José María de Areilza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José María de Areilza
José María de Areilza (1976).jpg
Fotografiado en 1976

Alcalde de Bilbao
junio de 1937-febrero de 1938

Embajador de España en Argentina
1947-1950

Embajador de España en los Estados Unidos
1954-1960

Embajador de España en Francia
1960-1964

Ministro de Asuntos Exteriores
11 de diciembre de 1975-7 de julio de 1976

Diputado en las Cortes Generales
por Madrid
1979-1982

Presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa
1981-1983

Información personal
Nacimiento 3 de agosto de 1909
Portugalete
Fallecimiento 22 de febrero de 1998
Madrid
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Unión Monárquica, Falange Española de las JONS, Bloque Nacional, FET y de las JONS, Acción Ciudadana Liberal, Unión de Centro Democrático, Coalición Democrática
Familia
Padres Enrique Areilza Arregui y Eloísa Emilia Martínez Arana[1]
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Diplomático y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones
Firma Firma de José María de Areilza.svg

José María de Areilza y Martínez de Rodas (Portugalete, Vizcaya, 3 de agosto de 1909[2]​ - Madrid, 22 de febrero de 1998),[1][3]​ fue un político español, alcalde de Bilbao en 1937, consejero nacional del Movimiento (1946-1958), embajador de España y secretario del Consejo Privado del Conde de Barcelona. Ministro de Asuntos Exteriores en el primer gobierno del rey Juan Carlos I y cofundador de la UCD, está considerado como una figura relevante en la Transición Española.

Ostentó los títulos nobiliarios de conde de Rodas, marqués de Santa Rosa del Río y conde consorte de Motrico.

Biografía[editar]

Origen familiar[editar]

Hijo de Enrique de Areilza y Arregui, cirujano y fundador de los hospitales de Basurto, Gorliz, Triano y La Arboleda, y de Emilia Martínez y Rodas, II condesa de Rodas, se casó con María de las Mercedes de Churruca y Zubiría, IV condesa de Motrico.

Estudios[editar]

La infancia y juventud de José María Areilza transcurren en Portugalete, donde reside, en el palacio de su abuelo materno, “El Salto”, levantado sobre los acantilados del Abra. Tras realizar el bachillerato en el Instituto de Vizcaya, título que obtiene en 1924, emprende la carrera de medicina en la universidad madrileña de San Carlos, que abandona en el primer curso para pasar a simultanear los estudios de ingeniería industrial en la Escuela de Bilbao y los de derecho en la Universidad de Salamanca, ciudad en la que va a residir los veranos hasta finalizar su licenciatura. Una carrera, la de Derecho, que concluye en 1933. En Salamanca conoce personalmente a Miguel de Unamuno.

Presidente de Renovación Española en Vizcaya[editar]

Una vez terminados los estudios en la Escuela de Ingenieros, inició su actividad política en la denominada Juventud Monárquica a través de colaboraciones, bajo pseudónimo, en el periódico El Nervión. Impulsó la organización de las labores electorales previas a la campaña electoral de abril de 1931. Al fundarse el partido de filiación monárquica Renovación Española en 1933, fue su presidente en Vizcaya, y en las elecciones de noviembre de 1933, José María Areilza, a los veinticuatro años, fue candidato del bloque derechas por la circunscripción de Vizcaya, compartiendo candidatura con el tradicionalista Marcelino Oreja Elósegui. Areilza no resultó elegido. Por su relación personal con José Antonio Primo de Rivera y Ramiro Ledesma Ramos contribuyó a la fusión de las dos ramas del fascismo español, Falange Española y las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista.

En las elecciones de febrero de 1936, Areilza formó parte —por Renovación Española— de la candidatura de Unión de Derechas para el distrito de Bilbao. Le acompañaron en la misma Miguel Goldaracena, de Acción Popular, José María Juaristi, tradicionalista de Unión Vascongada, y Joaquín Adán, independiente. Finalmente, los comicios en Bilbao dieron como resultado el triunfo del Frente Popular y los nacionslistas vascos. La Unión de Derechas no alcanzó representación. José María Areilza reunió casi 30.000 votos y su candidatura fue la más votada en los distritos de San Vicente y de la Diputación de la capital vizcaína (El Liberal, 18 de febrero de 1936).[4]

Conspiración y Guerra Civil[editar]

En los meses de febrero a julio de 1936, se desplaza a Pamplona para obtener información directa del general Mola, organizador de la sublevación contra la República, y en adelante será su enlace en Bilbao. José María Areilza mantiene informados de las conversaciones a sectores implicados en la conspiración en Madrid, entre otros a Valentín Galarza y Jorge Vigón, representantes de Unión Militar Española. La falta de apoyos aborta el levantamiento en Bilbao. Ante la evidencia de la guerra y tras ocultarse, José María Areilza huye de Bilbao. Es condenado por el Tribunal Popular de Bilbao bajo la acusación de ser uno de los jefes de la conspiración en Vizcaya. Se pone a disposición de las autoridades franquistas, recorre Burgos, Valladolid y Salamanca y actúa en los contactos que condujeron finalmente a la unificación de las diferentes tendencias nacionales en Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS) en abril de 1937. Combatió en la Guerra Civil en el bando sublevado.

Primer alcalde tras la caída de Bilbao[editar]

En junio de 1937 asiste a la toma de Bilbao y el día 21 es nombrado, por el gobernador civil, alcalde de la capital vizcaína, cargo que ostentará durante ocho meses (21-6-1937/24-2-1938)[5]​. Tras la Alcaldía bilbaína, participa en la constitución del nuevo régimen y el Movimiento Nacional. En enero de 1938 es nombrado delegado nacional con objeto de la celebración del primer congreso de la FET y de las JONS en Bilbao. Es nombrado jefe del servicio nacional de Enseñanza Profesional y Técnica, funciones que desempeña un mes escaso dada su designación como jefe del servicio nacional de Industria (2-3-1938).

En primera fila de la política y la economía del régimen franquista[editar]

Por decreto de 25 de octubre de 1939 el consejero nacional José María Areilza es nombrado miembro de la Junta Política de FET y de las JONS. Procurador en Cortes por su condición de Consejero Nacional del Movimiento por designación directa del jefe del Estado durante la II Legislatura de las Cortes Españolas (1946-1949),[6]​ repitió ambos cargos en la III Legislatura de las Cortes Españolas (1949-1952),[7]IV Legislatura de las Cortes Españolas (1952-1955),[8]​ y V Legislatura de las Cortes Españolas (1955-1958).[9]​ Será designado vocal de la comisión permanente del Consejo Nacional de Economía (1940) y representante de los sindicatos en el consejo de administración de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, función ésta última que desempeña hasta su cese el 24 de julio de 1942. Por estas fechas, en el ámbito profesional y de la administración provincial José María Areilza es vocal del consejo de El Correo Español-El Pueblo Vasco (1939), consejero de Nitratos de Castilla, y miembro de la comisión organizadora de la Feria de Muestras de Bilbao (1941). Reorganiza, la extinguida Junta de Cultura Vasca, presidiendo la primera Junta de Cultura de Vizcaya, creada por la Diputación provincial ese mismo año 1942.

El régimen franquista tras la segunda guerra mundial[editar]

En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial se inician en España las maniobras políticas para poner fin al régimen de Franco, mediante una intervención aliada, y restaurar la monarquía en la persona de Don Juan de Borbón. José María Areilza entabla conversaciones diplomáticas con las embajadas de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia en Madrid a fin de valorar los apoyos a dicha intervención. Se entrevista posteriormente con el conde de Barcelona en Lausana para informarle de que sólo habrá sanciones diplomáticas y retirada de embajadas, como así se produciría tras los acuerdos de Potsdam y de San Francisco. Intenta persuadirle de que aplace la declaración pública que le exigen los aliados, no obstante, Don Juan de Borbón difunde el manifiesto en el que insta a Franco a abandonar el poder para dar paso a la restauración de la monarquía, el 19 de marzo de 1945.

Embajador en Argentina, Estados Unidos y Francia[editar]

Es designado procurador en Cortes para las legislaturas que se suceden de 1946 a 1958 e imparte clases de Política económica y Economía y Política industrial en la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas en la Universidad de Madrid (1944-1947). Pero su función alcanza una dimensión internacional al ocuparse de las embajadas españolas en Argentina (1947-1950), Estados Unidos (1954-1960) y Francia (1960-1964). Durante su primer destino en Buenos Aires, se firma el protocolo Franco-Perón (1948) de cooperación económica y un posterior convenio adicional (1949). Asimismo, José María Areilza tiene la oportunidad de un acercamiento a Paraguay, donde en agosto de 1948 es nombrado presidente Natalicio González. De sus conversaciones con el presidente paraguayo se obtiene el nombramiento de un embajador en España. Tras concluir sus funciones diplomáticas en Argentina, José María Areilza dedica unos años a la actividad empresarial: es vocal consejero, ya desde 1948, de Industria Resinera, empresa con sede en Bilbao fundada en 1922, presidente de Sociedad Ibérica de Gomas y Amiantos (Bilbao) desde 1950, y promueve la creación de Celulosas del Nervión (Durango) en 1951. En marzo de 1954 toma posesión de la presidencia de la Central Siderúrgica y en agosto de ese mismo año es nombrado embajador de Estados Unidos, siendo presidente el general Eisenhower. Sucede en esta función a José Félix Lequerica, que deja tras de sí la firma de acuerdos económicos y militares entre ambos países (1953), preludio de la futura cooperación que consolida su sucesor. La actividad diplomática de José María Areilza se centra en la propaganda. Por su parte, ofrece a Estados Unidos una España anticomunista, con una nueva y eficaz estructura que Franco ha sabido imprimirle, lo cual le garantiza estabilidad y continuidad. Esta política de acercamiento queda sellada definitivamente con el viaje de Eisenhower a Madrid en diciembre de 1959, invitado por Franco. De su gestión en Estados Unidos destaca fundamentalmente haber obtenido la carta de adhesión de España a la ONU en calidad de “observador oficial permanente”, lo que vino a consolidar la posición internacional del país. Asimismo, durante la misma se alcanzan acuerdos financieros, se firma el convenio sobre energía atómica (1955), se crea la Cámara de Comercio Hispano-Norteamericana en Nueva York y se inicia el acercamiento a los gobiernos de Inglaterra y Francia.

Tras seis años en la embajada estadounidense, en 1960 cumple con nuevo destino en Francia. Desde París, José María Areilza inicia la normalización de las relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y las negociaciones para la entrada en la Comunidad Económica Europea. Las conversaciones que, por esas fechas, mantiene con Franco sobre la necesidad de apertura del régimen hacia un sistema democrático, vigente en Europa occidental, resultan infructuosas. Dimitió como embajador en París por discrepancias con el régimen y fue nombrado en 1964 secretario del Consejo Privado de Don Juan de Borbón, conde de Barcelona. En 1966 ingresó como miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.[10]

La salida monárquica[editar]

José María Areilza inicia una labor a favor del movimiento monárquico en España. Sus planteamientos derivan hacia la implantación en la España postfranquista de una monarquía no continuista, sino democrática y homologable a las instituciones monárquicas europeas, que habían aceptado plenamente el sistema democrático. Sus contactos con Don Juan de Borbón se inician durante el ejercicio de sus funciones de embajador en Estados Unidos y en Francia. Y ya en abril de 1966 se incorpora, como secretario general, al secretariado político del conde de Barcelona. El secretariado culmina sus funciones en julio de 1969, fecha en la que Juan Carlos de Borbón es nombrado sucesor a título de rey.

Desvinculación del régimen franquista[editar]

Con la década de los setenta se situó en la oposición liberal al régimen de Franco, expresando su desacuerdo en repetidas ocasiones, colaborando desde la prensa y desplegando actividad como conferenciante. Su desvinculación del régimen y su posicionamiento a favor de la monarquía son contestados negativamente por sectores del gobierno, lo que se traduce en cese de cargos, retirada del pasaporte y multas. Carrero Blanco, su más frontal opositor, le replica en los periódicos bajo el pseudónimo de Ginés de Buitrago. En julio de 1975 nace FEDISA, grupo de signo centrista, del que forma parte Areilza junto con José Luis Álvarez, democristiano, Pío Cabanillas, Francisco Fernández Ordóñez, socialdemócrata, y Marcelino Oreja, entre otros. Pero la iniciativa quedará en un simple intento, al autodisolverse durante el primer gobierno de la monarquía. Muere Franco el 20 de noviembre de 1975, dos días después es proclamado rey Juan Carlos I. José María Areilza queda fuera del Consejo del Reino, aunque su nombre se barajaba en un principio; será Torcuato Fernández Miranda quien lo presida.

Ministro de asuntos exteriores en el gobierno de Arias Navarro[editar]

Una vez muerto el dictador Francisco Franco se le ofrece el Ministerio de Asuntos Exteriores[11]​ en el primer gobierno de Carlos Arias Navarro, cargo que jura el 13 de diciembre. En política interna, José María Areilza manifiesta sus desavenencias con la política inmovilista del gobierno de Arias Navarro, de ahí su rechazo al limitado estatuto de asociaciones que no abre paso a los partidos políticos. Sus contactos políticos le volvieron a colocar en posición de liderar la política nacional como sucesor de Arias Navarro.

Acenso de Suárez[editar]

En julio de 1976 dimite Carlos Arias Navarro y el rey designa a Adolfo Suárez para sucederle en la jefatura de gobierno, contra el pronóstico de quienes aseguraban el nombramiento de José María Areilza para el cargo. Éste transmite su decisión de no continuar en el nuevo gabinete, tampoco lo hará Manuel Fraga. José María Areilza estima que se ha perdido tiempo en estos siete meses de monarquía con Arias Navarro y en política el factor tiempo es esencial (El Correo Español, 22-7-1976). Su cargo ministerial fue parejo al de procurador en cortes durante parte de la X Legislatura de las Cortes Españolas (1971-1977), concrétamente desde el 23 de diciembre de 1975 hasta el 12 de julio de 1976.[12]​ Ante el bloqueo institucional, propone dar a la nación una constitución que establezca definitivamente las bases de una monarquía democrática. Se muestra firme en el papel del rey como motor de cambio, en la legalización del Partido Comunista, que acabará por imponerse, y en arbitrar fórmulas para la autonomía regional de Cataluña y el País Vasco. Por esas fechas también José María Areilza contribuye a la creación de El País, donde publica sus artículos sobre la forma de llevar a cabo la reforma democrática. En 1976, junto con Pío Cabanillas, fundó el primer Partido Popular, integrado después en la UCD, que abandonó ante la llegada al partido de Adolfo Suárez. En 1979 fue elegido diputado por la entonces Coalición Democrática. Entre 1981 y 1983 ejerció de presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.[13]

Tras la constitución de 1978[editar]

Se promulga la Constitución, se disuelven las Cortes y se convocan elecciones generales. Enseguida se establecen alianzas para las candidaturas posibles, de las que surge Coalición Democrática (CD), que reúne a Manuel Fraga, Federico Silva y Alfonso Osorio. José María Areilza es segundo candidato de la misma, que constituirá minoría parlamentaria de apoyo a UCD. No obstante, tras la dimisión de Adolfo Suárez en enero de 1981 y la apertura de una fractura interna en el partido que lidera, CD deja libertad de voto en la elección de nuevo presidente y Calvo Sotelo no logra el quórum, continuando el gobierno en una situación de interinidad. Del golpe de Estado de 23 de febrero José María Areilza escribe: “No éramos en esa noche diputados y senadores de éste o de aquel color, sino representantes elegidos del pueblo español, sometidos a chantaje y vejación colectiva”. Del problema vasco que: “es grave en sí, porque creo que se ha aplazado durante mucho tiempo su solución y el tiempo no lo cura siempre todo” (El Correo Español, 16-5-1979). Estatuto de Autonomía sí, pero analizado y discutido sin ritmo de urgencia, y con un plazo para rodarse, mientras se elabora una normativa orgánica constitucional relativa a aspectos cruciales como las haciendas locales autónomas, el orden público y la seguridad y el poder judicial. La presidencia de la Asamblea de parlamentarios del Consejo de Europa (1981) y la candidatura de UCD por Santander, frente a centristas de Adolfo Suárez y fraguistas, cierran la trayectoria política de José María Areilza.

Actividad intelectual[editar]

José María Areilza es un conferenciante cuya presencia es habitual en los círculos sociales y culturales de la capital española (Escuela Diplomática de Madrid, Instituto de Estudios Políticos, Club Siglo XXI, Fundación Arte y Cultura, etc.) y de provincias, como Bilbao, a donde regresa con intermitencia antes de emprender su etapa diplomática (Junta de Cultura de Vizcaya, Universidad de Deusto, Escuela de Ingenieros, Sociedad Bilbaína, etc.). Desde las columnas periodísticas trasmite sus reflexiones, con artículos de opinión en ABC, El Correo Español y La Vanguardia. En 1987 fue elegido miembro de la Real Academia Española (sillón G).[10]

Obra escrita[editar]

Pueden destacarse sus más de tres mil artículos de prensa y, entre sus libros, Reivindicaciones de España, escrito en colaboración con Fernando María Castiella (1941), Embajadores sobre España (1947), Así los he visto (1974), Diario de un ministro de la monarquía (1977), Cuadernos de la transición (1983), La Europa que queremos (Premio Espasa de Ensayo 1986), con ocasión de la entrada de España en la Unión Europea, y sus memorias, tituladas A lo largo del siglo, 1909-1991 (1992). Colaboró en la revista Acción Española.[14]

Padre de la periodista Cristina de Areilza, autora del Diario de una rebeldía.

Condecoraciones[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Agirreazkuenaga Zigorraga et al., 2008, p. 105.
  2. Alzugaray y Alzugaray Aguirre, 2004, p. 46.
  3. Ministerio de Asuntos Exteriores (ed.). «José María de Areilza y Martínez-Rodas, Conde de Motrico». 
  4. Chacón Delgado, Pedro (2015). «Biografía de José María de Areilza». Nobleza con libertad. Biografía de la derecha vasca. Atxular. p. 641-665. ISBN 978-84-942480-4-7. 
  5. Agirreazkuenaga Zigorraga et al., 2008, p. 97.
  6. Decreto de 1 de mayo de 1946 referente al cese del III y nombramiento del IV Consejo Nacional de FET y de las JONS (BOE nº 122, de 2 de mayo de 1946)[1]
  7. continúa su nombramiento como miembro del IV Consejo Nacional de FET y de las JONS [2]
  8. Decreto de 9 de mayo de 1952 por el que se dispone el cese del V y nombramiento del VI Consejo Nacional de FET y de las JONS (BOE nº 131, de 10 de mayo de 1952, página 2118) [3]
  9. Decreto de 3 de marzo de 1955 por el que se aumenta a cincuenta el número de Consejeros Nacionales (BOE núm. 64, de 5 de marzo de 1955) Decreto de 4 de mayo de 1955 por el que se dispone el cese del VI y nombramiento del VII Consejo Nacional de FET y de las JONS (BOE nº 130, de 10 de mayo de 1955, página 2898) [4]
  10. a b «A lo largo de un siglo». El País. 23 de febrero de 1998. 
  11. Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS) del CSIC (ed.). «Ministros y miembros de organismos de gobierno. Regencias, Juntas de Gobierno, etc (1808-2000)». 
  12. Apartado a) del artículo segundo de la Ley de Cortes, modificada por la Ley Orgánica del Estado, núm. 1/1967, de 10 de enero. (BOE núm. 9, de 11 de enero de 1967) [5]
  13. «Españoles en el Consejo de Europa». Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. 
  14. Ferrari, 2015, p. 121.
  15. Ministerio de Marina: «Decreto de 11 de julio de 1957 por el que concede la Gran Cruz del Mérito Naval al Embajador de España en Washington, don José María de Areilza y Martínez de Rodas». Boletín Oficial del Estado núm. 184, de 18 de julio de 1957: 3253. ISSN 0212-033X. 
  16. Ministerio de Asuntos Exteriores: «Decreto 1325/1960, de 18 de julio, por el que se concede la Gran Cruz de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III a don José María de Areilza y Martínez-Rodas». Boletín Oficial del Estado núm. 173, de 20 de julio de 1960: 10088. ISSN 0212-033X. 
  17. Ministerio de Asuntos Exteriores: «Real Decreto 1610/1976, de 9 de julio, por el que se concede el Collar de la Orden de Isabel la Católica a don José María de Areilza y Martínez-Rodas». Boletín Oficial del Estado núm. 165, de 10 de julio de 1976: 13549. ISSN 0212-033X. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Ernesto Ercoreca Regil
Coat of Arms of Bilbao.svg
Alcalde de Bilbao

21 de junio de 1937-24 de febrero de 1938
Sucesor:
José María González de Careaga Urquijo

Predecesor:
José Muñoz de Vargas
COA Spain 1945 1977.svg
Embajador de España en Argentina

1947-1950
Sucesor:
Manuel Aznar Zubigaray

Predecesor:
José Félix de Lequerica
COA Spain 1945 1977.svg
Embajador de España en los Estados Unidos

1954-1960
Sucesor:
Mariano de Yturralde y Orbegoso

Predecesor:
José Rojas Moreno
COA Spain 1945 1977.svg
Embajador de España en Francia

1960-1964
Sucesor:
Carlos de Miranda y Quartín

Predecesor:
Pedro Cortina Mauri
COA Spain 1945 1977.svg
Ministro de Asuntos Exteriores

1975-1976
(III Gobierno Arias)
Sucesor:
Marcelino Oreja Aguirre

Predecesor:
Hans de Koster
Presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa
1981-1983
Sucesor:
Karl Ahrens