FMIgate

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El FMIgate es una investigación judicial iniciada en Argentina en marzo de 2021, sobre un eventual acto de corrupción cometido mediante el acuerdo que el entonces presidente Mauricio Macri realizó con el Fondo Monetario Internacional el 7 de junio de 2018, por el cual el organismo internacional prestó a ese país una suma de 50.000 millones de dólares (luego ampliado a 57.000 millones),solo habiando desembolsado durante la gestión de macri,44.000 millones, el más grande en la historia de esa organización, de la cual entregó los 57.000 millones originales, ya que el presidente Alberto Fernandez, aceptaría la cifra restante del préstamo tomado por su antecesor.[1][2]​ El acuerdo ha sido señalado como un acto criminal, tanto por el modo en que fue tramitado sin cumplir los pasos legales, el uso que la administración Macri dio al dinero, no contemplado en el acuerdo y prohibido por el Estatuto del FMI, y por la omisión de analizar las condiciones de sustentabilidad y repago.[1]​ Fueron imputados el expresidente Mauricio Macri, el exministro de Hacienda Nicolás Dujovne y los expresidentes del Banco Central, Federico Sturzenegger, Luis Caputo y Guido Sandleris.[3]

Durante el gobierno de Macri, la deuda externa (en dólares) pasó de 63.580 millones de dólares en diciembre de 2015 (14% del PBI) a 167.514 millones de dólares en junio de 2019 (40% del PBI), un aumento del 163% en términos nominales y del 185% en relación al PBI.[4]​ Cerca de la mitad del incremento de la deuda externa (u$s 103.934) fue causado por el préstamo efectivamente entregado por el FMI (u$s 44.500).[2]

La causa fue iniciada por la Oficina Anticorrupción y quedó radicada en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5, bajo el número 3561/2019 y carátula «Macri, Mauricio y otros s/ defraudación por administración fraudulenta y defraudación contra la administración pública».[5]​ Las irregularidades del caso también son investigadas desde marzo de 2021, en forma independiente, por el Fondo Monetario Internacional.[6]

En 2020, Mauricio Claver, quien fuere un alto miembro del equipo del presidente Donald Trump, reveló que el préstamo fue concedido por razones políticas y pese a la oposición de los gobiernos europeos, debido a la presión de Estados Unidos, con el objetivo de apoyar al gobierno de Macri y evitar que perdiera las elecciones de 2019.[7]​ En 2021 el presidente Alberto Fernández informó al Congreso Nacional que había ordenado de iniciar acciones criminales por tratarse «de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales públicos de la historia».

Hechos[editar]

La situación al comenzar 2018[editar]

El presidente Macri realiza su mensaje anual al Congreso el 1 de marzo de 2018: «Lo peor ya pasó y ahora vienen los años en que vamos a crecer».

El 10 de diciembre de 2015 asumió la presidencia de la Argentina Mauricio Macri, de la coalición Cambiemos (Unión Cívica Radical, Propuesta Republicana y Coalición Cívica). El nuevo gobierno fue muy crítico de la gestión realizada por los tres gobiernos anteriores, encabezados por Néstor Kirchner y Cristina Kirchner. El único aspecto que consideró positivo en ese momento, era el «bajísimo nivel de la deuda». En junio de 2016, Nicolás Dujovne, quién sería designado por Macri como ministro de Economía a partir del 1 de enero de 2017, explicaba la situación en estos términos:

El gobierno argentino tiene una deuda neta, si le restamos lo que se debe a sí mismo después de que nacionalizó los fondos de pensión, de 20% del PIB, si le sacamos de eso los organismos internacionales 16 y de esos 16, 8 denominados en moneda extranjera. Es una deuda realmente muy baja. Las empresas tienen un endeudamiento inferior a un tercio de su patrimonio. Son niveles de apalancamiento bajísimos en cualquier medida regional o internacional. Y las familias dedican nada más que 5% de su ingreso disponible al pago de un nivel de endeudamiento equivalente al 5% de su ingreso anual disponible. Es un nivel de deuda bajísimo, de los más bajos del mundo. No conozco ningún país que tenga niveles tan bajos. Tal vez algún país del África subsahariana o Corea del Norte.
Nicolás Dujovne, junio 2016[8]

.

Al finalizar el año 2017 el gobierno se había consolidado. Ese año el PBI creció 2,9%,[9]​ la desocupación bajó al 7,2%,[9]​ y Cambiemos obtuvo un importante triunfo en las elecciones de medio término de 2017. La revista Forbes cerró el año eligiendo al jefe de Gabinete, Marcos Peña, como el CEO del año y se preguntaba en tapa: «Su éxito ¿será el de la Argentina?»[10]​ Las perspectivas para 2018 eran muy buenas, con un crecimiento anual estimado en el 3,5% del PBI, un aumento de 12% para la inversión y una inflación que, se estimaba, iba a bajar del 24,8% que tuvo en 2017, al 15,7% para 2018.[11]

El optimismo del gobierno respecto de 2018 se vio expresado en el mensaje anual sobre el estado de la Nación, que el presidente Macri dirigió al Congreso el 1 de marzo de 2018, en el que anunció que los problemas más graves habían sido resueltos y se iniciaba de un ciclo de crecimiento y properidad de 20 años:

Lo peor ya pasó y ahora vienen los años en que vamos a crecer... Tenemos metas para bajar la inflación, para reducir el déficit fiscal. ¿Y como las vamos a cumplir? Vamos a dejar de endeudarnos y se van a multiplicar las inversiones en un país confiable... La inversión aumenta. El año pasado creció un 11% y es esa inversión precisamente la que nos garantiza que vamos a seguir creciendo, porque agranda nuestra capacidad para producir. Hace un año, en este recinto, les dije que teníamos que construir las bases para que la Argentina pudiera crecer 20 años en forma consecutiva, que así derrotaríamos la pobreza y fortaleceríamos la clase media. Haciendo lo que había que hacer, y eso es lo que hicimos... Y esto es lo que está sucediendo, los argentinos empezamos a ver los frutos de eso. Y cada trasformación está hecha sobre bases firmes y va durar para toda la vida. Por eso nuevamente los invito al entusiasmo del hacer, a la alegría de sentirse comprometidos, a sentirse protagonista de su propio futuro, al orgullo a pertenecer a la generación que está cambiando la Argentina para siempre.
Mauricio Macri, 1 de marzo de 2018[12]

La corrida cambiaria de mayo/septiembre de 2018[editar]

En mayo de 2018, pocos días después del optimista mensaje del presidente Macri al Congreso, se inició una corrida cambiaria, con grandes cantidades de compras de dólares al Banco Central. El dólar pasó de costar un promedio de 20 pesos en abril, a 23 pesos el 3 de mayo, que implicaba una devaluación del peso del 15% en tres días.[13]​ En ese momento el presidente Macri difundió un brevísimo mensaje grabado de tres minutos, explicando que el programa económico del gobierno se había apoyado en el financiamiento externo, y que dicho financiamiento estaba ahora comprometido, razón por la cual había «decidido iniciar conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para que nos otorgue una línea de apoyo financiero... y evitar una crisis como las que hemos tenido en nuestra historia».[14]​ El anuncio sorprendió a la opinión pública, porque apenas dos años antes el Dujovne exigía no volver al Fondo («No volvamos al Fondo»), explicando que la política económica del gobierno de Macri estaba diseñada «para no volver al Fondo», hecho que recordaron ese día varios medios de comunicación.[15][16][17]

El anuncio no calmó a «los mercados» y las compras continuaron. El 11 de mayo el sitio IProfesional daba cuenta de las operaciones cambiarias especulativas que se estaban realizando por medio de las letras conocidas como LEBACs, a tasas cercanas al 60% anual.[18]​ El 15 de mayo el precio del dólar ya había subido otros dos pesos ($25,5), que significaba una devaluación del peso del 27% en quince días.[13]​ El gobierno había eliminado las regulaciones establecidas por el gobierno anterior para la compra de dólares, conocidas como «el cepo al dólar» y no tenía herramientas para parar la corrida.[19]​ Pocos días después se concretaría el préstamo del FMI, pero las grandes compras de dólares continuaron y el precio del dólar siguió subiendo durante meses, hasta alcanzar 41,89 pesos el 28 de septiembre: en total una devaluación del 82%.[13]

El acuerdo[editar]

Nicolás Dujovne y Christine Lagarde. Foto oficial de las negociaciones que llevaron al acuerdo.
Nicolás Dujovne (ministro de Economía), Mauricio Macri (presidente) y Luis Caputo (presidente del Banco Central).

Mauricio Macri se puso en contacto por primera vez con el FMI para iniciar la gestión de un préstamo el 8 de mayo de 2018. Un mes después, el 7 de junio, se anunciaba que el FMI había concedido a la Argentina un crédito stand by por 50.000 millones de dólares, el más grande en la historia.[20][21]​ En ese momento el ministro Dujovne anunció que el préstamo contenía una cláusula inédita para el FMI, que le permitía al gobierno argentino incumplir la meta establecida para el déficit fiscal.[20]

Un sector de la oposición parlamentaria, el kirchnerismo, hizo notar en ese momento, que el presidente de la Nación solo estaba autorizado por la Ley de Presupuesto N° 27.431, a endeudar al país hasta 3.000 millones de dólares (Planilla N.º 12, anexa al art. 4) y que la magnitud del exceso (17 veces más) conformaba el supuesto de nulidad del acuerdo, establecido en el artículo 46 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados.[22][23]

También se señaló en ese momento que el gobierno argentino tramitó el préstamo sin cumplir con las normas de procedimiento administrativo y sin realizar dictámenes técnicos, económicos y jurídicos, para determinar su legalidad, conveniencia y sostenibilidad de las condiciones de repago. Por el lado del FMI, trascendió que los cuerpos técnicos consideraban que la magnitud del crédito y las condiciones de cumplimiento eran inviables y que la mayoría de los países se oponían a concederlo. También la Confederación General del Trabajo le hizo saber al FMI su oposición al préstamo y le anticipó que las condiciones del mismo causarían recesión y aumento de la inflación, en sentido radicalmente inverso a las metas establecidas en el acuerdo. La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo notar que la autorización del Fondo para que el gobierno utilizara el préstamo para vender dólares en el mercado, infringía el artículo VI, sección I, inciso a) del propio Estatuto del FMI, que prohíbe esa operatoria.[24]

Una semana después de la firma del acuerdo con el Fondo, renunció el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. Inmediatamente después, el presidente Macri designó en el cargo a un amigo personal, Luis Caputo, a quien definió como «el Messi de las finanzas». Caputo era el tercer presidente del Banco Central en menos de tres años, luego de que Macri presionara para obtener las renuncias de Alejandro Vanoli en 2015,[25]​ y Sturzenegger en 2018.

Renuncia del presidente del Banco Central, Luis Caputo[editar]

El enorme crédito del FMI, con su plan anexo, no lograron estabilizar la economía. Todo lo contrario. El dólar siguió subiendo hasta reducir a la mitad el valor del peso argentino; en un solo día, el 29 de agosto de 2018, el peso perdió un 8% de su valor.[26]​ La inflación, que el acuerdo preveía en un 27% para 2018 y un 17% para 2019,[27]​ llegó al 47,6% en 2018 (la más alta en 27 años) y volvería a subir en 2019, alcanzando una tasa de 53,8% e ingresando en una escala hiperinflacionaria. Por entonces la BBC se preguntaba: «¿por qué los anuncios y medidas de Macri no están dando resultados?»[28]​ La evolución de la economía abría la posibilidad cierta de que el país tuviera que declararse en default, que según describía la BBC, significaría «el fracaso político de un gobierno de tecnócratas que fue elegido para ordenar las cuentas».[28]

El 25 de septiembre de 2018, apenas tres meses después de designado, Luis Caputo -el «Messi de las finanzas»- renunció como presidente del Banco Central. La prensa internacional interpretó la ida de Caputo en medio de la crisis, recurriendo a la figura del Titanic, como un anticipo del hundimiento de la economía argentina.[29][30]​ Durante los tres meses de su gestión el peso argentino perdió un cuarto de su valor.[31]​ Caputo fue reemplazado por Guido Sandleris.

Simultáneamente con la renuncia de Caputo y pese a los malos resultados del plan económico acordado en junio, el FMI concedió un nuevo crédito a la Argentina por 7000 millones de dólares, elevando la deuda total a 57.000 millones, y aceptó adelantar al mandato presidencial de Macri las cuotas del crédito que estaban previstas para el mandato siguiente.[32]

El presidente Macri buscó justificar el grave deterioro de la economía, sosteniendo que no se debía a la política de su gobierno, sino a una crisis internacional que habría comenzado en mayo de 2018. Con esa intención explicó en un programa televisivo que «Veníamos bien, pero de golpe pasaron cosas», frase que fue una de las que más caracterizaron a su mandato.[33][34]​ Pero los datos internacionales no sostuvieron esa explicación. Hacia fin de año el FMI modificó su previsión de un leve crecimiento (0,4%) para el año 2018, concluyendo que se produciría una fuerte caída del PBI, estimada en 2,6%.[32]​ Ese año solo siete países del mundo vieron reducir su PBI y el único país del mundo con un desempeño económico peor que Argentina fue Venezuela, que se encontraba económicamente bloqueada y sancionada por Estados Unidos.[35]​ Al finalizar 2018 el PBI argentino sumó 443.790 millones de euros, un nivel similar al de 2011 y muy por debajo del punto más alto alcanzado en 2015 (580.769M.€); por persona el PBI de 2018 fue 9.974 euros, por debajo de 2012 (10.827€) y un 25% menos que el máximo alcanzado en 2015 (13.465€).[36]​ El año 2019 sería aún peor.[36]

El agravamiento de 2019 y las elecciones[editar]

Mauricio Macri entrega el poder al peronista Alberto Fernandez, del Frente de Todos, luego de perder las elecciones en las que buscaba su reelección.

En 2019 la economía argentina se agravó aún más. En junio Christine Lagarde renunció como directora del FMI, para asumir como presidenta del Banco Central Europeo. En septiembre de 2018 Lagarde había sido explícita al afirmar que «estaba harta» de las especulaciones de que podría hacerse cargo del BCE y le informó al Financial Times que no estaba interesada en esa función. Pero en el curso de los meses cambio de opinión y se retiró del organismo mundial a mediados de junio de 2019.[37]

Mientras tanto, en ese lapso, la situación de la Argentina siguió empeorando hasta que volvió a caer en default,[38]​ y el presidente Macri debió implantar un nuevo «cepo al dólar»,[39]​ cuya eliminación había sido una de las grandes banderas de su campaña electoral. [40]

El PBI (402.273M.€) volvió a disminuir, esta vez un 2,2%, estableciéndose por debajo del nivel de 2012 (451.838M.€); el PBI por persona se ubicó en 8.952€, un 33% por debajo del punto más alto alcanzado en 2015 (13.465€).[36]​ La pobreza subió al 35,5% en el segundo semestre de 2019, después de alcanzar su punto más bajo en el segundo semestre de 2017, con el 25,7%.[41]​ La indigencia aumentó un 66%, pasando de 4,8% en el segundo semestre de 2017, a 8% en el segundo semestre de 2019.[41]​ El 17 de agosto renunció el ministro Nicolás Dujovne.

Finalmente, en octubre de 2019 Macri fue derrotado en las elecciones de 2019, por una diferencia de ocho puntos, debiendo volver a entregar el poder al peronismo, convirtiéndose así en el primer presidente en la historia argentina en perder la reelección.[42]

En 2020, Mauricio Claver, quien fuere un alto miembro del equipo del presidente Donald Trump, reveló que el préstamo fue concedido por razones políticas y pese a la oposición de los gobiernos europeos, debido a la presión de Estados Unidos, con el objetivo de apoyar al gobierno de Macri y evitar que perdiera las elecciones de 2019.[7]

Causa[editar]

El 1 de marzo de 2021 el presidente Alberto Fernández informó al Congreso Nacional que había ordenado de iniciar acciones criminales por tratarse «de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales públicos de la historia». El 12 de marzo de 2021 la Oficina Anticorrupción (OA) presentó la denuncia, sobre la base de informes de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y la causa quedó radicada en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5, a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti, bajo el número 3561/2019 y la carátula «Macri, Mauricio y otros s/ defraudación por administración fraudulenta y defraudación contra la administración pública».[5]

Acusación[editar]

Imputados[editar]

Fueron imputado el expresidente Mauricio Macri, el exministro de Hacienda Nicolás Dujovne y los expresidentes del Banco Central, Federico Sturzenegger, Luis Caputo y Guido Sandleris.[3]

Imputaciones[editar]

La Oficina Anticorrupción le atribuye a los imputados:[3]

  • haber violado la Constitución Nacional, al contraer el préstamo sin autorización del Congreso, según se establece en el artículo 75 referido a sus facultades, incisos 4 («contraer empréstitos sobre el crédito de la Nación») y 7 («arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación»);
  • haber violado las exigencias establecidas en el artículo 60 de la Ley N° 24.156 de Administración Financiera y Sistemas de Control del Sector Público, referidas a la inclusión de la deuda en el presupuesto y los límites del endeudamiento (monto máximo, plazo mínimo de amortización y destino del financiamiento);[43]
  • haber omitido traducir los documentos fundamentales del acuerdo, dificultando de ese modo el control del mismo (artículo 6 de la ley N.º 20.305);
  • haber omitido la realización del dictamen sobre viabilidad del préstamo realizado por el Ministerio de Economía (art. 59 del Decreto N.º 1344/07);[44]
  • haber omitido la autorización previa del jefe de Gabinete de Ministros para el inicio de las negociaciones de la operación;[44]
  • haber omitido la opinión previa del Banco Central respecto del impacto de la operación en la balanza de pagos (artículo 61 de la ley 24.156).[43]

El «fabuloso negocio de las lebacs» (fuga de dólares)[editar]

La Oficina Anticorrupción sostiene que el préstamo del FMI (finalmente ingresaron efectivamente 44.500 millones de dólares) estuvo directamente relacionado con la llamada «fuga de dólares», técnicamente denominada «formación de activos externos», que fue posible por uno de los pilares centrales del gobierno del presidente Macri, de eliminar todas las regulaciones establecidas para la compra y venta de dólares (conocidas en Argentina como «cepo al dólar»), así como su remisión al exterior.[3]

La acusación consideró que los funcionarios imputados cometieron el delito de «malversación de fondos públicos» o «peculado», al utilizar ingentes fondos del préstamo para vender dólares en el mercado, favoreciendo de ese modo que quienes habían especulado con las altas tasas de interés en pesos (hasta 70% anual), por medio de las letras del Banco Central conocidas como Lebacs, para que pudieran volver a hacerse de dólares, manteniendo la ganancia en pesos, en lo que denomina «el fabuloso negocio de las lebacs».[18]​ pudieran trasladar esas ganancias a dólares, funcionando de ese modo como un «seguro de cambio» a costa del Estado, pese a estar prohibido por los Estatutos del Fondo y los términos del Memorándum de Políticas Económicas y Financieras, adjunto a la Carta de Intención acordada entre el gobierno argentino con el FMI.[3]

La administración Macri había impulsado fuertemente la emisión de Lebacs, con tasas de interés que llegaron a superar el 70%, emitiendo y colocando hasta junio de 2018 cerca de 1,2 billones de pesos, equivalente en ese momento a 46.153 millones de dólares, una suma casi idéntica al monto que el FMI finalmente entregó al gobierno de Cambiemos.[3]​ La Oficina Anticorrupción informó en su acusación, que entre diciembre de 2015 y octubre de 2019, cien personas compraron 24.679 millones de dólares.[3]

Pablo Rosendo González, quien fuera miembro del directorio del FMI en representación de Argentina, comentó que el FMI le había requerido al gobierno argentino frenar la salida descontrolada de dólares estableciendo regulaciones a tal efecto, decisión que fue rechazada de plano por el gobierno hasta que finalmente lo hizo en septiembre de 2019, más de un año después, cuando ya no quedaban reservas.[3]

Como prueba, la OA pidió a la jueza de la causa que ordenara levantar el secreto bancario y financiero, a fin de conocer la identidad de los mayores titulares «reales» de Lebacs en el período 2016-2018 y verificar si guardaban vinculación con los imputados.[3]

Defensa[editar]

El argumento central de la defensa de los acusados sostiene que tanto la decisión de la tomar el préstamo, como el uso de los dólares entregados por el Fondo Monetaria Internacional, no pueden ser juzgados por el Poder Judicial de la Nación.[3]​ Asimismo sostienen que no hubo perjuicio para la Nación, porque el dinero fue utilizado para cancelar deudas.


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Smink, Veronica (5 de agosto de 2020). «La paradoja de cómo el FMI se convirtió en un aliado de Argentina en la renegociación de su deuda externa privada (y por qué es buena señal para otros países)». BBC. 
  2. a b Valli, Patricia (3 de marzo de 2021). «Los argumentos técnicos de la querella criminal contra el macrismo por el acuerdo del FMI». Cronista. 
  3. a b c d e f g h i j Zaiat, Alfredo (14 de marzo de 2021). «Quiénes se quedaron con los dólares del FMIgate». Página 12. 
  4. «Fernández: 'Cuando [Macri] llegó al gobierno la deuda externa era el 38% del producto, hoy es el 100%'». Chequeado. 13 de octubre de 2019. 
  5. a b «Denuncia de la Oficina Anticorrupción a Macri y su equipo económico por el insólito crédito del Fondo Monetario Internacional. El FMIgate ya es una causa judicial por fraude». Página 12. 13 de marzo de 2021. 
  6. «will investigate a loan to Macri, but will not include it in negotiations with Guzmán». Archyde. 1 de marzo de 2021. 
  7. a b Lejtman, Román (28 de julio de 2020). «Un asesor de Trump reveló por qué ayudaron al gobierno de Macri a acceder a un rescate del Fondo Monetario Internacional. Mauricio Claver, el funcionario más importante del presidente de los Estados Unidos para América Latina, explicó en un foro diplomático la decisión geopolítica que ejecutó la Casa Blanca para facilitar los créditos Stand-By y sostener el programa económico de Cambiemos antes de las elecciones». Infobae. 
  8. «El día que Dujovne habló de la "bendición" que dejó el kirchnerismo: "Un nivel de deuda bajísimo"». Perfil. 4 de septiembre de 2019. 
  9. a b «La economía argentina crece 2,9% en 2017». El País. España. 21 de marzo de 2018. 
  10. «Marcos Peña: CEO del Año». Forbes. 26 de diciembre de 2017. 
  11. «Dujovne presenta el Presupuesto 2018: contempla un crecimiento del 3,5% y una inflación del 15,7%». Telam. 15 de septiembre de 2017. 
  12. «Mensaje del presidente Mauricio Macri en la apertura del 136° período de sesiones ordinarias del Congreso». Casa Rosada. 1 de marzo de 2018. 
  13. a b c «El dólar subió 1%, terminó por encima de los 23 pesos y alcanzó un nuevo récord». Infobae. 9 de mayo de 2019. 
  14. «El anuncio completo del presidente Mauricio Macri». Infobae. 8 de mayo de 2018. 
  15. «"No volvamos al Fondo" afirmaba hace dos años el ministro Dujovne». El Tribuno. Salta. 8 de mayo de 2018. 
  16. «“No volvamos al Fondo”, exigía hace dos años Nicolás Dujovne». Perfil. Buenos Aires. 8 de mayo de 2018. 
  17. «"No volvamos al Fondo", dijo Nicolás Dujovne en 2016». TN. Twitter. 8 de mayo de 2018. 
  18. a b Jaimovich, Mariano (11 de mayo de 2018). «as Letras del Banco Central que se negocian en el mercado secundario ofrecieron una rentabilidad máxima histórica para el vencimiento más cercano». IPRofesional. 
  19. «El Gobierno levantó el cepo: desde el jueves habrá un solo tipo de cambio». www.minutouno.com. Consultado el 16 de diciembre de 2015. 
  20. a b «El Gobierno acordó con el FMI un préstamo de USD 50 mil millones. Se trata de un programa Stand-by con una duración de 36 meses. Los detalles». Infobae. 7 de junio de 2018. 
  21. «Hace un año, Macri anunciaba que la Argentina volvía al FMI: cronología de 12 meses turbulentos». Infobae. 8 de mayo de 2019. 
  22. «Proyecto de Declaración. Expediente 3718-D-2018. Rechazo al acuerdo firmado con el FMI sin autorización del Congreso». Cámara de Diputados de la Nación. 18 de junio de 2018. 
  23. «Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados». OEA. Consultado el 13 de marzo de 2021. «Nulidad de los tratados. Artículo 46. Disposiciones de derecho interno concernientes a la competencia para celebrar tratados. 1. El hecho de que el consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado haya sido manifiesto en violación de una disposición de su derecho interno concerniente a la competencia para celebrar tratados no podrá ser alegado por dicho Estado como vicio de su consentimiento, a menos que esa violación sea manifiesta y afecte a una norma de importancia fundamental de su derecho interno. 2. Una violación es manifiesta si resulta objetivamente evidente para cualquier Estado que proceda en la materia conforme a la práctica usual y de buena fe.» 
  24. Sección 1. Uso de los recursos generales del Fondo para transferencias de capital: a) Salvo en el caso previsto en la Sección 2 de este Artículo, ningún país miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital, y el Fondo podrá pedir al país miembro que adopte medidas de control para evitar que los recursos generales del Fondo se destinen a tal fin. Si después de haber sido requerido a ese efecto el país miembro no aplicara las medidas de control pertinentes, el Fondo podrá declararlo inhabilitado para utilizar los recursos generales del Fondo.
  25. «Tal como pretendía Macri, Vanoli renunció al cargo de presidente del Banco Central». La Capital. 9 de diciembre de 2015. 
  26. «Se dispara el dólar en Argentina: ¿por qué los anuncios y medidas de Macri no están dando resultados?». 
  27. Gasalla, Juan (14 de junio de 2018). «El acuerdo con el FMI exige un dólar determinado por el mercado y sanear el balance del BCRA». Infobae. 
  28. a b Pardo, Daniel (29 de agosto de 2018). «Se dispara el dólar en Argentina: ¿por qué los anuncios y medidas de Macri no están dando resultados?». BBC News. 
  29. «La renuncia de Caputo en los medios del mundo: del "Titanic" al "fuego amigo"». La Nación. 26 de septiembre de 2018. 
  30. «Qué dice la prensa extranjera de la renuncia de Caputo». Cronista. 25 de septiembre de 2018. 
  31. Pardo, Daniel (25 de septiembre de 2018). «Luis Caputo renuncia como presidente del Banco Central de Argentina: qué significa la movida en pleno paro nacional y con Macri en Nueva York». BBC News. 
  32. a b Rivas Molina, Federico (9 de octubre de 2018). «El FMI pone en números rojos a la economía argentina. El organismo rebaja desde 0,4 a -2,6% las previsiones de crecimiento para el país sudamericano en 2018». El País. 
  33. Cufré, David (1529118317). «Cuesta abajo». PAGINA12. Consultado el 5 de septiembre de 2018. 
  34. «Las frases de Macri que se pueden usar en una separación». Clarín. 13 de septiembre de 2018. 
  35. Wende, Pablo (9 de octubre de 2018). «No fueron shocks externos: Argentina, el segundo país del mundo con mayor caída del PBI en 2018». Infobae. 
  36. a b c «PIB de Argentina». Datos Macro. Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  37. «Christine Lagarde renunció al FMI y fue designada como presidente del Banco Central Europeo». Perfil. 2 de julio de 2019. 
  38. «El default de Macri». Página 12. 1 de septiembre de 2019. 
  39. «Macri vuelve al cepo: habrá que pedir autorización para comprar dólares». Perfil. 1 de septiembre de 2019. 
  40. «La llegada de Macri al Gobierno determinó el fin del cepo cambiario». Telam. 30 de diciembre de 2015. 
  41. a b «Cuadro 1. Pobreza e indigencia. Total 31 aglomerados urbanos». Indec. 2021. Consultado el 13 de marzo de 2021. 
  42. Gilardi, Nicolás (28 de octubre de 2019). «Mauricio Macri es el primer presidente argentino que se presenta a la reelección y no la logra. Perón, Menem y Cristina Kirchner fueron los tres mandatarios que lograron triunfar en las urnas de manera consecutiva». Infobae. 
  43. a b «Ley N° 24.156 de Administración Financiera y Sistemas de Control del Sector Público». Infoleg. Consultado el 14 de marzo de 2021. 
  44. a b «Decreto Nº 1344/07 reglamentando la Ley de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional Nº 24.156». Infoleg. Consultado el 14 de marzo de 2021. «Cuando se trate de una operación de crédito público financiada total o parcialmente por los Organismos Financieros Internacionales de los que la Nación forma parte, alcanzada por el Artículo 48 de la Ley Nº 11.672 - Complementaria Permanente de Presupuesto (t.o. 2005), la autorización prevista en el art. 59 de la ley, formará parte del dictamen sobre la viabilidad de la operación que debe emitir el señor Ministro de Economía y Producción previo a la autorización del señor Jefe de Gabinete de Ministros para el inicio de las negociaciones definitivas de la operación.» 

Referencias generales[editar]