Anexo:Tipos de bóvedas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bóveda de cañón como prolongación de arco de medio punto.

Una bóveda es la prolongación de un arco que permite cubrir espacios.

Existen diversos tipos de bóvedas.

Falsa bóveda[editar]

Un falso arco, proyectado en el eje longitudinal, da una falsa bóveda. Como éste, ha de estar construida por aproximación de hiladas de sillares o mampostería, y no por el encaje de dovelas que desplacen el componente horizontal de las fuerzas hacia los muros o elementos sustentantes. En la falsa bóveda no hay verdaderamente una arquitectura abovedada, sino empujes verticales propios de las cubiertas con dintel (arquitectura adintelada).

La falsa bóveda es la solución para cubrir espacios usada en la arquitectura megalítica (dolmen) y en las tumbas micénicas (Tesoro de Atreo).

Bóveda bulbosa[editar]

También denominada cúpula bulbosa, es una cúpula con forma de bulbo. Tiene un diámetro mayor a media altura que en la línea de imposta. Es propia de la arquitectura islámica de Asia Central, Persia y la India, de la arquitectura bizantina en Europa Oriental, especialmente en Rusia, y de las iglesias del sur de Alemania y Austria.

Bóveda de arista[editar]

Esquema de una bóveda de arista.

Es la formada por la intersección de dos bóvedas de cañón iguales que se cruzan perpendicularmente. Se forma sobre la base de dos arcos de medio punto. Las líneas de intersección o aristas son arcos de elipse que se cruzan en el vértice superior.

Supuesta la igualdad de las bóvedas secantes, el espacio que cubre una bóveda de arista es un cuadrado siendo entonces una bóveda de crucería. En el caso de que las dos bóvedas sean de diferente anchura, el espacio cubierto es rectangular, como puede suceder con las ojivales que, poseyendo la misma altura pueden tener diferente luz (anchura).

Bóveda de cañón[editar]

Bóveda de cañón.

Bóveda de superficie semicilíndrica, originada geométricamente por una generatriz semicircular y una directriz recta. Se empleó para cubrir espacios longitudinales, como las naves de las iglesias o sus transeptos. Fue muy utilizada en la arquitectura romana y luego en la prerrománica y románica. También se la conoce como bóveda de túnel.

Cuando los arcos de medio punto evolucionaron estilísticamente hacia arcos apuntados, las bóvedas de cañón también siguieron la misma tendencia, por eso las hay asimismo de carácter apuntado (bóveda de cañón apuntada) y ojival.

La bóveda de cañón cuya directriz no es recta sino circular se denomina bóveda anular, utilizada para cubrir girolas o deambulatorios.

Bóveda de crucería o nervada[editar]

Bóveda de crucería en la catedral de San Juan Bautista y San Juan Evangelista, Toruń (Polonia).

Es una bóveda formada por una serie de arcos o nervios con función estructural. Los espacios que se originan entre ellos constituyen los plementos, una especie de losas curvas de piedra que tienen una función secundaria, de relleno.

La forma y disposición de los nervios puede ser muy variada y compleja, llegando en el gótico tardío a complejos diseños geométricos.

Dentro de esta variedad está la bóveda angevina, muy utilizada en Angers (Francia), llevada a España por los artistas y arquitectos de la reina Leonor, esposa de Alfonso VIII de Castilla, que la implantaron en el Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas (Burgos). Es de planta rectangular y conserva la estructura abombada. Los nervios son bastante delgados y su plementería es despiezada.

Bóveda de horno o de cuarto de esfera[editar]

Bóveda de cuarto de esfera decorada con mosaicos decorada en la Basílica de San Apolinar in Classe. Rávena.

Es la formada por un cuarto de esfera, o sea, media cúpula. Sus proyecciones horizontal y vertical son semicirculares, por lo que es apropiada para cubrir ábsides o espacios similares (exedra). Muy utilizada en la arquitectura romana y en el románico. También se la denomina bóveda de cascarón.

Bóveda de lunetos[editar]

Intersección de dos bóvedas de cañón de distinta altura.

Bóveda de rincón de claustro o claustral[editar]

Bóveda de rincón de claustro o claustral.

Esta bóveda se deriva al girar en planta 45° de manera que los ejes coincidan con las diagonales del plano original. Los cuatro ángulos de la planta cuadrada se cortan, por lo que desaparecen las líneas de arranque, sosteniéndose la bóveda únicamente sobre 4 puntos de apoyo. Los arcos que originan sus aristas pueden ser rebajados, de medio punto o apuntados.

Bóveda encamonada[editar]

Falsa bóveda formada por materiales de poco peso, como madera o cañas, y cubiertos de yeso.

Bóveda esquifada[editar]

Es una derivación de la Bóveda de rincón de claustro donde el vértice de unión de las aristas es una superficie plana o una línea. Se suele utilizar para cubrir espacios rectangulares. Ejemplo de ello es el exonártex de Santa Sofía de Constantinopla.

Bóveda esférica o cúpula[editar]

Es la formada por un casquete semiesférico que suele descansar sobre un muro circular o sobre pilares dispuestos formando un círculo. Su denominación habitual es, cúpula, en realidad un sólido de revolución.

En la Antigua Roma se empleó la cúpula, siendo buen ejemplo de ello el Panteón del emperador Adriano. Se utilizó profusamente durante el Renacimiento y el Barroco; al primero de estos periodos pertenece la enorme cúpula de la Basílica de San Pedro del Vaticano.

Bóveda gallonada[editar]

También denominada cúpula gallonada, es una cúpula compuesta por nervaduras, segmentos cóncavos que asemejan los gajos o "gallones" de una naranja. La unión de estos elementos da lugar a aristas entrantes que convergen en el centro de la bóveda. Sustituye a las bóvedas de horno en la cubrición de espacios de planta poligonal.

Bóveda rebajada[editar]

Aquélla cuya altura desde su plano de arranque a su punto más alto es menor que la distancia entre apoyos o estribos.

Bóveda tabicada[editar]

Bóveda tabicada de Union Station en Pittsburgh, obra de Rafael Guastavino.

Consiste en cubrir el recinto o espacio mediante una bóveda de ladrillos colocados por la parte plana, es decir, por la cara de superficie mayor que forman el largo o soga y el ancho o tizón del ladrillo.

Bóveda vaída / baída / de pañuelo[editar]

Esquema tridimensional de una bóveda vaída.

También denominada cúpula vaída, es la que resulta de seccionar un hemisferio con cuatro planos verticales cuyas trazas en planta corresponden al cuadrado inscrito en la circunferencia base de dicho hemisferio. Debido a su planta cuadrada sirve para techar espacios cuadrados. Se caracteriza por definir arcos de medio punto en su encuentro con los planos verticales que la contienen. De hecho, si se seccionase por un plano horizontal tangente a los arcos laterales sólo quedarían cuatro triángulos esféricos que no son sino las pechinas que se utilizan para montar cúpulas sobre bases cuadradas.

Su concatenación lineal formando galerías o naves fue introducida por Filippo Brunelleschi. En España fue usada por Andrés de Vandelvira.

Recibe también el nombre popular de "bóveda de pañuelo" por su parecido con la forma inversa a la que adquiere un pañuelo mojado colgando de sus vértices. En la bibliografía anglosajona se la denomina sail vault o sail dome ("bóveda de vela" o "cúpula de vela" -siendo en este caso la analogía formada a partir de la forma de una vela de barco cuadrada inflada por el viento-). También se usan las denominaciones pendentive domes y Byzantine domes ("cúpulas de pechinas" y "cúpulas bizantinas").

Galería de bóvedas modernas[editar]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Fatás, Guillermo; Borrás, Gonzalo M. (1989). Diccionario de términos de arte. Biblioteca temática Alianza. ISBN 84-7838-388-3. 

Enlaces externos[editar]