Eugenio Lucas Velázquez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Eugenio Lucas»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Autorretrato. 1862
La comunión, 1855, óleo sobre cobre, 265 x 397 mm, Museo de Bellas Artes de Bilbao.
Bodegón. 1849
La avaricia. 1852.

Eugenio Lucas Velázquez (Madrid, 9 de febrero de 1817-Madrid, 11 de septiembre de 1870) fue un pintor perteneciente al romanticismo español, llamado en el pasado Eugenio Lucas y Padilla,[cita requerida] cuando se le creía natural de Alcalá de Henares.[cita requerida]

Biografía[editar]

En sus inicios artísticos comienza como ebanista, aunque siempre estuvo muy ligado a la pintura. Lo que verdaderamente le proporcionaba el sustento económico era la primera profesión. También trabajó como tasador de las Pinturas Negras de Goya Sus inicios con la pintura comienzan con temprana edad, creciendo como artista en la Real Academia de San Fernando y posteriormente se daría lugar en el Museo del Prado, copiando obras de Velázquez y de Goya; una frase célebre de sus inicios nos llega de la mano de José Lázaro Galdiano, que nos dice que el joven Lucas se estableció como en casa propia en el Museo del Prado. Lo que corresponde a los estudios de Lucas Velázquez es difícil darlos, ya que son pocos los documentos existentes para reconstruir su vida, aunque bien es cierto que el aprendizaje de las primeras letras fue en Alcalá de Henares. El propio artista se declaró, como alumno de la Real Academia de San Fernando, en el catálogo de la Exposición Universal de París en 1855, en la que tenía como maestro a José de Madrazo, aunque la abandonó por el descuerdo con el frío clasicismo imperante en las academias. La confirmación de estos estudios académicos la podemos ver reflejada en la Exposición de la Academia en 1841 cuando el artista llevó cuatro obras consigo. Una persona que se encargará del artista con edad temprana será Leandro Álvarez de Torrijos, quien le proveyó de todo lo necesario para la enseñanza artística, corroborando este dato únicamente con un retrato del propio artista a este personaje, el cual está firmado y fechado por Lucas Velázquez en 1848, dos años antes del fallecimiento del dramaturgo Torrijos.

El 6 de diciembre de 1844 contrae matrimonio con Martina Hernández Muñoz, celebrándose la unión en la Parroquia de San Ildefonso. Tras este acontecimiento, el matrimonio sentó los pies sobre el hogar de la familia de Martina, siendo ésta modesta como la de Lucas Velázquez. Este matrimonio tendrá fin en 1853 cuando Eugenio Lucas se separó de su mujer. Al año siguiente convivirá junto a Francisca Villaamil, teniendo esta unión cuatro hijos, de los que uno de ellos, Eugenio Lucas Villaamil, siguió el oficio y el estilo de su padre Lucas Velázquez, desembocando esto en una confusión de obras de ambos. Lucas Velázquez realizó una serie de viajes durante su vida, situado el primero de ellos en 1852 a París, siendo un viaje de novios y en el cuál adquirió una influencia del artista francés Delacroix. Hacia 1848 el matrimonio tuvo que trasladarse a su domicilio particular en Fomento, junto a una tía de ella llamada Vicenta Muñoz y de una sirvienta, teniendo un alivio económico ya que en 1847 presenta en la Exposición de la Academia dos paisajes que son del mismo estilo de las dos Escenas de Puerto Oriental. Adquiriendo importancia, es presentado en febrero a Francisco de Asís, rey consorte por lo que éste le encargará un cuadro de caza y, el origen, el regalo al rey de un paisaje, aunque desgraciadamente esta obra no se encuentra entre los fondos del Patrimonio Nacional. Tras este auge de importancia, durante el transcurso de 1849, el matrimonio de Lucas y Martina, se traslada de nuevo de domicilio, siendo éste el principal del matrimonio, situado en calle de Duque de Osuna. Siguen sin tener dificultades económicas, pues seguían manteniendo a una criada. En 1850 se le encarga a Lucas Velázquez la decoración del techo del Teatro Real, aunque fue destruido en 1857, coincidiendo en la inauguración con la reina Isabel II, nombrando ésta al artista, pintor honorario de cámara y caballero de la orden de Carlos III. Además trabajó para personas de alta clase, como el marqués de Salamanca, Ángel Pozas, un arquitecto y Pedro Arenas.

Cogida en una capea. 1855

Otros viajes que realiza Lucas Velázquez fueron a Marruecos, situado en 1839, siendo para él una estancia que inspiraría sus cuadros de factura orientalista. En la década de 1860 realizaría dos viajes a París, al igual que también visitaría Suiza e Italia, recibiendo la influencia del romanticismo europeo. En uno de sus viajes a París, Lucas Velázquez al visitar el museo parisino del Louvre hizo una indicación a los responsables del museo de que un “Velázquez” que había expuesto, era en realidad una obra suya.[cita requerida]

En cuanto a la ideología política del artista podemos decir que en 1843 se incorporó a la Milicia Nacional, por lo que tendrá una actividad destacada y que permitirán su compromiso con la ideología claramente progresista e incluso republicana, que podríamos deducirla en dos cuadros que hará ese mismo año en los que presentan sátiras caricaturescas. Fallece en Madrid el 11 de septiembre de 1870, en su vivienda particular.

Revolución. 1862.
El fusilamiento. 1869.

Obra[editar]

En sus inicios en la pintura comienza con el abandono del frío clasicismo dirigiendo su pintura a un ámbito de admiración de Velázquez y Goya, copiando sus obras en el Museo del Prado. Lucas Velázquez cultiva el costumbrismo y escenas fantásticas y siniestras, pero no cerrándose en el ámbito artístico. Un personaje que calará en el gusto y mente del artista Lucas Velázquez será Francisco de Goya, haciendo el descubrimiento del arte goyesco una apertura de posibilidades en su propio estilo. Sus primeras obras fechadas datan en 1842, como Los Bandoleros y Pareja de majos, viendo en estas obras a un Lucas Velázquez principiante. En cuanto al dibujo, se preocupa de él en contadas ocasiones. Con unas pocas pinceladas el pintor hace que de lejos identifiquemos el conjunto y de cerca apreciemos un puntillismo multicolor. Los primeros planos aparecen construidos con varias capas de color, siendo la última capa más gruesa para así sugerir rocosidades y formas de la propia naturaleza. Su pincelada suele ser nerviosa y curvilínea. La pincelada de los detalles es rítmica, corta y repetitiva. No suele usar veladuras o transparencias. En sus obras, el cuchillo o espátula es trabajada para extender los impastos, que nunca están colocados al azar, sino que están colocados en su perfecta armonía, contribuyendo al efecto de la perspectiva. Lucas fue conocido por la rapidez al trabajar en una obra. Lucas fue puro instinto, pintaba las cosas tal y como las veía, queriendo transmitir la realidad viviente, sin pararse en meditaciones. Esta rapidez traerá consigo a veces características esquemáticas. Los paisajes y escenas de Lucas suelen tender a la horizontalidad, dividiendo la obra a veces por la mitad o en tres cuartos. Gran parte de la superficie la ocupaban los cielos. Enmarcando la parte inferior de la composición colocaba un plano de tierras o rocas. A veces, enmarcando uno de los laterales para sugerir una diagonal en contra de la horizontalidad, añadía grandes árboles o acantilados.

La temática de Lucas Velázquez es amplia, tratando escenas paisajísticas, retratos, caricaturas, desnudos, miniaturas, escenas de género y costumbres, sátira, bodegones, floreros, paisajes, escenas de iglesia, de brujería e inquisitorias. Las escenas paisajísticas fueron las responsables de que se convirtiera en Pintor de Cámara. Su obra señala inequívocamente al pintor romántico interesado siempre en plasmar el mundo que le rodea. Lucas Velázquez es un artista innovador que llega a la abstracción con su novedosa técnica de manchas aleatorias, siendo una persona que se anticipó a lo que crearían medio siglo más tarde. Lucas Velázquez cultivó el costumbrismo con una gran intensidad y se interesó por las nuevas corrientes artísticas, teniendo una relación personal con el propio Édouard Manet, cuando realizó un viaje a España en agosto de 1865 organizado por su amigo Zacharie Astruc. Francisco Calvo Serraller contradice a quienes criticaron a Lucas Velázquez por su condición de copista de obras de Goya, por lo que escribe lo siguiente: “De manera que, pronto en el hacer, fecundísimo en cuanto a la capacidad de producir y extraordinariamente hábil a la hora de asimilar las técnicas de otros, a Eugenio Lucas no parecía caberle otra gloria que la, siempre sospechosa e irritante, de ser un prodigioso copista. ¡Triste e inmerecida gloria, verdadera leyenda negra! Calvo Serraller frente a esa visión limitada y penosamente reiterada por ciertos analistas insiste en subrayar la originalidad del autor.

Condenados por la Inquisición. 1860

En el Museo Carmen Thyssen Málaga se conservan algunas de sus obras, como Cogida en una capea de pueblo (1855),[1] El Rosario de la Aurora (c. 1860)[2] y La maja del perrito (1865).[3] En estas obras podemos apreciar la huella de Goya a través de temas tratados por el universo goyesco, como el mundo de los toros, las escenas procesionales o las majas, y a través de la estética goyesca, destacando los aspectos dramáticos, la gama cromática y la factura enérgica y desenvuelta con que resuelve las composiciones.

En obras como Caravanas árabes arribando a la costa (c. 1860) podemos ver reflejado el interés de los pintores románticos por el exotismo lejano y misterioso del mundo árabe, siendo los temas marroquíes frecuentes también en este pintor.[4]

Referencias[editar]

  1. Díez, José Luis. Cogida en una capea de pueblo. Museo Carmen Thyssen Málaga. Consultado el 12 de julio de 2016.
  2. Díez, José Luis. El Rosario de la Aurora. Museo Carmen Thyssen Málaga. Consultado el 12 de julio de 2016.
  3. Díez, José Luis. La maja del perrito. Museo Carmen Thyssen Málaga. Consultado el 12 de julio de 2016.
  4. Díez, José Luis. Caravanas árabes arribando a la costa. Museo Carmen Thyssen Málaga. Consultado el 12 de julio de 2016.

Bibliografía[editar]

  • Arnaiz, José Manuel. Eugenio Lucas. Su vida y su obra. Monografías de Arte Hispánico, Madrid. 1981.
  • Balsa de la Vega, R. Eugenio Lucas. Madrid. 1911.
  • Gué Trapier, Elizabeth du, Eugenio Lucas y Padill, Nueva York, The Trustees of The Hispanic Society of America, 1940
  • Pantorba, Bernardino de, Historia y crítica de las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes celebradas en España, 1948

Enlaces externos[editar]