le dejó de lado nuevamente después de una lesión en el ligamento colateral cubital de su codo derecho. Se sometió a una cirugía el 27 de agosto de 1992,[31]​ lo que suscitó preocupaciones porque le dejaría un tiempo fuera de los campos de juego.[30]​ Contrariamente a la creencia popular, no se trató de una operación conocida como cirugía Tommy John, pues el especialista Frank Jobe determinó que el reemplazo de ligamentos no era necesario y en su lugar reparó el ligamento deshilachado.[32]​ En 1992 se celebró un draft por la expansión de la MLB, con el objetivo de llenar las plantillas de dos nuevos equipos, los Florida Marlins y los Colorado Rockies.[1]​ En un momento de la selección, el gerente general de los Marlins, Dave Dombrowski, planeaba escoger a Rivera, pero después de que los Rockies eligieran al neoyorquino Brad Ausmus, los Yankees quedaron protegidos de perder más jugadores, por lo que el panameño no salió de la entidad.[33]

Durante su rehabilitación jugó a atrapar la pelota con los exlanzadores de los Yankees Whitey Ford y Ron Guidry, y enfrentó la práctica de bateo del entrenador Hoyt Wilhelm.[34]​ Después de recuperarse, actuó por un corto periodo de la temporada 1993 en los Hornets y en el nivel Rookie de la franquicia, con un número limitado de tiros con motivo de la lesión.[35][36]​ En doce aperturas, registró una efectividad de 2.08,[35]​ con dieciséis bases por bolas en 43+1⁄3 entradas.[24]​ Por otro lado, al verlo reponerse de su lesión, el anotador oficial de los Hornets, Ogi Overman, dijo: «Pensé que él estaba en un viaje de ida hacia ninguna parte».[37]

Comenzó la temporada 1994 con los Tampa Yankees, de la Florida State League, mientras que en junio pasó a los Albany-Colonie Yankees de la Eastern League (Doble-A),[38]​ y en julio a los Columbus Clippersal de la International League (Triple A).[39]​ Concluyó la campaña con un registro de diez victorias por dos derrotas, con un ERA de 3.09, pero donde más difícil se le hizo fue en los Columbus,[40]​ ya que su efectividad cayó hasta 5.81 en un total de seis aperturas.[39]​ Al comienzo de la siguiente sesión, la revista Baseball America lo clasificó como el noveno mejor prospecto en la organización de los Yankees,[41]​ en contraste con su primo Rubén que alcanzó el segundo puesto de entre todos los equipos.[42]​ En ese momento, su repertorio de lanzamiento consistía principalmente en bolas rápidas, con un control deslizante y un cambio como tiros secundarios.[34]​ Por otro lado, esa temporada jugó para los Columbus, con un registro de 1-1 y una efectividad de 1.50 en cuatro aperturas.[43]

Perfil de jugador[editar]

Estilo de lanzamiento[editar]

Su repertorio se compone principalmente de pitcheo un tono, un agudo sin precedentes, 90 millas por hora (mph) recta cortada que se ha llamado un paso grande de todos los tiempos. Rivera es considerado por los expertos del béisbol como uno de los relevistas más dominantes en la historia de las Mayores. Lanzando una longevidad fuera de lo común y la coherencia con el papel más cerca, él ha salvado al menos 25 partidos en 15 temporadas consecutivas y ha publicado una efectividad por debajo de 2,00 en 11 estaciones, ambos de los cuales son los registros.

Su ERA (del inglés "Earned run average") de 2,21 y WHIP de 1.00 son las más bajas en las ligas mayores de béisbol. En el campo es bien conocido por su compostura y conducta reservada, que contrastan con la efusividad de muchos otros cerradores.

Vida personal[editar]

Lejos del béisbol, está involucrado en causas de caridad y de la comunidad cristiana a través de la Fundación Mariano Rivera. Rivera es un devoto cristiano de denominación pentecostal.

En 2013 anunció que se encontraba escribiendo el libro "The Closer" (El cerrador, en español), una autobiografía.[44]

Notas[editar]

  1. Un pícher ganador es aquel que lanzó por última vez antes de la media entrada, cuando su equipo mantenía la ventaja. Hay varias excepciones, como que un abridor debe completar un mínimo de cinco entradas para ganar, ya que si no lo hace no es elegible, o que el relevista que tiró por última vez antes de la media entrega fue «ineficaz en una breve aparición» a juicio del anotador oficial, en cuyo caso la victoria se otorga al sucesor del lanzador de relevo que, según la misma autoridad, fue el más efectivo.[26]

Referencias[editar]

  1. a b Corcoran, Cliff (20 de septiembre de 2013). «42 things you need to know about Mariano Rivera». Sports Illustrated (en inglés). Consultado el 20 de agosto de 2021. 
  2. Zamorano, Juan (20 de septiembre de 2013). «Rivera's long ride from a Pacific fishing village». Omaha World-Herald (en inglés). Consultado el 31 de octubre de 2019. 
  3. Levin, 2008, p. 12.
  4. Informado por Tom Rinaldi (11 de mayo de 2010). «Coming Home» (en inglés). E:60. ESPN. 
  5. Waldstein, David (26 de septiembre de 2013). «The Boyhood Tides That Formed Baseball’s Sandman». The New York Times (en inglés). Consultado el 20 de agosto de 2021. 
  6. Red, Christian (11 de abril de 2013). «Yankees closer Mariano Rivera reveals his passions outside of baseball, his favorite player growing up and the toughest batter he's ever faced». New York Daily News (en inglés). Consultado el 2 de noviembre de 2019. 
  7. a b Antonen, Mel (9 de octubre de 2006). «Yanks' Rivera continues to learn». USA Today (en inglés). Consultado el 20 de agosto de 2021. 
  8. a b c d Bamberger, Michael (24 de marzo de 1997). «Strikeouts by the Boatload». Sports Illustrated (en inglés). Consultado el 20 de agosto de 2021. 
  9. a b c Red, Christian (14 de marzo de 2010). «Yankees' Humble Hero». New York Daily News (en inglés). pp. 2-5 y 12-15. Consultado el 20 de agosto de 2021. 
  10. a b Hermoso, Rafael (31 de agosto de 1998). «Where Rivera goes for relief». New York Daily News (en inglés). p. 64. Consultado el 20 de agosto de 2021. 
  11. O'Connor, Ian (17 de septiembre de 2013). «Mariano Rivera saves his best for last». ESPN (en inglés). Consultado el 20 de agosto de 2021. 
  12. Castillo, Jorge (17 de marzo de 2014). «Former Yankee Mariano Rivera out to revive thirst for baseball in Panama». NJ.com (en inglés). Consultado el 22 de agosto de 2021. 
  13. Frezza, Harry (13 de junio de 2014). «Few insights by Rivera not enough to save 'The Closer'». Asbury Park Press (en inglés). Consultado el 22 de agosto de 2021. 
  14. a b Red, Christian (19 de enero de 2019). «Mariano Rivera, the humble son of a fisherman and the greatest closer in baseball history, set to join other Yankee legends in Cooperstown». New York Daily News (en inglés). Consultado el 22 de agosto de 2021. 
  15. Davidoff, Ken (19 de julio de 2019). «Hopeful mechanic to Hall of Fame: Mariano Rivera’s perfect underdog story». New York Post (en inglés). Consultado el 22 de agosto de 2021. 
  16. Bella, Timothy (23 de enero de 2019). «‘Help! Miguel is hurt!’: Baseball’s first unanimous Hall of Famer overcame a sardine-boat tragedy». The Washington Post (en inglés). Consultado el 22 de agosto de 2021. 
  17. Starr, Michael (11 de mayo de 2010). «Heading home». New York Post (en inglés). Consultado el 22 de agosto de 2021. 
  18. Miller, Randy (22 de enero de 2019). «Yankees’ Mariano Rivera’s road to Hall of Fame: From commercial fisherman to Cooperstown». NJ.com (en inglés). Consultado el 23 de febrero de 2022. 
  19. Rivera, Mariano; Coffey, Wayne (7 de mayo de 2014). «The Sandman Enters». New York Daily News (en inglés). pp. 50-51. Consultado el 23 de febrero de 2022. 
  20. a b c «From humble start, Rivera closes as baseball great». ESPN (en inglés). 27 de septiembre de 2013. Consultado el 23 de febrero de 2022. 
  21. a b c d e Sherman, 2006, pp. 4-5.
  22. Teitelbaum, Ben (12 de julio de 2017). «Speed Read: Highlights From Mariano Rivera’s Memoir, ‘The Closer’». The Daily Beast (en inglés). Consultado el 23 de febrero de 2022. 
  23. Sherman, 2006, p. 7.
  24. a b c d «Mariano Rivera». Baseball-Reference.com (en inglés). Consultado el 24 de febrero de 2022. 
  25. Sherman, 2006, pp. 68-69.
  26. «Official Rules». MLB (en inglés): 135-138. 2021. Consultado el 1 de septiembre de 2021. 
  27. Sherman, 2006, pp. 13-14.
  28. Lindbergh, Ben; Arthur, Rob (4 de marzo de 2019). «We Got Our Hands on 73,000 Never-Before-Seen MLB Scouting Reports. Here’s What We Learned.». The Ringer (en inglés). Consultado el 25 de febrero de 2022. 
  29. «Mariano Rivera: Before He Was A Hall Of Famer». Baseball America (en inglés). 21 de enero de 2019. Consultado el 26 de febrero de 2022. 
  30. a b O'Connell, Jack (6 de septiembre de 1992). «Yankees develop some arm muscle». Hartford Courant (en inglés). Consultado el 23 de febrero de 2022. 
  31. Corcoran, Cliff (7 de marzo de 2014). «Thanks, Frank Jobe: The five best post-Tommy John surgery careers for pitchers». Sports Illustrated (en inglés). Consultado el 26 de febrero de 2022. 
  32. Harper, John (30 de junio de 2009). «Rich History Behind Mo's 500». New York Daily News (en inglés). Consultado el 26 de febrero de 2022. 
  33. Laurila, David (14 de agosto de 2016). «Sunday Notes: Saber Seminar, Yelich, Shipley, Hooton, Aardsma, more». Fangraphs (en inglés). Consultado el 26 de febrero de 2022. 
  34. a b Sherman, 2006, pp. 17-18.
  35. a b Corbett, Jim (22 de febrero de 1994). «Showalter says Howe must pitch». The Journal News (en inglés). 
  36. Sherman, Joel (2 de abril de 2012). «Yankees closer Rivera took unbelievable journey». New York Post (en inglés). Consultado el 26 de febrero de 2022. 
  37. O'Connor, Ian (15 de septiembre de 2011). «From obscurity to history, only one Mo». ESPN (en inglés). Consultado el 26 de febrero de 2022. 
  38. Kaspriske, Ron (14 de junio de 1994). «Yankees lead league in all-star picks». The Tampa Tribune (en inglés). p. 6. 
  39. a b Levin, 2008, pp. 23-26.
  40. O'Connell, Jack (11 de abril de 1995). «Making a pitch for Johnson». Hartford Courant (en inglés). Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  41. Sherman, 2006, pp. 18-19.
  42. Heyman, Jon (7 de marzo de 2013). «Mariano: Great stats, greater story add up to the greatest ever». CBS Sports (en inglés). Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  43. O'Connell, Jack (21 de mayo de 1995). «Key's shoulder needs a break». Hartford Courant (en inglés). Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  44. «Diario La Prensa, 2 de mayo de 2013». Consultado el 3 de diciembre de 2014. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]