Kairós

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Detalle de un fresco de Francesco Salviati en el que se aprecia a Kairós.

Kairós (en griego antiguo καιρός, kairós) es un concepto de la filosofía griega que representa un lapso indeterminado en que algo importante sucede. Su significado literal es «momento adecuado u oportuno»,[1]​ y en la teología cristiana se lo asocia con el «tiempo de Dios». La principal diferencia con cronos (en griego antiguo, kρόνος, krónos) es que, mientras Kairós es de naturaleza cualitativa, Cronos es cuantitativo.[2][3]​ Como dios, Kairós era semidesconocido, mientras que Cronos era la divinidad por excelencia de la época.

El término utilizado en la antigüedad varía en los diferentes textos y aparece con significados ligeramente distintos. Así, Hesíodo lo define como «todo lo que es mejor que algo», y Eurípides dice que es «el mejor guía en cualquier actividad humana». Por eso, no se pueden unificar todos sus usos y el significado exacto debe extraerse del contexto en el que se emplee. Ni siquiera es siempre asociado con el tiempo, pero sí con la eficiencia y aparentemente siempre juega un papel decisivo en las situaciones imprevisibles e inusuales. En ciertos contextos es empleado para nombrar esa condición necesaria para lograr el éxito en una empresa.[4]

En la retórica[editar]

El concepto era fundamental para los sofistas, que hacían hincapié en la capacidad de la retórica para adaptarse y aprovechar las circunstancias cambiantes y contingentes. En este sentido, kairós es «el momento adecuado para hacer algo». Así, en Panatenaicus, Isócrates escribe que «las personas educadas son aquellas que manejan bien las circunstancias que enfrentan día a día, que poseen el juicio que es preciso en ocasiones especiales o reuniones que puedan surgir, y rara vez pierden el curso oportuno de la acción».

Aristóteles también lo valora, para él representa «el momento y contexto adecuado en el que la prueba debe entregarse».[5]​ Esta prueba lógica es el argumento usado por los oradores de la antigua Grecia para persuadir en el arte de la política y la ciudadanía, y así hacerse un lugar en la administración de la polis. En este ámbito, el kairós acompaña a otros elementos contextuales de la retórica: al público, en el que es el maquillaje psicológico y emocional de los que van a recibir la prueba; y al Prepon, en el que es «el estilo con el que el orador viste su prueba».

En la Antigua Grecia, kairos era empleado por las dos escuelas principales de la retórica: la sofista y, su contraparte, la de algunos individuos como Aristóteles y Platón. Los sofistas veían la retórica como una forma de arte. Algunos miembros de esta escuela viajaban a través de Grecia enseñando a los ciudadanos el arte de la retórica y del discurso exitoso. En este sentido, la retórica es comprendida como el arte de escoger en el momento oportuno, lo más apropiado, para sugerir lo que es posible [6]​. Aristóteles y Platón, por su parte, consideraban la retórica como una herramienta que se empleaba para manipular a otras personas, por eso criticaban a quienes la enseñaban.

Con lo anterior se observa que, dentro del esquema sofista de la retórica kairos está relacionado con las ideas de "el momento indicado" y de "lo posible". Estos tres elementos en combinación son la clave para una retórica exitosa. Como lo propone el autor John Poulakos "el momento indicado" está relacionado con la noción de que lo que se diga tiene que tener en cuenta tanto la audiencia como la ocasión. Por su parte, "lo posible" es aquello sobre lo que el orador está tratando de convencer a su audiencia. Kairos, en el contexto sofista está basado en la idea de que el discurso debe suceder en un tiempo determinado de tal forma que sea lo más efectivo posible. Si un ejercicio retórico busca ser significativo y exitoso, debe ser presentado en el momento correcto, o de lo contrario no tendrá el mismo impacto ante su audiencia.

Aristóteles y sus seguidores también hablan sobre la importacia de kairos en sus enseñanzas. En su Retórica, una de las formas en las que Aristóteles usa la idea de kairos es al referirse a la especificidad de cada situación retórica. Aristóteles pensaba que cada situación retórica era diferente por lo que eran necesarios diferentes aparatos retóricos a ser aplicados en diferentes momentos. Una de las partes más conocidas de la Retórica de Aristóteles es en la que se dedica a discutir sobre los roles de pathos, ethos y logos. Lo que hace en ella es vincular kairos con estos tres conceptos bajo la idea de que hay momentos, en cada situación retórica, en los que es necesario emplear uno de ellos por sobre los demás.[7]

En la mitología griega[editar]

En la mitología griega, Kairós (Kairos) es el dios del clima y las estaciones. Habitualmente es considerado hijo menor de Zeus (el que rechaza la tiranía de Crono y queda siendo el amo, del orden cósmico que no se originó) y Tique (diosa de la suerte o la fortuna) .[8]​ Como tal, según la genealogía más aceptada, es nieto de Crono y habría vivido cuando éste ya no reinaba. Por lo tanto, él es el heredero de tiempo. Se lo representa calvo o con un solo mechón en la parte delantera de la cabeza y un par de alas, portando una balanza desequilibrada en su mano izquierda[8]​, porque el equilibrio no es su virtud. El medio entre dos opuestos. Pero él mismo tiene el secreto de su medida. Con pies alados, como Hermes, esta divinidad rápida que va y viene, une dos mundos en un solo momento.

En algunas fuentes mitológicas griegas, se menciona a Kairós (Kairos) como el hermano del deitie primordial, Chronos. Otras fuentes señalan que es su hijo. Sin embargo, otros indican que Kairos es hermano de Crono (Rey de los Titanes y padre de Zeus).

En la teología cristiana[editar]

Relieve de Kairós en el claustro del monasterio de San Juan de Trogir, copia del original de Lisipo del siglo IV a. C., ubicado en El Cairo, que fue creado para la palestra de Olimpia.

El término aparece mencionado en versiones griegas del Nuevo Testamento, por ejemplo en Marcos 1:15,[9]​ en donde significa «el momento señalado en el propósito de Dios», que representa el tiempo necesario para que la voluntad de Dios se cumpla. Otros significados atribuidos son:[10]

  • «En la medida justa»
  • Como unidad de tiempo:
    • un momento de crisis, «la época decisiva»;
    • «el momento oportuno»;
    • un período de tiempo limitado e indeterminado;
    • lo que viene con el tiempo.

Al comienzo de la Divina Liturgia de las Iglesias católicas orientales y ortodoxa, el diácono le dice al sacerdote: «Es tiempo [kairós] para que el Señor actúe» (Kairós tou poiesai a Kyrio), lo que indica que el tiempo de la liturgia es una intersección con la eternidad.

El teólogo dialéctico Paul Tillich, en The Interpretation of History, hace un uso extensivo del término. Para él, los kairoi (plural de kairós en griego) son las crisis recurrentes de la historia, concepto acuñado por el existencialismo cristiano, que crean una oportunidad para que se demande una decisión existencial del ser humano, siendo la principal la segunda venida de Cristo. En el Documento Kairós, un ejemplo de la teología de la liberación en Sudáfrica bajo el apartheid, el término se utiliza para denotar «la hora señalada» o «el momento decisivo» del que se habla en el texto.

Concepto moderno[editar]

Actualmente, el concepto es utilizado en diferentes ámbitos con significados variables, a veces relacionados con un espacio de tiempo y otras con un tiempo y lugar específicos.

Así, el autor estadounidense Eric Charles White lo define como «el instante fugaz en el que aparece, metafóricamente hablando, una abertura (o sea, el lugar preciso) que hay que atravesar necesariamente para alcanzar o conseguir el objetivo propuesto.».[1]​ Para el filósofo francés Gilles Deleuze es «un Momento-lugar único e irrepetible que no es presente sino siempre está por llegar y siempre ya ha pasado. Que nos sobrevuela.»[11]​ En el mismo sentido, el español Alejandro Corletti Estrada escribió que es «el tiempo de nuestros momentos trascendentes, de los hechos que marcan fuerte el camino personal de cada uno de nosotros, eso que algunos denominan destino, y que en determinados momentos nos hizo tomar decisiones importantes».[12]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b White, Eric Charles (1987). Kaironomia: On the Will-To-Invent (en inglés). Ithaca, Nueva York: Cornell University Press. p. 13. ISBN 08-014-1993-X. OCLC 14411543. «a passing instant when an opening appears which must be driven through with force if success is to be achieved.» 
  2. Glover, Carl Wesley (1990). Kairos and Composition: Modern Perspectives on an Ancient Idea. Tesis doctoral. Louisville: University of Lousville Press. OCLC 39488117. 
  3. Freier, Mark (2006). Time Measured by Kairos and Kronos (en inglés). p. 2. Archivado desde el original el 28 de julio de 2011. Consultado el 6 de septiembre de 2012. 
  4. Jankélévitch, Vladimir (1957). Le je-ne-sais-quoi et le presque-rien (en francés). Tomo I (primera edición). París: Editions du Seuil. ISBN 2-02-005392-6. OCLC 6488105. 
  5. Mortara Garavelli, Bice (1991). Manuale di retorica [Manual de retórica]. traducción por Vega, María José (primera edición). Madrid: Cátedra D.L. p. 19. ISBN 84-376-1015-X. OCLC 434592621. 
  6. John Poulakos (5 de enero de 2013). «Toward a sophistic definition of rhetoric» [Hacia una definición sofista de la retórica] (pdf) (en inglés). https://pdfs.semanticscholar.org/a16a/8463c105bc75155fa99ad85a28efcddb5786.pdf. pp. 35-48. Archivado desde el original el 5 de enero de 2013. Consultado el 1 de abril de 2020. 
  7. James Kinneavy; Catherine Eskin. «Kairos in Aristotle's Rhetoric» [Kairos en la Retórica de Aristóteles]. doi:10.1177/0741088300017003005. 
  8. a b Núñez, Amanda. «Los pliegues del tiempo: Kronos, Aión y Kairós». Escuela de Arte Número 10. UNED. Archivado desde el original el 5 de enero de 2012. Consultado el 6 de septiembre de 2012. 
  9. Marcos 1:15
  10. Strong, James (1890), «Old & New Testament Greek: entrada #2540 (καιρός)», The Exhaustive concordance of the Bible (en inglés), Nueva York, Estados Unidos: Methodist Book Concern, OCLC 827731189 
  11. Lógica del sentido. 
  12. Corletti Estrada, Alejandro (2008). Kayrós: "de escalas, tiempos, ciclos y sobre todo momentos trascendentes" (Primera edición). Madrid: Moralzarzal. pp. 4-5. ISBN 978-84-612-66128. OCLC 733746984. Archivado desde el original el 8 de diciembre de 2015. Consultado el 6 de septiembre de 2012. 

Enlaces externos[editar]