Damien: Omen II

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Damien: Omen II, dirigida por Don Taylor en 1978, es la segunda película de la trilogía iniciada por Richard Donner con el exitoso filme La profecía. Le seguiría, en 1981, Omen III: The Final Conflict.

Sinopsis[editar]

(Luego de que Demian fuera puesto bajo el cuidado de su tío y esposa, esta muere y luego su tío vuelve a contraer matrimonio). Damien (Jonathan Scott Taylor), el Anticristo, tiene 13 años y vive con sus tíos, Richard Thorn (William Holden) (hermano del difunto Robert Thorn), su esposa Anne (Lee Grant), y el hijo de ambos, Mark (Lucas Donat). Poco a poco Damien descubre su verdadera identidad, teniendo como consecuencia la muerte de todo aquel que se ponga en su contra.

A unos pocos días de las muertes de Robert y Katherine Thorn, el arqueólogo y exorcista Bugenhagen intenta convencer a su amigo Michael del verdadero origen de Damien y lo lleva a las profundidades de un antiguo santuario donde se halla el Muro de Yigael, una pintura rupestre donde se reflejan cuatro caras del Anticristo en su ascenso al poder. Al hacer este hallazgo se produce el derrumbe del santuario y ambos hombres mueren enterrados vivos, pero antes de morir Bugenhagen vaticina el triunfo del bien sobre el mal, de Dios sobre el diablo.

Siete años después, Damien, ya un adolescente, vive con sus tíos y su primo Mark, con quien asiste por primera vez a la Academia Militar, donde también sus padres estudiaron en su juventud. Uno de los chicos (Teddy) se burla de los Thorn y tiene una pelea con Mark. Damien sale a rescatar a su primo y entonces Teddy sufre unas extrañas alucinaciones que lo ponen en ridículo ante sus compañeros y el Sargento Daniel Neft. En la casa de los Thorn, por otro lado, la tía abuela de Mark, Marion (Sylvia Sidney), sospecha del origen de Damien e intenta abrirle los ojos sobre ello a su sobrino Richard, enfrentándose a Anne, quien defiende a capa y espada a Damien. Esa misma noche, un cuervo del infierno ataca a Marion asustándola y provocándole la muerte a través de un infarto.

A las Industrias Thorn llega un nuevo trabajador, Paul Buher (Robert Foxworth), quien se gana la confianza inmediata de Richard, pese a las objeciones de Bill Atherton (Lew Ayres). Por otra parte, una joven reportera llamada Joan Hart (Elizabeth Shepherd), quien también conoce el origen de Damien, intenta poner sobreaviso a los Thorn. Sin embargo es asesinada por el cuervo en medio de una carretera. Bill Atherton muere ahogado durante una competición de patinaje sobre hielo, al caer en un lago congelado en la casa de campo de los Thorn.

Damien descubre sensaciones y poderes de los que no era consciente. Protegido por personas unidas al Mal(el Sgto. Neft y Paul Buher), el adolescente Anticristo va descubriendo poco a poco su identidad. Una vez que descubre el 666 en su cuero cabelludo, es consciente de su naturaleza y decide eliminar los obstáculos en su camino personalmente. Para esto provoca un desastre en la planta laboral de los Thorn y evita que descubran su estructura sanguínea; en ambos casos lo hace con resultados mortales para los infortunados que sospechan de su identidad diabólica.

Mark descubre el origen de su primo adoptivo y decide alejarse de él, lo que termina costándole la vida, pues Damien lo mata indirectamente provocándole un infarto cerebral.

Charles Warren (Nicholas Pryor), al descubrir la carta de fallecido Bugenhagen y el Muro de Yigael con las pinturas del Anticristo que había sido traído en un tren de carga, decide alertar a Richard Thorn. En el intento, Charles queda horrorizado al ver las pinturas del muro y poco después, presa del pánico, muere aplastado por dos vagones de tren que le atraviesan el cuerpo al engancharse entre sí.

Tras el Muro de Yigael, el rostro de Damien aparece como una de las cuatro caras del Anticristo y es presentado para que las siete dagas antiguas de Cristo creadas para su destrucción, lleguen a las manos correctas. Cuando Richard Thorn descubre la identidad de su sobrino adoptivo Damien como el hijo de Satanás, decide matarlo, pero Anne, siempre escéptica, se rehúsa a apoyarlo e trata desesperadamente de hacerlo desistir de su intento. Al final, Anne mata a Richard clavándole en el pecho las mismas dagas y se revela como la reencarnacion de la Prostituta de Babilonia, una apóstata más del Anticristo, al cual siempre ella había pertenecido. Sin embargo, Damien, quien ha sido testigo de todo ello, provoca con sus poderes un incendio en el Museo Thorn, quemando viva a su tía adoptiva, quien muere gritando el nombre de Damien.

De esta forma, el adolescente Anticristo hereda el legado de las Industrias Thorn.

Reparto[editar]

Enlaces externos[editar]