Guerra soviético-japonesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Guerra soviético-japonesa (1945)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra soviético-japonesa
Parte de la Segunda guerra sino-japonesa
US-Soviet sailors on VJ Day.jpg
Marineros soviéticos y estadounidenses en Alaska en el Día de la Victoria sobre Japón.
Fecha 8 de agosto de 1945 - 2 de septiembre de 1945
(365 días)
Lugar Manchuria/Manchukuo, Mongolia Interior/Mengjiang, Sakhalin, las Islas Kuriles, y Corea
Casus belli Afán revanchista de la Unión Soviética tras la derrota sufrida en la Guerra ruso-japonesa.
Resultado Decisiva victoria soviética.
Contribuyó a la rendición japonesa.
Consecuencias Inicio del conflicto de las Islas Kuriles.
Cambios territoriales Japón pierde la soberanía total de las Islas Kuriles y de la Isla de Sajalín, las cuales fueron anexadas a la Unión Soviética (hoy Rusia).
Beligerantes
Aliados: Eje:
Comandantes
Flag of the Soviet Union (1923-1955).svg Aleksandr Vasilevsky
[1] [2]
Bandera de Japón Otozō Yamada  (P.D.G.)
Fuerzas en combate
Unión Soviética:
1 577 225 hombres
26 137 piezas de artillería
1 852 sup. artillería
5 556 tanques y artillería autopropulsada
5 368 aviones
Mongolia:
16 000 hombres
Japón:
1 217 000 hombres
5 360 artillería
1 155 tanques
1 800 aviones
1 215 vehículos[1]
Manchukuo:
200 000 hombres[3]
Mengjiang:
10 000 hombres
Bajas
9 726 KIA/MIA,
24 425 WIA[4] [5]
83 737 KIA
640 276 Prisioneros de guerra
[editar datos en Wikidata]

La Guerra soviético-japonesa (Советско-японская война en ruso) (ソビエト戦争 en japonés), comenzó el 8 de agosto de 1945, con la invasión soviética del estado títere japonés de Manchukuo. Los soviéticos terminaron con el control japonés de Manchukuo, Mengjiang (Mongolia interior), el norte de Corea, el sur de Sajalín y las Islas Kuriles. La rápida derrota del Ejército japonés de Kwantung fue un factor significativo en la rendición japonesa y el fin de la Segunda Guerra Mundial.[6] [7]

Resumen[editar]

En la Conferencia de Teherán (noviembre de 1943), Stalin decidió que la Unión Soviética iba a entrar en la guerra contra el Japón una vez que la Alemania nazi fuese derrotada. En la Conferencia de Yalta (febrero de 1945), Stalin acordó con los Aliados entrar en la Teatro del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial dentro de tres meses tras el fin de la guerra en Europa. La invasión comenzó el 8 de agosto de 1945, exactamente tres meses después de la rendición de la Alemania nazi el 8 de mayo (9 de mayo, 0:43 hora de Moscú).

El inicio de la invasión se redujo entre los bombardeos atómicos de Hiroshima, el 6 de agosto Nagasaki, el 9 del mismo mes. Aunque el líder soviético Iósif Stalin no había hablado mucho en detalle del programa de la bomba atómica, desarrollado por parte de los gobiernos aliados, él estaba, sin embargo, muy consciente de su existencia y propósito, adquiridos por medio de fuentes de inteligencia soviéticas.[cita requerida] Sin embargo, en virtud de los plazos de los acuerdos de Teherán y Yalta, y la acumulación a largo plazo de las fuerzas soviéticas en el Lejano Oriente, está claro que la noticia de los ataques a las dos ciudades no jugó ningún papel importante en el calendario de la invasión soviética; la fecha de la invasión fue establecida por el acuerdo de Yalta, la fecha de la rendición alemana, y el hecho de que el 3 de agosto, el mariscal Vasilevsky informó a Stalin de que, en caso de necesidad, podía atacar en la mañana del 5 de agosto. Por otra parte, mientras que Stalin pudiera razonablemente haber llegado a la conclusión de que un bombardeo atómico de Japón era inminente, no parece que estaba muy impresionado con el potencial de la bomba atómica, ciertamente no tanto como para pensar que podría obligar a una nación tan reacia a rendirse como Japón en una capitulación anterior.

A las 11 p.m. hora de Transbaikalia, el 8 de agosto de 1945, el ministro de Asuntos Exteriores soviético Molotov informó al embajador japonés Satō que la Unión Soviética le había declarado la guerra al Imperio de Japón, y que a partir del 9 de agosto, el gobierno soviético se considera en estado de guerra con el Japón.[8] Un minuto después de la medianoche, hora de Transbaikalia, el 9 de agosto de 1945, los soviéticos comenzaron su invasión simultánea en tres frentes al este, al oeste y al norte de Manchuria. La operación se subdivide en partes operativas y tácticas más pequeñas:

y subsecuentemente:

Aunque la batalla se extendió más allá de las fronteras tradicionalmente conocidas como Manchuria —es decir, las tierras tradicionales de los manchúes— las invasiones coordinadas e integradas de los territorios del norte de Japón también ha sido llamadas la Batalla de Manchuria.[9] Desde 1983, la operación algunas veces ha sido llamada Operación Tormenta de Agosto, después el historiador militar estadounidense LTC David Glantz utilizó ese título para un papel en el caso.[1] También ha sido referida por su nombre soviético, la Operación Estratégica Ofensiva Manchú, sin embargo, este nombre se refiere más a la Invasión soviética de Manchuria que a toda la guerra.

Esta ofensiva no debe ser confundida con las guerras fronterizas soviético-japonesas, (en particular la Batalla de Jaljin Gol de mayo a septiembre de 1939), que terminó con la derrota de Japón en 1939, y dio lugar al Pacto de Neutralidad.[10]

Antecedentes[editar]

La Guerra Ruso-Japonesa de principios del siglo XX dio lugar a una victoria japonesa y el Tratado de Portsmouth por la que, en conjunción con otros eventos posteriores, incluyendo el incidente de Mukden y invasión japonesa de Manchuria en septiembre de 1931, Japón finalmente ganó el control de Corea, Manchuria y el sur de Sakhalin. A finales de la década de 1930 hubo una serie de incidentes fronterizos soviético-japonesas, siendo la más significativa la Batalla del lago Khasan (Incidente de Changkufeng, julio-agosto de 1938) y la Batalla de Khalkhin Gol (Incidente de Nomonhan, mayo y septiembre de 1939), que condujo a la Pacto de Neutralidad Soviético-Japonés[10] [11] de abril de 1941. El Pacto de Neutralidad liberó las fuerzas de los incidentes fronterizos y permitió a los soviéticos a concentrarse en su guerra con Alemania, y los japoneses se concentren en su expansión hacia el sur en Asia y el Océano Pacífico.

Sin embargo, con el éxito en la Stalingrado, y la eventual derrota de Alemania cada vez más cerca, la actitud soviética hacia Japón cambió, tanto en público, con Stalin haciendo discursos denunciando a Japón, como en secreto, con los soviéticos dedicados a la acumulación de fuerzas y suministros en el Lejano Oriente. En la Conferencia de Teherán (noviembre de 1943), entre otras cosas, Churchill, Roosevelt y Stalin acordaron que la Unión Soviética iba a entrar en la guerra contra el Japón una vez que la Alemania nazi fuera derrotada. Sin embargo, Stalin se enfrentó a un dilema - quería evitar una guerra de dos frentes a casi cualquier costo, sin embargo el líder soviético también quiso extraer ganancias en el Lejano Oriente, así como en Europa. La única manera en que Stalin podría obtener ganancias de Extremo Oriente, sin abrir una guerra en dos frentes, sería que Alemania capitule antes que Japón.

Debido al Acta de Neutralidad soviético-japonesa, los soviéticos hicieron prisioneras a las tripulaciones aéreas aliadas que desembarcaron en territorio soviético tras operaciones contra Japón, aunque se sabe aviadores capturados en la Unión Soviética bajo tales circunstancias, a quienes generalmente se les permitió "escapar" después un cierto período de tiempo. Sin embargo, incluso antes de la derrota de Alemania, la acumulación de pertrechos y tropas soviéticas en el Lejano Oriente se aceleró de manera constante. A principios de 1945 se puso de manifiesto a los japoneses de que los soviéticos se estaban preparando para invadir Manchuria, a pesar de que era poco probable un ataque antes de la derrota de Alemania. Además de sus problemas en el Pacífico, los japoneses se dieron cuenta de que necesitaban determinar cuándo y dónde se produciría una invasión soviética.

En la Conferencia de Yalta (febrero de 1945), entre otras cosas, Stalin aseguró de Roosevelt la promesa de deseos territoriales de Extremo Oriente, a cambio de comprometerse a entrar en la guerra del Pacífico en dos o tres meses posteriores de la derrota de Alemania. A mediados de marzo de 1945, las cosas no iban bien en el Pacífico para los japoneses, y se retiraron sus tropas de élite de Manchuria para apoyar las acciones en el Pacífico. Mientras tanto, los soviéticos continuaron su acumulación de material bélico y tropas en Extremo Oriente. Los soviéticos habían decidido que no querían renovar el Pacto de Neutralidad. Los términos del pacto de neutralidad exigían que 12 meses antes de su expiración, los soviéticos debían advertir a los japoneses de esta situación, por lo que el 5 de abril de 1945 se informó a los japoneses que no quieren renovar el tratado.[12] This caused the Japanese considerable concern,[13] [14] pero los soviéticos hicieron grandes esfuerzos para asegurar a los japoneses que el tratado siguiera en vigor durante otros doce meses, y que por tanto, los nipones no tenían nada de qué preocuparse.[15]

El 9 de mayo de 1945 (hora de Moscú), Alemania se rindió, lo que significó que si los soviéticos iban a cumplir con el acuerdo de Yalta, tendrían que entrar en guerra con Japón en dicha fecha. La situación siguió empeorando para los japoneses, dado a que eran ahora la única potencia del Eje que seguía en la guerra. Ellos estaban dispuestos a permanecer en paz con los soviéticos y ampliar el Pacto de Neutralidad,[15] y que también estaban dispuestos a lograr el fin de la guerra. Continuamente desde Yalta se habían acercado en varias ocasiones, o tratado de hacerlo, con los soviéticos con el fin de extender el pacto de neutralidad, y excluirlos de la negociación de la paz los aliados. Los soviéticos no hicieron nada para desalentar estas esperanzas japonesas, y pretendieron que el proceso tomara el mayor tiempo posible (sin dejar de preparar a sus fuerzas de invasión.)[15] Uno de los papeles del gabinete del Almirante Barón Suzuki, que asumió el cargo en abril de 1945, fue tratar de asegurar cualquier término de paz a menos de rendición incondicional.[16] A finales de junio se acercaron de nuevo a los soviéticos, (el Pacto de Neutralidad todavía estaba en plena vigencia), invitándolos a negociar la paz con los aliados en apoyo de Japón, dotándolos de propuestas específicas y, a cambio, ofreciendo a los soviéticos concesiones territoriales muy atractivas. Stalin expresó su interés, y los japoneses esperaron la respuesta soviética. Los soviéticos continuaron para evitar dar una respuesta. La Conferencia de Potsdam se celebró del 16 de julio al 2 de agosto de 1945. El 24 de julio la Unión Soviética, evacuó a todo el personal de la embajada y familias procedentes de Japón. El 26 de julio la conferencia produjo la Declaración de Potsdam por la que Churchill, Truman y Chiang Kai-shek (la Unión Soviética no estaba en guerra con Japón) exigió la rendición incondicional de Japón. Los japoneses continuaron esperando la respuesta soviética, y evitaron responder a la declaración.[15]

Los japoneses habían estado vigilando el tráfico del Ferrocarril Transiberiano y la actividad soviética al este de Manchuria y en conjunto con las tácticas dilatorias soviéticas, situación que los llevó a pensar que los soviéticos no estarían listo para invadir Manchuria del Este antes de finales de agosto. Sin embargo, no contaban con una idea real, y no poseían evidencia que confirmara cuándo y dónde se produciría una invasión.[17]

Los japoneses fueron tomados por sorpresa cuando los soviéticos declararon la guerra una hora antes de la medianoche del 8 de agosto de 1945, e invadieron simultáneamente en tres frentes justo después de la medianoche del 9 de agosto.

Fuerzas combatientes[editar]

Soviéticos[editar]

El Comando del Lejano Oriente,[2] bajo el mando del Mariscal de la Unión Soviética Aleksandr Vasilevsky, había un plan para la conquista de Manchuria que era sencillo pero muy importante en escala,[1] pidiendo un masivo movimiento de pinza sobre la totalidad de Manchuria. Este movimiento de pinzas debía ser realizado por el Frente Transbaikalia en el oeste y por el 1.er Frente de Extremo Oriente desde el este, el Segundo Frente de Extremo Oriente era atacar el centro de la bolsa del norte.[2] Sólo el equivalente soviético de un comando teatro que operó durante toda la guerra (aparte de las efímeras direcciones de 1941 en el oeste), el Comando de Extremo Oriente, consistía de tres Frentes del Ejército Rojo.

Mapa básico mostrando el plan de la invasión soviética de Manchuria.[2]
Frente Occidental de Manchuria

El Frente Transbaikalia, bajo el mando del Marshal R. Y. Malinovsky, estaba para formar la mitad occidental del movimiento de pinza soviética, atacando a través de los desiertos de la Mongolia Interior y en las montañas Gran Khingan.[2] Estas fuerzas tenían el objetivo de asegurar Mukden (actual Shenyang), luego se reunían tropas del Primer Frente Extremo Oriente en la zona de Changchun, en el centro sur de Manchuria,[1] y al hacerlo terminaban el doble envolvimiento.[1]

Frente Oriental de Manchuria

El Primer Frente de Extremo Oriente, bajo el mando del Mariscal K. A. Meretskov, estaba para formar la mitad occidental del movimiento de pinza. Este ataque involucraba golpear hacia Mudanjiang (o Mutanchiang),[1] y una vez que la ciudad fue capturada, la fuerza fue avanzando hacia las ciudades de Jilin (o Kirin), Changchun y Harbin.[1] Su objetivo final era unirse con las fuerzas del Frente Transbaikalia en Changchun y Jilin (o Kirin) cerrando así el movimiento de doble envolvimiento.

Como un objetivo secundario, el Primer Frente de Extremo Oriente era evitar que las fuerzas japonesas escaparan a Corea, y luego invadir la península coreana hasta el paralelo 38,[1] estableciendo en el proceso de lo que más tarde se convirtió en Corea del Norte.

Frente Norte de Manchuria

El Segundo Frente de Extremo Oriente, bajo el mando del General M. A. Purkayev, estaba en una misión de ataque de apoyo.[1] Sus objetivos eran las ciudades de Harbin y Tsitsihar,[2] y la prevención de una retirada ordenada hacia el sur por las fuerzas japonesas.[1]

Una vez que las tropas del Primer Frente Extremo Oriente y Transbaikalia capturaron la ciudad de Changchun, el Segundo Frente de Extremo Oriente fue atacar a la Península de Liaotung y apoderarse de Port Arthur (actual Lüshun).[1]

Cada frente tenía "unidades frontales" unidas directamente al frente en vez de un ejército.[1] Las fuerzas totalizaron 89 divisiones militares con 1 500 000 hombres, 3704 tanques, 1852 armas autopropulsadas, 85 819 vehículos y 3721 aviones. Aproximadamente un tercio de su fuerza estaba en el apoyo y los servicios de combate.[1] Sus fuerzas navales contenían 12 grandes unidades de superficie, 78 submarinos, numerosos buques anfibios, y la flotilla del río Amur, que consistía en cañoneras y numerosas pequeñas embarcaciones.[1] El plan soviético incorporó toda la experiencia en la maniobra de guerra que los soviéticos habían adquirido en la lucha contra los alemanes.[1]

Japoneses[editar]

El Ejército de Kwantung del Ejército Imperial Japonés, al mando del general Otozō Yamada, fue la mayor parte de las fuerzas de ocupación japonesas en Manchuria y Corea, y consistió en dos ejércitos de áreas: el primer ejército de área (noreste de Manchukuo) y el tercer ejército de área (suroeste de Manchukuo), y tres ejércitos independientes (responsables del norte de Manchuria, Corea del Norte, Mengjiang, al sur de la Isla de Sajalín y de las Islas Kuriles).[1]

Cada ejército de área (Homen Gun, el equivalente a «ejército» occidental) tenía dependencias de la sede y las unidades adscritas directamente al ejército de área, además de los ejércitos de campaña (el equivalente de un cuerpo occidental). Además de los japoneses, no había el 40 000 hombres Fuerza de Defensa de Manchukuo, compuesto por ocho bajo-fuerza, mal equipados y mal entrenados divisiones de Ejército Imperial de Manchukuo.

El Ejército de Kwantung tenía más de seiscientos mil hombres en veinticinco divisiones (incluyendo dos divisiones de tanques) y seis mixtos Brigadas Independientes. Estos contenían más de 1215 vehículos blindados (carros blindados y tanques en su mayoría ligeras), 6.700 piezas de artillería (sobre todo ligeras), y 1.800 aviones (la mayoría de los entrenadores y los tipos obsoletos, sino que sólo tenían 50 aviones primera línea). La Armada Imperial Japonesa contribuyó en nada a la defensa de Manchuria, la ocupación de la que siempre se había opuesto por razones estratégicas.

Por razones económicas, Manchuria era digno de ser defendido, ya que tenía la mayor parte de la industria utilizable y materias primas fuera de Japón y aún bajo control japonés fue en 1945. Sin embargo, las fuerzas japonesas (Ejército de Kwantung) estaban muy por debajo de la fuerza autorizada, la mayoría de su equipo militar pesado y la totalidad de sus mejores unidades militares habían sido trasladados a la parte delantera del Pacífico durante los tres años anteriores. En 1945, el Ejército de Kwantung contenía un gran número de reclutas. Como resultado, el Ejército Kwantung esencialmente se había reducido a una fuerza de infantería de contrainsurgencia de luz con la movilidad y la experiencia limitada. Sobre el papel, las fuerzas japonesas no eran rival para la gran movilidad mecanizada del Ejército Rojo, con sus tanques, artillería muy superiores, experiencia y tácticas.

Para agravar el problema, los militares japoneses hacen muchas suposiciones equivocadas y errores importantes, las dos más importantes:

  • Erróneamente asumen que cualquier ataque proveniente del oeste seguiría bien la antigua línea de ferrocarril a Hailar, o la cabeza en Solun en el extremo oriental de Mongolia. Los soviéticos hicieron el ataque a lo largo de esas rutas, pero su principal ataque desde el oeste pasaron por el supuestamente infranqueable Gran Khingan van al sur de Solun y en el centro de Manchuria.
  • La inteligencia militar japonesa fracasa al no determinar la naturaleza, ubicación y la escala de la acumulación soviética en el Extremo Oriente. Basado en subestimaciones iniciales de la fuerza soviética, y la vigilancia del tráfico soviética en el ferrocarril transiberiano, que creían que los soviéticos no tendría fuerzas suficientes en su lugar antes de finales de agosto, y que un ataque era muy probablemente en el otoño de 1945 o en la primavera de 1946.

Debido a la retirada de las fuerzas de élite del Ejército de Kwantung a la readaptación en el Teatro del Pacífico, los nuevos planes operacionales para la defensa de Manchuria contra un ataque soviético aparentemente inevitable fueron hechas por los japoneses en el verano de 1945. Estos llamaron a la redistribución de la mayoría de las fuerzas de las zonas fronterizas; las fronteras debían celebrarse a la ligera y acciones dilatorias luchado mientras la fuerza principal era mantener la esquina sureste de la fuerza (para la defensa de Corea del ataque).[18]

Además, sólo habían observado la actividad soviética en el ferrocarril transiberiano y por el frente de Manchuria hacia el este, y por lo que se prepara para una invasión desde el este. Ellos creían que cuando un ataque se produjera desde el oeste, las fuerzas redistribuidos serían capaces de tratar con él.[17] [18]

Sin embargo, a pesar de que se había iniciado esa redistribución, no iba a ser completado hasta septiembre, y por lo tanto el Ejército Kwantung estaban en el medio de la redistribución, cuando los soviéticos lanzaron su ataque de forma simultánea en los tres frentes.

Campaña[editar]

La operación se llevó a cabo como un clásico movimiento de doble pinza sobre un área del tamaño de Europa occidental. En la pinza occidental, el Ejército Rojo avanza sobre los desiertos y montañas de Mongolia, lejos de sus ferrocarriles de reabastecimiento. Esto confunde el análisis militar japonesa de logística soviética, y los defensores fueron tomados por sorpresa en los puestos fortificados. Los comandantes del Ejército de Kwantung participaron en un ejercicio de planificación en el momento de la invasión, y estaban lejos de sus fuerzas durante los primeros dieciocho horas de conflicto. Infraestructura de comunicación era pobre, y se perdió la comunicación con las unidades de vanguardia muy temprano. Sin embargo, el Ejército Kwantung tenía una formidable reputación como combatientes feroces e implacables, y aunque understrength y sin preparación, opuso una fuerte resistencia en la ciudad de Hailar, que atado algunas de las fuerzas soviéticas. Al mismo tiempo, se utilizaron unidades aéreas soviéticas para apoderarse de los aeródromos y centros de las ciudades en el avance de las fuerzas terrestres, y para transportar el combustible a las unidades que habían rebasado sus líneas de suministro. La tenaza soviética del oriente cruzó el Ussuri y avanzó alrededor del lago Khanka y atacó hacia Suifenhe, y aunque los defensores japoneses lucharon duro y siempre una fuerte resistencia, los soviéticos resultó abrumadora. Tal vez el hecho más evidente que ilustra las diferencias en la eficacia entre los dos oponentes fue que,a menudo, la velocidad de avance soviética superó ampliamente cualquier tipo de retiro que luchaba los japoneses podían realizar, que se formó un elemento crucial de toda la estrategia japonesa para la defensa de la Manchuria heartland.[cita requerida]

Después de una semana de combates, durante la cual las fuerzas soviéticas habían penetrado profundamente en Manchukuo, el emperador Hirohito grabó el Gyokuon-Hōsō que fue transmitido por radio a la nación japonesa en 15 de agosto de 1945. La idea de la rendición era incomprensible para el pueblo japonés, y se combina con el uso de Hirohito del lenguaje formal y arcaico, el hecho de que él no utilizó la palabra real "rendirse", la mala calidad de la emisión, y las líneas de pobres de la comunicación, no cierta confusión entre los japoneses sobre lo que el anuncio significa realmente. Los Cuarteles Generales del Ejército imperial japonés no comunicó inmediatamente la orden de alto el fuego con el Ejército de Kwantung, y muchos elementos del ejército, o bien no lo entendieron, o lo ignoraron. Por lo tanto, los focos de resistencia feroz del Ejército de Kwantung continuaron, y los soviéticos continuaron su avance, evitando en gran medida los focos de resistencia, llegando a Mukden, Changchun y Qiqihar el 20 de agosto. En el flanco derecho soviético, el grupo soviético-mongol Cavalry-Mechanized había entrado en Mongolia Interior y tomaron rápidamente Dolon Nur y Kalgan. El emperador de Manchukuo (y antiguo emperador de China), Puyi, fue capturado por el Ejército Rojo soviético. La orden de alto el fuego fue finalmente comunicado al Ejército de Kwantung, pero no antes de que los soviéticos habían hecho la mayor parte de sus ganancias territoriales.

El 18 de agosto, varios desembarcos anfibios soviéticos habían llevado a cabo antes de la anticipación de la tierra: tres en el norte de Corea, uno de cada Sakhalin, y uno en las Islas Kuriles. Esto significaba que, en Corea, al menos, ya había soldados soviéticos en espera de las tropas que viene por tierra. En Sajalín y las Kuriles, que significaba un establecimiento repentina e innegable de la soberanía soviética.

El avance de la tierra se detuvo a una buena distancia por debajo de la río Yalu, el inicio de la península de Corea, cuando incluso las líneas de alimentación aéreas dejaron de estar disponibles. Las fuerzas que ya están en Corea fueron capaces de establecer un poco de control en el norte de la península, pero la ambición de tomar toda la península se vio interrumpida cuando las fuerzas estadounidenses desembarcaron en Incheon el 8 de septiembre, seis días después de la firma del instrumento japonés de Rendición.

Importancia y consecuencias[editar]

Desde la época de las primeras grandes derrotas militares japoneses en el Pacífico, los dirigentes no militares de Japón habían dado cuenta de que la campaña militar japonesa era económicamente insostenible, y había una serie de iniciativas para negociar un cese de las hostilidades y la consolidación de ganancias territoriales y económicos japoneses. Por lo tanto, los elementos de la dirección no militar habían hecho por primera vez la decisión de entrega tan pronto como 1943, el tema principal fue los términos y condiciones de la rendición, no a la cuestión de la rendición propia. Por una variedad de razones diversas, ninguna de las iniciativas tuvieron éxito, las dos principales razones es el engaño de la Unión Soviética y las tácticas dilatorias, y las actitudes de los "Seis Grandes", los poderosos líderes militares japoneses.[19] (Para más detalles, véase Rendición del Japón).

La Operación Ofensiva Estratégica Manchú, junto con los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, combinado para romper el estancamiento político japonés y forzar a los líderes japoneses a aceptar los términos de rendición exigidos por los aliados.

En los "Sesenta años después de Hiroshima" la cuestión del Estándar Semanal, el historiador estadounidense Richard B. Frank señala que hay una serie de escuelas de pensamiento con diferentes opiniones que hizo que los japoneses se rindieran. Describe lo que él llama la visión "tradicionalista", que afirma que los japoneses se rindieron porque los estadounidenses lanzaron las bombas atómicas. A continuación, resume otros puntos de vista.[20]

La investigación de Tsuyoshi Hasegawa le ha llevado a la conclusión de que los bombardeos atómicos no eran la razón principal de la capitulación de Japón. Sostiene que los líderes de Japón fueron impactados más por las rápidas y devastadoras victorias soviéticas en el continente en la semana siguiente a la declaración de guerra de Stalin del 8 de agosto porque la estrategia japonesa para proteger las islas se diseñó para protegerse de una invasión estadounidense desde el sur, y no dejó prácticamente ninguna tropa de repuesto para contrarrestar una amenaza soviética del norte. Esto, según Hasegawa, equivalía a una "quiebra estratégica" para los japoneses y forzó su mensaje de rendición el 15 de agosto 1945.[21] [22] Otros con puntos de vista similares incluyen el documental de la serie Campo de Batalla,[2] Drea,[17] Hayashi,[18] y muchos otros, a través de todos, incluyendo a Hasegawa, afirman que la rendición no se debió a ningún factor o evento único.

La invasión soviética y la ocupación del extinto Manchukuo marcaron el comienzo de un período traumático para los más de un millón de ocupantes del Estado títere que eran descendientes de japoneses. La situación de los ocupantes japoneses era clara, pero los colonos japoneses que habían hecho de "Manchukuo" su hogar, en particular los nacidos en "Manchukuo", ahora eran apátridas y sin hogar, y los manchúes (no japoneses) querían deshacerse de estos extranjeros. Muchos fueron asesinados, muchos otros terminaron en las cárceles de Siberia por hasta 20 años, y algunos hicieron su camino a las islas de origen japonés, donde también fueron tratados como extranjeros.[16] [23] [24] [25]

Manchuria fue "limpiada" por las fuerzas soviéticas de cualquier posible resistencia militar. Con apoyo soviético a la propagación del comunismo,[26] Manchuria proporcionó la base principal de operaciones para las fuerzas de Mao Zedong, quienes resultaron victoriosas en los cuatro años siguientes de la Guerra Civil China. Estos éxitos militares en Manchuria y China por los chinos comunistas llevaron a la Unión Soviética a renunciar a sus derechos a las bases en China —prometido por los aliados occidentales— porque todos los considerados por los soviéticos como tierras "chinas" que habían ganado los soviéticos, (a diferencia de lo que los soviéticos consideraban tierras "soviéticas" ocupadas por los japoneses), finalmente fue entregada a la República Popular China.[26] Tenga en cuenta, sin embargo, que antes de salir de Manchuria, las fuerzas soviéticas y la burocracia desmantelaron casi todas las partes móviles de la considerable industria construida japonesa en Manchuria y reubicados a "restaurar la industria en el territorio soviético desgarrado por la guerra". Lo que no era portátil era desactivado o destruido; los soviéticos tenían ningún deseo de Manchuria a ser un rival económico, en particular para los subdesarrollados territorios soviéticos del Lejano Oriente.[16]

Como se acordó en Yalta, la Unión Soviética había intervenido en la guerra con Japón dentro de los tres meses de la rendición alemana, y por lo tanto tenían derecho a los territorios de Sajalín y las islas Kuriles y también para los intereses preeminentes sobre Port Arthur y Dalian, con sus conexiones ferroviarias estratégicas. Los territorios en el continente asiático fueron trasladados posteriormente al control total de la República Popular de China en 1955, las otras posesiones todavía son administrados por el Estado sucesor de la Unión Soviética, Rusia.

Aunque el norte de la península de Corea estaba bajo control soviético, la máquina logística conducir las fuerzas de invasión soviética había dado hacia fuera antes de que pudiera ser aprovechada toda la península. Con el desembarco estadounidense en Incheon - algo de tiempo antes de que el Ejército Rojo podía haber removilizado y asegurado toda la península - Corea se dividió de manera efectiva. Este fue un precursor de la Guerra de Corea cinco años después.

Véase también[editar]

Referencias y notas[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p LTC David M. Glantz, "August Storm: The Soviet 1945 Strategic Offensive in Manchuria". Leavenworth Papers No. 7, Combat Studies Institute, February 1983, Fort Leavenworth Kansas.
  2. a b c d e f g "Battlefield - Manchuria - The Forgotten Victory", Battlefield (documentary series), 2001, 98 minutes.
  3. Jowett, Rays of The Rising Sun, Pg. 36
  4. Soviet casualties, in Russian. www.soldat.ru
  5. Glantz, David M. & House, Jonathan (1995), When Titans Clashed: How the Red Army Stopped Hitler, Lawrence, Kansas: University Press of Kansas, ISBN 0-7006-0899-0, p. 300
  6. The Associated Press (8 de agosto de 2005). «A Soviet Push Helped Force Japan to Surrender». The Moscow Times. 
  7. Lekic, Slobodan (22 de agosto de 2010). «How the Soviets helped Allies defeat Japan». San Francisco Chronicle. 
  8. Soviet Declaration of War on Japan, August 8, 1945. (Avalon Project at Yale University)
  9. Maurer, Herrymon, Collision of East and West, Henry Regnery Company, Chicago, 1951, p.238.
  10. a b Soviet-Japanese Neutrality Pact, April 13, 1941. (Avalon Project at Yale University)
  11. Declaration Regarding Mongolia, April 13, 1941. (Avalon Project at Yale University)
  12. Soviet Denunciation of the Pact with Japan, April 5, 1945. (Avalon Project at Yale University)
  13. So sorry, Mr Sato, April 1945, Time magazine.
  14. Russia and Japan, declassified CIA report from April 1945.
  15. a b c d Boris Nikolaevich Slavinskiĭ, The Japanese-Soviet Neutrality Pact: A Diplomatic History 1941-1945, Translated by Geoffrey Jukes, 2004, Routledge. (Extracts on-line)
  16. a b c Jones, F. C. "Manchuria since 1931", 1949, Royal Institute of International Affairs, London. pg.221
  17. a b c Drea, E. J. (1984). «Missing Intentions: Japanese Intelligence and the Soviet Invasion of Manchuria, 1945». Military Affairs 48 (2): 66-73. JSTOR 1987650. 
  18. a b c Plantilla:Cite report
  19. Butow, Robert Joseph Charles (1956). Japan's decision to surrender. Stanford University Press. 
  20. Richard B. Frank (8 de agosto de 2005). «Why Truman Dropped the Bomb». The Weekly Standard 010 (44). Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2015. 
  21. Hasegawa, Tsuyoshi (17 de agosto de 2007). «The Atomic Bombs and the Soviet Invasion: What Drove Japan's Decision to Surrender?». Japan Focus. 
  22. Tsuyoshi Hasegawa (2006). Racing the Enemy: Stalin, Truman, and the Surrender of Japan. Belknap Press. p. 298. ISBN 0-674-01693-9. 
  23. Kuramoto, K. (1990). Manchurian Legacy: Memoirs of a Japanese Colonist. East Lansing, Michigan State University Press.
  24. Shin'ichi, Y. (2006). Manchuria under Japanese Dominion. Philadelphia, University of Pennsylvania Press.
  25. Tamanoi, M A. (2009). Memory Maps: The State and Manchuria in Postwar Japan. Honolulu, University of Hawai'i Press.
  26. a b Borisov, O. (1977). The Soviet Union and the Manchurian Revolutionary Base (1945-1949). Moscow, Progress Publishers.
  • Butow, Robert Joseph Charles. (1956). Japan's decision to surrender. (Extracts on-line)
  • Despres, J, Dzirkals, L, et al. (1976). Timely Lessons of History: The Manchurian Model for Soviet Strategy. Santa Monica, RAND: 103. (available on-line)
  • Duara, P. (2006). The New Imperialism and the Post-Colonial Developmental State: Manchukuo in comparative perspective. Japan Focus.
  • Frank, Richard B. (2001). Downfall: The End of the Imperial Japanese Empire, Penguin, 2001 ISBN 0-14-100146-1. (Extracts on-line)
  • Garthoff, R L. (1966). Soviet Military Policy: A Historical Analysis. London, Faber and Faber.
  • Garthoff, R L. (1969). The Soviet Manchurian Campaign, August 1945. Military Affairs XXXIII(Oct 1969): 312-336.
  • Glantz, LTC David M. (1983a). August Storm: The Soviet 1945 Strategic Offensive in Manchuria, Leavenworth Paper No.7, Command and General Staff College, Fort Leavenworth, KA, February 1983.
  • Glantz, LTC David M. (1983b). August Storm: Soviet Tactical and Operational Combat in Manchuria, 1945, Leavenworth Paper No.8, Command and General Staff College, Fort Leavenworth, KA, June 1983.
  • Glantz, David M. (1995) The Soviet Invasion of Japan. Quarterly Journal of Military History, vol. 7, no. 3, Spring 1995.
  • Glantz, David M. (2003). The Soviet Strategic Offensive in Manchuria, 1945 (Cass Series on Soviet (Russian) Military Experience, 7). Routledge. ISBN 0-7146-5279-2. 
  • Gordin, Michael D. (2005). Five Days in August: How World War II Became a Nuclear War. (Extracts on-line)
  • Hallman, A L. (1995). Battlefield Operational Functions and the Soviet Campaign against Japan in 1945. Quantico, Virginia, United States Marine Corps Command and Staff College. (available on-line)
  • Hasegawa, T. (Ed.) (2007). The End of the Pacific War. (Extracts on-line)
  • Ishiwatari, H, Mizumachi, K, et al. (1946) No.77 - Japanese Preparations for Operations in Manchuria (prior to 1943). Tokyo, Military History Section, Headquarters, Army Forces Far East, US Army.
  • Phillips, S. (2004). The Sino-Japanese War, 1937-1945: The Military Struggle - Research Guide and Bibliography. Towson University. available on-line
  • USMCU CSC (1986). The Soviet Army Offensive: Manchuria, 1945. (US Marine Corps University, Command and Staff College - available on-line)

Monografías japonesas[editar]

The "Japanese Monographs" and the "Japanese Studies on Manchuria" - The 187 Japan Monographs are a series of operational histories written by former officers of the Japanese army and navy under the direction of General Headquarters of the U.S. Far East Command.

  • Monographs of particular relevance to Manchuria are:
  • Lista de 13 Estudios sobre Manchuria
    • V. I Japanese Operational Planning against the USSR (1932–1945)
    • V. II Imperial Japanese Army in Manchuria (1894–1945) Historical Summary
    • V. III STRATEGIC STUDY ON MANCHURIA MILITARY TOPOGRAPHY AND GEOGRAPHY Terrain Study
    • V. IV AIR OPERATIONS (1931–1945) Plans and Preparations
    • V. V INFANTRY OPERATIONS
    • V. VI ARMOR OPERATIONS
    • V. VII SUPPORTING ARMS AND SERVICES
    • V. VIII LOGISTICS IN MANCHURIA
    • V. IX CLIMATIC FACTORS
    • V. X Japanese Intelligence Planning against the USSR (1934–1941)
    • V. XI Small Wars and Border Problems
    • V. XII Anti-Bandit Operation (1931–1941)
    • V. XIII Study of Strategic and Tactical peculiarities of Far Eastern Russia and Soviet Eastern Forces (1931–1945)

Enlaces externos[editar]

Cartas de batallas soviéticas