Casa de Arizón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fachada principal de la casa.

La casa de Arizón es una casa de cargadores a Indias construida en los siglos XVII y XVIII, situada en la ciudad española de Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz (Andalucía). Es un inmueble situado en el barrio de la Balsa que ocupa una superficie de 5.329 m2, entre las calles Divina Pastora, Banda Playa y el callejón de los Félix.[1] Fue declarada Bien de Interés Cultural en 2001 e incluida en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.[2] [3]

La casa recibe su nombre del apellido de una familia de comerciantes irlandeses instalados inicialmente en Cataluña y luego en Andalucía. En 1709 Félix Arizón, uno de sus miembros, se instaló en Sanlúcar, desde donde mantuvo contacto comercial con sus parientes catalanes a través del Mediterráneo, introduciendo vino, aguardiente y frutos secos procedentes de Cataluña. Este contacto posibilitó la incorporación de Cataluña al comercio con América. Además, la familia invirtió en la industria naval catalana para asegurar el abastecimiento de la ruta entre Cataluña, el reino de Sevilla y América.

Dentro del Conjunto histórico-artístico de Sanlúcar de Barrameda, declarado como tal en 1973, la Casa de Arizón es un relevante conjunto de edificaciones que domina visualmente el espacio urbano del antiguo barrio de la Balsa[4] y un singular testimonio del importante papel que tuvo Sanlúcar en el comercio hispanoamericano.

Más allá de su importancia para el municipio, la Casa de Arizón tiene un valor excepcional al ser la única casa de cargadores a Indias de su tamaño que se conserva completa en toda la región y, por ende, en el mundo.

Descripción[editar]

La Casa de Arizón es un amplio conjunto arquitectónico de uso residencial y comercial compuesto por la unión de dos casas, una construida en el siglo XVII y otra en el XVIII, ambas en el estilo barroco propio del antiguo reino de Sevilla.

Fachada interior de la casa del siglo XVIII, tras el apeadero.
Interior del apeadero, donde puede verse la unión de las casas del siglo XVII y XVIII.

La casa del XVII ya estaba construida a la llegada a Sanlúcar en 1709 de Félix Arizón, quien debió comprarla. A ella se accede a través de un amplio apeadero cuya puerta está coronada por un frontón curvo, que contiene el escudo de armas de la familia realizado en mármol blanco. La fachada de la casa propiamente dicha, en el interior del apeadero, presenta galerías porticadas en la planta baja y en la primera. En la zona trasera se ubican unos almacenes cubiertos por bóvedas de arista construidas en ladrillo y unas caballerizas.

La parte residencial de la casa del XVIII se construyó en 1721, mientras que sus correspondientes almacenes se construyeron en 1728. En 1730 se integró en la casa una calle que cruzaba el solar. En el siglo XIX se construyó la bodega que recae hacia el callejón de los Félix de planta basilical y de tipo catedral. La articulación de la fachada principal se caracteriza por la sobriedad, la simetría y el clasicismo manifiesto en el uso de pilastras adosadas, molduras y en el friso de la puerta de entrada. Los vanos de la fachada están cerrados con carceleras y cierros, mientras que los balcones están rematados por guardapolvos[5] y tornapuntas[6] forjadas, al más puro estilo bajoandaluz.

Estos elementos comunes en la arquitectura civil del antiguo Reino de Sevilla, se combinan con uno específico del área gaditana de dicho reino, la torre-mirador. Los paramentos de dicha torre presentan una decoración incisa o esgrafiado de lacería geométrica, compuesta por motivos vegetales y aspas en almagra y blanco, combinando la tradición mudéjar y la barroca, como en los abundantes ejemplos de la ciudad de Cádiz. La torre, orientada a la desembocadura del Guadalquivir y al océano Atlántico, se usaba para controlar la entrada y salida de las flotas ultramarinas. Morfológicamente se corresponde con una torre-mirador "tipo silla", por la semejanza de su remate con el respaldo de un escaño. Su clasicismo y sobriedad armoniza con el resto de la fachada.

La zona residencial adopta las características de las casas solariegas andaluzas, edificadas en dos plantas y ático en torno a un patio central cuadrangular, alrededor del cual se organizan las crujías a las que se abren las principales estancias. La existencia de dos plantas permite que en verano se viva en la planta baja y en invierno en la alta, lo que la hace más cómoda y habitable dado el clima cálido de la región.

Ya en el interior de la casa principal, el espacioso zaguán está solado con ladrillos dispuestos en aparejo a sardinel y presenta un banco o poyo lateral corrido. El portón de madera que lo cierra a la calle tiene su cara interna labrada. Desde él se accede al patio principal, rodeado por columnas de mármol rojo y en cuyo centro hay un pozo con brocal octogonal de mármol blanco, de posible origen genovés. A través del patio se accede a la escalera, que está cubierta por una bóveda esquifada decorada con yeserías de labor de cartones recortados y que presenta una barandilla de balaustres salomónicos. Los portajes y las celosías de este sector son de gran calidad.

Mención aparte merece el oratorio situado en la planta alta, abovedado y cuyas paredes están cubiertas por pinturas murales de estilo rococó en rojo, azul y dorado. Su iconografía es fundamentalmente mariana, con representaciones de las letanías, el Espíritu Santo, querubines, guirnaldas de flores, águilas, etc.[7] [8]

Historia y leyendas de la familia Arizón[editar]

Escudo de la Casa de Arizón, en Sanlúcar de Barrameda.

La familia Arizón fundó una de las compañías comerciales más importantes de su época, llegando a prestar a Felipe V varias naves de su flota y a ceder temporalmente los almacenes de la casa sanluqueña con todos sus beneficios. Jacinto Salvador de Arizón obtuvo en 1748 el título de Marqués de Casa Arizón, siendo uno de los 75 nobles matriculados en la Carrera de Indias. Asimismo fueron importantes terratenientes.

Algunos miembros de la familia hicieron labores benefactoras tanto en el ámbito civil como en el religioso. El I Marqués de Casa Arizón terminó a su costa la urbanización de la Plaza de la Ribera (actual plaza del Cabildo), reconstruyó el puente sobre el Arroyo de San Juan, ayudó a las obras del convento de Carmelitas Descalzos y legó importantes sumas al santuario de Ntra. Sra. de la Caridad, al convento de las Carmelitas Descalzas y al colegio inglés de San Jorge. De hecho, las pinturas murales del oratorio de la casa recuerdan a las ubicadas en la iglesia de dicho colegio. Asimismo Juan Pedro Velázquez-Gaztelu en su Fundaciones de todas las iglesias de Sanlúcar, da noticia del "marco y maceta para luces pintado azul y oro" del cuadro de San Cristóbal de la parroquia de la O, donado por Diego de Arizón, hermano menor del primer marqués de Casa Arizón.[9] [10]

Hombre verde o Green man, detalle del escudo de la puerta del apeadero.[11]

En 1736 Diego de Arizón fue procesado y encarcelado en el castillo de San Sebastián de Cádiz por el asesinato de su esposa Margarita Serquera y su mayordomo Juan Peix, por un supuesto adulterio. Diego consiguió el indulto del rey a cambio de la indemnización de 60.000 pesos, cantidad que fue destinada a las obras del Palacio Real de Madrid. Arrepentido, don Diego hizo donación de su fortuna a varios conventos sanluqueños, beneficiando al Convento de La Victoria y estableciendo en su testamento una manda para la reconstrucción del altar de la cárcel de Sanlúcar.

Este suceso real dio origen a una leyenda que mantiene que Margarita fue emparedada por su marido en la casa, existiendo la creencia de que el espectro de la esposa asesinada, llamada popularmente "la dama blanca", deambula por la casa y el torreón en las noches de luna llena. Asimismo cuenta la tradición que uno de los miembros de la familia se suicidó en la casa, arrojándose desde la torre-mirador, tras haber visto cómo se hundía en la dificultosa barra del río Guadalquivir, uno de sus navíos cargado de plata indiana, asegurándose que las manchas de sangre todavía son visibles a lo largo del paramento de dicha torre.[12]

Fuentes[editar]

  • ARBETETA MIRA, Letizia: "Las alas de Ícaro (apuntes sobre una familia sanluqueña), I, II, III, IV. El Pliego del Ateneo 2, 4, 5 y 7. Ateneo de Sanlúcar de Barrameda. 1989 y 1990.
  • GÓMEZ DÍAZ, Ana María: Guía histórico-artística de Sanlúcar. Ed. Asociación Sanluqueña de Encuentros con la Historia y el Arte (ASEHA), Sanlúcar de Barrameda. 1993. ISBN 84-604-5168-2. Págs. 150-153.
  • VELÁZQUEZ-GAZTELU, Juan Pedro. Fundaciones de todas las iglesias, conventos y ermitas de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Sanlúcar de Barrameda. Año de 1758. Asociación Sanluqueña de Encuentros con la Historia y el Arte (ASEHA), Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). 1995. ISBN 84-920496-0-X.

Notas y referencias[editar]

  1. Así llamado por Félix Arizón, el primer miembro de la familia que llegó a Sanlúcar en 1709.
  2. «Declaración de la Casa de Arizón como Bien de Interés Cultural». Páginas 30626-30628 del Boletín Oficial del Estado nº 194, martes 14 agosto 2001. Consultado el 30 de enero de 2009. 
  3. «Boletín Oficial de la Junta de Andalucía n.º 85, 26 de julio de 2001, pág. 12875.». Sitio web del Aula Gerión. Consultado el 31 de enero de 2009. 
  4. Ubicado junto al puerto del mismo nombre.
  5. Diccionario de la Real Academia Española, en adelante DRAE. «Véase la 3ª acepción del término guardapolvo». Consultado el 31 de enero de 2009. 
  6. DRAE. «Véase la 1ª acepción del término tornapunta». Consultado el 31 de enero de 2009. 
  7. Toda la información y la descripción histórico-artística está tomada de GÓMEZ DÍAZ, Ana María. Guía histórico-artística de Sanlúcar. Ed. Asociación Sanluqueña de Encuentros con la Historia y el Arte (ASEHA), Sanlúcar de Barrameda. 1993. ISBN 84-604-5168-2.
  8. «Historia y descripción de la Casa de Arizón. Incluye la planta del edificio y un amplio reportaje fotográfico del mismo.». Sitio web del Aula Gerión. Consultado el 31 de enero de 2009. 
  9. Véase la pág. 91 de VELÁZQUEZ-GAZTELU, Juan Pedro. Fundaciones de todas las iglesias, conventos y ermitas de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Sanlúcar de Barrameda. Año de 1758. (Manuscrito en paradero desconocido, trascripción manuscrita de LÓPEZ DE PIEDRA, Manuel ¿año?). Estudio preliminar y trascripción de ROMERO TALLAFIGO, Manuel; dibujos de MANCHA LIÑÁN, Cristóbal. Asociación Sanluqueña de Encuentros con la Historia y el Arte (ASEHA), Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). 1995. ISBN 84-920496-0-X.
  10. Toda la información sobre la historia de la familia Arizón está tomada de GÓMEZ DÍAZ, Ana María.Op. cit.
  11. Véase Green Man, en inglés.
  12. Toda la información sobre las leyendas existentes en torno a la Casa de Arizón está tomada de GÓMEZ DÍAZ, Ana María. Op. cit.

Enlaces externos[editar]