Financiación climática

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Flujos financieros para mitigación del calentamiento mundial y adaptación a él en países en desarrollo

La financiación climática es la financiación canalizada por entidades nacionales, regionales e internacionales para la mitigación del calentamiento mundial o la adaptación a él.[1]​ Esta financiación incluye mecanismos concretos de apoyo al clima y ayuda financiera para actividades de mitigación y adaptación, con el fin de acelerar la transición hacia un crecimiento bajo en carbono.[2]​ Se ha empleado el término "financiación climática" en sentido estricto para referirse a las transferencias de recursos públicos de países desarrollados a países en desarrollo, en cumplimiento de las obligaciones («proporcionar recursos financieros nuevos y adicionales») que les impone la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). En un sentido más amplio se ha empleado para referirse a todos los flujos financieros relacionados con mitigación y adaptación.[3][4]

Flujos de financiación climática[editar]

Numerosas iniciativas están en marcha para realizar un seguimiento de los flujos de la financiación climática internacional. Los analistas de la Iniciativa de Política Climática han seguido anualmente desde 2011 variadas fuentes de financiación climática públicas y privadas. En 2015 estimaron que se había logrado una financiación climática de 437 millardos de dólares estadounidenses ($).[5]​ La valoración y perspectiva de la financiación climática de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y el capítulo sobre esta financiación del  quinto informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), se han basado en este seguimiento.[6]​ Esto y otras investigaciones sugieren la necesidad de realizar un mejor seguimiento de esta financiación.[7]​ En particular, sugieren que los financiadores pueden mejorar sincronizando sus informes, siendo consistentes en la manera en que informan de sus cifras, y proporcionando información detallada sobre cómo se van aplicando los programas y realizando los proyectos a lo largo del tiempo.

Las estimaciones sobre la falta de financiación climática (para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible o los compromisos del Acuerdo de París) varían según zonas geográficas, sectores, actividades incluidas, calendarios, objetivos y suposiciones subyacentes. El  Informe sobre el desarrollo mundial 2010 estima entre 140 y 175 millardos de $ anuales hasta 2030 las necesidades de financiación para mitigación en países en desarrollo. Además calcula que harían falta de 30 a 100 millardos de $ anuales desde 2010 hasta 2050 para adaptación.[8]

El informe Perspectiva energética mundial (World Energy Outlook, WEO) 2011 de la Agencia Internacional de la Energía estima que para satisfacer la creciente demanda de energía hasta 2035 será necesario invertir 16,9 billones de $ en nueva generación. El 60 % iría a  energía renovable.[9]​ Por tanto, el capital requerido para satisfacer la demanda energética hasta 2030 se eleva a 1,1 billones de $ anuales de media, distribuido (casi equitativamente) entre las grandes economías emergentes (China, India, Brasil, etc.) y los restantes países en desarrollo.[10]

Estimaciones[11]​ más recientes (2016) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sitúan el coste de adaptación de los países en desarrollo entre 280 y 500 millardos de $ anuales hasta 2050. No solo elevan sustancialmente las previsiones anteriores, sino que avisan que en los próximos años las necesidades podrían aumentar todavía más. Para cerrar la brecha de financiación las aportaciones públicas internacionales deberían ser de 6 a 13 veces superiores a las actuales.[11]

Financiación climática multilateral[editar]

Los fondos climáticos multilaterales (i.e. participados por múltiples gobiernos nacionales) son importantes vehículos de financiación climática. Los mayores son el Fondo Verde del Clima, el Fondo de Adaptación, los Fondos de Inversión en el Clima y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés). En 2016, estos 4 fondos aprobaron 2,78 millardos de $ para apoyar proyectos. India fue el país que recibió la mayor cantidad total, seguido por Ucrania y Chile. Tuvalu recibió la mayor financiación por persona, seguido por Samoa y Dominica. Los EE.UU. son el mayor donante de estos 4 fondos, mientras que los noruegos son quienes más contribuyen por persona.[12]​ La mayoría de fondos climáticos multilaterales utilizan una amplia gama de instrumentos de financiación, incluyendo donaciones, deuda, suscripción de acciones y aseguramiento contra riesgos. Estos instrumentos pretenden animar (crowd in, lo contrario del Efecto desplazamiento) a que otros financiadores, ya sean gobiernos nacionales, empresas privadas u otros donantes, inviertan también en los proyectos donde los fondos climáticos han participado.

El Fondo Verde del Clima es actualmente el mayor fondo climático multilateral. Tanto los que trabajan contra el calentamiento mundial como quienes lo hacen a favor del desarrollo están deseando ver fluir eficazmente el dinero de este fondo.

Los bancos de desarrollo multilaterales también invierten enormes sumas en la mitigación del cambio climático y la adaptación a él. Solo en 2015 destinaron 81 millardos de $.[13]

Fondos nacionales de financiación climática[editar]

Los fondos nacionales climáticos no tienen la intención de duplicar los flujos financieros, recaudar fondos suplementarios o incrementar el esfuerzo de los donantes.[14]​ Por el contrario, los fondos nacionales proporcionan un mecanismo para combinar, a nivel de proyecto, la financiación climática multilateral con otros dineros. Varios países en desarrollo ya han establecido fondos nacionales que reciben y canalizan la financiación climática de diversos donantes. Un estudio de la OCDE de 2011 sugiere que hay al menos 10 fondos climáticos nacionales en Brasil, Indonesia, Bangladés, China, Ecuador, Guyana, Maldivas y Tailandia. En muchos países, el PNUD actúa como administrador de estos fondos, lo que ha contribuido a aumentar la confianza de los donantes en que se respetarán los estándares fiduciarios.[14]

Si bien son escasos los datos precisos sobre la capitalización de estos fondos, se estima que alrededor de 1,3 millardos de $ han sido prometidos a tales mecanismos.[14]

Financiación climática privada[editar]

El dinero público ha sido tradicionalmente una fuente significativa de inversión en infraestructura. Sin embargo los presupuestos públicos son a menudo insuficientes para los mayores y más complejos proyectos de infraestructura, particularmente en países de bajos ingresos. En algunos casos las infraestructuras que no provoquen mayores emisiones de gases de efecto invernadero (por ejemplo una central eléctrica termosolar) son más caras, tienen mayor riesgo financiero o costes iniciales más elevados que las que sí las provocan (por ejemplo una central de carbón).[15][16]​ En otros casos es al revés y las tecnologías respetuosas con el clima son más baratas[17]​ que las dañinas. Si los países van a acceder a la escala de financiación requerida, resulta fundamental considerar todo el espectro de fuentes de financiación y sus requisitos, así como los diferentes mecanismos  disponibles, y cómo pueden combinarse.[18]​ Por tanto cada vez se  reconoce más que hará falta dinero privado para cubrir el déficit de financiación climática.

Los inversores privados pueden ser atraídos a proyectos de infraestructura urbana sostenible si se prevé un retorno suficiente de la inversión, ya sea por el propio flujo de ingresos que la infraestructura genere cuando funcione, o porque un gobierno solvente se comprometa a un apropiado calendario de pagos. La bancabilidad del proyecto y la fiabilidad crediticia de sus promotores son por tanto prerrequisitos para atraer el dinero privado.[19]​ Las fuentes potenciales de financiación climática privada incluyen bancos comerciales, compañías de inversión, fondos de pensiones, aseguradoras y fondos soberanos. Estos diferentes tipos de inversores tendrán diferentes expectativas de rentabilidad-riesgo y horizontes de inversión, por lo que los proyectos necesitarán ser estructurados apropiadamente (por ejemplo con distintos tramos de rentabilidad de la deuda según el plazo).[20]

Los gobiernos disponen de una amplia gama de mecanismos de financiación para asegurar la rentabilidad de los inversores privados, como acciones, deuda, donaciones o instrumentos para reducir riesgos, por ejemplo garantías. Algunos de estos mecanismos se utilizarán por defecto como parte de la base de financiación de un gobierno; otros pueden desplegarse para movilizar la inversión en un proyecto climático concreto.

Financiación climática y financiación verde[editar]

La financiación verde es más amplia que la climática[21]​ y la engloba, es decir, toda financiación climática es financiación verde, pero no toda financiación verde es financiación climática. Por ejemplo, inversiones para el control de la contaminación industrial, la depuración de aguas residuales o la protección de la biodiversidad son financiación verde, pero no climática. En cambio las inversiones en mitigación —que buscan reducir o evitar las emisiones de gases de efecto invernadero— o en adaptación —que reducen la vulnerabilidad de personas y bienes a los efectos del calentamiento mundial— son a la vez financiación verde y climática.

Los asesores financieros Climate Mundial definen[22]​ financiación verde como cualquier instrumento financiero que proporciona externalidades medioambientales positivas, reales, verificadas y adicionales al negocio habitual. Mientras que la financiación climática es una forma de financiación verde referida a proyectos que ayudan a los países en desarrollo a reducir emisiones de gases de efecto invernadero o a adaptarse al calentamiento mundial.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. «Financiamiento climático». 
  2. Barbara Buchner, Angela Falconer, Morgan Hervé-Mignucci, Chiara Trabacchi and Marcel Brinkman (2011) “The Landscape of Climate Finance” A CPI Report, Climate Policy Initiative, Venice (Italy), p. 1 and 2.
  3. Oscar Reyes (2013), "A Glossary of Climate Finance Terms", Institute for Policy Studies, Washington DC, p. 10 and 11
  4. http://www.eldis.org/go/topics/resource-guides/climate-change/key-issues/climate-finance/adaptation-finance/adaptation-finance
  5. Buchner, B., Trabacchi, C., Mazza, F., Abramskiehn, D., and Wang, D. (2015) Global Landscape of Climate Finance 2015 http://climatepolicyinitiative.org/publication/global-landscape-of-climate-finance-2015/
  6. http://unfccc.int/cooperation_and_support/financial_mechanism/standing_committee/items/8034.php
  7. Watson, C., Nakhooda, S., Caravani, A. and Schalatek, L. (2012) The practical challenges of monitoring climate finance: Insights from Climate Funds Update. Overseas Development Institute Briefing Paper http://www.odi.org.uk/sites/odi.org.uk/files/odi-assets/publications-opinion-files/7665.pdf
  8. World Bank Group(2010), "World Development Report 2010: Development and Climate Change, World Bank Groupe, Washington DC, ch. 6, p. 257
  9. International Energy Agency (2011). World Energy Outlook 2011, OECD and IEA, Paris (France), Part B, ch.2
  10. International Energy Agency (2011). World Energy Outlook 2011}, OECD and IEA, Paris (France), Part B, ch.2
  11. a b SERVIMEDIA (10 de mayo de 2016). «El cambio climático costará hasta 440.000 millones de aquí a 2050». Expansión (España). Consultado el 23 de mayo de 2018. 
  12. «Mapped: Where multilateral climate funds spend their money». Carbon Brief. 2017. 
  13. «Bancos de desarrollo multilaterales destinaron 81 mil millones al cambio climático». 
  14. a b c «Fondos de los Países». 
  15. «Exploring the economic case for climate action in cities». Global Environmental Change 35: 93-105. 2015. 
  16. «Low-carbon investment risks and de-risking». Nature Climate Change 4: 237-239. 2014. 
  17. Mota, Jesús (22 de mayo de 2018). «Un debate subterráneo sobre las nucleares». El País (Madrid, España). Consultado el 23 de mayo de 2018. 
  18. Understanding ‘bankability’ and unlocking climate finance for climate compatible development, Climate & Development Knowledge Network, 31 July 2017
  19. «Financing Low-Carbon, Climate-Resilient Cities». Coalition for Urban Transitions. 2018. 
  20. «Global Review of Finance for Sustainable Urban Infrastructure.». Coalition for Urban Transitions. 2017. 
  21. IDFC (2015). «ANNEX B – METHODOLOGY GUIDANCE - DEFINITIONS AND TERMINOLOGY». IDFC GREEN FINANCE MAPPING FOR 2014 (en inglés). París: Club de Bancos para el Desarrollo. p. 18. Consultado el 27 de julio de 2018. 
  22. «WHAT IS GREEN FINANCE?».