Ocupación japonesa de Corea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
일제시대
Ilje Sidae
日本統治時代の朝鮮
Nippon Tōchi-jidai no Chōsen
Anexión japonesa de Corea

Colonia japonesa

Flag of Korea (1882-1910).svg

1910-1945

Flag of Korea (1882-1910).svg
Flag of the Provisional Government of the Republic of Korea.svg
Flag of the Provisional People's Committee for North Korea.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Himno nacional: Kimigayo
Ubicación de Corea bajo ocupación japonesa
Capital Keijo
Religión Sintoísmo estatal
Gobierno Monarquía constitucional
Gobernador General de Corea
 • 1910 - 1916 Terauchi Masatake
 • 1919-1927, 1929-1931 Saito Makoto
 • 1927, 1931-1936 Kazushige Ugaki
 • 1936-1942 Jiro Minami
 • 1942-1944 Kuniaki Koiso
 • 1944-1945 Nobuyuki Abe
Período histórico Imperio de Japón
 • Tratado de Eulsa

18 de noviembre de 1905

 • Tratado de anexión de Corea a Japón 22 de agosto de 1910
 • Movimiento del 1 de marzo 1 de marzo de 1919
 • Batalla de Qingshanli 11 de septiembre de 1920
 • Incidente de Sakuradamon 9 de enero de 1932
 • Ataque bombardero de Shanghái 29 de abril de 1932
 • Rendición de Japón 2 de septiembre de 1945
Moneda Yen coreano

La ocupación japonesa de Corea comprende parte de la expansión del Imperio de Japón en la que Corea se encontró bajo el dominio japonés durante casi treinta y cinco años (del 22 de agosto de 1910 al 15 de agosto de 1945), durante casi toda la primera mitad del siglo XX hasta la rendición japonesa en la Segunda Guerra Mundial, unos años antes de la Guerra de Corea.

La intrusión de Japón en los asuntos internos de Corea comenzó con el Tratado de Kanghwa de 1876 firmado con la dinastía Joseon de Corea, los hechos se agravaron tras el asesinato en 1895 de la reina Myeongseong, conocida como «Reina Min» y con el Tratado de Portsmouth de 1905 que puso fin a la guerra ruso-japonesa. La península fue ocupada y declarada protectorado japonés mediante el Tratado de Eulsa de 1905, y luego fue anexada mediante el Tratado de Anexión de Japón y Corea en 1910. Los tratados de 1905 y 1910 fueron declarados sin validez, por Corea del Sur y por Japón en 1965.

En Corea, comúnmente se le denomina a este período como Periodo imperial japonés (hangul: 일제시대, hanja: 日帝時代, romanización revisada: Ilje Sidae)?. Otros términos incluyen Ocupación forzada japonesa (hangul: 일제강점기, hanja: 日帝强占期, romanización revisada: Ilje Gangjeomgi)? y Administración Wa (hangul: 왜정, hanja: 倭政, romanización revisada: Wae jeong)?. En Japón, el término más común es Joseon en el período gobernado por Japón 日本統治時代の朝鮮 (Nippon Tōchi-jidai no Chōsen?).

Inicios[editar]

Entre las últimas décadas del siglo XIX y principios del siglo XX, varios países occidentales competían por influencia, comercio, bienes y territorios en el Este Asiático. De la misma manera, el Imperio del Japón buscaba integrarse rápidamente a las naciones industrializadas y convertirse en un poder colonial. El gobierno Meiji, tras sentar las bases que darían inicio al proceso de modernización de Japón, procedió a expandir rápidamente su influencia política y económica en la región, siendo la península coreana uno de sus primeros objetivos, que por entonces estaba en la esfera de influencia de la dinastía Qing de China. Inicialmente se buscó convertirla en un país satélite para proteger los intereses nacionales.[1]

En enero de 1876, siguiendo a la Restauración Meiji, Japón presiona al entonces independiente Reino de Corea a firmar el Tratado de Kanghwa, por el cual se le concedió al Imperio Japonés derechos extraterritoriales y el uso de tres puertos coreanos para el comercio entre ambas naciones.

Explotación económica[editar]

Durante el último periodo de la dinastía Joseon, Corea era una sociedad preindustrial aislacionista, donde estaba prohibido el comercio exterior. Los intentos de modernización económica fueron sofocados por una corte extremadamente conservadora y la aristocracia terrateniente, quienes seguían de forma rígida la filosofía del confucionismo como política nacional.

Japón reorganizó el territorio coreano quedando bajo el control de una capitanía general, con sede en Seúl (Keijo).

Durante el primer periodo del gobierno japonés, se creó un sistema colonial mercantilista que llevó a concentrar en la construcción de una importante infraestructura de transporte en la península de Corea con el propósito de la extracción y explotación de los recursos naturales. Esto dio lugar a las instalaciones portuarias, una extensa red ferroviaria, incluyendo un nudo ferroviario de la ciudad portuaria meridional de Busán a través de la capital de Seúl y al norte hacia la frontera con China se desarrolló.

Con esta infraestructura de transporte se pretendió, no solo facilitar un sistema mercantilista, sino también una economía de tipo colonial para la extracción de materias primas (madera), alimentos (principalmente arroz y pescado) y los recursos minerales (carbón y mineral de hierro), pero también era considerada como una necesidad estratégica para el ejército japonés para tomar el control de Corea y para mover grandes cantidades de tropas y materiales a la frontera con China en un plazo corto de tiempo.

Migración japonesa y confiscación de tierras[editar]

Muchos colonos japoneses estaban interesados en la adquisición de tierras agrícolas en Corea, incluso antes de que el gobierno japonés fuese oficial en 1906. Esto fue facilitado por una reforma agraria presentado por el Gobernador General japonés Terauchi Masatake que posteriormente resultó muy impopular en grandes segmentos de la población coreana. El sistema de la propiedad de la tierra coreano era un complejo sistema dividido entre los terratenientes, los parciales propietarios-inquilinos, y los cultivadores tradicionales pero sin necesidad de tener una prueba jurídica de la propiedad. La nueva Oficina de Topografía de Terauchi realizó estudios catastrales que restablecieron la propiedad con base en la prueba escrita (acciones, títulos y documentos similares). La propiedad se le fue denegada a los que no podían proporcionar esa documentación escrita (en su mayoría la clase inferior y los propietarios parciales, que solo tenían acuerdos verbales llamados "derechos de cultivador").

Aunque el plan acabó con éxito en la reforma de la propiedad de la tierra y las estructuras de los impuestos, añadió enormemente un amargo y hostil ambiente en la época, permitiendo que una gran cantidad de tierras coreanas fueran aprovechadas por el gobierno y otorgó tierras subvencionadas a los agricultores y pescadores japoneses dispuestos a establecerse en Corea como parte de un esfuerzo durante la colonización. En 1910 el número de japoneses era de 170 000 lo que se convirtió en la mayor comunidad japonesa fuera de las ciudades.

Grandes cantidades de arroz fueron enviadas a Japón, mientras que los coreanos sufrieron una seria escasez de comida. El estándar de vida del pueblo coreano se deterioró drásticamente; miles de agricultores coreanos se vieron obligados a trasladarse a la provincia de Manchuria en China (la cual en esa época estaba también bajo ocupación japonesa) o al propio Japón en busca de mejores condiciones de vida. Sin embargo, allí la vida tampoco era fácil.

Revueltas populares[editar]

Las leyes coloniales japonesas estimularon el aumento del sentimiento nacionalista de los coreanos. El 1 de marzo de 1919, treinta y tres patriotas coreanos se reunieron en el Parque Pagoda de Seúl para proclamar la Declaración de Independencia. Esto reavivó el movimiento por todo el país pidiendo el fin del colonialismo japonés, pero este movimiento fue reprimido brutalmente por las fuerzas japonesas con la muerte de 7000 personas durante los 12 meses de manifestaciones.

Después de la represión, algunos aspectos más cuestionables del gobierno Japonés fueron quitados. La policía militar fue reemplazada por una fuerza civil y fue permitida una libertad de prensa parcial. Dos de los tres grandes periódicos en la actualidad, Dong-a Ilbo y el Chosun Ilbo, fueron fundados en 1920, en plena ocupación.

Este evento, más tarde conocido como el Movimiento de Independencia de Samil (primero de marzo), fue un hito en la lucha coreana por la libertad. Aunque no pudo derrotar al Japón; el movimiento político fortaleció el sentimiento de identidad nacional y patriotismo del pueblo coreano, llevando al establecimiento de un Gobierno Provisional desde Shanghái (China), y a la organización de la lucha armada en Manchuria contra los ocupantes japoneses.

Abusos japoneses[editar]

Durante la ocupación japonesa de Corea, muchos coreanos fueron víctimas de diversos Crímenes de guerra japoneses. Los campesinos coreanos que escondieran o proporcionaran refugio a la resistencia eran cruelmente castigados, a menudo con la ejecución inmediata, violaciones, trabajos forzados, al saqueo, o a morir de hambre.

Japón experimentó las primeras armas biológicas, en otros pueblos asiáticos, y con los coreanos en el Escuadrón 731, una instalación secreta de experimentación médica con seres humanos vivos.[2]​ La cuota de trabajadores forzados de Corea se traduce en 450 000 en propiedad del Japón.[3]

Durante la Segunda Guerra Mundial, a las mujeres de los burdeles militares japoneses se las denominaba «mujeres de consuelo». Los historiadores estiman que el número de mujeres de consuelo oscilaba entre 10 000 y 200 000, e incluía hasta mujeres japonesas.[4][5]​ Según los testimonios de las víctimas, figuran casos que incluyen a oficiales japoneses y colaboracionistas locales raptando o reclutando mujeres pobres del ámbito rural de Corea y otras naciones para destinarlas a la esclavitud sexual bajo la promesa de ofrecerles trabajo en las fábricas. Existen evidencias de que el gobierno japonés destruyó intencionalmente informes oficiales sobre las «mujeres de consuelo».[6][7]​ Las hojas de empleados y registros de inventario japoneses del campo de batalla muestran documentación sobre esclavitud sexual patrocinada por el gobierno. Por poner un ejemplo, nombres de mujeres de consuelo identificadas figuran en fichas de empleo japonesas. Una de ellas fue fálsamente clasificada como enfermera junto con por lo menos una docena de otras mujeres de consuelo que finalmente resultaron no ser ni enfermeras ni secretarias. En la actualidad, el gobierno surcoreano sigue investigando cientos de casos de esas listas.[8]

La Corea Colonial estuvo sujeta a las mismas Leyes de Prevención de la Lepra de 1907 y 1931 que las islas Japonesas. Estas leyes directa e indirectamente permitían la segregación de pacientes en sanatorios, donde el aborto forzado y la esterilización eran prácticas comunes. Las leyes autorizaban el castigo de pacientes que «perturbaran la paz», ya que muchos leprologistas japoneses creían que la vulnerabilidad a la enfermedad era hereditaria.[9]​ En Corea, muchos de los pacientes también fueron obligados a trabajos forzosos.[10]

Víctimas de las bombas atómicas[editar]

Muchos coreanos fueron conscritos para trabajar en las fábricas industriales militares de Hiroshima y Nagasaki.[11]​ En concordancia con el secretario general de un grupo llamado 'Peace Project Network', «hubo un total de 70 000 víctimas coreanas en ambas ciudades». Japón pagó a Corea del Sur 4000 millones de yenes y construyó un centro de asistencia social en el nombre de asistencia sanitaria, como compensación a las víctimas.[12]

Represión cultural[editar]

Japón impuso una política de asimilación de los coreanos de la cultura japonesa en las escuelas coreanas, y a la fuerza les hizo adoptar nombres al estilo japonés, Sōshi-kaimei, las vestimentas y el idioma japonés. Sin embargo, los coreanos lograron mantener su identidad cultural. Durante este período, muchos tesoros nacionales y valiosas piezas arqueológicas fueron llevadas a Japón, sin haber sido objeto de devolución hasta la fecha.

Referencias[editar]

  1. Duus, Peter (1995). The Abacus and the Sword: The Japanese Penetration of Korea, 1895–1910. Berkeley: University of California Press. ISBN 0-520-0861F7 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  2. http://english.people.com.cn/200508/03/eng20050803_200004.html - Archivos desvelan secretos del Escuadrón 731 japonés. "Los archivos incluyen descripciones completas de 318 casos, incluyendo por lo menos 25 víctimas de la Unión Soviética, Mongolia y Corea."
  3. Kim Seong-hwan (2004). 일제의 침략 전쟁과 병참기지화. SaKyejul. p. 173. ISBN 89-5828-032-8. 
  4. «U.S. playwright takes up 'comfort women' cause». The Japan Times. 2005. Archivado desde el original el 21 de abril de 2005. Consultado el 1 de marzo de 2006. 
  5. «Japan court rules against 'comfort women'». CNN.com. 29 de marzo de 2001. Consultado el 1 de marzo de 2006. 
  6. Horsley, William (9 de agosto de 2005). «Korean World War II sex slaves fight on». BBC News (en inglés). Consultado el 19 de febrero de 2007. 
  7. «Japan Boiled Comfort Woman to Make Soup». The Seoul Times (en inglés). Consultado el 19 de febrero de 2007. 
  8. Yun-deok, Kim (11 de enero de 2005). «Military Record of 'Comfort Woman' Unearthed». The Chosun Ilbo (en inglés). Archivado desde el original el 17 de octubre de 2006. Consultado el 19 de febrero de 2007. 
  9. Michio Miyasaka, Analisis Histórico y Ético del Protocolo de control de la Lepra en Japón, [1]
  10. Pacientes coreanos de la enfermedad de Hansen piden compensación, https://archive.is/20120605020715/search.japantimes.co.jp/cgi-bin/nn20040226a4.html
  11. «Japan compensates Korean A-bomb victim». BBC News. 1 de junio de 2001. Consultado el 26 de septiembre de 2009. 
  12. Andreas Hippin (2 de Agosto de, 2005). «The end of silence: Korea's Hiroshima, Korean A-bomb victims seek redress». The Japanese Times. Archivado desde el original el 19 de diciembre de 2012. 

Enlaces externos[editar]