Siria (provincia romana)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Syria
Provincia del Imperio romano
Roman Empire - Syria (125 AD).svg
Syria en el año 125
Datos generales
Ubicación 36°12′N 36°09′E / 36.2, 36.15Coordenadas: 36°12′N 36°09′E / 36.2, 36.15
Capital Antioquía
Entidad Provincia
Idioma griego helenístico, arameo siríaco, fenicio
Eventos históricos
Fundación Formada en 64 a. C.
Desaparición 638
Administración
Correspondencia actual Parte de las actuales Siria, Líbano, Israel, Cisjordania y Turquía.
[editar datos en Wikidata]

Siria (oficialmente, Provincia Syria) fue una provincia romana situada en la parte oriental de los territorios imperiales y con capital en Antioquía. Constituyó uno de las provincias más importantes del Imperio.

Historia[editar]

Cneo Pompeyo Magno convirtió Siria en una provincia romana en el año 64 a. C., tras derrotar al rey Antíoco XIII durante la Tercera Guerra Mitridática, y el Imperio seléucida dejó de existir.

El ejército sirio representó tres de las legiones del ejército romano, responsables de la defensa de la frontera parta.

Las fuerzas de la provincia romana de Siria participaron directamente en la Gran Revuelta Judía que tuvo lugar entre los años 66 y 70. En el año 66, Cestio Galo, el legado de Siria, reunió el ejército sirio, basado en la duodécima legión (Legio XII Fulminata), a la que reforzó con tropas auxiliares para restaurar el orden en Judea y sofocar la revuelta. La legión, sin embargo, fue emboscada y destruida por rebeldes judíos liderados por Simón bar Giora en la batalla de Beth Horon,[1] un resultado que sorprendió al liderazgo romano.

También en el siglo I, fue el ejército sirio el que posibilitó en parte el ascenso de Tito Flavio Vespasiano. En efecto, los ejércitos de las provincias de Egipto y Judea proclamaron emperador a Vespasiano el 1 de julio de 69. En su camino hacia el trono imperial, Vespasiano se alió con el gobernador de Siria, Cayo Licinio Muciano, quien condujo las tropas de Vespasiano contra Vitelio, mientras el propio Vespasiano tomaba el control de Egipto. El 20 de diciembre, Vitelio fue derrotado y al día siguiente Vespasiano fue proclamado emperador por el Senado.[2]

En 97, cuando el emperador Nerva nombró a Trajano como su sucesor, su gobernador Marco Cornelio Nigrino Curiacio Materno fue evaluado como su potencial rival debido a su prestigiosa carrera militar bajo Domiciano, por lo que fue abruptamente cesado y sustituido provisionalmente por Aulo Larcio Prisco, legado de la Legio IV Scythica, quien ocupó interinamente el cargo de gobernador como pro legatus consularis hasta la llegada de Javoleno Prisco en 99.[3]

Las legiones sirias también tuvieron participación en la guerra pártica de Trajano en 114-117 y en la represión en Judea bajo Adriano durante la rebelión de Bar Kojba en 132-136.

En el 193 una parte del territorio fue separada para crear la nueva provincia de Syria Coele. Tras las reformas administrativas de Diocleciano, las dos antiguas provincias sirias pasaron a formar parte de la Diócesis de Oriens.[4]

Entre los años 244 y 249, Roma fue gobernada por un nativo de Shahba (Siria) de nombre Marcus Julius Philippus, más conocido como Filipo el Árabe, 33er. emperador romano.

Entre el 330 y el 350, fue creada la provincia de Euphratensis a partir de los territorios de la antigua Syria Coele, el valle del Éufrates y la antigua Commagene, con Hierapolis como su capital.[5] Tras la división del Imperio romano en el 395 por el Emperador Teodosio, la provincia pasó a formar parte del Imperio bizantino. En el 528, Justiniano I creó la pequeña provincia costera de Theodorias en el antiguo territorio sirio.[4] Fue temporalmente ocupada por los Sasánidas en el 609, y reconquistada otra vez en el 628 hasta su pérdida definitiva a manos de los árabes en el año 638 tras la batalla de Yarmuk.[4]

Características[editar]

En la provincia se encontraban las grandes ciudades de Antioquía y Palmira, además en los territorios de la Gran Siria o el área de cultural siria incluyen los estados actuales de Siria, Israel, Palestina, Líbano, Chipre y Jordania están también las ciudades de Jerusalén y Petra, centro comerciales y culturales de esa época. Según el censo de Augusto en el 30 a. C. se contaron 14 millones en la parte asiática del imperio (6 millones en Asia Menor), pero esta no creció mucho debido a las contantes pestes, hambrunas, guerras civiles, campañas bélicas contra los partos y las incursiones de las poblabiones árabes.

Siria fuer hogar del emperador romano de la dinastía Severa, Heliogábalo, quien reinó desde 218 hasta 222, y fue el sumo sacerdote de Emesa (actual Homs) dado los derechos hereditarios de su familia hacia el sacerdocio del dios del sol El Gabal.

Después de la división del Imperio romano (395 d.c.) —el Imperio de Occidente con su capital en Roma y el Imperio de Oriente (o Imperio bizantino) con capital en Constantinopla— Siria permaneció como provincia bizantina durante 240 años.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bloom, James J. (2010). The Jewish Revolts Against Rome, A.D. 66-135: A Military Analysis. Carolina del Norte, EE. UU.: Mc Farland & Co. ISBN 978-0-7864-4479-3. 
  2. Levick, Barbara (1999). Vespasian. 310 páginas. Routledge. p. 43. ISBN 978-0-415-16618-8. 
  3. J. Benet, Trajan. Optimus Princeps, Londres 1997, pp. 41-42. J.D. Grainger, Nerva and the Roman Succession Crisis of AD 96-99, Londres, 2004, pp. 93-94.
  4. a b c Kazhdan, Alexander (Ed.) (1991). Oxford Dictionary of Byzantium. Oxford University Press. p. 1999. ISBN 978-0-19-504652-6. 
  5. Kazhdan, Alexander (Ed.) (1991). Oxford Dictionary of Byzantium. Oxford University Press. p. 748. ISBN 978-0-19-504652-6.