Frank Costello

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Frank Costello durante las interpelaciones de la Comisión "Kefauver".

Frank Costello, nacido Francesco Castiglia (Lauropoli, Calabria; 26 de enero de 1891 - 18 de febrero de 1973), fue un mafioso italiano-estadounidense que ascendió a los puestos más altos del mundo del crimen, controlando un vasto imperio del juego a lo largo de los Estados Unidos y teniendo una influencia política como ningún otro jefe de la Cosa Nostra.

Apodado el primer ministro de bajo mundo' se convirtió en uno de los más poderosos e influyentes jefes en la historia de la mafia americana, liderando finalmente una organización criminal, la familia Luciano, la cual posteriormente llegó a ser conocida como la familia Genovese.

Fue interpretado por el actor australiano Costas Mandylor en el film Mobsters (El imperio del mal-jovenes gangsters) en el año 1991.

Primeros años[editar]

Frank Costello nació como Francesco Castiglia en Lauropoli, Calabria, Italia, en 1891. En 1895, a la edad de cuatro años, se embarcó hacia los Estados Unidos junto con su madre y su hermano Eddie. La familia estaba ansiosa por reunirse con el padre, quien había inmigrado varios años antes.

Viviendo en el East Harlem de Nueva York en los guetos neoyorkinos junto con judíos, puertorriqueños, etc, el hermano mayor de Francesco, Eddie, lo introdujo en actividades de bandas. Con 13 años, Francesco se había convertido en miembro de una banda local y había comenzado a usar el nombre de Frankie. Continuó cometiendo pequeños crímenes y fue a la cárcel por asalto y robo en 1908 y 1912.

En 1915, con 24 años, volvió a prisión durante 10 meses por llevar un arma. Justo antes de ir a la cárcel, Frank Castiglia se había casado con Lauretta Giegerman, una chica judía que era la hermana de un amigo suyo muy cercano. Tras ser puesto en libertad, el joven Frank decidió emplear su inteligencia para prosperar en el mundo de crimen organizado, soslayando el uso de la violencia como camino hacia el éxito y la riqueza. Frank no volvió a ser encarcelado nunca más.

El crimen como negocio[editar]

Tras su salida de la cárcel en 1916, comenzó a trabajar con Ciro Terranova, un poderoso mafioso del East Harlem. Terranova era el capo de la familia Morello de Manhattan y el líder de banda de la 107th street. Frank se convirtió en miembro de una banda que controlaba el juego, la extorsión, robo y narcóticos en Manhattan y el Bronx. Sus asociados incluían a conocidos mafiosos como Michael Coppola, Joseph Catania Jr. y Stefano LaSalle. Frank llegó a ser conocido por su inteligencia y fortaleza.

Mientras trabajaba para la banda de Terranova, Castiglia conoció y formó equipo con Lucky Luciano entonces conocido como Salvatore Lucania, el líder siciliano de la banda del Lower East Side de Manhattan. Los dos italianos congeniaron inmediatamente. Juntos con otros jóvenes italianos tales como Vito Genovese y Gaetano Lucchese, y judíos asociados como Meyer Lansky y Benjamin Siegel, la banda se vio envuelta en robos, extorsión, juego y narcóticos. La alianza Lucania-Castiglia-Lansky prosperó y con la era de la Prohibición, se introdujeron en el contrabando.

El éxito de los jóvenes italianos les permitió diversificarse y hacer negocios con los líderes judíos e irlandeses criminales de la época, incluyendo a Arnold Rothstein, Arthur Flegenheimer, Owney Madden y William Dwyer. Rothstein llegó a ser el mentor de Castiglia, Luciano, Lansky y Siegel mientras ellos dirigían el negocio del contrabando con el barón de la cerveza del Bronx Schultz. En 1922, Castiglia, Luciano y sus más próximos asociados italianos se unieron a la mafia siciliana conducidos por Joe Masseria, un capo de la mafia italiana.

Hacia 1924, Frank Castiglia se había convertido en un cercano asociado de los jefes irlandeses del Hell's Kitchen, Dwyer y Madden. Frank estuvo envuelto en sus operaciones de contrabando de alcohol. Esto motivó que Castiglia se cambiara su apellido por uno cuya sonoridad fuese más irlandesa, siendo Costello la mejor opicón.

En 1926, Bill Dwyer fue declarado culpable de sobornar a un oficial de los guardacostas y fue sentenciado a dos años de cárcel. Tras esto, Costello asumió el cargo de las operaciones con Owney Madden. Esto causó fricción entre Madden y el teniente de Dwyer, Charles Higgins. Tras la extraditación de Luciano a Italia, Costello se hace con el control de la familia de Luciano, sobre todo debido a sus importantes relaciones con los políticos de la época.

Costello fue interrogado por la Comisión Kefauver.

Como datos curioso se sabe que Costello fue el primer mafioso en hablar con un psicólogo, debido a la depresión que le generaba algunas decisiones que había tomado en su vida. Finalmente el psicólogo le recomendó a su paciente que hiciera amigos y se desarrollará fuera de la mafia, consejo que Frank desarrolló hasta el final de sus días, siendo amigos de personajes famosos como el actor Anthony Quinn.

Muerte[editar]

Frank Costello murió como un hombre retirado. Se rodeó en sus últimos años con personas que estaban fuera del círculo de la mafia, se destacó la amistad especial con el actor Anthony Quinn hasta el final de sus días, en sus honras fúnebres le acompañaron no más de 50 personas, la mayoría de éstos no tenían relación con el mundo del crimen ni de la mafia.

Véase también[editar]