Aries (astrología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Aries
Aries.svg
Aries, Blanco y Negro, de Arija, 05-03-1904 (cropped).svg
Símbolo zodiacal Carnero
Duración (Tropical) 21 de marzo - 19 de abril[1]​ (2020, UTC)
Duración (sideral, Hindú)[infobox 1] 29 de marzo - 20 de abril (2020, UTC)
Constelación Aries
Elemento Zodiaco Fuego
Cualidad Zodiacal Cardinal
Domicilio Marte
Detrimento Venus y Eris
Exaltación Sol
Caída Saturno
  1. Asumiendo un ayanamsa de 23.86° de acuerdo al N. C. Lahiri. El valor preciso suele variar, pero debe ser cercano a 24°.

En astrología, Aries () es el primer signo del zodíaco, el primero de naturaleza positiva y de cualidad cardinal.[2][3]​ Pertenece junto a Leo y Sagitario al elemento fuego.[4]​ Está regido por el planeta Marte. Su signo opuesto y complementario es Libra.[5]

El signo se asocia al carnero, a la constelación de Aries (por lo menos desde el siglo I a. C.) y al mito griego de Jasón y los argonautas. En este mito, Frixo y Hele fueron rescatados por un carnero y luego el animal es sacrificado en honor al dios Marte. Finalmente, Zeus en agradecimiento coloca al carnero en el cielo.[6]

Sus tiempos son:

  • Trópicas: 21 de marzo - 20 de abril[7]​ (también varía del 20 de marzo al 21 de abril y del 21 de marzo al 19 de abril[8]​)
  • Sidéreas: 14 de abril - 14 de mayo

Quien nazca durante el tiempo tropical de Aries tendrá el Sol natal situado en este signo. Los que tienen esta posición natal son comúnmente denominados arianos. Al ser este el primer signo del zodiaco, se asocia con la primera casa astrológica, que es el Ascendente.

Descripción[editar]

Aries es el primero de los doce signos zodiacales y el primero de la triplicidad de fuego, junto a los signos de Leo y Sagitario. El signo rige la cabeza y el rostro.[9]​ Su glifo se representa con los cuernos de un carnero; a veces se interpreta como una fuente de la cual brota agua hacia arriba.[10]

Este signo pertenece a los llamados signos cardinales; junto con Cáncer, Libra y Capricornio se sitúa en los cuatro extremos de los puntos conocidos como equinoccios y solsticios del círculo zodiacal.[11]

Decanatos[editar]

De acuerdo a las triplicidades, Aries se divide en tres decanatos de 10 grados en el siguiente orden: el primer decanato regido (o gobernado) por el planeta Marte, el segundo por el Sol y el tercero por Júpiter.[12]

De acuerdo a la astrología caldea según Claudio Ptolomeo, los decanatos para Aries son Marte, Sol y Venus.[13]

Etimología, origen y mitología[editar]

La palabra aries viene de la latina arietis que significa carnero.[14]​ La estrella principal de la constelación de Aries es Hamal (Alfa Arietis / HD 12929), que deviene de la palabra del idioma árabe rās al-ħamal (راس حمل) que significa «la cabeza del carnero».[15]

Origen[editar]

De acuerdo al mito griego de Jasón y los argonautas, Zeus colocó a Aries (el carnero) en el cielo nocturno.

Los signos del zodíaco son 12 divisiones de 30 grados de la eclíptica por lo que no corresponden ni deben ser confundidos con las agrupaciones de cuerpos celestes que son las constelaciones. No obstante, sí se asocian a constelaciones.[16]

Se ha argumentado que el origen de Aries como signo zodiacal surge alrededor del 500 a. C. en Mesopotamia durante el imperio caldeo. No obstante, ya alrededor del 2200 a. C. durante la época del imperio acadio se conocía el punto Vernal (conocido como punto Aries) como marcador celeste del equinoccio de marzo. En la época caldea, al zodiaco de ocho constelaciones se le añaden los signos de Aries, Cáncer, Libra y Capricornio completando así las 12 divisiones en partes iguales de la rueda de los animales en base a los puntos cardinales del Sol que determinan el inicio de las estaciones; esto es, los puntos que corresponden a los equinoccios y solsticios en el hemisferio norte.[17]

El signo de Aries asociado al carnero ya se encuentra en el Zodiaco de Dendera del Templo dedicado a Hathor, diosa del amor y la fertilidad, en la ciudad de Dendera en Egipto. Se sitúa cronológicamente la elaboración del bajorrelieve de Dendera alrededor del 50 a. C.[18]

En una gema de jaspe color verde oscuro del siglo III d. C. se ha grabado la palabra braxas debajo de un carnero saltando hacia la izquierda, la cabeza girada hacia la derecha y con la estrella creciente de ocho puntas.[19]​ Esta gema se encuentra en el Museo Británico en Londres.[20]​ Se considera que es una gema con atributos mágicos al estar inscrita con la referencia a Abraxas.[21]​ Las gemas mágicas de la época con representaciones del carnero ariano son raras y solo se ha encontrado una a la fecha, a diferencia de las gemas más comunes con imágenes grabadas de cangrejos, escorpiones, leones y cabras.[22]

Mitología griega[editar]

Es el escritor y general romano Germánico quien en el siglo I d. C., al hacer una traducción libre del Phainomena de Arato, asocia el mito del carnero alado Crisómalo y el vellocino de oro en la historia de Jasón y los Argonautas a la constelación y signo de Aries.[23][24]

En este mito, de origen griego, Frixo y Hele son hijos de Atamante, rey de Tesalia, y de su primera esposa Néfele. Tras quedar viudo, Atamante vuelve a casarse con Ino quien empieza a odiar a los hermanos.[25]​ Ino tramó una trama tortuosa para deshacerse de los gemelos, tostando todas las semillas de la cosecha de la ciudad para que no crecieran. Los agricultores locales, temerosos de la hambruna, pidieron ayuda a un oráculo cercano. Ino sobornó a los hombres enviados al oráculo de Delfos para mentir y decirles a los demás que el oráculo requería el sacrificio de Frixo, pero antes de que pudieran matarlo, Frixo y Hele fueron rescatados por un carnero dorado enviado por Néfele, su madre natural.[26]​ En otra versión, Hermes salva a los niños entregándoles un carnero alado llamado Crisómalo, con la lana o vellocino de oro, y dotado del don de la palabra. Los niños parten sobre él rumbo a Asia, salvándoles la vida. Durante el viaje Hele cae al mar y se ahoga, dando su nombre a esa región marina, que pasará a llamarse Helesponto. Frixo llega a la Cólquida, cuyo rey Eetes lo acoge y le concede en matrimonio a su hija Calcíope.[27]

En agradecimiento a Eetes, Frixo sacrifica al carnero y le ofrece el vellocino al rey, quien lo consagra a Ares y lo cuelga de una encina en un bosque dedicado al dios, guardado por un descomunal dragón y rodeado por campos donde pastan enormes toros salvajes. En agradecimiento Zeus colocó a Aries en el cielo nocturno.[28]

Referencias[editar]

  1. Poinsot, 2015. «The Ram.—From 21st March to 20th April inclusive»
  2. Kwak, Hyokjin; Jaju, Anupam; Zinkhan, George M. (2015). «Astrology: Its Influence on Consumers’ Buying Patterns and Consumers’ Evaluations of Products and Services». En Spotts, Harlan E., ed. Proceedings of the 2000 Academy of Marketing Science (AMS) Annual Conference. Developments in Marketing Science: Proceedings of the Academy of Marketing Science (en inglés) (Springer International Publishing): 95. ISBN 9783319118857. doi:10.1007/978-3-319-11885-7_25. Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  3. Campagnola, Katarina (2010). Astrology in the field of psychology : A study on Jung's typology and the four astrological elements. p. 16. Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  4. Mitchell, V.-W. (1995). «Using astrology in market segmentation». Management Decision (en inglés): 53. ISSN 0025-1747. doi:10.1108/00251749510075383. Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  5. Silverman, Bernie I. (1 de marzo de 1971). «Studies of Astrology». The Journal of Psychology 77 (2): 141-149. ISSN 0022-3980. doi:10.1080/00223980.1971.9916861. Consultado el 15 de noviembre de 2019. 
  6. Baño, Francisca Moya del (1991). «La función de los mitos en el Zodiaco de Germánico». Fortunatae: Revista canaria de Filología, Cultura y Humanidades Clásicas (2): 271. ISSN 1131-6810. Consultado el 15 de agosto de 2020. 
  7. Tatum, J. B. (2010). «The Signs and Constellations of the Zodiac». Journal of the Royal Society of Canada. Consultado el 13 de noviembre de 2019. 
  8. «Aries | astronomy and astrology». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2020. 
  9. Leo (1889): 11-14.
  10. «Star sign symbols: Zodiac glyphs for all 13 horoscope signs explained». The Sun (en inglés británico). 17 de julio de 2020. Consultado el 5 de septiembre de 2020. 
  11. Tshibangu, André Mukala Nsengu (13 de febrero de 2014). «Boxing Performance May Benefit from Pertaining of the Boxer to a Given Zodiacal Sign». Advances in Physical Education (en inglés) 4 (1): 29-35. doi:10.4236/ape.2014.41005. Consultado el 18 de agosto de 2020. 
  12. Leo (1913): 37.
  13. Lilly (1647): 104.
  14. «Definition of ARIES». www.merriam-webster.com (en inglés). Consultado el 2 de septiembre de 2020. 
  15. «Kitab al-Bulhan (The Book of Wonders) - Madain Project (en)». madainproject.com. Consultado el 5 de septiembre de 2020. 
  16. Leo (1889): 8, 15.
  17. Rogers, J. H. (1998). «Origins of the ancient constellations: I. The Mesopotamian traditions». Journal of the British Astronomical Association (en inglés) 108: 27. ISSN 0007-0297. Consultado el 13 de septiembre de 2020. 
  18. Christian Décamps (2008). «The Zodiac of Dendera». Museo del Louvre. Department of Egyptian Antiquities: Religious and funerary beliefs. Consultado el 3 de septiembre de 2020. 
  19. «magical gem; intaglio | British Museum number OA.9902». The British Museum (en inglés). Consultado el 6 de septiembre de 2020. 
  20. James (2006): 25.
  21. Entwistle, Christopher; Adams, Noël (2011). 'Gems of heaven' : recent research on engraved gemstones in late antiquity, c. AD 200-600. British Museum. p. 82. ISBN 978-0-86159-177-0. OCLC 751726260. Consultado el 4 de septiembre de 2020. 
  22. James (2006): 22-23.
  23. Moya del Baño (1991): 271.
  24. Germanicus Caesar (1503). Arati Phaenomena Germanico Caesare interprete cum comentariis & imaginibus (en latin). Emilia-Romaña: Impressum Rhegii Lingobardiae : Expensis & labore Francisci Mazalis calchographi diligentissimi. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  25. «Constelación Aries (Estrellas, Origen y Posición) | Planetario.net». Planetario. Consultado el 15 de agosto de 2020. 
  26. Roman, Luke (2010). Encyclopedia of Greek and Roman mythology. Facts On File. p. 21. ISBN 978-1-4381-2639-5. OCLC 607553701. Consultado el 16 de agosto de 2020. 
  27. «ARIES». Etimologías de Chile - Diccionario que explica el origen de las palabras. Consultado el 15 de agosto de 2020. 
  28. Simpson, Phil (2012). Guidebook to the Constellations. Springer New York. pp. 401-451. ISBN 978-1-4419-6940-8. doi:10.1007/978-1-4419-6941-5_10. Consultado el 16 de agosto de 2020. 

Bibliografía[editar]