Bono verde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Áreas verdes para contribuir con el medio ambiente

Los bonos verdes son títulos de crédito emitidos por instituciones públicas o privadas que están calificadas para manejarlos. Son activos líquidos y de ingreso fijo que buscan realizar proyectos verdes, es decir sustentables, y obtener financiamiento por parte de inversionistas interesados, para al final, retornar el rendimiento de su inversión.[1]​ En 2013 se emitieron bonos verdes por un valor estimado de 11 millardos de dólares estadounidenses ($). El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, proyectó que esta cifra se duplicaría antes de finalizar el año 2015.[2]​ Efectivamente: en 2015 se emitieron bonos verdes por 41,8 millardos de $.[3]​ En 2016, por 81 millardos de $,[4]​ y en 2017, por 155,5 millardos de $.[5]

El mercado de bonos verdes está creciendo de una manera favorable y está ayudando a cambiar la manera de invertir y las expectativas de los inversores sobre los rendimientos de los mismos.[2]​ El Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (CFI) buscan impulsar el desarrollo de este nuevo mercado de inversión para ayudar al medio ambiente y además para poder ofrecer un instrumento nuevo de inversión que tenga liquidez y rendimientos fijos.[1][2][6]

Historia de los bonos verdes[editar]

El mercado de los bonos verdes comenzó en el año 2007, en el que la mayor parte de los bonos verdes fueron emitidos por bancos multilaterales de desarrollo, como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o la Corporación Financiera Internacional. Desde su inicio son utilizados para proyectos que no afectan negativamente al clima ni al medio ambiente. Algunos ejemplos de proyectos iniciales son:[6][7]

  • Ampliación de suministro de energía basado en energía solar en zonas rurales del Perú.[6]
  • Implementación de más fuentes de energía renovable en gran escala para México.[6]
  • Aumento de la eficiencia en el riego en Túnez.[6]
  • Aumento de transporte urbano limpio (ecológico) en Colombia.[6]

Los primeros inversionistas se vieron atraídos por este nuevo instrumento financiero debido a que es una inversión líquida de renta fija y por el rendimiento positivo que puede dar. Posteriormente llegaron más inversores institucionales, como fondos de pensiones, que ahora manejan en sus carteras inversiones sostenibles. Los bonos verdes son calificados por el Banco Mundial y también por la CFI con una calificación de crédito 'AAA'. Laura Tlaiye, asesora de sostenibilidad en el Banco Mundial dice que[1][2][7]

La degradación ambiental, la pobreza y los efectos del cambio climático amenazan el bienestar y la estabilidad de los países, las comunidades, los recursos y las empresas. Los inversionistas reconocen cada vez más las amenazas que estas fuerzas crean para el valor financiero a largo plazo y las están teniendo en cuenta cada vez más en sus opciones de inversión.

Los bonos verdes traen consigo varios beneficios para los pequeños inversionistas, ofreciéndoles una manera más segura de invertir su dinero. A manera de ejemplo, en Massachusetts, Estados Unidos, el gobierno estatal recibió alrededor de 1 000 pedidos para un bono verde por parte de inversionistas individuales con interés en apoyar proyectos de inversión sustentable del estado.[7]

De 2008 a 2015, el Banco Mundial ha emitido bonos verdes por más de 6 millardos de $ mediante 65 transacciones en 17 monedas distintas.[8]​ Rachel Kyte, vicepresidenta del Grupo Banco Mundial y delegada (envoy) especial contra el cambio climático (hasta diciembre de 2015) dice que:

Los bonos verdes han abierto un nuevo flujo de financiamiento que será esencial para enfrentar el cambio climático. Están proporcionando oportunidades de inversiones ecológicas a un grupo de inversionistas cada vez más amplio, incluyendo a aquellos que desean desprenderse de las carteras de proyectos que tienen un uso intensivo de combustibles fósiles y diversificarse, y los bonos verdes han demostrado que existe una corriente de capital de inversionistas para activos ecológicos.

Y este mercado va creciendo cada vez más.[8][7]​ La Corporación Financiera Internacional (que forma parte del Grupo Banco Mundial), desde los inicios de los bonos verdes, ha emitido cerca de 4,4 millardos de $. Tanto el Banco Mundial como la Corporación Financiera Internacional buscan impulsar el mercado de los bonos verdes, para atraer mayor inversión y su principal apoyo es la calificación AAA ofrecida a los inversionistas para proporcionarles seguridad y salvaguardar el uso de las ganancias y el impacto de sus inversiones. En abril de 2014 el Banco Mundial firmó el primer acuerdo de servicios de asesoría con el Consejo Supremo de la Energía de Dubai, con el objetivo de crear y diseñar una estrategia para el financiamiento del programa de inversión ecológica de Dubai.[1][8][7][9]

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) impulsa varios programa de asistencia técnica. Uno de ellos es el programa RG-T2720 de asistencia técnica para fomentar la emisión de bonos verdes en América Latina y el Caribe. Este programa apoya, por un lado, a gobiernos y a bancos nacionales de desarrollo (BND) para fomentar la expansión de los mercados locales de bonos verdes y movilizar recursos domésticos y, por el otro, a los que desean emitir bonos verdes. Los bancos nacionales de desarrollo reciben asistencia técnica del BID durante todo el proceso que va desde la identificación de la cartera de proyectos, la estructuración del bono, la obtención de una segunda opinión independiente y/o certificación, la promoción y, finalmente, la emisión de los títulos.

Otro programa es el RG-X1244, de Financiamento Verde en América Latina y el Caribe para Movilizar la Inversión Privada en Medidas de Mitigación y Modelos de Negocio Sostenibles y con Bajas Emisiones de Carbono Mediante Bonos Ambientales. Este otro programa tiene como objetivo apoyar los BND en la promoción de estrategias de financiación orientadas a movilizar inversiones del sector privado en eficiencia energética y energías renovables.

El Programa del BID incluye un fuerte componente de difusión de conocimiento, de alcance amplio, que se pone a disposición del público y de los actores interesados a través de la Plataforma Green Finance LAC.

Algunas instituciones financieras ajenas al Grupo Banco Mundial, 13 bancos comerciales y de inversión, pusieron en marcha un conjunto de principios o reglas voluntarias sobre los bonos verdes, que dan detalles y describen el proceso de:[9][10]

  • diseño,[11]
  • divulgación,[11]
  • gestión e[11]
  • información sobre estos activos.[9][11]

Todo ello con el fin de proveer mayor claridad y transparencia, tanto a inversionistas como a emisores recientemente llegados a este mercado.[11][12]

La Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA por sus siglas en inglés) actualizó en junio de 2018 los Principios para los bonos verdes (Green Bond Principles, GBP) en junio. Estos principios constituyen una guía voluntaria para todos los agentes del mercado a la hora de realizar emisiones de bonos verdes, centrándose en el suministro de información a los inversores, entre otros aspectos.

Tipos[editar]

La Iniciativa de Bonos Climáticos, la entidad de referencia en materia de bonos verdes,[13]​, distingue los siguientes tipos:

  • bonos verdes climáticos
  • bonos verdes mixtos (con varios destinos)
  • bonos verdes de transporte
  • bonos verdes para edificación
  • bonos verdes para energías renovables sin especificar el tipo de energía
  • bonos verdes para energía eólica
  • bonos verdes para energía solar
  • bonos verdes para energía geotérmica

Proyectos relacionados[editar]

Si bien los países de América Latina y el Caribe (ALC) aparecen aún como participantes relativamente menores en el mercado global de bonos verdes, hay un interés creciente de las instituciones financieras de la región en la utilización de este instrumento financiero, por lo cual la expansión de las emisiones de bonos verdes en el ámbito regional permitiría reducir la brecha de financiamiento que, según el Banco Interamericano de Desarrollo existe en la región, para atender inversiones necesarias en infraestructura y en la acción climática  

Asi, el Programa de asistencia técnica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se está implementando en Brasil, Colombia y México.

En Brasil, el BID está trabajando con el Banco de Desenvolvimento de Minas Gerais (BDMG) para evaluar el potencial de una emisión de bonos verdes. Además, en conjunto con la Associação Brasileira de Desenvolvimento (ABDE) y la Comissão de Valores Mobiliários (CVM), el BID lanzó un Laboratorio de Innovación Financiera, que está apoyando al gobierno de Brasil en la evaluación del potencial del país para emitir bonos verdes y desarrollar un mercado doméstico de bonos verdes, analizando las experiencias internacionales y buscando identificar buenas prácticas.

En mayo de 2017, el Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (Bndes) emitió US$ 1 000 millones en bonos verdes en el mercado internacional, listados en el Luxembourg Green Exchange, con un plazo de 7 años, y un cupo del 4,75 % a. a., y apoyados en proyectos de generación de energía eólica o solar. Fue ese el primer bono verde de un banco brasileño.

En Colombia, el BID está trabajando con Bancóldex, el banco de desarrollo para el crecimiento empresarial en Colombia, y con Findeter, Financiera de Desarrollo Territorial. Gracias a la asistencia técnica del Programa impulsado por el BID, en agosto de 2017 Bancóldex emitió el primer bono verde Bancoldex emitió el primer bono verde en el mercado público de valores colombiano, a través de la Bolsa de Valores de Colombia.

En México, el BID está apoyando a Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), una Institución dedicada a apoyar el desarrollo de los sectores rural, agropecuario, forestal y pesquero del país, a emitir su primer bono verde.

Parque eólico en Oaxaca, México

Dos ramas del Grupo Banco Mundial han sido fundamentales para el desarrollo mundial del mercado de bonos verdes: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Corporación Financiera Internacional (CFI). Existen miles de proyectos relacionados y financiados con los bonos verdes, pero los principales son estos:[9][11]

  • Túnez: Los recursos captados por la emisión de bonos verdes se utilizan para mejorar la eficiencia en el riego y suministro de agua fiable en zonas rurales.[11]
  • China: Los recursos captados se utilizan para reducir la vulnerabilidad de las comunidades que habitan en China ante los desastres naturales, implementando sistemas de control y alertas de inundaciones.[11]
  • México y Colombia: Se implementan sistemas de transporte público "limpio", mediante energías renovables, buscando aumentar la eficiencia energética.[11]
  • Sudáfrica: Se diversifica la generación de electricidad, mediante energía a carbón, uso de espejos que reflejan y concentran los rayos del sol.[11]
  • Armenia: Se apoya a un banco para solventar y poder otorgar préstamos para viviendas que implementen recursos para una eficiencia energética.[11]
  • Chiapas, México: Implementación de sistemas de riego mediante bombeo tradicional con energía generada a través de paneles fotovoltaicos.[11][12]
  • México es considerado como pieza clave dentro del conocido Cinturón Solar, ya que es uno de los principales países con alto potencial solar que, si se explotara podría generar una gran cantidad de energía para autoabastecerse o ser exportado. El 90 % del territorio mexicano tiene al día una irradiación solar de entre 5 y 6 kWh por m2 de territorio. Además de ser uno de los países principales que manufacturan paneles fotovoltaicos en Latinoamérica.[11][12]​ En Baja California (BJCS y BJCN) existen muchos parques eólicos, con potencial de generar entre 4 y 8 gigawatios (GW) de electricidad.[10][12]

Últimos bonos emitidos por los bancos de desarrollo[editar]

El bono verde más reciente emitido por el Banco Mundial es el Bono Verde de Referencia,[9]​ y a la fecha el mayor en dólares estadounidenses. Este bono refleja un gran crecimiento, y además innovación en un mercado que apoya el desarrollo para cuidar el medio ambiente, llegando a un grupo cada vez mayor de inversores que buscan poner su dinero en algo que tenga un impacto positivo. El Banco Mundial emite periódicamente estos bonos por miles de millones de dólares, los vende a bancos centrales y a grandes inversores institucionales y mantiene una calificación 'AAA'.[9][11]

El objetivo principal de los bonos verdes es que los inversores privados financien la lucha contra el cambio climático. El número de inversores interesados ha aumentado con cada nueva emisión de bonos verdes. El bono verde con el plazo más largo (10 años), por un importe de 600 millones de $, ha sido emitido por el Banco Mundial y adquirido por 25 inversionistas.[14]​ Alex von zur Müehlen, tesorero del Grupo Deutsche Bank, dice:[8][9][15]

Los instrumentos verdes destacados de emisores triple A, como el Banco Mundial, aumentan aún más el atractivo del mercado de los bonos verdes, promoviendo la inversión en proyectos sostenibles que mitiguen los efectos del cambio climático con ganancias comercialmente interesantes.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d «Bonos verdes, una fuente de recursos en rápida expansión para el financiamiento climático | Finanzas Carbono». finanzascarbono.org. Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  2. a b c d «Los bonos verdes están cambiando las expectativas de los inversionistas y facilitando las inversiones sostenibles». www.bancomundial.org. Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  3. «2015 Green Bond Market Roundup». 
  4. «Green Bonds Highlights 2016». 
  5. «Green Bond Highlights 2017». 
  6. a b c d e f «Green Bond Definition | Investopedia». Investopedia (en inglés estadounidense). Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  7. a b c d e «Preguntas Frecuentes Protocolo de Kioto». cambioclimatico.inecc.gob.mx. Archivado desde el original el 1 de septiembre de 2015. Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  8. a b c d «Bonos verdes atraen nuevo financiamiento del sector privado para abordar el cambio climático». www.bancomundial.org. Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  9. a b c d e f g «Nuevo bono verde del Banco Mundial es un reflejo del crecimiento y la innovación del mercado». www.bancomundial.org. Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  10. a b «Banca de Desarrollo». www.cnbv.gob.mx. Consultado el 6 de noviembre de 2015. 
  11. a b c d e f g h i j k l m n «Ampliar el mercado de bonos verdes para financiar un mundo más limpio y con capacidad de adaptación». www.bancomundial.org. Consultado el 2 de noviembre de 2015. 
  12. a b c d «Los más importantes proyectos de desarrollo sustentable en México se presentan en Green Solutions». www.promexico.gob.mx. Consultado el 6 de noviembre de 2015.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  13. Díaz, Tomás (20 de agosto de 2018). «Los 'bonos verdes' para el clima se disparan un 40% en el primer semestre». El Economista (España). Consultado el 20 de agosto de 2018. 
  14. Caribe, Comisión Económica para América Latina y el. «La banca de desarrollo en México». www.cepal.org. Consultado el 6 de noviembre de 2015. 
  15. «presentacion». www.shcp.gob.mx. Consultado el 6 de noviembre de 2015.