La Almunia de Doña Godina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Almunia de Doña Godina
municipio de España
Bandera de la almunia.jpg
Bandera
Escudo de La Almunia de Doña Godina.svg
Escudo
Iglesia de Nstra. Señora de la Asunción
Palacio de San Juan Ermita de Cabañas
La Almunia de Doña Godina ubicada en España
La Almunia de Doña Godina
La Almunia de Doña Godina
Ubicación de La Almunia de Doña Godina en España.
La Almunia de Doña Godina ubicada en Provincia de Zaragoza
La Almunia de Doña Godina
La Almunia de Doña Godina
Ubicación de La Almunia de Doña Godina en la provincia de Zaragoza.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Aragon.svg Aragón
• Provincia Flag of Zaragoza province (with coat of arms).svg Zaragoza
• Comarca Valdejalón
• Partido judicial La Almunia de Doña Godina[1]
Ubicación 41°29′00″N 1°23′00″O / 41.483333, -1.383333Coordenadas: 41°29′00″N 1°23′00″O / 41.483333, -1.383333
• Altitud 366[2]msnm
• Distancias 50 km a Zaragoza
263 km a Madrid
361 km a Barcelona
304 km a Bilbao
283 km a Valencia
Superficie 56,65 km²
Fundación 1178 d. C.
Población 7 692 hab. (2016)
• Densidad 135,78 hab./km²
Gentilicio almuniense
Código postal 50100
Alcaldesa (2015) Marta Gracia Blanco (PSA-PSOE)
Sitio web Ayuntamiento
[editar datos en Wikidata]

La Almunia de Doña Godina es una localidad y municipio, capital de la comarca de Valdejalón, en la provincia de Zaragoza, en Aragón, situado en una importante confluencia de caminos del cuadrante nordeste de España. Pertenece al partido judicial que lleva su mismo nombre.

El nombre de la localidad proviene de la palabra hispano árabe almúnya que significa 'huerto', tiene una población de 7.692 habitantes (INE 2016). También es la sede de del campus de la Escuela Universitaria Politécnica, adscrita a la Universidad de Zaragoza.

Posee los títulos de Muy Noble y Fidelísima Villa, reflejados en el escudo de la localidad, concedidos por Felipe V de España y IV de Aragón por haber permanecido en su bando durante la Guerra de Sucesión Española.

Demografía[editar]

1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1981 1991 2001 2009 2010 2011 2016
3922 4209 4199 4200 4125 4273 4423 4892 5016 5061 5715 7911 7802 7851 7692

Política local[editar]

Últimos alcaldes de La Almunia de Doña Godina[editar]

Período Alcalde Partido
1979-1983 Pedro Martínez Orna[3] UCD
1983-1987
1987-1991
1991-1995 Francisco Huerta Deza PAR
1995-1999 Victoriano Herráiz Franco PP
1999-2003
2003-2007
2007-2011 Pascual Garcés Pérez PSOE
2011-2015 Victoriano Herráiz Franco[4] PP
2015-2019 Marta Gracia Blanco[5] PSOE

Resultados electorales[editar]

Elecciones municipales[6]
Partido 1979 1983 1987 1991 1995 1999 2003 2007 2011 2015
PSOE 2 3 5 4 3 4 3 5 4 5
PP 2 5 6 6 5 7 5
CHA - 1 2 2 3 2 2 3
PAR 3 8 3 4 3 1 1 1 - -
IU -
UCD 6 -
AP - PDP - UL 2
AP 2
CDS 3 2
Total 11 13 13 13 13 13 13 13 13 13

Economía[editar]

La economía se basa en productos agrícolas. La gran parte de estos productos se basan en el mercado frutícola, en el que entrarían las cerezas, manzanas, melocotones, peras... Cuenta con una importante y creciente actividad industrial en el polígono industrial situado junto a la Autovía del Nordeste a su paso por la localidad; y un gran número de comercios locales y supermercados de cadenas importantes para dar servicio a todos los habitantes y visitantes que se aproximan a su núcleo urbano.

Historia[editar]

Al contrario de lo que pueda parecer, la historia del núcleo urbano de La Almunia tiene mucho que contar. Ya que nos podríamos remontar hasta el Siglo III a. C. con la ciudad celtíbera de Nertobriga.

La Almunia en la Antigüedad[editar]

La historia de La Almunia de Doña Godina comienza muchos siglos antes de la fundación de la actual villa. Los primeros habitantes de los que se tiene constancia en este territorio son los celtíberos, más concrétamente la tribu de los Bellos, que vivieron en la importante ciudad de Nertobriga, que abarcaría un amplio territorio entre las localidades de Ricla, Calatorao y La Almunia de Doña Godina.

En nuestro término, sus restos, aún no totalmente excavados, se localizan en las inmediaciones de la actual ermita de Cabañas. En la ciudad se acuñó moneda, en el Siglo III a. C., en la que aparece la figura de un jinete armado con lanza y con la leyenda “Nertobis”.

En el 152 a. C., en el transcurso de la segunda guerra celtíbera, la ciudad se rindió ante el cónsul romano Marco Claudio Marcelo (cónsul 166 a. C.). Bajo el gobierno de Roma continuó su existencia hasta el Siglo V. No es de extrañar que en el actual casco urbano de la villa, en las zonas de la calle Lanceros, Plaza de la Iglesia y Plaza de los Obispos, aparecieran importantes restos de época romana, entre los que destacan algunos mosaicos, parte de los cuales pueden verse expuestos en el Museo de Zaragoza, y hasta un vertedero que aportó numerosos datos acerca de la forma de vida de los romanos que aquí habitaron.

Época medieval[editar]

La historia de La Almunia de Doña Godina como población comienza en el siglo XII, cuando una rica propietaria de la población medieval de Cabañas, Doña Godo de Foces, conocida popularmente como Doña Godina, donó una almunia o huerta a la Orden de San Juan de Jerusalén para que instalasen en ella su hospital. Uno de los principales propietarios de esa almunia era Blasco Blázquez, segundo marido de Goda de Foces. Blasco Blázquez hizo entrega de sus tierras y bienes, con la reserva del usufructo vitalicio a favor de su viuda, a la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén. En 1176 doña Godina, ya muerto Blasco Blázquez, firmaba un documento concediendo a la iglesia de Santa María y San Juan, en La Almunia, unas casas en la misma localidad y un molino en el término de Ricla, para el culto y la iluminación de la iglesia. Poco tiempo después, La Almunia pasó a la Orden de San Juan, cuyo castellán de Amposta, Pedro López de Luna, la organizó mediante carta de población del año 1178.

Es pues en la época medieval cuando la villa surge como tal y, por tanto, de esta época se conservan importantes monumentos. Comenzamos por Cabañas, cuya ermita es el único vestigio que queda en pie de la población medieval que fue el antecedente de La Almunia. Cabañas fue perdiendo su posición frente a La Almunia hasta desaparecer definitivamente en el siglo XV. La iglesia, hoy ermita, data de mediados del siglo XII y es de estilo románico, levantada en mampostería y piedra sillar. Lo más valioso del templo aguarda en el interior: su colección de pinturas murales góticas, fechadas en los Siglo XIII y XIV, tienen un gran valor por su diversidad temática y estilística. Además, el templo guarda otros dos tesoros en su pequeño espacio: una pila bautismal románica, que conserva en su base dos cabezas incrustadas de orígen celtibérico; y el coro de estilo mudéjar, levantado sobre un alfarje adornado con pinturas de caballeros, escudos, animales y decoración diversa.

En el centro de la población también existen monumentos medievales de sumo interés. El primero de ellos es el que más destaca en el urbanismo local: la torre mudéjar, una de las más bellas de Aragón, declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tiene más de 40 metros de altura y está edificada con la técnica musulmana de levantar dos torres, una en el interior y otra que la recubre, quedando entre ambas las escaleras. Sus filigranas de ladrillo y azulejo adornan los diversos cuerpos del monumento que corresponderían a épocas de construcción diferentes.

El otro monumento fundamental en el urbanismo medieval almuniense es el Palacio de San Juan, antiguo hospital de la orden de San Juan de Jerusalén hoy convertido en Casa de la Cultura. Se trata de un edificio de mampostería en la planta baja, planta noble y superior, con puerta de piedra sillar en arco apuntado. Siglos después se transformó la parte alta, edificándose en tapial y ladrillo. Se conservan los salones de la planta baja y, adosado al edificio principal, el antiguo hospital de la orden: una nave con tres arcos diafragma apuntados, la cual debía estar cubierta por una techumbre de madera, que hoy se utiliza como pequeño salón de actos.

Si bien todo el casco histórico de La Almunia conserva su trazado medieval, merece destacarse el barrio de la Judería, que estuvo cercado por un muro cuyos límites estaban entre las actuales calles del Rosario, San Juan, Adobares, Cantarranas y Barrio Verde. Se han conservado los nombres de las calles originales: Barrio Curto, Terrero y Aceña, además de algunos rincones que, pese al paso de los siglos, mantienen su esencia en rincones, callejas sin salida y estrechos callizos.

Del Renacimiento al Neoclasicismo[editar]

Pasada la época medieval, se imponen en La Almunia de Doña Godina, al igual que en el resto de España y Europa, los nuevos gustos artísticos. Las casonas de las familias pudientes se levantan siguiendo el modelo de moda en Aragón: los palacios de estilo renacentista aragonés, que llenaron Zaragoza en esta época de bonanza económica. Hay que tener en cuenta que parte de las familias importantes de La Almunia residían parte del año en la capital, de donde trajeron las modas.

La arquitectura renacentista aragonesa suma a los elementos clásicos del Renacimiento italiano, elementos góticos y mudéjares. Estas casas-palacio suelen tener tres pisos, fachada de ladrillo con portón de arco de medio punto y amplios ventanales o balcones en el primer piso. Destaca el alero saliente o rafe, generalmente tallado en madera, y la galería de arquillos. Buenos ejemplos los hay en la Calle Ortubia, antigua calle Ricla, en la que se conservan dos palacios de especial interés: el de los Colmenares y el de los Estages; y en la Plaza de los Obispos, además de la Calle Garay, en la que destacan la “Casa natal de Florián Rey”, en el número 1, y la del 26, que aunque fue reedificada en 1881, conserva los medallones de la parte alta, del siglo XVI. Además, en la esquina con la Calle Alfonso II hay una casa rehabilitada del Siglo XVII.

De épocas posteriores son otros palacios y casonas en la misma Calle Ortubia, en la de Alfonso II y en otras zonas de la villa. De entre todos destaca el actual Ayuntamiento, que se debe al prócer almuniense don Miguel Ortubia, que cedió una casa suya al Concejo para que la destinara a Casa Consistorial. Se aprovecharon las dependencias de la casa y se embelleció en 1783 con una fachada de ladrillo de escasa profundidad; consta de dos plantas y falsa: las dos plantas se abren a la plaza mediante ocho arcos de medio punto entre pilastras de orden gigante, y la tercera o falsa tiene pequeñas ventanas. El constructor fue el maestro de obras Antonio Alonso, quien solo tres años después se encargaría de la conocida Huerta de los Balcones, en las inmediaciones de la ermita de Cabañas, un palacete campestre cuya fachada es idéntica a la Consistorial. Del palacio de los condes de Torreflorida, en el Arrabal, se conserva una portada de piedra arenisca, que consta de un arco de medio punto con escudo de armas y remate en frontón recto.

Convento de San Lorenzo[editar]

Ya en el siglo XVII, el barroco es el arte de moda y, cuando los frailes franciscanos quisieron edificar su convento en La Almunia de Doña Godina en 1605 -bajo la advocación de [[San Lorenzo, puesto que se hizo en lo que fue la ermita de la cofradía del mismo nombre- se levantó en este estilo arquitectónico.

Los avatares del convento fueron continuos, con incendios, la guerra de la Independencia y la desamortización de Mendizábal, cuando pasó a manos privadas y se convirtió en almacén. Recuperado por el Ayuntamiento de la villa, el templo consta de una nave con capillas entre los contrafuertes, crucero y cabecera recta. Detrás de ella estaba la capilla del Sagrario, cubierta con cúpula de yeserías de tradición mudéjar y fechada en 1667. Las pechinas del crucero están decoradas con emblemas de la Orden de San Francisco.

En su entorno podernos observar restos de su recinto, utilizado como fuerte militar durante la Guerra de la Independencia, de donde le viene su nombre popular de “El Fuerte”. También la chimenea de la alcoholera que allí funcionó y que hoy luce restaurada junto al templo. Fue Centro de Interpretación del río Jalón y en la actualidad se trabaja para albergar en su interior una colección de juegos y deportes tradicionales.

De estilo barroco es también la iglesia ubicada junto al palacio de San Juan, que en la actualidad es la sede de la Biblioteca Municipal. Construida a comienzos del siglo XVIII, de nave única y cabecera recta, está cubierta con bóveda de cañón con lunetos. El exterior es sobrio, con contrafuertes de ladrillo entre los que se abren los ventanales. La fachada principal luce una portada en arco de medio punto y está coronada por tres escudos de la orden en la parte superior.

Iglesia de La Asunción[editar]

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es el gran templo parroquial de La Almunia de Doña Godina y el edificio que configura la vista más conocida de la localidad. En el siglo XVIII se decidió derribar la iglesia antigua por falta de espacio y edificar el actual templo, de estilo neoclásico; en ese momento sólo se dejó la torre mudéjar, de la que ya hemos hablado. La nueva iglesia quedó inacabada en el momento de la construcción, desde el crucero hasta la cabecera.

Es un enorme edificio de ladrillo sobre basamento de piedra de Calatorao. Consta de tres naves separadas por pilares y cubiertas por bóveda de cañón, con una sorprendente decoración compuesta por molduras clásicas y figuras de personajes, escenas y alegorías en las bóvedas, pechinas y parte superior de los retablos. De su arte mueble destaca el altar mayor, que procede de su antigua iglesia, con lienzos pintados por Jusepe Martínez a mitad del siglo XVII. Además, el museo parroquial guarda una rica colección de obras de arte entre las que destaca la cruz parroquial de Cabañas, del siglo XIII y el busto relicario de Santa Pantaria, escultura renacentista realizada en plata con detalles dorados.

Otro edificio que comparte de algún modo el gusto neoclásico es la conocida como Huerta de Garay, edificada a principios del siglo XIX por Martín de Garay, el que fuera ministro de Fernando VII, cuya fachada recuerda a un templo griego.

En la actualidad[editar]

Englobaremos bajo este epígrafe las obras de arquitectura del Siglo XX, comenzando por algunos edificios que siguen la estética modernista, como la casa de Pedro Martínez, en la Plaza del Jardín, junto a la iglesia. En la misma plaza se ubica el antiguo Casino Principal, de estética más sobria.

Poco más allá, saliendo a la Avenida Laviaga Castillo, encontramos el colegio Florián Rey, levantado en 1930 siguiendo la estética de los palacios renacentistas aragoneses. En forma de U y rematado por dos torreones, sus paredes son de piedra de Calatorao y ladrillo caravista. Tiene zócalo de sillería, cubierta a cuatro aguas de teja árabe y alero sobresaliente de madera. Su estética es similar a la de otros colegios aragoneses levantados en las mismas fechas, como el de Uncastillo o Sádaba.

El Matadero Municipal fue proyecto del arquitecto Enrique Bas Agustín en 1959, e inaugurándose tres años después, en 1962. Es un edificio funcional, con un torreón, que se desarrolla en su parte trasera en un patio abierto alrededor del cual se distribuyen las estancias. En la actualidad, perdido su uso original, acoge la oficina agroambiental del Gobierno de Aragón y el Espacio Jóven de la localidad.

Otro edificio singular es el Cine Salón Blanco, ubicado junto a la iglesia de La Asunción. Edificado a mediados del Siglo XX, exteriormente se confunde entre otras dependencias de la parroquia. Es en su interior donde se abre una gran sala con unas 500 butacas que, adquirida recientemente por el consistorio, está pendiente de remodelarse para adaptarse a las necesidades actuales.

Lugares de interés y monumentos[editar]

La información de este apartado ha sido obtenida del folleto editado por el Centro de Estudios Almunienses y el Patronato Municipal de Cultura del Ayuntamiento de La Almunia de Doña Godina.

Conjunto arquitectónico de la orden de San Juan de Jerusalén[editar]

Este conjunto arquitectónico está formado por una iglesia, hospital y palacio construidos para uso de la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén.

Iglesia[editar]

Su cronología data de principios del siglo XVIII, por lo que se deduce que anteriormente existió otra iglesia o un oratorio adosado al palacio.

Este edificio presenta en su interior una estructura muy sencilla: una sola nave con cabecera recta, cubierta con bóveda de cañón con lunetos.

El exterior, realizado en ladrillo, excepto la fachada en la que se utilizó sillar, presenta unos contrafuertes y un arco de medio punto entre pilastras de orden dórico. Actualmente este edificio es utilizado como biblioteca municipal.

Palacio de San Juan.

Hospital[editar]

Edificio adosado al palacio, presenta un desarrollo longitudinal. Se conserva de este lugar una amplia nave con arcos apuntados. Actualmente se usa como salón de actos culturales.

Palacio[editar]

Construcción formada por dos plantas; la planta baja fue construida en mampostería, señalando puertas, ventanas y esquinazos con piedra sillar. El piso superior fue completamente transformado en el siglo XIX y, actualmente, el muro es de tapial forrado de ladrillo. En el siglo XVI debió ser de piedra y probablemente existió un tercer piso a manera de torre defensiva, ya que se conserva el arranque de una escalera de caracol.

La fachada está realizada sobre muro liso, decorada con una puerta en forma de arco apuntado y con dos escudos representativos de la Orden que vivió en este palacio: la cruz y el águila de San Juan.

Ayuntamiento, casonas y palacios[editar]

El actual Ayuntamiento se debe al prócer almuniense don Miguel Ortubia, que cedió una casa suya al Concejo para que la destinara a Casa Consistorial. Se aprovecharon las dependencias de la casa y se embelleció en 1783 con una fachada de ladrillo de escasa profundidad. Esta fachada consta de dos plantas y falsa: las dos plantas se abren a la plaza mediante ocho arcos de medio punto entre pilastras de orden gigante, y la tercera o falsa tiene pequeñas ventanas. El constructor fue el maestro de obras Antonio Alonso.

Por otra parte, en la calle Ortubia, antigua calle Ricla, se construyeron numerosas casonas durante los siglos XVI al XVIII. Se conservan dos edificios de especial interés: el palacio de Colmenares y el palacio de los Estages, Condes de Torreflorida. Construidos ambos en el último tercio del siglo XVI, muestran además de grandes portadas, la característica galería de arquillos y bellos aleros de madera labrada.

Hay otra casa, en la esquina con la calle Cabañas y muy transformada al exterior, que conserva escudo de armas en piedra negra, además del patio y la escalera. Además, la que ocupa el número 20 tiene puerta con arco rebajado entre ventanales, grandes balcones y escudo de armas, y parece edificada en el siglo XVIII. En la plaza de los Obispos, de gran interés arquitectónico, se conservan asimismo varios edificios antiguos. En el número 3 hay una casa de ladrillo con arcos de medio punto, grandes balcones y galería de arquillos doblados con escudo de armas (siglo XVI); y la del número 4 ha sido rehecha siguiendo el modelo original. Las casas de los números 16 y 18 son de ladrillo y de estilo aragonés, del siglo XVII; y la del 18, pese a estar más transformada, conserva el escudo de armas.

La calle principal de la ciudad está dedicada a Martín de Garay, y tiene dos edificios de interés: la "Casa natal de Florián Rey", en el número 1, muestra una larga galería de arquillos; y la del 26, aunque reedificada en 1881, conserva los medallones de la parte alta, del siglo XVI. Además, en la esquina con la calle Monreal Muñoz hay una casa rehabilitada con galería de arquillos, del siglo XVII.

Del palacio de los Condes de Torreflorida en el Arrabal, se conserva una portada de piedra arenisca consistente en un arco de medio punto con escudo de armas y remate en frontón recto. Ya del siglo XX son dos edificios dignos de consideración: el Grupo Escolar, con dos torres de planta cuadrada en los extremos, arquillos doblados y alero de madera, realizado según proyecto de Joaquín Marco e inaugurado en 1930; y el Matadero Municipal, situado cerca del palacio de San Juan, que consta de un torreón de ladrillo en la parte alta y una especie de lonja en la fachada. Este último edificio se inauguró en 1962.

Torre mudéjar de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción[editar]

Fue diseñada por Julián Yarza y Ceballos, seguidor de Ventura Rodríguez. Su construcción comenzó en el año 1754.

Consta de dos naves laterales y una central más ancha y más alta. El exterior está revestido de ladrillo, con una cabecera de tres puertas dinteladas y algunos lucernarios ovalados.

Las naves laterales están cubiertas por cúpulas sobre pechinas y la nave central se encuentra abierta al exterior mediante bóvedas con lunetos. Dichas naves se encuentra separadas mediante pilares cruciformes.

El interior está decorado con unos importantes relieves de temática religiosa. Cuenta con una rica decoración en yeso. El retablo es de fines del siglo XVII, anterior a la construcción de la iglesia. Está pintado por artistas aragoneses de la época.

Aunque se construyó toda la obra gruesa de esta inmensa fábrica, sin embargo no se terminó la decoración, por lo que actualmente sólo se utiliza aproximadamente la mitad, a partir del crucero hacia los pies. La parte restante está en rehabilitación.

Torre mudéjar[editar]

Es una construcción en ladrillo de 40 metros de altura, que muestra dos etapas constructivas diferentes.

La primera corresponde al cuerpo de planta cuadrada realizada en torno al siglo XIV. Presenta un piso liso, al que sucede otro de similares proporciones decorado con fajas de ladrillo y éste se ve rematado por un tercer piso con arcos de medio punto entrelazados y enmarcados por un rectángulo. En el siglo XVI sufrió una reforma.

La segunda etapa presenta una planta octogonal realizada en el siglo XVI. Este cuerpo está constituido por tres pisos decrecientes con contrafuertes exteriores; el primero a modo de basamento macizo con decoración de rombos, y los otros dos con vanos de medio punto para las campañas.

La entrada actual a este edificio se abrió en el siglo XVII, al realizarse la iglesia parroquial. A pesar de esto, se conserva primitiva, actualmente cegada.

Museo[editar]

Encierra en su interior parte de la historia de este pueblo. Entrar en sus dependencias significa volver la vista atrás, hacia un pasado en el que el arte tuvo una gran importancia, como se refleja en la gran cantidad de obras escultóricas y pictóricas que embellecen este espacio, fruto de la religiosidad de sus gentes y de las donaciones realizadas por familias nobles que quisieron dejar constancia de su fe y de su poderío económico.

La pieza más antigua que guarda este museo es la Cruz de Cabañas, en la que aparece un magnífico Cristo de cuatro clavos, obra realizada en madera flordelisada que refleja las características de transición de la pintura-escultura de fines de época románica y principios del gótico.

Alberga un soberbio busto realizado en el siglo XVI por Pedro Lamaisón Carreño, en el que se representa a la patrona de esta Villa, Santa Pantaria.

Ermita de Nuestra Señora de Cabañas[editar]

Ermita de Cabañas.

Es una iglesia de tres naves con cabecera semicircular, construida en mampostería con contrafuertes de piedra sillar. Algunas ménsulas de su cornisa en forma de rollo o taco proceden de la primitiva iglesia.

En esta ermita se han podido apreciar cuatro etapas constructivas realizadas desde el siglo XII al siglo XX.

Los elementos más significativos de este santuario son las pinturas del ábside de la nave de la derecha (siglo XIV) y la misma pila bautismal. La técnica que se utilizó para su realización fue el falso fresco; antes de pintar se daba sobre el muro un revoque de varias capas de yeso o de cal.

La iconografía que se puede observar en este lugar presenta temas religiosos y temas profanos como caballeros, cuerpos de mujeres yacentes, escudos heráldicos...

El coro de esta iglesia pertenece al estilo mudéjar. Realizado sobre madera y con una estructura muy sencilla, está decorado con los blasones de las principales familias que vivieron en este lugar.

La pila bautismal es uno de los elementos más significativos de este lugar: a ambos lados del pie se encuentran dos cabezas de tipología celta. Una de ellas tiene una gran barbilla y enseña los dientes en actitud desafiante. La otra presenta un rostro con la boca entreabierta, más común entre los restos celtas.

Convento de San Lorenzo (El Fuerte)[editar]

Actualmente sólo queda de él la iglesia, habiendo desaparecido todo lo demás. Presenta fábrica de mampostería y ladrillo principalmente, aunque se pueden observar algunos sillares, sobre todo en esquinas. Consta de planta de cruz latina, con nave de cuatro tramos, seis capillas entre los contrafuertes, crucero alineado de brazos cortos y cabecera recta tras la que se encontraba otra capilla de planta cuadrada, en la que estaba situado el sagrario y a la que se accedía por dos pasos situados a ambos lados del altar.

El aspecto exterior es muy sobrio, destacando los gruesos contrafuertes. El único elemento decorativo es la cornisa de ladrillo, situada debajo de los aleros del tejado, de molduras muy sencillas.

Actualmente el edificio ha sido rehabilitado y utilizado como sala de exposiciones, edificio en el que realizar bodas civiles o conciertos entre otros.

Su mejora y rehabilitación se debió a la necesidad de construir un centro de interpretación del Río Jalón, el que recorre toda la comarca.

Se puede destacar la presencia de los restos de murallas de tapial con aspilleras, restos supervivientes del complejo defensivo al que redujeron el convento los franceses durante la Guerra de la Independencia. También recuerdan aquellos episodios otras aspilleras que se encuentran por distintos lugares de la fachada de la iglesia.

En el interior, la nave fue decorada en su parte baja con pilastras de orden toscano sobre las que se encuentra un friso dórico con triglifos y metopas de estuco y pintados a imitación de jaspes; se cubre mediante bóveda con lunetos, mientras que los arcos fajones son de medio punto.

Actualmente se encuentra restaurado y bien conservado.

Medios de comunicación[editar]

La Almunia posee una variedad de medios de comunicación para que los habitantes se mantengan informados.

Radio: La Almunia Radio[editar]

La Almunia Radio es una radio pública administrada por el ayuntamiento local que es accesible por frecuencia FM desde los pueblos más cercanos a La Almunia.

En su programación ofrece programas adaptados a la audiencia diaria. Se incluyen espacios musicales, programas culturales, gastronómicos, sobre festejos, de medio ambiente, asociaciones locales (peñas, agrupaciones de vecinos, etc.) e información diaria con boletines al mediodía. Cuando no se emiten programas propios o música se conecta con Aragón Radio y se emite desde su frecuencia.

Se puede escuchar en el 107.4 FM de la localidad y también está disponible en Internet; donde no cortan cuando no emiten contenidos propios y en cambio emiten música.

Periódico - La Crónica de Valdejalón[editar]

Se trata de un ejemplar mensual y gratuito que no es propio de La Almunia, pero sí de la comarca de Valdejalón. "La Crónica de Valdejalón" es editado por El Periódico de Aragón. En él se tratan los temas informativos, deportivos y culturales más importantes de toda la comarca de Valdejalón.

En móviles: App y mensajes[editar]

Aplicación para smartphones[editar]

El ayuntamiento tiene habilitada una aplicación, para cualquier persona que disponga un sistema operativo compatible, con la que informa de los bandos, noticias importantes, obras, cortes de tráfico y más información cívica de interés para los habitantes.

Mensajes[editar]

También hay disponible un formulario online en la web del ayuntamiento para unirse a una lista de difusión, en una conocida aplicación de mensajería, y de esta manera recibir la información en forma de mensaje cuando se difunda.

Lugareños célebres[editar]

Fiestas[editar]

  • Fiestas en honor de San Sebastián, patrón del pueblo. 20 de enero.
  • Los Carnavales también tienen cabida, ya que la comisión de festejos organiza varios días de fiesta llenos de diversión, música y espectáculo.
  • San Jorge: el 23 de abril, Día de Aragón. Se celebra con la reunión de los peñistas en la plaza de La Paz para degustar los «ranchos» preparados por ellos mismos. No se regalan ni flores, ni libros.
  • San Cristóbal. Se celebra con un fin de semana lleno de actos que prepara la asociación que se dedica al santo.
  • Dance de Cabañas: el primer domingo de septiembre se realiza una romería en honor de la Virgen de Cabañas hasta su Ermita, a 3 km del casco urbano. Se realizan actuaciones, comidas populares y el famoso dance, con paloteado incluido. Algunos actos se han ido perdiendo por el paso del tiempo y el cambio del pueblo.
  • Del 24 al 29 de septiembre, las fiestas grandes, las fiestas en honor a Santa Pantaria, patrona de la villa. En las que se elabora una gran programación de 6 días repletos de diversión y devoción. Hay actos muy variados como las vaquillas, cabezudos, comparsa de gigantes, conciertos, verbenas, juegos, fuegos artificiales, etc. También se monta un recinto ferial y una carpa municipal con escenario, para asegurar la diversidad de actos para todos los gustos y públicos de diferentes edades.

Referencias[editar]

  1. Consejo General de Procuradores de España
  2. Gobierno de Aragón. «Zonas altimétricas por rangos en Aragón y España, y altitud de los municipios de Aragón.». Datos geográficos. Archivado desde el original el 4 de diciembre de 2011. Consultado el 15 de agosto de 2012. 
  3. Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas (Gobierno de España). «Treinta aniversario de las primeras elecciones municipales de la democracia». Archivado desde el original el 6 de marzo de 2014. Consultado el 6 de marzo de 2014. 
  4. Alcaldes de Aragón de las elecciones de 2011
  5. «Alcaldes de todos los municipios de la provincia de Zaragoza». Heraldo.es. 14 de junio de 2015. 
  6. Gobierno de Aragón. «Archivo Electoral de Aragón». Consultado el 18 de octubre de 2012. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]