Escepticismo filosófico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En la filosofía clásica el escepticismo es una corriente filosófica basada en la duda, representada en la escuela por el filósofo griego Pirrón, quien decía que "no afirmaba nada, solo opinaba".[1]​ El escepticismo se diferencia del negacionismo por exigir evidencia objetiva a las afirmaciones, y en caso de haber tal evidencia aceptarla, en tanto que el negacionismo cuestiona o rechaza las evidencias.[2]

Características[editar]

El escéptico es alguien que profesa duda o está en desacuerdo con lo que generalmente está aceptado como verdad. La palabra "escéptico" viene del griego skeptikoi (de skeptesthai que en griego significa examinar). La etimología de esta palabra indica en su significado: "quien investiga". Los filósofos escépticos no creen en una verdad objetiva, porque todo es subjetivo, dependiendo del sujeto que estudia y no del objeto estudiado.

Una persona escéptica diría siento frío pero no hace frío, ya que solo puede saber que ella tiene frío o calor. A esta postura de no emitir juicios sino exclusivamente opiniones, se le llamó epojé (suspensión de juicio).

En filosofía, esta actitud los lleva a la ataraxia (paz mental) porque, al no creer en nada, no entraban en conflictos con nadie y no se veían obligados a defender sus opiniones, ya que no existían verdades objetivas.

Orígenes y exponentes[editar]

Como escuela o movimiento filosófico, el escepticismo surgió tanto en la antigua Grecia como en la India. En India, la escuela de filosofía de Ajñana defendió el escepticismo. Fue un importante rival temprano del budismo y el jainismo, y una gran influencia en el budismo. En Grecia, los filósofos ya desde Jenófanes expresaron opiniones escépticas, al igual que Demócrito[3]​ y varios sofistas. Gorgias, por ejemplo, argumentó que nada existe, que incluso si hubiera algo que no podríamos saber, y que incluso si pudiéramos saberlo, no podríamos comunicarlo.[4]​ El filósofo heraclíteo Crátilo alegó que la comunicación es imposible ya que los significados cambian constantemente.[5]Sócrates también tenía tendencias escépticas, alegando que solo sabe que no sabía nada.[6]​ Sin embargo, el sistema socrático de hipótesis y deducciones nunca fue puesto en duda por los escépticos, aunque se ganaron fama de desbaratadores y perdieron popularidad al luchar contra los ritos, leyendas y supersticiones arraigadas.

Existió diversidad y oposición de sistemas, como los de Demócrito, Empédocles, Platón, etc. que crean abstracciones y dudas. La influencia en la política exterior de hechos como la muerte de Alejandro Magno y la diversidad en las costumbres, religiones e instituciones de las ciudades. Pirrón fue el creador del escepticismo. Un gran viajero que conoció muchas culturas con los ejércitos de Alejandro Magno, cosa que le permitió dudar de las verdades evidentes y tradiciones de su cultura. Se dice que Pirrón llevó al extremo la suspensión de juicio, hasta el punto de sacarse las cuerdas vocales.

Timón el Silógrafo continuó la tradición escéptica poniendo en duda las ideas aristotélicas, dudando incluso de los primeros principios de la deducción aristotélica. El segundo tipo escepticismo fue el escepticismo académico, llamado así porque sus dos principales defensores, Arcesilao y Carnéades, al ser sucesores de la academia de Platón. Los escépticos académicos negaban que el conocimiento sea posible. Carnéades propuso la noción de probabilismo.

Durante el siglo I a. C. el escepticismo volvió a cobrar importancia paulatinamente hasta Luciano de Samosata y Sexto Empírico, que representan a los últimos escépticos clásicos. Sexto Empírico fue escéptico pirroniano autor de Esbozos Pirrónicos. En esta obra sostiene que en la vida práctica hay que seguir:

  • Las señales que aporta la naturaleza
  • Las necesidades del cuerpo
  • Las tradiciones y las leyes

El antiguo escepticismo se desvaneció durante el Imperio Romano tardío, particularmente después de que San Agustín atacó a los escépticos en su trabajo Contra los Académicos. El interés revivió durante el Renacimiento y la Edad Moderna, particularmente después de que los escritos completos de Sexto Empírico se tradujeran al latín. Varios escritores católicos, incluidos Francisco Sánchez el Escéptico, Michel de Montaigne, Pierre Gassendi, Marin Mersenne y Pierre Bayle desplegaron antiguos argumentos escépticos.[7]

En el Renacimiento, el médico Francisco Sánchez escribió una obra fundamental, Quod nihil scitur (Que nada se sabe). El escepticismo no fue tomado como una hipótesis válida para indagar en la verdad, de forma tal que constituyó el fundamento primero de Descartes y su duda metódica, con la cual el escepticismo vuelve paulatinamente a cobrar importancia hasta el Siglo de las luces donde impregna todo el pensamiento ilustrado. Michel de Montaigne revivió el interés pirrónico en su ensayo Apología de Raimundo Sabunde, donde argumenta que no podemos tener un conocimiento seguro de la realidad, a no ser que Dios nos lo de.[8]

El filósofo y matemático francés René Descartes en su obra Meditaciones de la primera filosofía, trató de refutar el escepticismo, después de haber formulado el caso del escepticismo más extremo posible, al afirma el conocimiento del yo (pienso, luego existo) y tratando de demostrar que Dios existe y no nos engañaría acerca de la realidad de la naturaleza.[9]

En el siglo XVIII, el filósofo escocés David Hume ofreció un nuevo y poderoso caso de escepticismo. Hume era empirista, afirmando que todas las ideas se remontan a impresiones de los sentidos. Hume argumentó que, por razones empiristas, no hay razones sólidas para creer en Dios, el yo o alma, un mundo externo, una necesidad causal, una moralidad objetiva o un razonamiento inductivo. Hume abrazó lo que llamó un escepticismo moderado, mientras rechazaba un escepticismo pirroniano, que él consideraba poco práctico y psicológicamente imposible.[10]​ Hoy en día, el escepticismo sigue siendo un tema de debate entre los filósofos.[11]

El escéptico[editar]

Pirrón abandona el juicio y cree que no hay nada verdadero o falso, bueno o malo, herético o sagrado. Así, se pronuncia en contra del pensamiento dogmático. Pirrón no dejó nada escrito, pero a él se le atribuyen frases como:

  1. Nunca llegarás a conocer la verdad.
  2. No digas "así es", sino "me parece que es".
  3. La diversidad de opinión existe entre sabios igual que entre ignorantes. Cualquier opinión que yo tenga puede ser repudiada por personas igual de listas y preparadas que yo, y con argumentos tan válidos como los míos.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Google Books: A second-century satirist:or, Dialogues and stories from Lucian of Samosata
  2. Escepticismo. Torre de Babel Ediciones.
  3. Diogenes Laërtius (tr. Hicks, 1925), ix.72. See also Bakalis (2005, p.86)
  4. W. T. Jones, A History of Western Philosophy. New York: Harcourt, Brace, 1952, p. 60 n. 45.
  5. Richard H. Popkin, "Skepticism", in Paul Edwards, ed., The Encyclopedia of Philosophy, vol. 7. New York: Macmillan, 1967, p. 449.
  6. Allan Hazlett, A Critical Introduction to Skepticism. London: Bloomsbury, 2014, p. 4-5.
  7. Richard H. Popkin, The History of Skepticism from Erasmus to Spinoza, rev. ed. Berkeley: University of California Press, 1979, chaps 1 and 2.
  8. Bassham, Gregory ( 1959-) (cop. 2018). El libro de la filosofía : de los Vedas a los nuevos ateos, 250 hitos en la historia del pensamiento. Librero. p. 210. ISBN 978-90-8998-945-1. OCLC 1123026787. Consultado el 29 de febrero de 2020. 
  9. See, e.g., Popkin, The History of Skepticism, p. 210.
  10. Hume, de El proceso de conocimiento en (20 de noviembre de 2011). «Hume: ¿escéptico moderado?». El proceso de conocimiento en Hume. Consultado el 16 de noviembre de 2019. 
  11. See, e.g., John Greco, ed., The Oxford Handbook of Skepticism. New York: Oxford University Press, 2008.