Vuelo 52 de Avianca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vuelo 52 de Avianca
Avianca Boeing 707 Zurich Airport - April 1976.jpg
Boeing 707 de Avianca, similar al siniestrado.
Fecha 25 de enero de 1990
Causa Falta de combustible
Lugar Cove Neck, Nueva York
Origen Aeropuerto Internacional José María Córdova
Destino Aeropuerto Internacional John F. Kennedy
Fallecidos 73
Heridos 85
Implicado
Tipo Boeing 707
Operador Avianca
Registro HK 2016
Pasajeros 149
Tripulación 9
Supervivientes 85

El Vuelo 52 de Avianca era un vuelo programado desde Bogotá a Nueva York, via Medellín. El jueves 25 de enero de 1990, la aeronave designada para el vuelo, Boeing 707-321B registrada como HK-2016, se estrelló en Cove Neck en Long Island al quedarse sin combustible. 73 de las 158 personas a bordo murieron.

Los últimos minutos del Vuelo 52[editar]

El 25 de enero de 1990 el vuelo 52 estuvo sobrevolando Nueva York por más de una hora debido al clima adverso que dificultaba las operaciones en el aeropuerto JFK. Durante este tiempo la aeronave acabó con sus reservas de combustible que le habrían permitido desviarse a Boston en caso de emergencia.

77 minutos después de entrar en espera, el control aéreo preguntó a la tripulación por cuánto tiempo podrían seguir volando, a lo que el primer oficial respondió "...about five minutes." (...cerca de cinco minutos.). El primer oficial notificó entonces que Boston ya no era una opción porque el avión no se podría mantener mucho en el aire. Dicho esto el controlador aéreo habilitó la aproximación a la pista 22L.

Al comenzar la aproximación ILS el vuelo 52 encontró vientos cruzados a una altitud de 500 pies (150 metros), los cuales casi provocan la caída del avión cerca de la pista y la pérdida de la aproximación. El control aéreo informó de estos vientos a 1500 pies (450 metros). Para este momento, el avión no tenía suficiente combustible para intentar otra aproximación.

La tripulación alertó al controlador aéreo del problema "We're running out of fuel, sir." (Nos estamos quedando sin combustible, señor.). El controlador le pidió a la tripulación que elevaran la aeronave a lo que el primer oficial respondió "No, sir, we're running out of fuel." (No, señor, nos estamos quedando sin combustible.)

Momentos después, el motor cuatro se apagó y poco después hicieron lo mismo los otros tres. Ahora, sin la fuente de energía principal y solo con la batería, los sistemas no esenciales se apagaron y la cabina se sumergió en la oscuridad. Sin los motores, el avión planeó poco a poco hacia el pueblo de Cove Neck a 24 kilómetros del aeropuerto.

La aeronave chocó en una colina y se partió en dos. El impacto arrojó la cabina hacia un edificio cercano. Debido a la carencia de combustible, el avión no estalló ni se incendió, lo cual ayudó a salvar muchas vidas. Murieron 73 personas y 85 quedaron heridas.

Rescate[editar]

El rescate de Vuelo 52 fue difícil, puesto que los restos de la aeronave quedaron en una zona de difícil acceso. La oscuridad de la noche y las condiciones meteorológicas solo empeoraron la labor.

Investigación[editar]

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) intentó inculpar del accidente como un error del piloto, debido a que la tripulación nunca reportó la emergencia usando la palabra inglesa -"emergency"- por bajos niveles de combustible como lo determinan los lineamientos de la IATA, la tripulación aparentemente uso la palabra-"priority".

La tripulación fue informada de un aproximación "prioritaria", que, debido a las diferencias entre inglés y español, pudo ser interpretada como una emergencia por los pilotos hispanoparlantes, pero no por los controladores angloparlantes. Las cajas negras fueron extraidas y se encontró que la caja que debía grabar los detalles del vuelo de la computadora había sido instalada en forma defectuosa, solo quedaba la caja que grababa las voces de la cabina.

La diferencia en informar con las palabras adecuadas pudo haber causado un malentendido en los pilotos cuando el control aéreo confirmó el estatus de prioritario. Algunos miembros de la NTSB sintieron que el controlador aéreo fue negligente por no proveer a la tripulación los últimos datos de vientos cruzados o cizalladuras, lo cual hubiera alertado al piloto de dificultades a la hora de aterrizar. Justo en el momento de la emergencia, había cambio de turnos entre los controladores; por tanto las maniobras de aproximación tuvieron que ser rehechas perdiéndose un tiempo precioso y vital para el vuelo 52.

Avianca demandó a la FAA por la negligencia y errores de los controladores aéreos. La FAA respondió que la tripulación no informó de la emergencia con el combustible sino hasta momentos antes del choque, y que nunca reportó la cantidad de combustible al pedir aterrizaje prioritario, haciendo imposible para el control aéreo establecer cuán grave era el problema. Al momento del impacto solo quedaban unos cuantos litros de Combustible en los tanques.

También se determinó que la tripulación no atendió la recomendación de desviarse a Boston, aún habiendo estado en espera más de 45 minutos. Después de algunas deliberaciones, la FAA pagó el 40% de las indemnizaciones a pasajeros y familiares; el resto fue costeado por Avianca.

Televisión[editar]

El canal de cable National Geographic emitió un documental basado en este accidente en su programa Mayday: catástrofes aéreas, en el cual se recrea incidentes y accidentes de la aviación.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]