Galleta marinera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Galleta náutica o marinera (hardtack en inglés)
La galleta del Museo Naval del Palacio de Kronborg (Dinamarca), preparada en 1852, se la apoda «la galleta más antigua del mundo».[1]

El bizcocho de mar o galleta de mar es un tipo de pan de pequeño tamaño que se endurece mediante un doble horneado. Este método de conservación se desarrolló para las largas travesías marítimas. Se caracteriza por una corta fermentación, ya que no interesa que desarrolle mucha miga, o en ocasiones nula (ácimo). A veces se mete en el horno hasta unas cuatro veces.

También es conocido como galleta náutica o marinera, y fueron básicas para la dieta de los navegantes, exploradores y otros viajeros de la Era de los Descubrimientos. Comúnmente se les daba una forma plana y redonda, del tamaño de un bocado. El doble horneado provocaba una drástica pérdida de hidratación, que volvía los bizcochos muy compactos y crujientes. Llegaban a ser tan duros, que solo se podían comer golpeándolos con un martillo hasta granularlos en una especie de arena y luego remojarlos en un caldo, sopa, agua de beber, o en el peor de los casos, agua de mar.

El bizcocho «blanco» se hacía con harina bien molida y tamizada (harina blanca fina) y estaba reservado a los oficiales del barco o a los enfermos. El resto de la tripulación recibía bizcochos hechos con harina integral (con el afrecho).

Hoy en día, las galletas o bizcochos han perdido el protagonismo que tenían antaño, debido principalmente a la modernización tecnológica de la náutica, que permitió la introducción de nuevos alimentos. De hecho, otros productos más modernos tomaron su nombre (véase bizcocho y galleta). Sin embargo, la tradición ha perdurado en algunas zonas costeras o insulares, como el pan bizcochado de Canarias, las galletes d'oli de Mallorca, o la galleta forta de Ibiza. El cracker anglosajón es un derivado del bizcocho de mar.

Terminología[editar]

  • Galleta: Proviene del nombre francés, galette, a su vez de galet ('canto rodado'). Fueron llamadas así durante la Era de los Descubrimientos por tener una forma parecida y ser duras, crujientes.[2]​ A su vez, lo que actualmente se conoce como galletas (cookies en inglés) recibe su nombre de las mencionadas galletas que pasaron a llamarse «galletas de mar» o «galletas marineras».
  • Bizcocho: De bis coctus, que en latín quiere decir 'cocido dos veces', haciendo referencia a su método de producción. También se encuentra escrito como vizcocho o biscocho.

En otros idiomas:

Composición[editar]

La composición y características del bizcocho están determinadas por la época y el país. La denominación genérica de «bizcocho» engloba muchos tipos de bizcochos, a veces muy diferentes entre sí.

La composición habitual era a base de harina de cereales y agua. La harina se amasaba con agua y un poco de levadura (generalmente levadura de pan de trigo; a veces levadura de cerveza). Podía añadirse un poco de sal o no añadir nada. Algunas harinas usadas:

Elaboración[editar]

Amasado[editar]

Los ingredientes eran harina (generalmente de trigo, con o sin afrecho), poca agua, levadura de panadero vieja, y sal. El proceso de amasado debía ser vigoroso por la dureza de la masa, fruto de una baja hidratación. Por esta razón se acababa amasando con los pies, valiéndose del peso de todo el cuerpo. Los sistemas mecánicos no aparecerían hasta el siglo XIX.

Fermentación[editar]

Tras el amasado, se cortaba la masa en piezas pequeñas. Luego, cada pieza se amasaba y se le daba la forma, a menudo aplanándola con un rodillo. Así se dejaban reposar las piezas por un tiempo muy corto, para impedir una fermentación completa que hiciera subir (hincharse) la masa.

Horneado[editar]

Antes de ponerlas en el horno, las piezas eran pinchadas con un sello de pinchos. Los agujeros permitían la salida de gases e impedían que las piezas de galleta subieran demasiado. La temperatura del horno era menor que para un pan normal, pero más alta que para el pan de munición de las tropas de tierra.

La cocción era del orden de 2 horas, que es aproximadamente el doble que para el pan normal. Las galletas no se «hornean dos veces», sino una sola vez que es el doble de duración que el horneado del pan.

Deshidratación[editar]

Por si el doble horneado no fuese suficiente, las galletas eran acto seguido colocadas en una cámara contigua al horno y que recibía el calor de éste. Esta cámara fue creada específicamente para los bizcochos o galletas.

Conservación[editar]

Estas galletas soportan meses en perfecto estado. La duración oficial náutica era del orden de dos años, aunque dependía en gran medida de las condiciones en las que se almacenaba.[7]​ Cuanto mejor sellado estuviese el paquete de galletas, mejor. El uso de sal en la masa también era un factor importante, ya que el aire húmedo del mar combinado con la sal favorecía la degradación el producto. En una primera fase, la temperatura y humedad ambientes fomenta el desarrollo de microorganismos. Después, la galleta pierde su integridad convirtiéndose en migas.[8]

Las plagas también eran un peligro para la provisión de bizcochos. Además de las ratas, las larvas de ciertos insectos se crían en la galleta, particularmente los gorgojos del género Curculio, Tenebroides mauritanicus y Stegobium paniceum (el gorgojo del pan). Fueron temidos por armadores y navegantes por los terribles daños que podían provocar en el suministro del barco.[9]​ Los bizcochos también estaban sujetos al ataque de diversos mohos.[10]​ La consecuencia más visible de estos ataques es la transformación de la galleta en polvo.

Si se conserva correctamente, las galletas ser increíblemente duraderas. En 1669 los venecianos cedieron Candía a los turcos, abandonando bizcochos que en 1821, siglo y medio después, se comprobó que estaban en perfectas condiciones.[11]

Historia[editar]

Réplicas modernas de hardtack de la Guerra de Secesión. A la izquierda hardtack del Ejército, a la derecha hardtack de la Armada.

Imperio Portugués[editar]

Tuvo notoriedad la producción portuguesa de bizcochos, que suministraban las largas travesías a la India en busca de especias y otros valiosos productos. Un libro portugués de 1864 explica cómo se hacían a la manera portuguesa[12]​ (llamados biscoito o bolacha): harina muy fina, con una mínima cantidad, casi ácima, de levadura, poca agua y sal. Se

En 1498 el rey de Malindi, una ciudad costera en la actual Kenia, cargó los barcos de Vasco da Gama con bizcocho hecho a la manera «moresca», cocido en piezas muy pequeñas del tamaño de un bocado.[cita requerida]

Imperio Español[editar]

Del siglo XVIII en adelante, surgirán varias obras que tratan la fabricación del bizcocho para usos militares en España. Cada tratado especifica algunos detalles que coinciden en buena medida.[13][14][15][16][17]​ Un ejemplo del proceso resumido se puede leer en la siguiente cita:


El bizcocho se compone puramente de trigo, al que se quita todo el salvado y moyuelo, de suerte, que a un saco de 200 libras, solo se sacan 160 de harina.

A estas 160 se añaden 40 de agua, y la mezcla produce 200 de masa, de que se forman 133 raciones y media de 14 onzas cada una; y que después de cocidas no deben pesar mas que 18 onzas, porque las 40 libras de agua se evaporan; lo mismo que por la doble cochura, la humedad natural de la harina, estimada de 9 a 10 libras; asi solo quedan cerca de 150 libras de bizcocho. En siguiendo esta práctica, el bizcocho puede conservarse un año en un lugar seco, cerrado en caxas ó toneles, sin que se corrompa

Encyclopedia metódica: Arte militar. Madrid. 1792

A partir del siglo XV, Sevilla se convirtió en un núcleo para abastecer las flotas. El Gremio de Bizcocheros se convirtió en un importante estamento de la ciudad andaluza, que dominó la producción de bizcochos hasta la segunda mitad del siglo XVII.[18]

En el Nouveau dictionnaire de médecine, publicado en 1866 por Sigismond Jaccoud, se describe a la galleta española como «la más sabrosa y fácil de digerir, y de una conservación más larga que la de los ingleses y franceses».[19]​ En un importante tratado de medicina marítima de 1805, un cirujano de la Real Armada expresó que las galletas militares producidas en España tenían una ligera fermentación, lo que las hacía de mejor calidad para los enfermos: «en la marina española, se consume un pan que (...), debe mirarse como preferente al que emplean las demás naciones marítimas». Al agregar el salvado, se produce «un bizcocho más sabroso y fácil de digerir» que el que producen los holandeses de harina pura, y con la adición de levadura, se evita «aquella tenacidad correosa» que tiene la galleta de los ingleses.[20]

Imperio Británico[editar]

El Victualling Board era el proveedor oficial de bizcochos y otros alimentos a la Royal Navy entre los siglos XVIII y XIX. Sus centros de producción eran Deptford, Portsmouth y Plymouth, aunque también recurría a menudo a proveedores externos.[21]​ En el primero, que se componía de veinte hornos, se producían 25.000 libras de bizcochos al día en rondas de veinte hornadas.[22]​ Unas cinco galletas hacen una libra, y se empaquetaban de 112 libras. En el barco, se almacenaban en una cámara específica llamada breed room.[23]

La galleta británica se elaboraba con grano entero (es decir, con el salvado o afrecho). Como levadura se usaba levadura natural, o de cerveza en su defecto.[21]

En la cultura popular[editar]

  • Las lembas o «pan de viaje» de los elfos, o el cram de los habitantes del Valle (Esgaroth), en la novela El Señor de los Anillos, es una galleta u oblea dura de viaje que se conserva durante mucho tiempo en su envoltura de hojas.
  • En el Mundodisco del autor británico Terry Pratchett, el «pan de los enanos» una galleta dura como una piedra que se usa tanto como alimento como material de construcción.
  • En la novela Moby-Dick, Melville hace mención a esta galleta de mar: «En las largas vigilias nocturnas, suele ocurrir que los marineros sumergen sus galletitas de mar en aceite y las dejan allí un poco para que se confíen».

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Sarathi, Akshay (2018). Early Maritime Cultures in East Africa and the Western Indian Ocean (en inglés). Archaeopress Publishing Ltd. p. 151. ISBN 978-1-78491-713-5. 
  2. «Galleta». Etimologías de Chile: Diccionario que explica el origen de las palabras. Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  3. Alsager Pollock, Arthur W. (1849). The United Service Magazine (en inglés). H. Colburn. p. 332. 
  4. Histoire de la Société royale de médecine de 1776 à 1785: avec les Mémoires de médecine et de physique médicale... tirés des registres de cette société (en francés). Imprimerie Philippe-Denys Pierres. 1788. p. 245. 
  5. «Tratado sobre el cultivo, uso y utilidades de las patatas ó papas». Biblioteca Digital Hispánica. Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  6. Ronquillo, José Oriol (1857). Diccionario de materia mercantil, industrial y agrícola: que contiene la indicación, la descripción y los usos de todas las mercancías. Imprenta de Agustín Gaspar. p. 77. 
  7. Boudriot, 1973, p. 160.
  8. MacDonald, 2006, p. 18.
  9. Froggatt, Walter W. (1891). Report on a beetle destroying boots & shoes in Sydney (en inglés). Sydney: G.S. Chapman. p. 4-5. Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  10. MacDonald, 2006, p. 98.
  11. Tassini, Giuseppe (1872). Curiosità veneziane, ovvero Origini delle denominazioni stradali di Venezia del dottor Giuseppe Tassini (en italiano). Stab. tip. Grimaldo. p. 279. 
  12. Lapa, João Ignacio Ferreira (1868). Technologia Rural ou Artes chimicas, agricolas e florestaes: Azeites, lacticinios, cereaes, farinhas, pão e féculas (1868. 279 p.) (en portugués de Brasil). Typ. da Academia [Real das Sciencias]. Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  13. Encyclopedia metódica: arte militar (Castañón, Luis, trad.). Imprenta de Sancha. 1792. p. 59. 
  14. Chevallier, Alphonse (1854). Diccionario de las alteraciones y falsificaciones de las sustancias alimenticias, medicamentosas y comerciales con la indicacion de los medios de reconocerlas. Manuel Alvarez. p. 380. 
  15. Ronquillo, José Oriol (1851). Diccionario de materia mercantil, industrial y agrícola, que contiene la indicación, la descripción y los usos de todas las mercancías. Gaspar. p. 386. 
  16. Rozier, François (1844). Nuevo diccionario de agricultura, teórica-práctica y económica y de medicina doméstica y veterinaria. Boix. p. 218. 
  17. Roqué y Pagani, Pedro (1851). Curso de Química industrial: 2 tom. Imprenta del Porvenir. p. 142. 
  18. Mena García, Carmen (2004). La Casa de la Contratación de Sevilla y el abasto de las flotas de Indias. Universidad de Sevilla. p. 266. ISBN 978-84-00-08206-2. Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  19. Jaccoud, Sigismond (1866). Nouveau dictionnaire de médecine et de chirurgie pratiques (en francés). J.B. Baillière et Fils. p. 102. 
  20. González, Pedro María (1805). Tratado de las enfermedades de la gente de mar: en que se exponen sus causas y los medios de precaverlas. Imprenta Real. p. 458. 
  21. a b MacDonald, 2006, p. 17.
  22. MacDonald, 2006, p. 184.
  23. MacDonald, 2006, p. 78.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]