Karl Landsteiner

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Karl Landsteiner Nobel prize medal.svg
Karl Landsteiner, 1920s..jpg
Karl Landsteiner en los años 20. Fotografía con su firma.
Información personal
Nombre de nacimiento Karl Landsteiner
Nacimiento 14 de junio de 1868
Viena, Bandera de Imperio austrohúngaro Imperio austrohúngaro
Fallecimiento 26 de junio de 1943 (75 años)
Nueva York, Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Nacionalidad Austríaco
Educación
Alma máter Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Patólogo, biólogo
Empleador
  • Universidad de Viena
Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones Premio Nobel en 1930.
[editar datos en Wikidata]

Karl Landsteiner (14 de junio de 1868; Viena, Imperio austrohúngaro26 de junio de 1943; Nueva York, Estados Unidos) fue un patólogo y biólogo austriaco, conocido por haber descubierto y tipificado los grupos sanguíneos. Se le concedió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en el año 1930.

Carrera académica[editar]

Realizó su licenciatura y doctorado en medicina en su ciudad natal. Al terminar sus estudios, trabajó en los Laboratorios de Química Médica de Zúrich. En la Universidad de Viena ocupó la cátedra de anatomía patológica. De 1908 a 1920, se encargó de la preparación de las disecaciones en el Wilhelminenspital de Viena, y en 1911 prestó juramento como profesor asociado de Anatomía Patológica. Durante ese tiempo descubrió –en cooperación con Erwin Popper– el carácter infeccioso de la poliomielitis, aislando el poliovirus.[1] En reconocimiento a este descubrimiento revolucionario, que constituyó la base para la lucha contra la polio, ingresó póstumamente en el Polio Hall of Fame de Warm Springs, Georgia dedicándoselo en enero de 1957.

Karl enseñaba entonces anatomía patológica en la Universidad de Viena. Uno de sus campos de investigación fue la genética de la sangre humana, que comparó con la de los simios.[2] Observó que, al mezclar la sangre de dos personas, en ocasiones los glóbulos rojos se aglutinaban formando grumos visibles. Analizó la sangre de un total de 22 personas, incluyendo la suya y la de cinco colaboradores de su laboratorio. Para ello, primero separaba el suero de la sangre total, después lavaba los glóbulos rojos y los sumergía en una solución de suero salino fisiológico. Finalmente, ensayaba cada suero con los diferentes glóbulos rojos obtenidos y tabulaba los resultados. Llegó así a descubrir tres tipos distintos de hematíes, denominados A, B y O, que generaban reacciones de aglutinación. Estos hallazgos los realizó en Viena hacia 1901. Dos años más tarde, dos discípulos suyos, Alfredo de Castello y Adriano Sturli, analizaron 155 muestras (de 121 pacientes y 34 controles sanos) y descubrieron un cuarto grupo, al que llaman AB.

La sangre humana posee de forma natural unas moléculas conocidas como anticuerpos, capaces de reaccionar con otras moléculas de los glóbulos rojos llamadas antígenos o aglutinógenos, produciendo como resultado de la interacción antígeno-anticuerpo su aglutinación. Estos anticuerpos o isoaglutininas (que no existen en el tipo AB) son las responsables de la incompatibilidad de las transfusiones sanguíneas si no se selecciona o se tipa (como se dice técnicamente en el argot del laboratorio) la sangre a transfundir del donante. En 1911, Ottenberg acuñó el término de “donante universal” para el grupo O, por carecer de antígenos en los eritrocitos. En 1908, Epstein y Ottenberg sugieren que los grupos sanguíneos son hereditarios. En 1910, E. von Dungern y L. Hirszfeld descubren que la herencia de estos grupos sanguíneos sigue las leyes de Mendel, con un patrón dominante para los tipos A y B. En 1927, inmunizando conejos junto a Philip Levine, Landsteiner descubrió tres antígenos más (M, N y P) similares a los de los grupos A y B. Pero, a diferencia de estos, su presencia en los hematíes no supone la existencia en la sangre humana normal de aglutininas naturales.

En 1940, junto con Alexander Salomon Wiener, descubre otro antígeno en los hematíes al que bautiza como factor Rh, por haberse hallado en el suero de conejos inmunizados con sangre procedente de un mono de la India, el macaco Rhesus (Macaca mulatta). Un niño que tiene el factor Rh, es decir, es Rh+, puede inmunizar a su madre Rh- durante la gestación. Esta desarrolla anticuerpos específicos anti-Rh que pueden, en su segundo embarazo, atravesar la placenta y producir el aborto o una enfermedad hemolítica en el recién nacido que cursa con ictericia, la temible eritroblastosis fetal. Más tarde, Ronald A. Fisher describió otros sistemas de antígenos eritrocitarios y hoy en día se conocen un total de hasta 42 antígenos distintos en los glóbulos rojos humanos.

Gracias a sus trabajos pioneros en inmunohematología se estableció la compatibilidad sanguínea entre las distintas sangres de los seres humanos. El descubrimiento de los grupos sanguíneos por Karl Landsteiner, del que se cumple el primer centenario en 2016, facilitó la labor de la justicia al permitir los análisis periciales en casos de litigio de paternidad y, lo que es más importante, hizo posible las transfusiones sanguíneas seguras basadas en criterios científicos, evitando los temibles accidentes postransfusionales (hemólisis o destrucción de los glóbulos rojos y lesiones renales) por falta de compatibilidad sanguínea.

Tras permanecer en La Haya tres años, en 1922 se trasladó a Nueva York para trabajar en el Rockefeller Institute for Medical Research, en calidad de médico investigador y en el que descubrió el factor Rhesus.

El checo Jan Janský descubrió simultánemente los grupos sanguíneos humanos en 1907. En la época, el descubrimiento pasó casi desapercibido, pero en 1921 una comisión médica reconoció su importancia. Su clasificación usaba numerales romanos, a saber: grupos I, II, III y IV[3] . Esta nomenclatura se utilizó en los países de Europa Oriental y en la antigua Unión Soviética. [4]

Legado[editar]

Busto de bronce de Karl Landsteiner, en el llamado Salón de la Fama de la Polio, en el Instituto Roosevelt de Rehabilitación, Warm Springs, Georgia.
  • En Buenos Aires (Argentina), el 9 de noviembre de 1914, E. Merlo, a la sazón administrador académico de la Clínica Médica de la Universidad de Buenos Aires, realizó con éxito la primera transfusión indirecta en un ser humano utilizando el método del Dr. Luis Agote. El donante fue R. Mosquera, un portero del establecimiento[5] .
  • En 1916, en el mencionado hospital Monte Sinaí, el cirujano Richard Lewisohn utilizó con éxito el anticoagulante citrato sódico para conservar las muestras refrigeradas durante dos o tres semanas, lo que abrió la posibilidad de almacenar la sangre en bancos. Las transfusiones con este método salvarían miles de vidas durante la Primera Guerra Mundial[6] .
  • Desde entonces, numerosos investigadores como Alexis Carrel, George Washington Crile, y Lester J. Unger pusieron a punto nuevas técnicas para optimizar la transfusión sanguínea.

Referencias[editar]

  1. Landsteiner, K. und Popper, E. Übertragung der Poliomyelitis acuta auf Affen. In Zeitschrift für Immunitätsforschung und experimentelle Therapie (Transferencia de la poliomielitis aguda a los monos. En Journal de Inmunología y Terapéutica Experimental, Vol 2 (1909), pp. 377-390
  2. Speiser, Karl Landsteiner, p. 24
  3. Dr. Jan Janský, descubridor de los grupos sanguíneos en Radio Praga. Acceso 14/06/2016
  4. Erb, I. H. Blood Groups Classifications (A Plea for Uniformity) en Canadian Medical Association Journal Mayo 1940.
  5. «Hace cien años se realizó la primera transfusión de sangre en el mundo. | Fundación Hematologica Sarmiento - FUHESA». www.fuhesa.org.ar. Consultado el 14 de junio de 2016. 
  6. THE HISTORY of BLOOD TRANSFUSION MEDICINE BLOODBOOK.COM (inglés). Acceso 14/06/2016


Predecesor:
Christiaan Eijkman
Frederick Gowland Hopkins
Nobel prize medal.svg
Premio Nobel de Fisiología o Medicina
1930
Sucesor:
Otto Heinrich Warburg