Bóveda tabicada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ejecución boveda tabicada de arista.

La bóveda tabicada es un tipo de bóveda que se construye normalmente sin cimbra con ladrillos ligeros y yeso rápido, colocándose estos ladrillos pegados de canto con el yeso a la pared, formando algo de curvatura y cerrándose desde los extremos al centro de la habitación para que se vaya creando una forma abovedada que sea autoportante.

El nombre de bóveda tabicada se origina por ser un tabique (pared delgada realizada generalmente con ladrillo ligero de poco grosor) pero colocado en horizontal con cierta curvatura para evitar su caída al colocarse sin cimbra.

Origen[editar]

El origen de la bóveda tabicada hay que buscarlo en la arquitectura hispanoárabe, mudéjar, citando los ejemplos más antiguos en Sevilla y Valencia.

La bóveda tabicada más antigua documentada, de mediados del siglo XIII, se encuentra en la zauiya de Aznalcóllar (Sevilla).[1]

Tipos de formas[editar]

Dentro de las bóvedas tabicadas en función de su forma se pueden dividir en varios grupos principales:

Boveda tabicada extremeña de arista
  • Las bóvedas extremeñas[2]​ o de arista, que se extienden por la región de Extremadura (principalmente la provincia de Badajoz) y por la región portuguesa limítrofe del Bajo Alentejo. Estas bóvedas se realizan con ladrillos huecos sencillos o macizos de poco espesor, normalmente en una sola capa formando dos arcos elípticos (realmente serían dos toroides) que se cruzan en el centro, con lo que al cruzarse entre sí forman aristas desde los rincones, de ahí su nombre.
  • Las bóvedas catalanas (en catalán volta catalana), bóvedas tabicadas valencianas[3]​ o de pañuelo, se extienden por las regiones mediterráneas de Cataluña y Valencia. Estas bóvedas se realizan mediante varias capas de ladrillos finos de muy poco peso, la primera capa cogida con yeso rápido, y las otras (el doblado) normalmente con mortero de cemento y situando los ladrillos con otra orientación, formando finalmente un conjunto bastante resistente. Su forma es menos acentuada que en las bóvedas extremeñas, parten en las paredes de arcos con poco punto y van formando una curva suave hacia el centro, por lo que no forman aristas, y asemejan a un pañuelo sostenido por sus esquinas invertido, de ahí la denominación de bóveda de pañuelo.
Bóveda tabicada de escalera.
  • Las bóvedas de escalera sirven como su nombre indica para formar la pendiente de las escaleras, se construyen de cualquiera de los dos modos anteriores, aunque casi siempre con varias capas, por lo que se asemejan más a las bóvedas catalanas. Este modo constructivo si fue muy usado en casi toda España, ya que al hacerse sin cimbra era más económico que realizar la escalera de hormigón armado.
Boveda tabicada de cañón eliptica.
  • Con las bóvedas tabicadas puede hacerse casi cualquier tipo de bóveda, como bóvedas de cañón (son bóvedas tabicadas longitudinales con una sección constante, normalmente semicircular o elíptica), o bóvedas con formas curvas complejas, susceptibles de ser armadas, como por ejemplo las que hicieron Gaudí, Eladio Dieste o Rafael Guastavino, siendo a este último al que se le adjudica la invención de la bóveda tabicada a prueba de fuego.[3]

Referencias[editar]

  1. a b Enrique Santiago (3 de abril de 2017). «La Zawiya de Aznalcóllar, un tesoro mudéjar en un cementerio cristiano». RTVE. Consultado el 8 de abril de 2017. 
  2. Sánchez Leal, José (2000). Bóvedas extremeñas y alentejanas de rosca y sin cimbra. 
  3. a b Luis Fernández (29 de junio de 2016). Radio Valencia, ed. «Encontrando a Guastavino». Consultado el 25 de julio de 2016. 
  4. Jan Doroteo (2016). «Norman Foster explica cómo los drones en Ruanda podrían abrir el camino para nuevas ciudades». Consultado el 8 de abril de 2017. 

Enlaces externos[editar]