Junko Furuta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Junko Furuta
古田順子
Nombre Junko Furuta
Nacimiento 18 de enero de 1971
Tokio, Bandera de Japón Japón
Fallecimiento 4 de enero de 1989 (17 años)
Tokio, Bandera de Japón Japón
Causa de muerte Tortura y asesinato
Nacionalidad Bandera de Japón Japonesa
Ocupación Estudiante
Conocido por Torturada y asesinada por jóvenes del Yakuza

Junko Furuta (古田順子 Furuta Junko 18 de enero de 19714 de enero de 1989?) fue una colegiala japonesa que fue brutalmente secuestrada, torturada, violada y asesinada por cuatro estudiantes del mismo colegio en noviembre de 1988 en Japón, el caso fue ampliamente publicitado debido a la crudeza del evento y el sadismo tan terrible con que fue perpetrado.

Crimen[editar]

En noviembre de 1988, cuatro jóvenes (Miyano Hiroshi, 18 años en el momento del crimen; Jo Kamisaku -apellido adoptado tras su salida de prisión-, de 17, Minato Nobuharu, de 16; y Watanabe Yasushi de 17) de Tokio raptaron y escondieron a Junko Furuta, una estudiante de bachillerato de su mismo instituto en la ciudad de Misato, Prefectura de Saitama durante 44 días. El cautiverio de Furuta tuvo lugar en el domicilio de los padres de Nobuharu.

Para evitar una investigación policial, Hiroshi obligó a Furuta a llamar a sus padres y fingir que había huido de casa, pero que se encontraba con "un amigo" y no corría peligro. Asimismo, la extorsionó para que se hiciera pasar por la novia de uno de los chicos cuando los padres se encontraban en casa. Sin embargo, cuando se aseguró de que los padres no llamarían a la policía, abandonó el pretexto. Furuta intentó escapar en diversas ocasiones y pidió ayuda a los padres más de una vez, pero ellos no hicieron nada por temor a las amenazas de Hiroshi. En esa época, Hiroshi era un líder de la baja mafia japonesa o yakuza y presumía de poder utilizar sus contactos para matar a cualquiera que tratase de intervenir.

Según las declaraciones de los jóvenes en el juicio, los cuatro violaron y vejaron a Furuta de diversas maneras. Entre ellas, figuran la introducción de cuerpos extraños, incluyendo una barra de hierro en su vagina, obligarla a beber su propia orina, alimentarla con cucarachas, inserción de artefactos pirotécnicos en su recto y posteriormente prenderlos, forzar a Furuta a masturbarse, amputación de un pezón con unos alicates, tirarle mancuernas al estómago y quemarla con cigarrillos y mecheros (una de esas quemaduras fue un castigo por intentar llamar a la policía). La situación llegó a tal punto que, según las declaraciones de uno de ellos, "le llevaba más de una hora arrastrarse escaleras abajo para ir al baño". También señalaron que "probablemente unas cien personas" sabían que Furuta estaba allí prisionera, pero no está claro si esto significa que estuvieron allí durante el cautiverio de la joven o si participaron en las violaciones y abusos. Cuando los jóvenes se negaron a dejarla ir, ella suplicó en diversas ocasiones que "la mataran y siguieran con su vida"

El 4 de enero de 1989, Junko fue retada a jugar al mahjong, saliendo victoriosa. Esto causó la ira de los chicos, quienes la golpearon con una pesa de hierro, para luego rociar sus extremidades, tronco y cara con líquido inflamable y prenderle fuego.

Los cuatro manifestaron que no eran conscientes de la condición de Furuta, la cual murió horas después a causa de un estado de choque.

Los asesinos escondieron su cadáver en un bidón lleno de cemento, el cual fue abandonado en Kōtō, Tokio.

Juicio[editar]

Los jóvenes fueron arrestados y enjuiciados como adultos, pero la legislación japonesa prohíbe la publicación de las identidades de los ofensores juveniles. No obstante, uno de ellos si tuvo su identidad hecha pública, Jo Kamisaku, quien era un líder de bajo nivel del yakuza en el momento de perpetrado el crimen y usó su identidad como mafioso para intimidar a Furuta y amenazar con matar a sus padres. Los acusados fueron condenados por secuestro y por provocar heridas que producen la muerte, pero no por violación ya que la evidencia forense no pudo demostrar que el semen en Furuta pertenecía a los acusados, aparentemente porque Furuta había sido violada por muchas personas a lo largo de su cautiverio. Los padres de Furuta ganaron una demanda civil contra los padres de uno de los agresores donde fue retenida Furuta obteniendo ¥50 millones de yenes. También se pidió la pena de muerte pero no se consiguió.

La prensa realizó una cobertura amarillista del hecho, enfocándose en la vida de Furuta y replanteando la poca dureza de la legislación japonesa contra delincuentes juveniles.

Torturas infligidas a Junko Furuta[editar]

  • Tenerle desnuda la mayor parte del tiempo.
  • Violarle todos los días, uno o más de ellos, por vagina y ano.
  • Invitar a miembros de la Yakuza a violarla. Más de 100 hombres la violaron un total de 500 veces. En una ocasión, 12 hombres en un mismo día.
  • Golpearle a cada momento, una vez con palos de golf.
  • Al menos una vez: estrellarle la cara repetidamente contra el suelo de cemento.
  • Varias veces: orinar encima de ella.
  • Antes de violarla, obligarla a masturbarse delante de sus captores o sus invitados, mientras éstos tomaban cerveza.
  • Introducirle objetos en la vagina, incluyendo una botella y una barra de hierro, lastimándola.
  • Privarle del agua y la comida.
  • Al pedir comida y agua, hacerle comer cucarachas vivas y beber su propia orina.
  • Insertarle un aparato pirotécnico en el recto y encenderlo, causándole graves quemaduras.
  • Amputarle el pezón izquierdo con un alicate.
  • Atarla de pies y manos, acostarla boca arriba, y dejarle caer mancuernas en el estómago.
  • A raíz de las graves lesiones, hacerle perder el control de los esfínteres.
  • Castigarla cada vez que se orinaba.
  • Una vez: romperle todos los huesos de una mano a pisotones.
  • Inserción en su vagina de tijeras y pinzas para pollo asado, desgarrándosela.
  • Clavarle docenas de agujas de coser en los pechos.
  • Quemarle en la vagina con cigarrillos y en el clítoris con encendedores.
  • Insertarle una lamparita caliente en la vagina, que se rompió dentro, provocándole serias lesiones.

Muerte[editar]

Los cuatro la golpearon salvajemente con una mancuerna, le quemaron un ojo con una vela, le rociaron la cabeza, tronco y extremidades con un líquido inflamable, y le prendieron fuego. El calvario duró dos horas, y luego Furuta yacía en el suelo convulsionándose, y los cuatro le decían que no exagerara.

Relevancia en el arte[editar]

Tres filmes fueron hechos sobre la historia, Joshikôsei konkuriito-dume satsujin-jiken (públicada en ingles como: Concrete-Encased High School Girl Murder Case) por Katsuya Matsumura en 1995, Shônen no hanzai (públicada en ingles como:Juvenile Crime) por Gunji Kawasaki en 1997 y Konkurîto (públicada en ingles como: Concrete) por Hiromu Nakamura en 2004.[1]

Una historieta o manga fue publicada en Japón, en 2004, inspirado en el caso Junko Furuta: Shin Gendai Ryoukiden (públicada en ingles como: High School Girl in Concrete), dibujado por Waita Uziga.

La banda visual kei The GazettE publicó en relación a este caso su canción Taion (temperatura corporal) en el año 2006.

Referencias[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]