Volkssturm

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Volkssturm
Volkssturm armband.svg
Brazalete oficial de los combatientes del Volkssturm, utilizado en el brazo izquierdo
Activa 18 de octubre de 19441945
País Bandera de Alemania Tercer Reich
Tipo Milicia
Comandantes
Comandantes
notables
Joseph Goebbels
Guerras y batallas
Segunda Guerra Mundial, Batalla de Berlín
[editar datos en Wikidata ]

El Volkssturm (que se puede traducir como 'fuerzas de asalto del pueblo') fue la milicia nacional alemana, creada en los últimos días del Tercer Reich, específicamente el 18 de octubre de 1944 bajo las órdenes de Joseph Goebbels, por lo que todos los hombres entre los 16 y 60 años fueron conscriptos e integrados en el plan de defensa de la patria contra el avance del Ejército Rojo en el este, y las tropas anglo-americanas en el oeste y en el sur.

Creación[editar]

Si bien la idea de crear el Volkssturm se originó en 1935, no fue sino hasta la segunda mitad de 1944 que los líderes nazis abordaron seriamente la posibilidad de efectuar un reclutamiento masivo entre la población civil alemana, incluyendo a categorías de hombres que previamente habían estado exentas del servicio militar por su edad o condición socioeconómica. Al agravarse la situación militar del Tercer Reich en la Segunda Guerra Mundial, surgió en Hitler y el líder nazi Martin Bormann la idea de realizar una leva militar generalizada para cubrir las serias bajas sufridas por la Wehrmacht e instaurar en la población civil alemana una identificación total con el destino del régimen nazi, que estimularía la resistencia a una inminente invasión extranjera (situación que el pueblo alemán no vivía desde los días de Napoleón Bonaparte). Precisamente, el 130º aniversario de la Batalla de Leipzig de 1814 fue elegido como fecha para que Hitler pronunciara su discurso anunciando la creación del Volkssturm, en el que enfatizó que esta milicia sería la defensa final de Alemania contra las tropas foráneas que la amenazaban desde el este y el oeste.

En los días posteriores, Martin Bormann, por orden directa de Hitler, reclutó casi seis millones de alemanes para formar una milicia nacional, entregando las respectivas órdenes a todos los Gauleiter nazis locales. La unidad básica del Volkssturm era un batallón de 642 hombres, compuestos en su mayoría por miembros de las Juventudes Hitlerianas, ancianos, inválidos y personas consideradas anteriormente no aptas para prestar servicio militar. Pese al esfuerzo inicial de Bormann, durante los últimos meses de la guerra el Volkssturm estuvo bajo el mando del jefe de las SS Heinrich Himmler y participó en la defensa de Berlín.

Un oficial del Volkssturm enseña el uso de un Panzerfaust a un combatiente mayor de 60 años en los preparativos de la defensa de Berlín, a principios de 1945.

Rasgo notable del Volkssturm fue que, desde el principio, Hitler y Himmler insistieron no solo en la preparación estrictamente militar de los reclutas, sino además en llenar de fanatismo nazi a estas milicias, para así determinarlas a combatir hasta su aniquilación; por ello el Volkssturm no empezó a operar bajo el control directo de la Wehrmacht, sino bajo la dirección del mismo Partido Nazi, mediante sus jefes locales de cada ciudad o región.

Rangos, uniforme e insignia[editar]

El uniforme de color gris llevaba un brazalete en el brazo izquierdo de color rojo/negro/rojo con la inscripción «Deutscher Volkssturm Wehrmacht» flanqueado por dos águilas, además se le agregaban pines plateados al collar del miembro, que designaban su rango. En vista de que la Wehrmacht no pudo entregar uniformes a todos sus miembros, la mayoría llevaba ropas civiles o el uniforme de su trabajo o empleo; entre ellos el uniforme de conductor de trenes era muy popular.

También predominaba el uniforme marrón de las Juventudes Hitlerianas, y los soldados soviéticos a veces no les disparaban por pensar que eran de su bando (unidades del Ejército Rojo usaban también uniformes de una tonalidad marrón) y cuando los capturaban pensaban que eran espías. Las insignias del Volkssturm eran las siguientes:

Rango Equivalente Insignia
Bataillionsführer Jefe de Batallón (falta la imagen)
Kompanieführer Jefe de Compañía SSLT1.gif
Zugführer Jefe de Sección
Gruppenführer Jefe de Pelotón Schrfhr.gif
Volkssturmmann Recluta SS-Mann collar.gif

Los miembros del Volkssturm usaban mucho las armas del derrotado ejército italiano, así como armas antiguas que habían sido dadas de baja por el ejército, e inclusive armas de diverso origen (Francia, Polonia, Bélgica, Unión Soviética) que la Wehrmacht había capturado y almacenado durante años en sus depósitos. Esto causó graves problemas de logística, pues era muy difícil obtener a tiempo las municiones adecuadas para unidades que utilizaban armas tan diferentes. Para ahorrar materias primas y agilizar la producción de armamento, se les dotó de armas sumamente simplificadas, tales como el subfusil MP 3008 y los fusiles de la serie Volkssturmgewehr. También se les dieron miles de Panzerfaust, un lanzacohete similar a la Bazooka, arma fácil de fabricar y de gran eficacia antitanque, pero que solamente podía usarse una vez (no era posible recargarlo). Además de estar pobremente armados, los miembros del Volkssturm no tenían suficientes municiones para el combate, y se les exigió obtener por su propia cuenta uniforme, mantas, utensilios de cocina, etc., por lo cual el aspecto final de las tropas reclutadas era sumamente abigarrado y desigual. En realidad la desordenada apariencia de los batallones del Volkssturm no constituía un factor que elevara la moral civil, sino que al contrario mostraba crudamente la desesperada situación militar del Reich.

Desempeño[editar]

Un combatiente de 16 años de las Juventudes Hitlerianas, adscrito al Volkssturm.

Los miembros del Volkssturm fueron reclutados masivamente desde noviembre de 1944 para darles el entrenamiento adecuado, pues fueron constituidos en milicias en octubre de 1944, pero apenas cuatro meses después de ello (en febrero de 1945) el Ejército Rojo entraba en Prusia Oriental mientras el 9 de marzo de 1945 las tropas de Estados Unidos cruzaban el río Rin, rebasando la última barrera geográfica que defendía a Alemania. El avance de las operaciones bélicas exigía que la Wehrmacht necesitara urgentemente en el frente de combate a todos sus hombres experimentados, y por ello los reclutas del Volkssturm carecían de instructores adecuados.

Ciertamente muchos reclutas del Volkssturm habían sido veteranos de la Primera Guerra Mundial o habían cumplido el servicio militar cuando éste fue reinstaurado por Hitler en 1933, por lo cual contaban con nociones fundamentales de disciplina militar y manejo de armas. Pese a esto, otros muchos reclutas carecían de esa experiencia, e inclusive los veteranos de la guerra de 1914–1918 desconocían el uso de armas modernas, por lo cual debían ser nuevamente entrenados para ser útiles en la lucha. Muchas veces los escasos instructores disponibles solían ser también veteranos de la Primera Guerra Mundial que desconocían el manejo de armas modernas.

Oficialmente se había ordenado que las milicias formadas mediante el Volkssturm prestarían servicio solamente para defender su localidad de origen, pero conforme la situación bélica del Tercer Reich se hacía más desesperada y aumentaban las bajas en la Wehrmacht, los líderes nazis enviaban milicianos del Volkssturm directamente a combatir en cualquier sitio del frente donde fuese preciso, aun sacando a las milicias de sus propias localidades de base.

Como resultado de este muy deficiente entrenamiento, en muchos casos los reclutas eran enviados al frente sin haber aprendido siquiera a manejar bien su propio armamento, además de ser evidente en muchos casos su total inexperiencia en combate. De esta manera numerosos soldados del Volkssturm murieron negligentemente durante las operaciones, otros muchos practicaron deserciones masivas en el frente, o en todo caso capitularon casi sin lucha ante el avance de sus adversarios (como hicieron varios miles de reclutas del Volkssturm ante tropas estadounidenses en la Bolsa del Ruhr). Por ello los historiadores están de acuerdo en que el valor táctico de estas tropas improvisadas era muy reducido, y exceptuando los casos concretos de la Batalla de Berlín y el cerco de Breslau, su actuación no afectó mucho el avance del enemigo.

En la Batalla de Berlín, el Volkssturm sufrió numerosísimas bajas, muchas veces a manos de las mismas tropas alemanas, ya que sin experiencia de combate se cruzaban en la línea de fuego de sus propios compañeros, atacándose en medio de la confusión. Por considerarse la última batalla contra el comunismo, y ser los reclutas nativos de la ciudad en su mayoría, los miembros del Volkssturm en Berlín lucharon duramente, aunque poco pudieron hacer para evitar la derrota final. Además, aunque lucharon con valentia, carecian de las armas necesarias para enfrentarse al numerosisimo ejercito Rojo que contra el que finalmente no pudieron hacer nada.

En Breslau (actual Wrocław, en Polonia), la situación fue distinta, ya que la ciudad resistió al Ejército Rojo desde el 14 de febrero de 1945 hasta el 6 de mayo del mismo año, cuando los supervivientes del Volkssturm (muchos de ellos adolescentes y ancianos), al mando del General Hermann Niehoff, se rindieron exhaustos al quedarse sin municiones, carentes casi de alimentos y con la moral combativa muy menguada tras conocer de la caída de Berlín días antes. Sin embargo, los combatientes del Volkssturm en Breslau consiguieron destruir varios tanques soviéticos con los Panzerfaust y causar muchas bajas al Ejército Rojo.

Enlaces externos[editar]