Viajes extraordinarios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Edición Hetzel de los Viajes extraordinarios.
Jules Verne.

Viajes extraordinarios es el título genérico que se le da a la colección de libros de viajes y aventuras escritos por el autor francés Jules Verne (18281905), que comenzó con la publicación de Cinco semanas en globo en 1863 y culminó con La impresionante aventura de la misión Barsac en 1918.[1]

Definición[editar]

Los Viajes extraordinarios son definidos por Michel Serres como:[2] [3]

un viaje ordinario en el espacio (terrestre, aéreo, marítimo, cósmico) o en el tiempo (pasado, presente, porvenir: Ayer y mañana), un recorrido de tal punto dado a tal otro deseado; [...] en segundo lugar, es un viaje enciclopédico: la odisea es circular, recorre el ciclo de la sabiduría; [...] por último, es un viaje iniciático en el mismo sentido que el periplo de Ulises, el éxodo del pueblo hebreo o el itinerario de Dante.

Alcance[editar]

De las obras incluidas en la colección, un total de 54 fueron publicadas en tiempo de vida del escritor galo. El resto fue publicada tras su muerte. La colección incluye dos colecciones de cuentos, El doctor Ox y Ayer y mañana.

Recientemente se ha descubierto que muchas de las obras publicadas luego de la muerte del autor, fueron modificadas por su hijo Michel Verne a partir de los originales escritos por el padre, llegando a escribir al menos una novela en su totalidad: La agencia Thompson y Cía.

Objetivo[editar]

Escribe Hetzel, al momento de concebir el título de la colección:

Viajes extraordinarios por los mundos conocidos y desconocidos. Su finalidad es (...) resumir todos los conocimientos geográficos, geológicos, físicos y astronómicos acumulados por la ciencia moderna y rehacer, bajo la atractiva forma que le es propia, la historia del Universo.

Pierre-Jules Hetzel, nota introductora del primer tomo de Las aventuras del capitán Hatteras.

El proyecto de los Viajes extraordinarios era el de formar el espíritu científico tanto en el lector, como en el protagonista juvenil. En este sentido, muchas de las novelas que forman los Viajes Extraordinarios entran dentro de la categoría de novelas iniciáticas. En ellas un determinado personaje, o personajes, incluido el propio lector, se inicia en los secretos «se desliza en la aventura que el saber autoriza, y si penetra en el espacio preparado por el cálculo, es como una especie de juego, para ver».[4] es una de las mentes humanas que más ha indagado en el hermoso camino de la conciencia y explorado la infinidad del pensamiento creativo.

Periodos[editar]

Los Viajes extraordinarios suelen dividirse en tres periodos o etapas: una primera se comprendería entre los años 1862 y 1880, la segunda etapa abarcaría desde 1880 hasta 1905, el año en que fallece Jules Verne, y una tercera etapa será la etapa póstuma, en que las obras de Verne fueron alteradas por Michel Verne (y no fue hasta fechas recientes que los escritos originales se han publicado).

Estas etapas corresponderían aproximadamente desde Cinco semanas en globo hasta Los quinientos millones de la Begún, desde esta última hasta La invasión del mar y de esta última hasta "La impresionante aventura de la misión Barsac".[5]

La primera etapa la podríamos caracterizar por las tendencias socialistas románticas de Verne. Sus personajes son auténticos exploradores y descubridores. Los científicos e ingenieros son hombres bonachones y carismáticos, solidarios. Las máquinas que aparecen en esta primera parte, no amenazan al hombre ni a la naturaleza. Son máquinas semejantes a las que diseñaba Leonardo da Vinci, inocentes, que muchas veces forman parte del paisaje confundiéndose en él. Las máquinas emulan a la Naturaleza y la perfeccionan. No producen plusvalía, no penetran en la dinámica capitalista. Son artefactos que facilitan al hombre sus actividades, haciéndole más cómoda su existencia. En definitiva, es una primera parte caracterizada por ser un canto al progreso y al futuro de felicidad del hombre.

La segunda etapa presenta unos rasgos más pesimistas. En ella se refleja la formación de los imperialismos, la carrera por las colonias, la fusión del capital industrial con el financiero y la consiguiente formación de los grandes monopolios. El científico, por su parte, se introduce dentro de la producción industrial convirtiéndose en su propio empresario, lo cual redundará en un mayor impulso de la ciencia y la técnica. La ciencia se aplica a la guerra. Aparece el sentimiento de responsabilidad social del científico. Todo este pesimismo que Verne siente por la realidad de ese progreso del que tanto esperaba, le llevará a adoptar una postura individualista y libertaria de la cual trataremos más adelante.

La tercera etapa sigue esta tendencia ideológica, quizá aumentada por la influencia de Michel Verne.

Temática[editar]

Los viajes extraordinarios fueron planteados por Hetzel como la aplicación práctica de ciencia y una herramienta fundamental en la enseñanza de la educación francesa. Obligó a Verne a escribir siempre en este entorno científico (De la Tierra a la Luna) por lo que se vio muy limitado, sin embargo, los Viajes extraordinarios, en primer lugar son geográficos (Los hijos del capitán Grant, Los piratas del Halifax) y exploran cada rincón del planeta, sobre todo los más escondidos como los polos (La esfinge de los hielos), o el fondo del mar (Veinte mil leguas de viaje submarino), o el espacio (Héctor Servadac), por lo que la mayoría de las novelas no son precisamente científicas sino más bien exploradores donde el autor pone a sus personajes en mundos indómitos y desconocidos, (Miguel Strogoff, La isla misteriosa). Otro pequeño grupo de novelas parecen tener un estilo más puntual, como lo gótico (El castillo de los Cárpatos), lo fantástico (El secreto de Wilhelm Storitz), lo social (Los náufragos del Jonathan), la parodia (Escuela de Robinsones) o lo romántico (El rayo verde).

Clasificación[editar]

Los viajes extraordinarios pueden ser clasificados de diferentes formas, desde temáticamente (geográficos, científicos, aventureros) hasta geográficamente (Australia, África, Europa, Mundial).

Otra clasificación es por tipo de viaje y puede ser:

1) Los viajes como razón principal de la novela. Cuando la historia y trama de esta gira entorno al traslado de los protagonistas de un lugar a otro, ya sea por:

2) Viajes «largos» donde, por diversas causas, los protagonistas son llevados a un lugar diferente a donde habitan a fin de tener una historia «fantástica» y se ven imposibilitados a regresar a su lugar de origen; igualmente los motivos pueden variar:

3) Viajes «cortos» utilizados solo como material narrativo dentro de la trama principal de la novela: El secreto de Wilhelm Storitz, Las Indias negras, Norte contra Sur.

4) Historias en las que no existe viaje o es intrascendente: Los quinientos millones de la Begún, etc.

Estos son solo algunos ejemplos, y hay casos en los que sería difícil encontrar una categoría.

Cronologías de publicación[editar]

Referencias[editar]

  1. «Viaje al centro del Verne desconocido»
  2. Serres, Michel, «Geodésicas de la Tierra y el cielo», en Bellour, R., M. Foucault, M. Serres, y otros. Verne: un revolucionario subterráneo. Paidós, Buenos Aires, s. a., págs. 49–56.
  3. Sunyer Martín, Pere, «Literatura y ciencia en el siglo XIX. Los Viajes extraordinarios de Jules Verne».
  4. Foucault, Michel, en Verne: un revolucionario subterráneo. Paidós, Buenos Aires, s. a., pág. 44.
  5. Sunyer Martín, Pere, art. cit.

Enlaces externos[editar]