Antioquía del Orontes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Antioquía del Orontes
Ciudad del Imperio romano
Antiochia su Oronte.PNG
Mapa de Antioquía en tiempos de Roma y Bizancio
Datos generales
Ubicación 36°12′N 36°09′E / 36.2, 36.15Coordenadas: 36°12′N 36°09′E / 36.2, 36.15
Otros nombres Antioquía de Siria
Entidad Ciudad
Idioma griego y siríaco
Superficie  
 • 15 km2 (conjunto arqueológico) km²
Fronteras Grecia, Antigua Roma, Armenia, Turquía
Eventos históricos
Fundación 293 a.C.
Administración
Gobernante Seleucus I Nicator
Correspondencia actual Antakya, Provincia de Hatay, Turquía
Sitio web

Antioquía (Antiocheia Ἀντιόχεια) fue una ciudad de Siria situada entre la costa sur de Anatolia y la costa de Siria,[1]​ a la orilla de la Orontes. Actualmente se llama Antioquía (en turco: Antakya) y es capital de la provincia turca de Hatay.

Fundación y período helenístico[editar]

Para distinguirla de otras ciudades con el mismo nombre, se la llamó Antioquía del Orontes o de Dafne (por una cueva de este nombre). Fue fundada por Seleuco I Nicátor en la primavera del 300 a. C. y se trasladaron gran parte de los habitantes de Antigonia, que quedó inacabada, aunque estaba situada muy cerca (a 9 km. más arriba del río). El arquitecto fue Xeneu (Xenaeus) y los supervisores Attaios (Ateo), Perites y Anaxícrates. Se reunieron (synœcisme) varias villas pequeñas (Lòpolis, Jope, Meroe y Bottia). Se dio privilegios a los griegos y a los judíos para establecerse en la ciudad. La ciudad tuvo un gobierno municipal democrático, incluyendo un senado. Según la tradición contada por Juan Malalas, la fundación fue precedida de un sacrificio humano: una chica llamada Amatea que después fue considerada dea (la Destinada) y su santuario fue uno de los más venerados; el escultor Eutíquides le hizo una estatua por encargo del rey. Seleuco fundó otros santuarios, como el de Zeus Bottaios y el del Laurel consagrado a Apolo, y el templo de Atenea. Se convirtió en la capital seleucida por su magnífica situación en la llanura fértil de Amuk, con unas montañas cercanas (Staurun y Silpion), donde se podían erigir fortalezas defensivas. A medida que creció, se la denominó Tétrapolis (ciudad cuádruplo), como menciona Estrabón. En una isla del río, Antíoco III el Grande construyó un palacio. Al sur de la ciudad, estaba el barrio de Epifanía (Epiphaneia), fundado por Antíoco IV Epífanes. Poblada de griegos, sirios y judíos, tuvo un gran dinamismo comercial e industrial, aunque menos artístico y cultural en comparación a Pérgamo y Alejandría.

Al final del período helenístico, tenía unos 350.000 habitantes. Las calles rectas y cruzadas en ángulo recto, y las instituciones locales (Boulé y Arconte) la hacían casi por sí misma un estado. El 83 a. C., la ciudad aceptó la soberanía de Tigranes II el Grande.

Dominio romano[editar]

Mosaicos al Museo del Louvre

El 64 a. C., pasó a Roma, pero obtuvo el privilegio de ser autónoma, privilegio confirmado por Julio César el 47 a. C. y que conservó cuando Antonino Pío la hizo colonia. Fue la capital de la provincia romana de Siria y fue denominada la Corona de Oriente. Bajo Tiberio, se extendió hacia el norte y se creó una avenida con 3.200 columnas que separaba Epifanía del resto de la ciudad, que aconteció el centro local, tipo de urbanismo que fue imitado por otras ciudades. Llegó, entonces, a medio millón de habitantes, solo superada por Roma y Alejandría.

El terremoto del 37 le causó graves daños, pero fueron reparados por el emperador Calígula. Tito construyó un teatro. Domiciano, unas termas y un templo de Asclepio; Trajano, un puente, un circo y más termas. Otro terremoto el 115 d.C. causó daños cuando en la ciudad se encontraba el emperador Trajano, y por orden de este y después de Adriano, se restauró todavía mejor.[2]​ Adriano hizo construir dos sienes a Artemisa y a Trajano divinizado. Entre 162 y 166, residió el emperador Lucio Vero durante su guerra contra los partos. Su hermano Marco Aurelio, a pesar de que la ciudad había apoyado a Avidio Casio, no tomó represalias e hizo restaurar termas y construyó el Nimfeo, una fuente monumental; la visitó el 176; su yerno Claudio Pompeyano era de la ciudad. Cómodo hizo construir más termas, tan grandes como las que después construyó Caracalla; también construyó sienes a Zeus y Atenea y el estadio cubierto de Xystos.

El 193-194, tomó partido por Pescenio Níger en contra de Septimio Severo. Cuando este triunfó, la ciudad fue castigada, y rebajada al rango de pueblo dentro del territorio de Laodicea, pero fue un castigo efímero y pronto recuperó su rango anterior de metrópolis y la capitalidad de Syria. Con las luchas contra partos y después sasánidas, fue frecuente residencia de los emperadores. Caracalla, Macrino, Heliogábalo, Alejandro Severo, Gordiano III, Filipo el Árabe, Valeriano y Aureliano, incluso Diocleciano, Galerio y Maximino Daya residieron más o menos tiempo. En 218 se celebró la batalla entre las tropas de Macrino y Heliogábalo, que convirtió a este en emperador.[3]​ El 252, Siria fue invadida por los sasánidas de Sapor[4]​ Y y el poder local quedó en manso de Mariàdes, un noble local favorable en Persia. Una gran parte de la población fue deportada en Persia (a Susiana) y parte de la ciudad fue destruida (258). Valeriano Y la reconstruyó, pero los persas volvieron el 260. Del 266 al 272, fue dominada por Zenobia de Palmira.

En el siglo IV, volvía a ser una ciudad importante y residencia imperial del césar Constancio Galo hacia 350, que introdujo en la ciudad una política policial contra los opositores. Juliano el Apóstata (360-363) era criticado abiertamente en la ciudad. El 387, un nuevo impuesto desencadenó la llamada "revuelta de las estatuas", en la cual el pueblo derrocó las estatuas de los emperadores y la familia imperial. El 388, se le retiró en castigo el título de metrópolis.

El cristianismo penetró pronto (el nombre cristianos se originó allí: según los Hechos de los Apóstoles, 11:26, los discípulos de Jesús recibieron por primera vez el nombre de cristianos), puesto que fue visitada varias veces por Pablo de Tarso y los cabezas de esta religión en la ciudad fueron patriarcas como Constantinopla y Alejandría; según la tradición, Simón Pedro había sido obispo de la ciudad, nombrado después de resucitar el hijo del señor local, muerto 14 años antes. Ignacio de Antioquía fue obispo el 69. Se hicieron diez concilios en la ciudad entre el 252 y el 380. Hacia el 270, se produjo una división entre los partidarios del obispo Pablo de Samósata y los que se le oponían; estos pidieron el arbitraje o más bien el favor del emperador Aureliano. En el siglo IV, la Iglesia de Antioquía era considerada la más importante después de las de Roma y Alejandría. Fue de las primeras en construir una catedral (entre 327 y 341), con cúpula y mosaicos. Más tarde, su importancia disminuyó con el ascenso de Constantinopla y la erección de Jerusalén como patriarcado, y por la actividad de la herejía arriana (concilio de Antioquía, del 324) y después nestoriana y monofisita. En los siglos IV y V, un gran número de personajes participaron en las controversias teológicas, entre los cuales Diodoro de Tarso, Teodoro de Mopsuestia, Teodoreto de Ciro y san Juan Crisóstomo, partidarios de la interpretación literal contra la escuela alejandrina, que consideraban una interpretación alegórica.

Imperio bizantino[editar]

Conquista de Antioquía por los croatas

Durante el reinado de León I en (457-474) sufrió un terremoto, y también hubo disturbios en el hipódromo, masacres de judíos y guerras faccionales. En 526, otro terremoto hizo un cuarto de millón de víctimas; la ciudad fue restaurada por Efrén, comites de Oriente y más tarde patriarca. Durante el reinado de Justiniano I, fue agrandada y restaurada, pero hacia 535 fue destruida por otro terremoto y en 538 fue ocupada por los persas, que completaron la destrucción; la población fue deportada en buena parte hacia Ecbatana. Cuando salieron los persas, estaba tan malograda que se fundó una nueva ciudad (Theupolis, 'Ciudad de Dios') por orden de Justiniano I, más pequeña que la anterior, y a la cual se acabó imponiendo el nombre de Antioquía. A comienzos del siglo VII, fue saqueada por los sasánidas (602 y 611[5]​) hasta que fueron expulsados por Heraclio.

Dominación islámica, cruzadas y dominación mameluca[editar]

El 637/638, fue ocupada por los árabes bajo el califa Umar ibn al-Jattab, llamado Omar. Fue sede de la organización militar de fronteras llamada Awasim y centro del territorio de los Awasim; el 878, pasó a los tulúnides de Egipto, en manos de los cuales quedó hasta el 898. Volvió al califato hasta que fue ocupada por el hamdánida Sayf al-Dawla de Alepo, en 944. Luego fue conquistada por los bizantinos dirigidos por el general Miquel Burtzes el 29 de octubre de 969, que la convirtieron en centro administrativo y militar para los territorios orientales del imperio.[6]​ Fue gobernada por duques bizantinos hasta que fue ocupada el 1084 por Sulayman bien Kutlumish, por los selyúcides. La posesión le fue disputada por Muslim ibn Kurays, señor ukaylida de Mosul y Alepo, que finalmente fue derrotado por Sulayman en la Batalla de Antioquía, en la cual Muslim murió en junio del 1085; pero, a su vez, fue derrotado por su pariente Tutush I, el 1086. Intervino, entonces, el selyúcida Malik Shah I, que concedió Antioquía en feudo al turco Yaghi-Siyan, que la conservó hasta el 1098.

El 1097, durante la Primera Cruzada, la ciudad fue asediada por los croatas y conquistada el 3 de junio del 1098.[7]​ El asedio a que seguidamente la sometió el emir-gobernador de Mosul, Karbugha, fue rechazado. Se estableció, entonces, el principado de Antioquía, que duró hasta la conquista de la ciudad por el mameluco Baibars el 18 de mayo del 1268.[8]​ Después, perdió importancia y quedó como una pequeña ciudad de Siria.

Referencias[editar]

Ved también[editar]