Carta astral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La carta astral es un diagrama usado, entre otros métodos, por los astrólogos para ejercitar la astrología. Representa el cielo (posiciones de los planetas, estrellas fijas y algunos otros cuerpos) y la tierra (horizonte y meridiano) desde un lugar (latitud y longitud) y a una hora (Hora sidérea Local), siendo una representación geocéntrica. Este último es un requisito imprescindible para su realización y no vale hacerlo de otra manera (por ejemplo, usando efemérides heliocéntricas).

Suele llamarse también tema natal, mapa natal, radix, natividad u horóscopo, entre otros. Este gráfico lo usan los astrólogos como base para realizar la interpretación psicológica y para aplicar sobre él una serie de técnicas de predicción: tránsitos, progresiones, etc.[1]

Para realizar una carta astral, es necesario disponer de las efemérides planetarias y de tablas de las casas, o de algún programa informático que utilice algoritmos de cálculo planetario, o acceda a una base de datos como las de la Jet Propulsion Laboratory de la NASA. En la carta astral se representan los Signos zodiacales, las casas astrológicas, los planetas, las estrellas y los aspectos astrológicos.

Carta Astral de Reis.


Componentes de la carta astral[editar]

Cómo se calcula[editar]

Para calcular una carta astral es necesario saber con exactitud la fecha (día, mes y año) y la hora (hora y minutos) del nacimiento de la persona o del evento. También es imprescindible conocer la latitud y la longitud del lugar (tanto del nacimiento como del evento). Si no se conoce la hora o el lugar, es imposible establecer la posición exacta de las casas. La posición de los planetas puede calcularse a partir de las efemérides planetarias sin conocer la hora, porque para la mayoría de ellos basta con saber su posición a 0h de Tiempo Universal, que es como modernamente se publican estas.

En el caso de la Luna (es necesario decir que en astrología se llama planeta a cuerpos que no lo son astronómicamente), cuyo movimiento diario es del orden de 12-13º, tampoco se puede situar en el mapa astrológico si no se conoce la hora.

El objetivo de los cálculos que siguen es encontrar la llamada A.R.M.C o Ascensión Recta del Mediocielo, o cúspide de la Casa X, para poder situar las casas en el mapa natal.[2]

  • La hora del evento (nacimiento o cualquier otro) es normalmente Hora Oficial. Hay que restar las horas de adelanto correspondientes (por horario de verano o por ahorro energético).
  • Se toma la Hora Sidérea (HS) a 0h de Tiempo Universal de unas efemérides planetarias, para el día, mes y año que interese.
  • Se convierte la longitud del lugar en grados, minutos y segundos en tiempo (horas, minutos y segundos) y se suma a la HS. Si la longitud es Este, se restará. Con esto hemos llegado a la HS para medianoche del lugar para el que se quiere levantar el tema natal.
  • A este resultado se le suman las horas, minutos y segundos desde las 0h hasta la hora de nacimiento. Con esto obtenemos la HS en el momento del nacimiento o ARMC.
  • Teniendo la ARMC (cúspide de la Casa X), ya se pueden calcular el resto de las casas mediante la suma de 180º para obtener las opuestas.
  • Se sitúan los planetas.
  • Se calculan los grados de diferencia entre los planetas y los puntos sensibles de la carta natal. Los puntos sensibles son los ángulos y los partes arábigos. Si la diferencia de longitud corresponde a un aspecto (+/- un orbe establecido), se identifica esa distancia angular como aspecto.
  • Se calculan algunos partes arábigos.

Los signos del zodíaco[editar]

La lista de signos del zodiaco se basa en la división de la Eclíptica en doce sectores iguales de 30º cada uno. Los significados simbólicos de estos doce sectores están basados en el concepto de ciclo[3] y en la posición relativa de cada sector dentro del mismo y no, como se cree, en su correspondencia con las constelaciones. El punto de inicio es el Punto vernal o Punto Aries, lugar de intersección de la eclíptica con el Ecuador celeste.

Este Punto Aries está sometido a la Precesión de los equinoccios, uno de los siete movimientos que tiene la Tierra, retrógrado, que hace que se desplace hacia atrás unos 50 s al año. Esto ha provocado que el grado 0º de Aries se encuentre actualmente a finales de la Constelación de Piscis. Esta circunstancia afectaría a la astrología si realmente fueran de importancia las constelaciones al establecer la posición de los planetas en el cielo, pero realmente no afecta en absoluto porque lo que importa es la posición en la eclíptica (su posición relativa en el círculo). Este argumento es muy poco comprendido y la precesión se suele usar mucho para denostar a esta técnica adivinatoria.

Los astrólogos consideran que los signos zodiacales representan el ropaje psicológico que adquieren los planetas por su presencia en ellos. Cada signo tiene unas características o energía dependiendo de la posición de su sector en la eclíptica e históricamente han sido agrupados y clasificados en elementos o energías.[4]

Los signos se clasifican en primer lugar, tomados de dos en dos, en Positivos y Negativos comenzando por Aries, que es positivo, se van alternando. Básicamente, a los positivos se les atribuye extroversión y acción, mientras que a los negativos se les atribuye introversión y pasividad. También se denominan masculinos (los primeros) y femeninos (los segundos).

Si los agrupamos de tres en tres, tendremos las Triplicidades, en las que cada signo está representado por un elemento: fuego, tierra, aire o agua.[5]

Los símbolos de los signos.

Tomados de cuatro en cuatro, tenemos las Cuadruplicidades o cualidades. Según estas, los signos pueden ser: cardinales, fijos o mutables.

Los signos

  1. Aries simboliza el renacimiento y su símbolo representa los cuernos de un carnero.l
  2. Tauro simboliza la consolidación y su símbolo representa la cabeza de un toro con sus cuernos.
  3. Géminis simboliza la conciencia concreta y su símbolo representa las estrellas Cástor y Pólux.
  4. Cáncer simboliza la familia y su símbolo representa un cangrejo.
  5. Leo simboliza la fuerza de la vida y su símbolo representa la melena del León
  6. Virgo simboliza el servicio y el trabajo y su símbolo representa la cosecha.
  7. Libra simboliza el equilibrio y la armonía y su símbolo representa la balanza.
  8. Escorpio simboliza la destrucción y su símbolo representa al escorpión.
  9. Sagitario simboliza la conciencia superior y su símbolo representa la flecha del arquero.
  10. Capricornio simboliza la sabiduría y su símbolo representa la montaña.
  11. Acuario simboliza la revolución y su símbolo representa el agua.
  12. Piscis simboliza la disolución y su símbolo representa dos peces.

Los planetas[editar]

Los planetas son los actores principales del tema la carta astral, y es necesario advertir que la palabra planeta, en astrología, no tiene el mismo significado que en astronomía. Para los astrólogos planetas son, no sólo los planetas visibles a simple vista propiamente dichos (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno) sino que se incluyen en esta categoría al Sol y la Luna. Estos dos últimos suelen llamarse también luminarias. A esta lista se añaden los planetas invisibles a simple vista (Ceres, Urano, Neptuno y Plutón). Plutón y Ceres forman parte actualmente del grupo planeta enano, pero aunque "enanos" no dejan de ser planetas y en astrología se pueden considerar como tal. Se incluye también a Quirón (cometa) y una larga serie de objetos menores (asteroides como Palas, Vesta, Juno...) estos últimos con menos uso entre la mayoría de los astrólogos.

Símbolos de los planetas.

En astrología cada planeta tiene varios significados, dependiendo del área existencial que se enfoque. No obstante, y de forma básica, los significados son los que siguen:

  1. El sol simboliza la esencia.
  2. La luna simboliza la familia y las emociones.
  3. Mercurio la mente racional y la forma de comunicar.
  4. Venus la belleza y las relaciones.
  5. Marte la fuerza y la energía.
  6. Ceres la nutrición y el renacimiento.
  7. Júpiter la expansión y la facilidad.
  8. Saturno la ley, la restricción.
  9. Urano lo original, la revolución.
  10. Neptuno la intuición y la disolución.
  11. Plutón la capacidad de transformación.

Las casas[editar]

Las casas astrológicas son divisiones que se realizan del espacio angular existente entre las líneas del Meridiano local y del Horizonte, tanto sobre el cielo (semimeridiano superior) como bajo la Tierra (semimeridiano inferior). De la intersección de estos ángulos o ejes, resultan cuatro espacios: Horizonte Este, parte visible y parte invisible y Horizonte Oeste, visible e invisible. Cada uno de estos cuatro espacios se subdivide, generalmente, en tres partes, dependiendo del sistema de casas usado, con lo cual se obtienen doce casas. Históricamente ha habido muchos cambios en el sistema de cálculo y se conocen hasta veinte sistemas de división de casas.

La casa comienza en la llamada cúspide (o grado inicial) y se extiende por un sector circular variable hasta la siguiente cúspide.

No todas las casas se consideran igualmente importantes, ya que algunas lo son especialmente:

    • La cúspide de la Casa I (o Ascendente), que astronómicamente es el Horizonte Este es un elemento de la carta natal (o Punto sensible) de especial estudio por los astrólogos, ya que determina el planeta regente o gobernador del tema natal, y obviamente también simboliza el ego.
    • La Casa VII, que es el punto opuesto a la Casa I (Descendente).
    • La Casa X (Mediocielo o Medium Coeli), que astronómicamente equivale al cenit en el Meridiano local.
    • La Casa IV, punto opuesto de la Casa X, equivale al nadir en el semimeridiano inferior.

Los aspectos[editar]

Los aspectos son las distancias angulares que existen entre dos o más planetas. Indican cómo se relacionan diferentes facetas de nuestra vida de acuerdo a los planetas implicados, así como los signos y casas relacionados con dichos planetas.

Existen aspectos mayores, que son los que resultan de dividir el círculo entre 1 (conjunción), entre 2 (oposición), entre 3 (trígono) y entre 4 (cuadratura). Los aspectos menores son los que resultan de dividir el círculo entre 5 (quintil), entre 6 (sextil), etc...

Los aspectos mayores son los más importantes.

Aspectos mayores:

  • Conjunción 0º: Unión de fuerzas y cualidades.
  • Oposición 180º: Dos extremos de nuestra vida en los que hemos de alcanzar el equilibrio.
  • Trígono 120º: Armonía entre las facetas de nuestra vida relacionadas con los planetas implicados en este aspecto.
  • Cuadratura 90º: Tensión entre los apartados de nuestra vida relacionados con los planetas implicados. Hay que realizar una tarea constructiva, tomar una disciplina para que la influencia de ambos planetas trabajen de forma correcta. En todos los casos, implica acción y sucesos relacionados con las áreas que conecta. Asimismo, puede manifestarse en el plano físico.

Si la distancia angular entre dos planetas o entre un planeta y un punto sensible no es exactamente la de un "aspecto", es decir, cuando sobra o falta algún grado, se habla de "orbe", término de origen astronómico. En astrología natal se admite que los planetas siguen aspectados incluso cuando el aspecto no es exacto, aunque se pone un límite a este orbe admitido, dependiendo del planeta y el aspecto. Hay astrólogos muy estrictos y otros que lo son menos. En astrología predictiva (direcciones y progresiones) se suelen admitir orbes más estrechos o exigentes.

Los aspectos se clasifican en benéficos o armónicos y en maléficos o inarmónicos. La primera nomenclatura es arcaica y actualmente se considera en desuso por la mayoría de los astrólogos. La escuela dominante hoy día aboga por considerar que los aspectos inarmónicos (normalmente los derivados de divisiones pares del círculo) provocan más tensión y obligan a superar pruebas, con lo que el beneficio es mayor, aunque se "sufra" más.[6]

Las dignidades[editar]

Los planetas tienen una serie de afinidades o vinculaciones específicas con los signos del zodiaco. Dichas vinculaciones tienen el nombre de Dignidades y son básicas a la hora de realizar la interpretación de la carta natal. Son, entre otras, la regencia, exilio, caída, etc... El astrólogo ha de conocer perfectamente dichas dignidades con objeto de afrontar la interpretación correcta de la carta natal, ya que el comportamiento de cada elemento (planetas, ángulos y puntos sensibles) será distinto dependiendo del estatus por dignidad de los mismos.

Interpretación de la carta[editar]

La Interpretación parte del significado que se le da a cada símbolo, de acuerdo al lugar donde esté ubicado. Los astros en los signos, muestran las grandes tendencias de la personalidad, lo que permite entender por qué una persona es como es. Los astros en las casas informan sobre las diversas expresiones y manifestaciones en la vida social y material del individuo, permite situarle en un ámbito de la vida. Las casas en los signos dan la clave de la síntesis de la interpretación. Se comprende en qué contexto, cuáles son los ambientes y según qué criterios vive el individuo en cuestión sus propias tendencias.[7]

Rectificación[editar]

Si la hora de nacimiento no se puede obtener, o no es precisa, algunos astrólogos tratan de encontrarla mediante una serie de técnicas conocidas como rectificación. Esto se hace generalmente realizando una lista de eventos importantes en la vida de la persona, y calculando a qué hora del nacimiento daría las progresiones más apropiadas y/o los tránsitos para estas fechas. Otro método, a menudo combinado con el anterior, es buscar el Ascendente que parece describir a la persona con mayor precisión - especialmente en lo que se refiere a la apariencia física. Sin embargo, no todos los astrólogos aprueban los sistemas de rectificación, dado que suelen ser técnicas inexactas.[8]

Horóscopos en prensa[editar]

La validez de los horóscopos que se publican en la prensa diariamente es prácticamente nula, a ojos de la astrología "seria", y no tiene nada que ver con la tarea de interpretar una carta natal. Las columnas publicadas en la prensa generalmente se basan en la posición de los planetas y sus aspectos a cada signo en particular, y eso es válido para 1/12 de la población aproximadamente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Dumón, Eloy R., Astrología predictiva, Kier, 1997, ISBN 950-17-0532-3, 9789501705324, pag. 40, 479 páginas
  2. Leo, Alan, Cómo se hace un horóscopo, Visión Libros, 1981, ISBN 84-85456-35-1, 9788485456352, pag. 121, 467 páginas
  3. Ruperti, Alexander. Ciclos del devenir, Editorial Kier, 1982, ISBN 950-17-0430-0, 9789501704303, pag. 18. 377 páginas
  4. Bertiche, María Eva, Manual de astrología, Ediciones LEA, 2005, ISBN 987-1257-05-8, 9789871257058, pp. 18 y ss. 255 pp.
  5. André Barbault.Tratado práctico de astrología. Visión libros. 1980
  6. Cunningham, Donna. Guía astrológica del conocimiento personal, Kier, 2003, ISBN 950-17-0433-5, 9789501704334, pag. 185, 221 páginas
  7. Didier Colin.Manual práctico de Astrología. Salvat. 1999.
  8. Leo, Alan ref. 2, página 133.