Batalla de Suipacha

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de Suipacha
Guerra de Independencia de la Argentina
Guerra de la Independencia de Bolivia
Suipacha.jpg
La Batalla de Suipacha. Litografía de Nicolás Grondona.
Fecha 7 de noviembre de 1810
Lugar Suipacha, Bolivia
Coordenadas 21°33′56″S 65°36′32″O / -21.56560278, -65.60888889Coordenadas: 21°33′56″S 65°36′32″O / -21.56560278, -65.60888889
Resultado Decisiva victoria rioplatense
Triunfo temporal de la revolución emancipadora en el Alto Perú.
Beligerantes
Provincias Unidas del Río de la Plata Virreinato del Perú
Comandantes
Antonio González Balcarce José de Córdoba y Rojas
Fuerzas en combate
600 hombres y 2 cañones 800 hombres y 4 cañones
Bajas
12 heridos y un muerto 40 muertos y 150 prisioneros

La batalla de Suipacha fue un enfrentamiento ocurrido el 7 de noviembre de 1810 entre la vanguardia de las fuerzas del Ejército Auxiliar del Alto Perú y la vanguardia del Ejército Real del Perú que resultó en el primer triunfo del ejército auxiliar enviado por la Junta Provisional del Río de la Plata.

La batalla se produjo a 25 km de Tupiza, en la población de Suipacha, a orillas del río Suipacha, entonces intendencia de Potosí, en la actual provincia de Sud Chichas del Departamento de Potosí de Bolivia.

Antecedentes[editar]

Después del desfavorable combate de Cotagaita ocurrido el 27 de octubre de 1810, las fuerzas de vanguardia al mando de Antonio González Balcarce se vieron obligadas a volver a Tupiza sin ser perseguidas por la vanguardia del Ejército Real del Perú.

El 5 de noviembre las fuerzas González y Rojas, estimadas en 1200 hombres, comenzaron la marcha hacia Tupiza, luego de recibir al general Vicente Nieto con tropas armadas de todos los marinos veteranos, muchos vecinos de la ciudad, los artilleros de Cuzco, fusilería de Oruro y algunos de La Paz,[1]​ entre los cuales estaban los Granaderos Provinciales de La Plata provenientes de Chuquisaca.

Al día siguiente González Balcarce desalojó ese pueblo, que fue ocupado rápidamente por el enemigo, y se situó el 6 de noviembre en Nazareno. En este paraje, ubicado sobre el río Suipacha frente a la población de Suipacha, recibió por la noche un refuerzo de 200 hombres provenientes de Jujuy, dos piezas de artillería, municiones y la paga de las tropas.

El coronel José de Córdoba y Rojas había recibido informes falsos sobre la moral combativa de las fuerzas de González Balcarce, convenciéndose de que marchaban descontentos y mal armados y por lo tanto sería relativamente fácil dispersarlos. Tampoco se había enterado de la llegada de refuerzos con municiones y cañones.

Ambas vanguardias tenían fuerzas equivalentes, entre 800 y 1000 soldados. La diferencia en cañones, 4 para Córdoba y Rojas contra dos de González Balcarce, no era significativa.[2]

Formaban parte del ejército realista de observación los veteranos del Real Borbón y del Cuerpo de Voluntarios del Rey, este al mando del capitán José Fernando de Fontaneda, que habían partido de Buenos Aires en 1809 para reprimir las sublevaciones del Alto Perú y que luego formaron el Batallón Fernando VII.

La batalla[editar]

Cuando el 7 de noviembre de 1810 la vanguardia realista tomó contacto visual con las tropas de González Balcarce, este había ocultado gran parte de su infantería y artillería entre los cerros y quebradas vecinas.

Situados frente a frente sin atacarse hasta las 3 de la tarde, González Balcarce se impacientó e ideó un plan para forzar a Córdoba a atacarlo, para eso hizo adelantar 200 hombres sobre la playa del río y con dos cañones abrió fuego, lo que dio inicio al enfrentamiento cuando Córdoba destacó algunas fuerzas de guerrilla. González Balcarce desplegó más tropas y Córdoba envió batallones para reforzar a sus guerrillas abandonando sus posiciones seguras. González Balcarce ordenó simular una retirada en aparente desorden, haciendo caer en la trampa a Córdoba, quien dio la orden de perseguirlos con todas sus tropas hasta las proximidades de la quebrada de Choroya. Allí las fuerzas de González Balcarce que en apariencia huían, giraron para enfrentarlos, mientras las tropas de infantería y la artillería que estaban ocultas entre los cerros aparecieron brúscamente, emboscando a los realistas, quienes se dieron a la fuga arrojando banderas, armas y municiones, siendo perseguidos por tres leguas.[3]

La batalla duró media hora y concluyó con una fácil victoria para los revolucionarios ya que los realistas abandonaron el campo de batalla en fuga, dejando la artillería. Fueron tomados 150 prisioneros realistas. La aparición de indígenas para observar la batalla desde los cerros hizo pensar a Córdoba y Rojas que se trataban de fuerzas de refuerzo y se precipitó en fuga sin esperar el resultado de la batalla.

En la batalla, junto con las tropas provenientes de Buenos Aires (275 combatientes), participaron, salteños, jujeños, oranenses, tarijeños, cinteños y la Caballería chicheña de Tupiza, comandada por el coronel Pedro Arraya.

El 9 de noviembre Castelli ordenó al capitán Martín Miguel de Güemes que con 150 tarijeños montados ocupen "la cabeza de Cinti, provincia de los Charcas". Su misión era: apresar al subdelegado y comandante militar Pedro Cabrera y a su antecesor Gregorio Barros, secuestrar sus bienes, interrogar sobre el tesoro del presidente Nieto, “limpiar” la zona de malos vecinos, recoger armamentos y víveres, nombrar un nuevo subdelegado e intentar capturar a los prófugos Nieto, Socasa y Córdoba y Rojas que posiblemente se dirigían hacia el Chaco con rumbo a la frontera portuguesa o al Paraguay.[4]

Consecuencias[editar]

Como consecuencia del triunfo de Suipacha por parte del Ejército del Norte, el adversario ejército realista que luchó en Suipacha sufrió una completa derrota, perdió sus cuatro cañones, sus tiendas de campaña, armas, municiones, 10.000 pesos en plata, víveres y se desintegró por completo.[5]

La victoria de Suipacha tuvo un fuerte efecto moral en el Ejército del Norte, los jefes realistas del Alto Perú perdieron todo su prestigio, que se vio reflejado en el pronunciamiento de las cuatro provincias del Alto Perú a favor. Así, la ciudad de Potosí, el 10 de noviembre de 1810, apresó a su gobernador Francisco de Paula Sanz, levantándose también e Chuquisaca, La Paz y Cochabamba , en donde Esteban Arze consiguió el triunfo de Aroma el 14 de noviembre, en favor de la Junta de Buenos Aires, ciudad en donde produjo una euforia generalizada.

En el momento de la batalla Juan José Castelli se hallaba en Yavi, desde donde el 8 de noviembre informó a la Junta sobre la victoria, redactando dos días después en Tupiza el parte completo, llevado a Buenos Aires por el mayor de patricios Roque Tollo.

Exmo Señor.
Son las dos de la mañana, y media hora hace, que llegan dos ayudantes del ejército, Rojas y Saravia, con el capitán Tollo, dándome de orden del mayor general Balcarce, el parte del resultado feliz para nuestras armas del ataque, que dieron los enemigos sobre la retirada de los nuestros de Tupiza a Suipacha, donde se fijaba el cuartel general, con cuatro piezas de artillería, habiéndose destacado una fuerza de más de mil hombres, al mando de don José Córdoba. Se alistaron ayer a las tres de la tarde, y nuestra gente les esperó gallardamente, operó la artillería mandada por Villanueva y Giles, que acababan de llegar con las piezas, municiones, caudal para pago de la gente, y tres divisiones que venían a mi vanguardia; obró la mosquetería y cargó la caballería, poniendo en fuga vergonzosa el resto de las que no quedaron tendidas en los cerros. Han perdido toda la artillería y municiones, banderas, armamentos, mulas, monturas, mochilas y demás, pidiendo clemencia, que mandé no se les diese. Siguen los nuestros la derrota hasta alcanzar los montados, y entre ellos el general Córdoba; y es probable que reforzado Balcarse siga hasta Cotagaita a atacar, y tomar los de la reserva, y franquear el paso para Potosí. Luego que tenga más circunstanciadas noticias reiteraré mi parte para satisfacción de vuestra excelencia bastando decirle, que tengo en mi poder parte de los despojos del atolondrado ejército de los rebeldes, que sus banderas están en presa, que no contamos más que un oficial y seis heridos nuestros, y que no se sabe de nuestra tropa entrando las de Tarija, cual es la que mejor se ha portado.
Circulo estos avisos a las ciudades por medio de sus jefes, para que celebren los triunfos de la patria y glorias de la lealtad.
Dios guarde a vuestra excelencia muchos años. Yavi 8 de noviembre a las dos de la mañana de 1810.
Excelentísimo señor doctor Juan José Castelli.
Excelentísima Junta Gubernativa de estas provincias.

(Biblioteca de Mayo, 1963, p. 12957-12958 tomo XIV)

En el periódico la Gazeta de Buenos Ayres, del 3 de diciembre, parafraseando al virrey del Perú José Fernando de Abascal y Sousa, se pudo leer:[6]

(...) que el americano nacido para vegetar y vivir en la oscuridad, (...) [excedía a los militares de España], donde por virtud del nuevo gobierno, se ha enseñado la táctica de fugar, manchando la memoria de nuestros abuelos y héroes de la milicia que ahora nosotros queremos renacer (...)

Una de las dos banderas tomadas fue enviada a Buenos Aires con una nota de Castelli que decía:[7]

A fin de que V. E. la destine a la sala del rey D. Fernando, con las que adornan su retrato.

La Junta autorizó a todos los comandantes victoriosos en Suipacha, a llevar en el brazo derecho un distintivo con la inscripción:

La patria a los vencedores de Tupiza

Réplica del Escudo de Tupiza creado por Regimientos de América

Este distintivo se utiliza aún hoy en el uniforme de gala de las tropas del Regimiento Dos (RI2) de infantería del Ejército Argentino con actual asiento en la Ciudad de Córdoba, Argentina.

Cumpliendo órdenes de Buenos Aires y como castigo por la represión de 1809 en las rebeliones de Chuquisaca y La Paz, los jefes realistas José de Córdoba y Rojas, Vicente Nieto y Francisco de Paula Sanz fueron capturados en Potosí y ejecutados. A González Balcarce le valió los galones de brigadier y la confianza para avanzar hacia el río Desaguadero, límite entre ambos virreinatos.

Una calle del centro de Buenos Aires recuerda la batalla.[8]

Referencias[editar]

  1. Potosí durante la independencia de Charcas, 1810-1817. Pág. 4. Autor: Edgar Armando Valda Martínez. Editor: Editorial Universitaria "Tomás Frías", 1989
  2. Camogli, 2005, p. 190.
  3. Vicente D. Sierra, Historia de la Argentina – Los primeros Gobiernos Patrios (1810-1813), Ediciones Garriga Argentinas, Buenos Aires, junio de 1973
  4. Biblioteca de Mayo, 1963.
  5. Historia del General Güemes y de la provincia de Salta, o sea de la Independencia Argentina. Escrito por Bernardo Frías. Publicado por Est. Tip. de "El Cívico", 1907. Pág. 116
  6. Anales históricos de la revolución de la América latina: acompañados de los documentos en su apoyo. Desde el año 1808 hasta el reconocimiento de la independencia de ese extenso continente, Volumen 1, pág. 247. Autor: Carlos Calvo. Editor: A. Durand, 1864
  7. La Gazeta
  8. Buenos Aires, historia de las calles y sus nombres, de Vicente Cutolo. Ed. Elche (1994)

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]