Emmett Till

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Emmett Till
14EmmettTillBefore (2534273093).jpg
Fotografía de Emmett Till tomada por su madre en la Navidad de 1954.
Información personal
Nombre de nacimiento Emmett Louis Till
Nacimiento 25 de julio de 1941
Chicago, Illinois Bandera de Estados Unidos
Fallecimiento 28 de agosto de 1955 (14 años)
Money, Mississippi
Causa de la muerte Homicidio
Lugar de sepultura Burr Oak Cemetery, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense
Etnia Afroamericana
Familia
Padres Louis Till Ver y modificar los datos en Wikidata
Mamie Till Ver y modificar los datos en Wikidata
Familiares Padre: Louis Till
Madre: Mamie Elizabeth Till-Mobley
Educación
Educación James McCosh Elementary School

Emmett Till (Chicago, Illinois, 25 de julio de 1941 - Money, Mississippi, 28 de agosto de 1955) fue un adolescente afroamericano conocido por haber sido asesinado en Mississippi a la edad de 14 años, después de que según los informes, coqueteara con una mujer blanca.[1]​ Su cuerpo mutilado fue encontrado tres días después por varios pescadores en el río Tallahatchie. Las fotografías de su cadáver causaron un fuerte impacto en todo el mundo después de que su madre decidiera que su ataúd estuviera abierto durante el funeral para que se conociera la brutalidad de los hechos. En julio de 2018 se anunció la reapertura del caso.

Biografía[editar]

Hijo de Louis Till y Mamie Elizabeth Till-Mobley, Emmett Till nació en Chicago en 1941. En el verano de 1955, recibieron la visita de su tío Moses Wright, que le contó historias acerca de la vida en el delta del Misisipi que despertaron en Emmett una gran curiosidad por la región y un gran deseo de visitarla.

Encuentro de Emmett Till con Carolyn Bryant y asesinato[editar]

Ruinas de Bryant's Grocery and Meat Market en 2009.

A pesar de las reticencias de su madre, que le avisó tuviera cuidado pues el Sur no era Chicago, Till llegó a Money, Mississippi el 21 de agosto de 1955. El 24 de agosto, él y su primo Curtis Jones salieron de la iglesia donde Moses Wright estaba predicando y se unieron a algunos muchachos locales, con quienes fueron al Bryant's Grocery and Meat Market, una pequeña tienda, para comprar dulces. Los adolescentes eran hijos de aparceros y habían estado recogiendo algodón en todo el día. El colmado era propiedad de una pareja blanca, Roy Bryant, de 24 años, y su esposa, Carolyn, de 21 años, quienes en su mayoría atendían a la población aparcera local. Carolyn estaba sola en la tienda ese día; su hermana se encontraba en la parte trasera de la tienda. Jones dejó a Till con los otros chicos, mientras que él se quedó jugando a las damas en la calle. Existen varias versiones de lo que ocurrió en ese momento, solo se sabe que en aquella época, el racismo hacia los negros era grande. Según algunos, Till al ver a la bella Carolyn, le silbó con admiración y esta se ofendió. Otros afirman que Till al salir de la tienda se despidió de Carolyn diciéndole "Chao baby" y otra versión consta de que Till empezó a coquetear con Carolyn diciéndole "No temas de mí. Ya he estado con mujeres blancas anteriormente". Carolyn amenazó a Till y a los demás con una pistola y los adolescentes se fueron. Según se cree, tras el incidente Emmett había expresado su deseo de regresar a Chicago pero no se lo mencionó a su tío ya que tenía miedo de que se enfadara.

Roy Bryant se encontraba de viaje en aquel momento pero a su regreso, el 27 de agosto, su mujer ya se había encargado de hacer que la anécdota se extendiese por todo el pueblo. Cuando se enteró de los hechos, interrogó duramente a varios hombres afroamericanos en la tienda e incluso llegó a secuestrar a un hombre que creyó culpable, antes de conocer la identidad de Emmett Till. Esa misma noche, de madrugada, Roy Bryant, de 24 años de edad, se dirigió a casa de Moses Wright acompañado de su medio hermano John William Milam, de 36 años de edad, y de otro hombre de identidad desconocida en busca de un niño de 14 años llamado Emmett Till.

Ambos hombres llevaron a Emmett a un granero situado en las afueras y allí le propiciaron una brutal paliza para luego dispararle en la cabeza y arrojarle al río Tallahatchie con un peso al cuello. Cuando la policía comenzó a investigar la desaparición del adolescente, los hombres reconocieron haberle sacado de casa de su tío, pero aseguraron haberle dejado en la puerta de la tienda de Bryant esa misma noche, y ambos fueron arrestados por secuestro. Tres días después, el cuerpo desfigurado de Emmett fue descubierto por dos chicos que se encontraban pescando en el río Tallahatchie.

A pesar de que el cadáver se encontraba totalmente desfigurado y en estado de descomposición, Emmett pudo ser identificado gracias a que llevaba un anillo de plata grabado con las iniciales "L. T." y la fecha "25 de mayo de 1943". El anillo había pertenecido a su padre Louis Till y Emmett se lo había pedido a su madre en Chicago antes de salir de viaje.

Los asesinatos racistas no eran algo ajeno en los estados sureños: tan solo una semana antes de la llegada de Emmett Till, se había producido el asesinato de Lamar Smith en Brookhaven, una población también situada en Mississippi, cuyos ejecutores fueron absueltos. Sin embargo, las circunstancias que rodearon la muerte de Emmett Till conmocionaron el país. La población blanca del norte estaba tan escandalizada como la población negra y los periódicos se hicieron eco de la noticia.[2]

Willie Reed, un aparcero negro que trabajaba para Milam, afirmó en el documental de 2003, "El asesinato de Emmett Till", que escuchó a Till mientras era golpeado por los tres hombres en un cobertizo de herramientas, gritando en agonía. Till, empapado en sangre y semiinconsciente, fue conducido a las orillas del Río Tallahatchie, donde le dispararon en la cabeza. Le ataron alrededor del cuello, con alambre de espino, un ventilador desmotador de algodón y arrojaron su cuerpo al río, donde fue encontrado días después. Luego de que Reed fuera obligado a lavar la sangre de Till de la parte trasera de la camioneta, desapareció, temiendo por su propia vida.

El asesinato de Emmett Till apareció en titulares estadounidenses e internacionales. Cincuenta mil personas negras asistieron a su funeral en Chicago.[3]

Funeral[editar]

La madre de Emmett Till exigió que se abriera el ataúd para que todo el mundo pudiera ver la cara irreconocible y mutilada de su hijo debido a los salvajes golpes propinados con la culata de una pistola de calibre .45.

Durante su funeral, su madre insistió en que el ataúd permaneciese abierto para que todo el mundo pudiera observar el estado del cadáver, completamente desfigurado, debido a los golpes recibidos. La revista Jet y el periódico The Chicago Defender publicaron unas fotos del cadáver desfigurado que recorrieron el país.

Mientras la prensa del sur se encargaba de publicar fotos de Roy Bryant y John William Milam en sus uniformes del ejército y a extender el rumor de que en el norte se estaban produciendo revueltas que acabarían en una segunda guerra de Secesión, periódicos como The New York Times alababan la decisión que se acabó tomando de juzgar a ambos hombres bajo el cargo de asesinato.

Investigación[editar]

La investigación abierta en la época permitió sentar en el banquillo a dos personas, el marido y el hermano de la mujer con la que Emmett había "coqueteado". Durante el juicio, los dos negaron su implicación y cuestionaron incluso que el cadáver encontrado fuera el de Emmett. Los dos individuos, blancos, fueron absueltos por un jurado de 12 personas, todas blancas. Años después, conscientes de que las leyes impiden juzgar dos veces a una persona por un mismo delito, confesaron haber apaleado y matado al joven como castigo a su osadía.[4]

Dos documentales realizados con la ayuda de historiadores amparan ahora una teoría diferente: sostienen que en ese crimen hubo al menos cinco implicados más, algunos quizá todavía vivos. Los datos que aportan han sido suficientes para forzar al FBI a reabrir el caso.

La confesión de Carolyn[editar]

En 2007, Carolyn Bryant, confesó a Timothy Tyson, autor del libro "The Blood of Emmett Till" (2017) que se había inventado la acusación y que Till nunca le dirigió ninguna palabra o gesto provocativo. “That part’s not true” (Esa parte no es verdad), reconoció arrepentida.[5][6]

Reapertura de la investigación[editar]

En julio de 2018 se anunció la reapertura de la investigación del caso. En un informe remitido al Congreso, el Gobierno informó de que volvía a reabrir las pesquisas sobre el homicidio “tras recibir nuevas informaciones”.[7]

Referencias[editar]