Juan Carlos Romero (político argentino)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Carlos Romero
Dr. Juan Carlos Romero.png

Coat of arms of Argentina.svg
Senador de la Nación Argentina
por Salta
Actualmente en el cargo
Desde el 10 de diciembre de 2013

Escudo de la Provincia de Salta.svg
Gobernador de la Provincia de Salta
10 de diciembre de 1995-9 de diciembre de 2007
Predecesor Roberto Ulloa
Sucesor Juan Manuel Urtubey

Datos personales
Nacimiento 16 de noviembre de 1950 (64 años)
Bandera de Argentina Salta
Partido Partido Justicialista
Cónyuge Casado
Hijos 4
Ocupación Político
Alma máter Universidad de Buenos Aires
Residencia Salta
Web http://www.romerojuancarlos.com.ar
Facebook

[http://facebook.com/romeroxsalta

romeroxsalta ]
Twitter romeroxsalta
[editar datos en Wikidata]

Juan Carlos Romero (nació en Salta el 16 de noviembre de 1950), es un político argentino, miembro del Partido Justicialista.

Senador Nacional por Salta, de 1987 a 1995, Gobernador de la provincia de Salta, por tres períodos consecutivos, de 1995 a 2007; y dos veces reelecto Senador Nacional por el período 2007 - 2013 y 2013 -2019. Fue Vicepresidente Primero del Senado de la Nación y hoy ocupa la Vicepresidencia Segunda.[1] Es presidente del Partido Justicialista Distrito Salta.[2]

Es hijo de Roberto Romero, quien fue gobernador de la Provincia de Salta durante 1983 y 1987.

Estudios[editar]

En 1968 terminó el Bachillerato Humanista Moderno en la ciudad de Salta. Después cursó la carrera de abogacía en la Universidad de Buenos Aires, en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, donde se graduó en 1974. Allí cursó también el doctorado de Ciencias Políticas, aunque tiene todavía la tesis pendiente.[3]

Carrera política[editar]

En 1986, Juan Carlos Romero fue electo Senador de la Nación por la Provincia de Salta. Era, en ese momento, el más joven del país.

Como gobernador aplicó un plan de disciplina fiscal, privatizó empresas del Estado Provincial que en ese entonces solo daban pérdidas, provocaban déficit y brindaban un pésimo servicio a la sociedad (AGAS, el Hotel Termas, etc.). Impulsó el turismo, la radicación de empresas en Salta, fomentó las exportaciones y la inversión en la provincia. Promovió la reforma de la Constitución Provincial en 1998, lo que le permitió postularse para un segundo mandato, que ganó de forma contundente con un altísimo apoyo de la gente. En 1999 fue reelegido como gobernador en las elecciones.[4] [5]

En las elecciones nacionales en 2003, como candidato a vicepresidente en la fórmula que encabezó Carlos Menem. Ganaron en primera vuelta pero luego no participaron de la segunda.

En el 2007, Romero fue electo Senador de la Nación por la Provincia de Salta por el Partido Justicialista (PJ), ejerciendo la vicepresidencia de dicho cuerpo. Reelecto en 2013, ocupa la vicepresidencia primera del Senado y es miembro de las comisiones de Relaciones Exteriores, Presupuesto y Hacienda, Economía Nacional e Inversiones, y del Comité Especial para el Desarrollo y la Supervisión de los Recursos Hídricos. En las elecciones primarias (PASO) realizadas el 12 de abril de 2015, obtuvo el 33,67% Juan Carlos Romero de los votos, contando con el respaldo del Frente Renovador y del PRO.[6] [7]

En 2014 el juez de Garantías de Cuarta Nominación de Salta, Diego Rodríguez Pipino, hizo lugar a la medida cautelar de embargo preventivo solicitada por la fiscalía en la causa que se le sigue al senador nacional Juan Carlos Romero, por enriquecimiento ilícito.[8]

Cuestionamientos[editar]

El senador nacional y ex Gobernador de Salta, Juan Carlos Romero, fue denunciado, en Marzo de 2015, por la gran cantidad de viajes al exterior que realizó siendo funcionario del Estado.

La denuncia la llevó a cabo Carlos Morello, dirigente del partido Libres del Sur, y se basa en información de migraciones que registra días y horas de viaje, aeropuertos de entrada y salida del país, procedencia y destinos y también que tipo de avión utilizó, registrándose además las matrículas de los aviones en caso de vuelos privados.

La acusación expone que Romero gastó más de 1,6 millones de dólares del Estado entre pasajes de líneas comerciales y gastos de aviones privados y hace hincapié en que durante los últimos 7 años como senador nacional estuvo en el exterior 958 días, lo que implica casi 3 años de ausencias en Argentina y el 33% de ausencias al Senado en los últimos 3 años.

Desde 1986 hasta la actualidad se cuentan fehacientemente 221 viajes al exterior con un gasto aproximado de 1.671.000 dólares a 21 países.

En la discriminación presentada por Morello se aprecia que en los primeros años como senador nacional desde 1986 a 1995 Juan Carlos Romero viajó al exterior en 17 oportunidades. Siendo gobernador, en cambio, salió al exterior 118 veces gastando alrededor de 471 mil dólares sólo en líneas aéreas.

Entre los destinos citados por Morello y certificados en la documentación obrante se destacan lugares paradisiacos, paraísos fiscales y otros considerados plataformas de entrada y salida a destinos desconocidos.

Poder y narcotrafico[editar]

El halo narco de Juan Carlos Romero El halo narco de Juan Carlos RomeroHistorias y leyendas noventistas del socio de fórmula de Menem. El ex gobernador y actual senador por Salta Juan Carlos Romero (JCR) está nimbado por la persistente sospecha de que su fabulosa fortuna –que algunas fuentes estiman en 3.000 millones de dólares– es inseparable del contrabando de cocaína desde la vecina Bolivia, así como de la sistemática devastación de los bosques nativos en aras de la extensión de los cultivos de soja transgénica. En su defensa suele susurrarse que más tiene hoy que ver con su opulencia que los operadores de los dos gasoductos a Chile construidos durante su gobierno pagan regalías de acuerdo con simples declaraciones juradas.

El ex gobernador y actual senador por Salta Juan Carlos Romero (JCR) está nimbado por la persistente sospecha de que su fabulosa fortuna –que algunas fuentes estiman en 3.000 millones de dólares– es inseparable del contrabando de cocaína desde la vecina Bolivia, así como de la sistemática devastación de los bosques nativos en aras de la extensión de los cultivos de soja transgénica. En su defensa suele susurrarse que más tiene hoy que ver con su opulencia que los operadores de los dos gasoductos a Chile construidos durante su gobierno pagan regalías de acuerdo con simples declaraciones juradas. JCR fue compañero de Carlos Menem en la fórmula que enfrentó a Kirchner-Scioli en 2003. La alianza viene de antiguo. Durante el menemato, JCR monitoreó el desguace del Estado desde la presidencia de la Comisión de Hacienda y presupuesto del Senado. En especial, la privatización de YPF, que convirtió casi en indigentes y piqueteros al grueso de los pobladores de ciudades como General Mosconi y Tartagal. Como gobernador impulsó la tala de las selvas y bosques nativos, lo que redundó en pavorosas inundaciones y aludes de barro como los que arrasaron Tartagal en diciembre de 2005 y febrero de 2009. Hasta la reelección de José Pampuro como candidato provisional del Senado hace doce días, se autoproponía como candidato del proteico bloque opositor a ese cargo, segundo en la línea de sucesión en caso de acefalía presidencial. Y primero si Julio Cleto Cobos renunciara a la vicepresidencia. Su padre, Roberto Romero, pasó de pobre a dueño y director de El Tribuno en un santiamén allá por 1957 en misteriosas circunstancias. Su mujer era siciliana y según Wikipedia lo hizo ayudado por la Mafia (JCR tiene la nacionalidad italiana). Lo cierto es que según un informe de la DEA y las investigaciones de prestigiosos colegas y aún de antropólogos, RR a partir de entonces fue un notorio narcotraficante. Y a mediados de los ’70 parte de una vasta red de distribución y exportación de cocaína de la que formaban parte los máximos exponentes de la derecha peronista, comenzando por José López Rega. A pesar de eso –o a causa de eso– emergió de la dictadura como gobernador democrático de Salta. El hacedor. JCR fue primero senador por el dedo de su padre y luego gobernó Salta durante 12 años. Su primera medida como fue declarar “prescindibles” a 5.000 empleados públicos. Después privatizó la Dirección Provincial de Energía, entregándosela al Exxel Group, de Juan Navarro; y Obras Sanitarias de la provincia a un grupo que la rebautizó Aguas de Salta y luego la quebró. Además, jibarizó Vialidad provincial, liquidó la Dirección de Arquitectura, cerró el Banco de Préstamos y le entregó a privados el casino y la lotería. Por fin, y a pesar de que la Constitución provincial sólo permite una reelección, se las ingenió en 2003 para suspender esa prohibición por medio día, lo suficiente para habilitar su candidatura. El libro Salta, el Narcopoder, obra póstuma del periodista Sergio Poma (fallecido el 1 de enero de 2008 mientras era objeto de una feroz persecución judicial) despertó la furia de JCR. En él se revela cómo el indignado párroco de La Quiaca Jesús Olmedo lo trató de “narcotraficante” y nunca se retractó. También su virtual aliada de hoy, Elisa Carrió, expresó sus fundadas sospechas de que JCR fuera narco. Y la monja Marta Pelloni se manifestó en 2003 muy aliviada cuando se aventó el peligro de que fuera “vicepresidente el jefe del narcotráfico del norte del país”.

Cuando JCR fue nombrado gobernador, Salta tenía aproximadamente un tercio de territorio selvático: hoy prácticamente carece de bosques nativos Según datos oficiales, entre 1998 y 2002 se deforestaron 194.389 hectáreas, y entre 2002 y 2006 esa superficie más que se dobló: 414.934 hectáreas. Durante su último año de gestión y mientras la Ley de Bosques se discutía en el Congreso, JCR autorizó el desmonte en un solo año de 478.204 hectáreas: una extensión similar a la de 23 (veintitrés) ciudades de Buenos Aires. Es difícil concebir un crimen ecológico mayor.

La pasión por acabar con la biodiversidad de flora y fauna queda ilustrada con algunos, pocos, contundentes datos. Entre 2004 y 2007, la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta convocó a 211 audiencias públicas, de las cuales 195 correspondieron a proyectos de desmonte. Se aprobaron 191; dos no llegaron a ser aprobados por falta de tiempo para elaborar un dictamen y el tratamiento de los dos últimos se dejó para el año siguiente. El tolerante. Después de un año de marchas y contramarchas, JCR descubrió en febrero de 2009 que la gestión de CFK era “estalinista” e “intolerante” y se arrojó en brazos de Reutemann. En su renuncia al bloque del Frente para la Victoria escribió cosas tales como que “la sociedad reclama por la impunidad con que se matan diariamente (sic) a hombres y mujeres inocentes sin reacción oficial”, protestó porque se habla de “los pobres en Tartagal, cuando millones (sic) de ellos se hacinan a metros (sic) del Obelisco” y se quejó del “empobrecimiento y degradación” de la educación pública y de la “brutal concentración económica” y del “pensamiento único”. Facia tosta.

Cuando Reutemann instó a sus seguidores a emular a Papillon y embutir su candidatura donde mejor les cupiera, JCR pasó a cortejar a Felipe Solá, que no les pide tanto. Su último combate lo dio tratando de sostener contra viento y marea en la presidencia del Banco Central a Martín Redrado, ocasión en la que criticó “la falta de ímpetu” de Cobos. Facia tosta.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Roberto Ulloa
Gobernador de Salta
1995-2007
Sucesor:
Juan Manuel Urtubey