Lydia Cacho

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lydia Cacho
Lydia Cacho (21583878214) (cropped) 2.jpg
Lydia Cacho, en 2015.
Información personal
Nombre de nacimiento Lydia María Cacho Ribeiro
Nacimiento 12 de abril de 1963 Ver y modificar los datos en Wikidata (58 años)
Ciudad de México (México) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad mexicana y española
Familia
Padres Paulette Ribeiro Monteiro
Óscar Cacho Robles
Pareja Jorge Zepeda Patterson (fechas:?)[1]
Información profesional
Ocupación Periodista, activista por los derechos humanos y escritora Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables Los demonios del Edén Ver y modificar los datos en Wikidata
Web
Sitio web

Lydia María Cacho Ribeiro (Ciudad de México, 12 de abril de 1963), más conocida como Lydia Cacho, es una periodista, escritora, conferencista y activista de los derechos humanos mexicana, naturalizada española. Ha recibido reconocimientos internacionales por investigar crímenes y desarrollar herramientas sociales y por su labor en enseñar nuevas técnicas de cómo enfrentar la esclavitud y la trata de personas en todo el mundo. Fundó un refugio para mujeres de alta seguridad en México: el Centro Integral de Atención a las Mujeres CIAM Cancún A.C. Logró la primera sentencia por tráfico sexual de niños y pornografía infantil en México y en América Latina (112 años de prisión).[2]

En noviembre del 2021 el Gobierno español le concedió la nacionalidad española por carta de naturaleza.[3]

Biografía[editar]

Lydia María Cacho Ribeiro nació en la Ciudad de México y desde hace 20 años radica en Cancún, Quintana Roo. Es hija de Paulette Ribeiro, psicóloga y feminista franco-portuguesa, y de Óscar Cacho, un ingeniero mexicano. Desde joven, se involucró en la defensa de los derechos de las mujeres, al seguir el ejemplo de su madre.[4]

En el 2000, fundó, en compañía de otras personas, el Centro Integral de Atención a las Mujeres, un centro especializado en atención a mujeres, niños y niñas que han sido víctimas de violencia doméstica y violencia sexual, actualmente cerrado desde 2012 por el aumento de casos de violencia extrema y falta de financiamiento hacia el centro.[cita requerida]

En el 2004, escribió el libro Los demonios del Edén, en donde denuncia a la mafia de la pederastia en México y la explotación comercial del sexo con menores con la anuencia de la clase política e implica a varios personajes públicos.[cita requerida]

Saltó a la luz pública por la denuncia penal que se hizo en su contra, por el supuesto delito de difamación que impuso el empresario libanés Kamel Nacif Borge en el estado de Puebla, y el escándalo político que tuvo lugar al implicar al entonces gobernador de Puebla, Mario Plutarco Marín Torres, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y al empresario en una confabulación para violentar la ley en contra de la periodista. Los delitos que denunció Lydia Cacho tuvieron lugar en Cancún (Quintana Roo), donde ella residía y donde fue secuestrada por elementos policiacos de Puebla y trasladada de manera ilegal a ese estado, por orden del gobernador de Puebla.[cita requerida]

En el 2005, Jean Succar Kuri,[5]pederasta y corruptor de menores preso en Arizona, la amenazó de muerte junto con el personal que labora en el CIAM Cancún, A.C.[cita requerida]

Lydia Cacho también fue amenazada por José Ramón Hernández, exagente del Cuerpo Especial Antisecuestros de Torreón, Coahuila, y de Alfredo Jiménez Potenciano, presunto narcotraficante, por defender a las parejas sentimentales de éstos y protegerlas. Por esa razón, ella contaba con una escolta de la Agencia Federal de Investigación (AFI), misma que fue burlada durante su detención y traslado a Puebla en diciembre de 2005 tras la demanda por difamación interpuesta por Kamel Nacif Borge, quien es señalado en el libro Los demonios del Edén, como amigo del pederasta detenido en Arizona.[cita requerida]

El 14 de febrero del 2006, se dio a conocer la grabación de una llamada telefónica entre el gobernador de Puebla y Kamel Nacif, en la cual este último le agradecía el favor hecho por Marín al detener y procesar a Lydia Cacho; estos hechos sustentarían las denuncias hechas por ella. Gran parte de los políticos de México, organizaciones sociales y medios de comunicación exigieron la aclaración del caso e incluso la renuncia del gobernador.[6]​ Además, se menciona de manera colateral, en algunas de las grabaciones, a quienes fueron los gobernadores de Quintana Roo, Félix González Canto (PRI), de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía (coalición de los partidos: Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática, Partido Verde Ecologista de México), al exgobernador de Quintana Roo, Joaquín Hendricks Díaz, y al senador priísta Emilio Gamboa Patrón.[cita requerida]

Hasta agosto del 2007, el proceso judicial continuaba.[7]

Hasta agosto del 2012, Lydia Cacho se hallaba temporalmente fuera de su país a causa de amenazas de muerte;[8]​ la autora declaró que fue víctima de una amenaza directa, por medio de la intervención de una línea especial de teléfono a la que sólo podrían llegar a tener acceso los sofisticados equipos de la Marina Armada o de los cárteles que operan en Quintana Roo. Por consejo de asesores expertos en secuestros y ante el comentario de la Procuradora General de la República, Marisela Morales, quien le dijo "sería mejor que salieras unos meses del país", Lydia Cacho se autoexilió momentáneamente, en busca de reestructurar su esquema personal de seguridad.[9]​ México es el país con mayor índice de violencia contra periodistas, a partir del 2011.[cita requerida]

En noviembre del 2021, el Gobierno español le concedió la nacionalidad española por carta de naturaleza.[cita requerida]

Persecución por activismo social[editar]

Historia[editar]

Lydia Cacho ha querido denunciar el sistema de redes entre empresarios, políticos, militares, policías y líderes religiosos que esclavizan a niñas y mujeres, esta periodista ha dedicado gran parte de su vida a investigar las organizaciones dedicadas a la trata de personas y detener la transgresión de los derechos fundamentales de las personas.“Existe un tráfico de influencias, abuso de poder y una perversa degradación que se obtiene con la colusión de poderes”. (Cacho, 2007; 16).

Es detenida en Cancún, Quintana Roo, el 16 de diciembre de 2005, por agentes de la policía judicial de Puebla, para trasladarla a la ciudad de Puebla. La razón de su detención se debe a su libro ‘’Los demonios del Edén’’, que fue publicado en el año 2003 y que consiste en una investigación que recopila los relatos testimoniales de los sobrevivientes de una red de prostitución infantil, dirigida por políticos y por los empresarios Succar Kuri y Kamel Nacif.

La violación de sus derechos humanos que se vieron quebrantados al entrar a la cárcel, como ella misma lo declara “traemos un resumen de mi caso y explicaré la ruta de la impunidad”[10]​ ella aclara que no es la única que sufre debido a la falta de justicia y de la aplicación de las leyes en México.

Tal parece que la impunidad y la falta de justicia impera en México, por eso es que Lydia cacho se volvió el ejemplo vivo de que nuestro país requiere un cambio profundo tanto en su marco legal, político y social.

En 2005, Lydia denuncia las agresiones de las que fueron víctimas varias menores, esto provocó un fuerte enfrentamiento con el empresario libanés Kamel Nacif, y el entonces gobernador de Puebla, Mario Plutarco Marín Torres que desencadenó un revuelo mediático y evidenció la crisis de credibilidad en el Sistema de Justicia Mexicano.[11]

Más tarde ha denunciado ser víctima de ataques en redes sociales por su denuncia al gobernador Borge.

Posteriormente Lydia Cacho da conocer la anécdota de su ‘’secuestro legal’’ como ella lo llama, por medio de una publicación que ella misma hizo el 19 de diciembre de 2005 en sitio periodístico de Cimacnoticias.

En la publicación, Cacho cuenta cómo los agentes de la policía la obligaron a entrar a un auto sin saber su destino. Cacho es llevada a las oficinas de la procuraduría, donde le realizan un examen médico que establece el hecho de sufrir de bronquitis,  y de la inconveniencia de ser trasladada a distancias largas por carretera.

Según el testimonio de Cacho, la médica le expide el certificado médico y le receta medicamento, sin embargo los judiciales la retiran del lugar antes de que le fuese entregado su expediente médico del hospital.

Al sacarla del lugar es trasladada por los mismos agentes judiciales al estado de Puebla. Durante el viaje, Cacho es privada de hacer uso de su teléfono, de contactar a su abogado, recibe amenazas de muerte y es víctima de tortura verbal ocasionada por los judiciales.

Antes de llegar a Puebla, el vehículo es interceptado por otro de donde salen dos mujeres de la policía, las cuales toman los lugares de los agentes captores. Según la revista proceso la procuraduría de Puebla informó a los medios de comunicación que la periodista había sido detenida y trasladada por agentes policías mujeres, las cuales iban acompañadas de un representante de derechos humanos. Lo cual fue desmentido por Lydia la publicada en Cimacnoticias (2005).

Ya en Puebla, el trámite del juicio de Lydia Cacho avanza lentamente.

Finalmente, sale a las 15:00 horas, al pagar una fianza que consta de $70,000 pesos en efectivo.

Según una nota publicada por el periódico Vanguardia (2018), Cacho Ribeiro manifestó que durante su traslado a Puebla, se hizo presente la discriminación de género, demostrada en tortura y el trato sexualizado a su persona. Posteriormente a su detención, el comité de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas,pide al Estado mexicano que se repare el delito de difamación provocado a la periodista. El comité de la ONU, deja en claro que reconoce el suceso como un caso de violación a mujeres en el sistema de justicia.

El Universal[editar]

2009 a 2014 escribió la columna llamada "Plan B" en el periódico El Universal. En septiembre de 2014, en su columna “Sureste peligroso” para el periódico El Universal, Lydia Cacho anunció que, tras nueve años de colaboración, se dieron circunstancias que le impidieron continuar: “El Universal ha tomado decisiones que me impiden seguir como columnista en sus páginas”.[12][13]

Sin embargo[editar]

Es cofundadora de la plataforma digital de izquierda "Sin Embargo".[14]​ De 2012 a 2014 escribió para esta plataforma en México.[15]

Actual: Somos Valientes[editar]

Desde 2016 Lydia Cacho decidió utilizar el Premio ALBA/Puffin al activismo en pro de los derechos humanos para realizar una plataforma educativa web y serie documental de nombre "Somos Valientes" la cual será terminada a mediados del 2018. La primera temporada consta de 5 capítulos y documenta historias reales de niñas y niños valientes en México, de diversos ámbitos y razas que demuestran estar conscientes de su entorno y quieren ser escuchados. Se basa en la educación de los Derechos Humanos como una fórmula para crear civismo, empatía y comportamiento ético a partir del ejemplo. Lydia Cacho conduce y dirige esta serie documental.[16]

Reportaje sobre el feminicidio en Ciudad Juárez[editar]

Durante la década de 1990 y principios de la de 2000, Cacho informó ampliamente sobre el feminicidio en Ciudad Juárez. En el 2020, Cacho fue presentadora y productora ejecutiva de un podcast bilingüe producido por Imperative Entertainment y Blue Guitar sobre el feminicidio, que se distribuyó en inglés como The Red Note[17]​ y en español como La Nota Roja.[18]​ Un documental sobre el mismo tema, titulado "Flores del desierto: Historias de la nota roja", está programado para ser lanzado por Imperative Entertainment en el 2021.[19]

Libros publicados[editar]

Lydia Cacho ha escrito 14 libros derivados de sus conocimientos y experiencias, desde poesía hasta ficción, un manual para prevenir el abuso de menores, ensayos sobre temas de amor y género, y los bestséllers internacionales sobre tráfico sexual, esclavismo y pornografía infantil. Sus libros se han traducido a diferentes idiomas: francés, inglés, alemán, portugués, italiano, neerlandés, croata, sueco y turco, y se han publicado en México, en los Estados Unidos, en España y en países centroamericanos. Forma parte de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.[cita requerida]

Premios y distinciones[editar]

Vida privada[editar]

Fue pareja del periodista Jorge Zepeda Patterson.[32]

Referencias[editar]

  1. Entrevista a Lydia Cacho en Quién, 18 de marzo del 2016. (Consultado sábado, 20 de noviembre del 2021.)
  2. «Confirman sentencia de 112 años de prisión para Succar Kuri». 11 de abril de 2014. 
  3. «El Gobierno concede a la periodista Lydia Cacho la nacionalidad española por carta de naturaleza». El Español. 16 de noviembre de 2021. Consultado el 17 de noviembre de 2021. 
  4. «The defiant one». Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  5. Wikipedia EN. «Jean Succar Kuri» |url= incorrecta con autorreferencia (ayuda). 
  6. [1]
  7. Alfredo Méndez; Agustín Salgado (2007). «Pierde Kamel Nacif demanda contra Lydia Cacho». 
  8. En entrevista con el diario español El País
  9. De acuerdo con la versión latinoamericana de la prestigiosa revista Esquire
  10. «A 9 años Lydia Cacho denuncia violación de DH ante la ONU». MVS Noticias. 14 de octubre de 2014. Consultado el 16 de junio de 2020. 
  11. «Tortura contra Lydia Cacho, grave violación a sus derechos humanos». www.milenio.com. Consultado el 16 de junio de 2020. 
  12. «Lydia Cacho deja El Universal». Cambio de Puebla. 29 de septiembre de 2014. Archivado desde el original el 6 de octubre de 2014. Consultado el 2 de diciembre de 2014. 
  13. Cambio (29 de septiembre de 2014). «Lydia Cacho deja a El Universal». Archivado desde el original el 1 de octubre de 2014. 
  14. «Sin Embargo periodismo digital». 
  15. Sanjuana Martínez (6 de agosto de 2012). «Lydia Cacho, se va». 
  16. Rafael Cabrera (1 de marzo de 2017). «La fortaleza de Lydia Cacho». 
  17. «The Red Note on Apple Podcasts». 
  18. «La Nota Roja on Apple Podcasts». 
  19. Natalie Jarvey (10 de septiembre de 2020). «Imperative Entertainment to Launch Podcast 'The Red Note' in English and Spanish». 
  20. Emir Olivares Alonso / La Journada. «Premio al valor periodístico para Lydia Cacho». 
  21. Fundación Don Sergio Méndez Arceo. «Fundación Don Sergio Méndez Arceo». 
  22. Gladis Torres Ruiz (12 de junio de 2006). «Premio internacional a Lydia Cacho por su labor humanitaria». 
  23. Novedades de Quintana Roo (12 de diciembre de 2006). «Recibe Cacho el estatal de Derechos Humanos». Archivado desde el original el 11 de septiembre de 2014. 
  24. «Lydia Cacho, Courage in Journalism». Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2012. Consultado el 2 de noviembre de 2012. 
  25. RFI (27 de enero de 2012). «Lydia Cacho y Roberto Saviano, premio Olof Palme 2011». 
  26. Wikipedia (8 de agosto de 2017). «Civil Courage Prize» |url= incorrecta con autorreferencia (ayuda). 
  27. 'El Langui' y Jordi Évole, premios Nicolás Salmerón 2013 de Derechos Humanos, en diario La Vanguardia, 10 de diciembre de 2013.
  28. La Vanguardia (21 de diciembre de 2016). «Lydia Cacho, Premio Iberoamericano de Igualdad Cortes de Cádiz». 
  29. «III Leadership for the Americas Awards Gala». 13 de enero de 2017. 
  30. «Periodismo de calidad y comprometido». ELMUNDO. 12 de diciembre de 2018. Consultado el 15 de diciembre de 2018. 
  31. Redacción (10 de abril de 2019). «Las distinciones de Diario16 dan voz a la Justicia, la Democracia, la Educación, la Igualdad Real y a quien no la tiene». Diario16. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  32. Entrevista a Lydia Cacho en Quién, 18 de marzo del 2016. (Consultado sábado, 20 de noviembre del 2021.)

Enlaces externos[editar]