Aviación militar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un avión de ataque A-10 Thunderbolt II, y los cazas F-86 Sabre, P-38 Lightning y P-51 Mustang volando en formación durante un espectáculo aéreo en la Base Langley de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos ubicada a 6 km de la ciudad de Hampton, Virginia.

La aviación militar comprende los medios materiales y humanos que conforman la fuerza aérea de una nación. El concepto de aviación militar implica la utilización de las aeronaves (aviones y helicópteros) con fines bélicos, ya sea para atacar al enemigo como para brindar apoyo a las fuerzas propias, dentro de un marco táctico y estratégico dado.

La aviación militar abarca también todo lo que está relacionado con los vuelos de ataque y de defensa, de reconocimiento y vigilancia, de transporte, de rescate, y otros similares, así como los sistemas de control y seguimiento de estos.

Historia[editar]

La aviación militar tuvo sus albores en el año 1916, cuando el Gobierno Nacional, encabezado por el presidente José Vicente Concha, envió a la Europa inmersa en la Primera Guerra Mundial, a un grupo de militares con el fin que conocieran de primera mano los últimos adelantos en tecnología, y que incluían en aquél momento la aviación. Con base en estudios y recomendaciones, finalmente el 31 de diciembre de 1919 se firmó la Ley 126 de aquel año que ordenaba la creación de la Escuela Militar de Aviación como parte integral del Ejército Nacional, siendo de éste su quinta arma.

A partir de entonces se comienza a gestar la historia de la Aviación del Ejército durante esta primera etapa, que termina en 1944 en un devenir paralelo a la historia de la Fuerza Aérea Colombiana. Los primeros años fueron de muchas complicaciones. Los esfuerzos llevados a cabo en Flandes, donde se instaló la Escuela Militar de Aviación, se vieron truncados en 1922 cuando el estado colombiano cerró la escuela por la situación económica del país.

No sería hasta 1925 cuando nuevamente se reiniciarían las operaciones. Para aquél entonces ya se habían establecido las normas relativas al arma de aviación, que incluían el Decreto 2127 de 1920, que estableció la Sección de Aviación como dependencia del Ministerio de Guerra, en lugar de la Quinta Arma del Ejército.

Los oficiales y suboficiales adscritos a la aviación militar provenían inicialmente de otras armas y su alma mater eran las escuelas de formación del Ejército. Para la década del 20 el desarrollo fue lento y poco a poco se iban preparando los pilotos militares con el apoyo de misiones extranjeras.

Llegada la década del 30, el conflicto con Perú obligó al país a fortalecerse militarmente, siendo el arma de aviación una de las más beneficiadas. Gracias a la inyección de capital, al apoyo estatal y de la ciudadanía, finalizado el conflicto Colombia contaba con un arma de aviación de importantes características en cuanto a tamaño, tipo de aeronaves, infraestructura y experiencia de su personal. Para aquel entonces el Decreto 2065 de 1932 transformó nuevamente la aviación militar, constituyéndose el Departamento 8 del Ministerio de Guerra, denominado División General de Aviación Militar Nacional.

Las lecciones dejadas por la guerra permitieron que el desarrollo se mantuviera y entrando en la década del 40, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la aviación militar colombiana vería un nuevo impulso a raíz del apoyo de los gobiernos aliados, en especial del de los Estados Unidos, como parte de los esfuerzos de contener posibles filtraciones y ataques por parte de los países del eje. Para 1942 se separarían la aviación civil de la militar y dos años después se daría un nuevo paso en esta historia con la Ley 102 del 31 de diciembre de 1944, que separaba finalmente la aviación militar del Ejército, constituyéndose la Fuerza Aérea Colombiana como institución independiente y cerrando así la primera etapa.

10 años después y bajo el gobierno del General Gustavo Rojas Pinilla, se establecen objetivos a favor de la estrategia militar del país, que incluyeron la construcción del fuerte de Tolemaida y la adquisición de varios helicópteros que fueron asignados inicialmente al Ejército, donde se iniciaría el primer curso de ala rotatoria en 1954. Sin embargo estas aeronaves fueron entregadas finalmente a la fuerza aérea para su operación.

Durante las siguientes décadas la Aviación del Ejército estaría completamente desactivada, a pesar de algunos esfuerzos por revivirla. El más importante de ellos llegaría en 1982, cuando se seleccionan un grupo de oficiales y suboficiales para desarrollar sus cursos de piloto de ala fija y técnicos de mantenimiento que, una vez graduados, se convertirían en personal autónomo del Ejército. A pesar de haber iniciado sus cursos, el Comando del Ejército ordenó desactivar el programa. Con esto se cierra la segunda etapa.

La tercera iniciaría en 1984 y culminaría en 1995. Durante estos años el Ejército recibió de parte del Consejo Nacional de Estupefacientes sus primeras aeronaves: Rockwell Turbo Commander 695, Cessna 421 y Piper Seneca III, con los que daría forma al Destacamento de Aviación del Ejército DAE. En esta época las aeronaves y sus tripulaciones de aire y tierra, cumplirían funciones de transporte y enlace dentro de las misiones del Ejército Nacional.

Este tímido esfuerzo ya más concreto, daría paso a la reactivación final de la Quinta Arma del Ejército a través del Decreto 1422 del 25 de agosto de 1995. Aquí iniciaría la cuarta etapa que vería un importante renacer con la adquisición de nuevos equipos, crecimiento sostenido y acumulación de experiencias.

Buena parte del material volante del Ejército llegaría a través del Plan Colombia que, unido a la inversión gubernamental, lo dotaría con una flota de helicópteros de importantes proporciones, compuesta por aeronaves Bell UH-1H, Sikorsky UH-60L Black Hawk y MiL Mi-17. También se construirían nuevas bases, la más importante de ellas en Tolemaida, donde tiene asiento el Campo Aéreo General Gustavo Rojas Pinilla, la más importante unidad de la Aviación del Ejército.

La entonces Brigada de Aviación del Ejército iría creciendo con la activación del Batallón Aerotáctico en 1997, que se convertiría posteriormente en el Batallón de Helicópteros. Para el mismo año nace el Batallón de Transporte Aéreo, lo que permitiría a la Aviación del Ejército crecer en equipo aéreo.

Con las necesidades planteadas por el conflicto interno y la erradicación de cultivos ilícitos, se irían creando nuevas unidades, entre ellas la Brigada Contra el Narcotráfico, que operaría helicópteros Bell UH-1N, Huey II y Kaman K-max. En el año 2003 se crea la Escuela de Aviación del Ejército con sede en la base de Tolemaida y en el 2004 se desactiva el Batallón de Transporte Aéreo y se activa el Batallón de Aviación Número 1.

La quinta y última etapa de esta historia comienza en el año 2007, cuando las continuas experiencias y necesidades convergieron en la actual División de Aviación Asalto Aéreo DAAVA del Ejército, que reúne a todas las unidades menores, personal y equipos del arma.

Es así como hoy la Aviación del Ejército cuenta con una la flota de helicópteros más numerosa de la región, siendo la cuarta mayor operadora del Black Hawk en el mundo. En total son más de un centenar de aeronaves dispuestas a lo largo y ancho del territorio, especializadas en roles como el apoyo a tropas de superficie, asalto aéreo, transporte medicalizado, transporte de tropas, enlace e inteligencia, y que también incluyen la puesta en operación de aeronaves no tripuladas.

En su organización la DAAVA cuenta con:

Brigada 25 de Aviación

Batallón de Aviación Número 2 “Asalto Aéreo” (UH-60, S-70i) Batallón de Aviación Número 3 “Carga y Transporte” (Mi-17-1V, Mi-17MD, Mi-17-V5) Batallón de Aviación Número 4 “Reconocimiento y Escolta” (UH-1N) Batallón de Aviación Número 5 “Movimiento Aéreo” (UH-1H II) Batallón de Apoyo y Servicio para la Aviación Batallones de Movilidad y Maniobra de Aviación Números 1 al 7 Brigada 32 de Aviación

Batallón de Aviación Número 1 “Aviones” (An-32, Beech C90, Beech 200, Beech 350, C212-100, Ce208B, RC695) Batallón de Entrenamiento y Reentrenamiento para la Aviación Batallón de Abastecimientos y Servicios para la Aviación del Ejército Escuela de Aviación del Ejército ESAVE (CeTU206G, PA-34-220T) Comando Operativo de Mantenimiento de Aviación Brigada Especial Contra el Narcotráfico

Brigada de Fuerzas Especiales

Brigada de Operaciones Especiales de Aviación BAOEA

Las aeronaves, personal y especialidades, están distribuidas en cinco bases importantes, con destacamentos a otras unidades militares de menor tamaño en otras partes de país y que se ubican allí dependiendo de las necesidades de la misión.

Campo Aéreo General Gustavo Rojas Pinilla (Tolemaida)

Batallones de Aviación Números 2, 3, 4 y 5 Campo Aéreo de El Dorado (Bogotá)

Batallón de Aviación Número 1 ESAVE Base de Larandia

Batallones de Aviación 2, 4 y 5 Base de San José del Guaviare

Batallones de Aviación 2, 4 y 5 Base de Tumaco

Batallones de Aviación 2, 4 y 5

Tipos de aeronaves militares[editar]

Aviones de ataque[editar]

Los aviones de ataque, tal como su nombre lo dice, son aeronaves específicamente diseñadas para destruir objetivos enemigos en la superficie, tanto terrestre como marítima. A veces se los denomina "cazas de ataque" o incluso se los incluye en la simplificación del término "cazas", pero no se debe confundirlos con los aviones de caza-intercepción o con los cazabombarderos; ya que los primeros sólo combaten contra otras aeronaves, y los segundos cumplen misiones mixtas de combate aéreo y ataque a superficie, mientras que los cazas de ataque tienen como prioridad el ataque al suelo. Sin embargo, conviene señalar que esto no priva a los aviones de ataque de poder portar y disparar misiles aire-aire como precaución defensiva en caso de ser interceptados por el enemigo. De hecho, la mayoría de los aviones de ataque son capaces de derribar otras aeronaves llegado el caso, pero en cambio no son capaces de luchar un "dogfight" (un combate aéreo). Lo cierto es que la categoría de aviones de ataque contiene aeronaves muy diversas, tanto en su forma y categoría como en sus misiones y objetivos. Podemos encontrar aviones con motor de pistón, tales como el A-1 Skyarider de apoyo cercano y el IA-58 Pucará de misiones COIN (contrainsurgencia), así también como el potente F-15E Strike Eagle, que si bien es especialista en misiones de ataque conserva la capacidad de ataque combate aire-aire del modelo F-15C, por lo qué técnicamente es un cazabombardero, aunque generalmente es considerado un avión de ataque; además, tenemos los aviones de ataque puro, cómo el A-10 Thunderbolt y el Su-25 Frogfoot.

Tampoco se debe confundir a los cazas de ataque con los bombarderos, ya que éstos últimos poseen objetivos y misiones diferentes. Los bombarderos atacan objetivos relativamente grandes, no necesariamente en tamaño pero sí en importancia estratégica, y comúnmente vuelan desde bases lejanas y a gran altura, para evitar radares y defensas anti-aéreas, ya que son relativamente lentos, grandes y vulnerables; en cambio, los cazas de ataque se ocupan de objetivos más pequeños, es decir, tácticos, y operan desde el mismo teatro de operaciones en misiones a baja cota, combatiendo a quemarropa contra las defensas del enemigo. Por lo tanto, deben estar equipados con un fuerte blindaje tanto en el fuselaje como en los motores, armas inteligentes que puedan ser colocadas con precisión al primer disparo, equipos de contramedidas electrónicas para ser menos vulnerables a las armas enemigas y potentes motores que puedan volar bajo y lento cuando sea necesario (para identificar y apuntar a los objetivos) y que sean capaces de soportar el peso extra de armas y combustible.

En conclusión, lo que define a un avión de ataque es que su principal misión (aunque no sea la única) es el ataque a objetivos en superficie. Se trata de aparatos capaces de ejecutar misiones imposibles para los demás.

Ejemplos de aviones de ataque:

Aviones contrainsurgencia: IA-58 Pucará, OV-10 Bronco.

Aviones de ataque puro: A-1 Skyraider, A-10 Thunderbolt, Su-25 Frogfoot.

Aviones especialistas en ataque, pero que conservan capacidades de caza: F-15E Strike Eagle, Panavia Tornado IDS

Bombarderos[editar]

Los bombarderos son aviones diseñados para transportar una carga bélica determinada y lanzarla sobre un objetivo, ya sea en tierra o en el mar, teniendo muchas veces para ello que adentrarse en espacio aéreo dominado por el enemigo, que empleará los medios antiaéreos y los aviones caza de su sistema de defensa para evitar el ataque.

Los bombarderos están dotados de bodegas y/o puntos de anclaje externos donde transportan la carga que puede ser bombas o también misiles crucero, y deben contar con medios para apuntar el lanzamiento, estos pueden ser ópticos o electrónicos.

Los bombarderos no se diseñaron para enfrentarse directamente con otras aeronaves y se clasifican de acuerdo con la capacidad en peso en armas que pueden transportar. Así, se distinguen bombarderos ligeros, medianos y pesados, de acuerdo con designaciones muchas veces arbitrarias. Conjugando la capacidad de transporte con el alcance, se puede además clasificar a los bombarderos como convencionales o estratégicos, estos últimos cuando suponen una amenaza para una nación potencialmente enemiga, convirtiéndose en un elemento disuasorio de primer orden.

Ejemplos de bombarderos son: B-1 Lancer, B-2, B-52, Tu-22M, Tu-160, B-17 etc.

Aviones de caza[editar]

Se denominan "caza" o "caza-interceptores" a aquellas aeronaves concebidas, diseñadas, equipadas, armadas y utilizadas para la búsqueda y destrucción de las aeronaves del enemigo, así como para la defensa del espacio aéreo propio.

Un avión caza es, en realidad, el último eslabón del sistema de defensa aérea de un determinado país, el cual comienza en el Estado Mayor de su fuerza aérea y abarca todos los medios de detección y neutralización de la amenazas que puedan presentarse en el espacio aéreo propio. De ahí la denominación, ya que su función es "cazar" a otras aeronaves.

Los aviones caza tienen la función de desplegarse para defender puntos estratégicos en caso de que el enemigo envíe sus aviones para atacarlos. Por tanto, es esencial que entre sus características figure poder emplear pistas de reducidas dimensiones; poseer potencia suficiente para ganar altura en poco tiempo, así como una gran velocidad final; poseer agilidad y maniobrabilidad para el combate cercano; contar con medios electrónicos (como el radar) para detectar y poder atacar al adversario; y, por último, tener la capacidad de portar y disparar munición para el combate aire-aire.

El avión de caza es el encargado de patrullar el espacio aéreo propio en las llamadas CAP (Combat Air Patrol, del inglés: Patrulla Aérea de Combate) y del dogfight, término que en inglés significa literalmente "pelea de perros", y que hace referencia al combate cerrado entre aviones. Aquí conviene diferenciar entre los aviones caza-interceptores "livianos" y los "pesados". Los primeros son más pequeños y livianos, ya que su misión principal consiste en defender el espacio aéreo propio (Mirage III, BAC Lightning, MiG-23, F-102, F-106,etc.), mientras que los segundos deben adentrarse en el espacio aéreo del enemigo para arrebatárselo, por eso se los llama también cazas de superioridad aérea (Su-27, F-22).

Ejemplos de aviones caza-interceptores son: F-102, F-106 Delta Dart, Mirage IIIC (no confundir con la versión IIIE), BAC Lightning, F-14 (aunque la Armada de los Estados Unidos lo equipó luego con bombas), F-15, F-22 (actualmente redesignado "F-22A" ya que se le agregó la capacidad de portar bombas), MiG-23, Su-27, etc.

Como se ve, la mayoría de las veces tanto los fabricantes como los gobiernos clientes de los mismos, terminan optando por los cazabombarderos, debido a su mayor relación costo-beneficio.

Aeronaves de transporte logístico[editar]

Los aviones de transporte militar (logísticos) son usados principalmente para transportar tropas y pertrechos militares. La carga puede ser instalada en pallets, que son fácilmente cargados, asegurados para el vuelo y descargados rápidamente en el lugar de entrega. También la carga puede ser descargada desde un avión en vuelo mediante el uso de paracaídas, eliminando la necesidad de aterrizar. También son incluidos en esta categoría los aviones cisterna; estos aviones pueden reabastecer de combustible a otros aviones mientras están en vuelo. Un ejemplo de un avión de transporte es el C-17 Globemaster III. Un ejemplo de la Segunda Guerra Mundial es el C-47. Un ejemplo de un avión cisterna es el KC-135 Stratotanker. Los helicópteros y los planeadores pueden transportar tropas y abastecimientos a áreas donde otros aviones serían incapaces de hacerlos llegar.

Llamar a un avión militar un avión de carga es incorrecto, debido a que los aviones de transporte militar también transportan paracaidistas y a otros soldados. Sus principales características son: están blindados, tienen poca velocidad,las alas altas, la mayoría son bimotor.

Helicópteros militares[editar]

Aeronaves de reconocimiento[editar]

Un Raytheon Sentinel con contenedor de radar.

Los aviones de reconocimiento son usados principalmente para obtener inteligencia. Ellos están equipados con cámaras y otros sensores. Estos aviones pueden estar diseñados especialmente o pueden ser modificaciones de un avión de bombardero o de caza. Este rol está siendo llenado cada vez más por satélites y vehículos aéreos no tripulados (en inglés: Unmanned Aerial Vehicles, UAV).

Los aviones de vigilancia y observación usa el radar y otros sensores para vigilar el campo de batalla, estas tareas incluyen la vigilancia del espacio aéreo, el patrullaje marítimo y el reglaje de artillería. Se incluyen diseños de aviones civiles modificados, globos ancladors y UAV.

Aeronaves experimentales[editar]

Los aviones experimentales están diseñados con el propósito de probar conceptos aerodinámicos, estructurales, aviónicos y/o de propulsión avanzados. Normalmente estos están equipados profusamente con instrumentos de medición, con los cuales los datos del desempeño del avión son transmitidos mediante enlaces de datos de radiofrecuencia a estaciones terrestres localizadas en campos de pruebas en donde los aviones son volados. Un ejemplo de un avión experimental es el XB-70 Valkyrie.

Aviones de combate polivalentes[editar]

Cazabombardero polivalente ruso-indio Sujói Su-30MKI.

El cazabombardero es un avión caza que además de poder asumir la función de defensa aérea, sirve como plataforma de ataque al suelo. En general, se los denomina simplemente cazas, y descienden de los cazas puros o caza-interceptores, ya que muchas veces son versiones con capacidad aire-suelo de los mismos. De hecho, por razones presupuestarias, pocas naciones pueden darse el lujo de poseer un avión distinto para cada función, optando por aeronaves multimisión.

El cazabombardero es el principal avión de combate con que cuentan las fuerzas aéreas de todo el mundo ya que es un sistema de armas muy flexible, pudiéndose emplear, indistintamente, tanto para tareas de vigilancia del espacio aéreo como para misiones de ataque a superficie de objetivos tácticos, asumiendo además tareas antibuque, de guerra electrónica, supresión de defensas, reconocimiento, etc.

Ejemplos de cazabombarderos son: F-4, F-15E Strike Eagle, F-16, F-18, F-35, MiG-23B Flogger-F, MiG-29, Su-30, etc.

Fuerzas aéreas[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Aviation History. New York: Primedia Special Interest Publications, 1996. 15 Feb. 2006
  • Gross, Charles Joseph. American Military Aviation: The Indispensable Arm. College Station Texas A&M University Press, 2002. 13 Feb. 2006
  • Gunston, Bill (1986). Jane's Aerospace Dictionary. Londres, Inglaterra: Jane's Publishing Company Limited. ISBN 0 7106 0365 7. 

Enlaces externos[editar]