Iglesia de San Martín (Fuentidueña)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Iglesia de San Martín
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Iglesia de San Martín de Fuentidueña.jpg

Declaración 3 de junio de 1931
Figura de protección Monumento
Código RI-51-0000876[1]
Coordenadas 41°26′21″N 3°58′40″O / 41.43916667, -3.97777778Coordenadas: 41°26′21″N 3°58′40″O / 41.43916667, -3.97777778
Ubicación Bandera de Fuentidueña.svg Fuentidueña,
Flag Segovia province.svg Provincia de Segovia,
Flag of Castile and León.svg Castilla y León,
EspañaFlag of Spain.svg España
Estilos predominantes Románico

Las ruinas de la Iglesia de San Martín se encuentran a las afueras de la localidad de Fuentidueña, provincia de Segovia.

Historia[editar]

El 11 de noviembre de 1174, el rey Alfonso VIII celebró en esta iglesia la fiesta de San Martín, acompañado de su esposa, del obispo don Gonzalo, del abad de Retuerta y de otras personalidades destacadas de la época.[2]

El 3 de junio de 1931 fue catalogado como Bien de Interés Cultural con categoría de monumento.[3]

El 12 de julio de 1957 un Consejo de Ministros presidido por el General Franco autorizaba la cesión "temporal indefinida" del templo a los Estados Unidos a cambio de la devolución de parte de las pinturas murales de San Baudelio de Berlanga. Con el consentimiento y aquiescencia de las Reales Academias de la Historia y de Bellas Artes en las que hubo honrosas oposiciones- y el apoyo decidido de D. Francisco Javier Sánchez Cantón, Director del Museo del Prado, y del patriarca de la Historia del arte español venerado por infinidad de motivos aunque no por el que se narra-, don Manuel Gómez Moreno, se desmembró el ábside y se trasladó a Nueva York, al Museo Metropolitano, sección "The Cloister", donde trabajaba una hija del aludido maestro, doña `Carmen Gómez-Moreno, que conoció un súbito ascenso concedido por su directa y personal participación.[4]

El expolio fue posible gracias a la colaboración de Ministros Sres. Ruiz Jiménez y Castiella; Embajador en Washington, Sr. Areilza; Director General de Bellas Artes Sr. Gallego Burín; Obispo de Segovia, D. Daniel Llorente de Federico; Real Academia de la Historia, con la única oposición del Sr. Torres Balbás; Real Academia de Bellas Artes, con la oposición de Menéndez Pidal, Benedito, Esplá, Moisés de Huerta, el Infante de Baviera y César Cort.[4]

El Delegado de Bellas Artes en Segovia, Luis Felipe de Peñalosa y Contreras, Vizconde de Altamira, presentó su dimisión.[4]

Descripción[editar]

Las ruinas de la iglesia de San Martín se encuentran en la parte alta de la población, frente a la puerta Sur del recinto amurallado. En sus orígenes seguía el modelo de los templos sepulvedanos, si bien sus actuales restos no pueden dar fe de ello.[2]

La iglesia era similar al templo de San Miguel, un ábside circular servía de cabecera para su única nave, con cuatro medias columnas con sus correspondientes capiteles y una sucesión de canecillos historiados sustentando la cornisa. Además de los tres ventanales con tragaluz, también tenía en los tramos rectos dos ventanas ajimezadas ciegas, haciendo las veces de columnillas dos atlantes. El apuntamiento de los arcos de estas ventanas ciegas laterales nos lleva a datarla en la segunda mitad del siglo XII.[5]

Los historiadores la fechan alrededor de 1140 y habla de ella, al igual que de San Salvador de Sepúlveda, de San Frutos, y de la iglesia de San Esteban de Gormaz, como un foco de irradiación del estilo románico hacia el sur de la provincia de Segovia, de Soria, de Guadalajara,… Hace referencia a su pureza de líneas, a los variados motivos de las impostas y los ábacos, a sus múltiples y graciosos canecillos, y comparándola con la iglesia sepúlvedana dice que tiene las formas más afinadas, quizás porque, en su opinión, estaría construida por artistas de mayor nivel pues estaría destinada a ser la iglesia del castillo, que se estaría construyendo en los mismos años. De hecho, el grupo escultórico compuesto por los capiteles de las ventanas y del arco triunfal, y las esculturas de San Martín y de la Anunciación del interior del ábside resultaba muy animado y armónico. Se trata de un románico más culto, con vinculación al románico francés, pero sin dejar de ser rural.[5]

Su interior ha sido habilitado como cementerio de la zona intramuros de la Villa, sirviendo, precisamente, su pila bautismal vuelta del revés como peana de la cruz de la tumba de un párroco. Y a la cercana iglesia de Calabazas de Fuentidueña fueron a parar los catorce peldaños del primer tramo de la escalera de su torre, que también tenía cuatro cuerpos.[5]

La rapiña y el expolio acabaron con el resto de los sillares que tenían algún valor e interés artístico o decorativo, y se pueden contemplar en construcciones próximas.[6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Hernansanz Navas, Justo (1985). Fuentidueña y su alfoz: notas histórico-arqueológicas. Autoedición. ISBN 978-84-398-4817-2. 
  • Garma Ramírez, David de la (1998). Rutas del románico en la provincia de Segovia. Castilla Ediciones. ISBN 978-84-86097-71-4. 
  • Cuéllar Lázaro, Juan (2007). Fuentidueña: comunidad de villa y tierra. Real del Catorce, S.L. ISBN 978-84-935572-4-9. 

Enlaces externos[editar]