Tiermes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tiermes
Municipium del Imperio Romano
Tiermes.jpg
Datos generales
Habitantes Celtíberos
Idioma Latín
Fundación Edad del Bronce
Desaparición siglo XVI
Región Celtiberia
Subdivisiones Conventus Cluniensis
Administración
Emperador Augusto-Tiberio
Correspondencia actual Montejo de Tiermes, Soria, Flag of Spain.svg España

Tiermes fue una ciudad celtíbera emplazada en los límites de la cabecera del valle del Duero en la meseta superior y el valle del Tajo, a más de 1.200 metros de altitud. Fue un oppidum celtibérico y luego municipium romano (cuyo nombre era Termes, y el gentilicio de sus habitantes, termestinos). Fue aliada de Numancia durante las guerras celtibéricas. Actualmente se enclava en el término municipal de Montejo de Tiermes, provincia de Soria, Comunidad Autónoma de Castilla y León (España), en el límite con las provincias de Segovia y Guadalajara.

Origen de su nombre[editar]

La denominación Termancia, empleada ocasionalmente por los eruditos a finales del siglo XIX y primera mitad del siglo XX, es un término toponímico bastante moderno, usado por homofonía con Numancia. La denominación antigua era Termes o Tarmes, cuyo significado indoeuropeo parece hacer referencia a su carácter montuoso y agreste, y posiblemente a la cercanía de un río. El término se convierte en Tiermes en la Edad Media por diptongación vocálica, común en español.

Hubo anteriormente otras versiones para la etimología del lugar. Según una, el nombre Tiermes parece similar al de otra localidad, esta vez en la provincia de Madrid, con la ortografía Tielmes (el Tiermes soriano también se escribió Tielmes ocasionalmente por error; por ejemplo, en el mapa topográfico de 1960, hoja 405). También hay cerca del pantano de yesa una localidad denominada Tiermas, en este caso por la existencia de aguas termales en su cercanía.

Igualmente, en su día para algunos eruditos el origen del nombre Tiermes o Tielmes había que buscarlo en las cuevas que caracterizan ambas ciudades; para estos autores procede de la raíz indoeuropea term-, taladrar, una raíz que ha dado también las palabras termes y termitas (insectos que excavan galerías).

Lo que si está documentado es que una denominación ocasional que recibió la antigua Termes, según algunas fuentes literarias en época romana, fue Termesos (quizás por existir una ciudad homónima en Asia Menor). Según algunos trabajos, por ejemplo el de Martínez Caballero, Bescós y Aldecoa, en la Edad Media Tiermes fue denominada como Griza (significa lugar con agujeros, y como tal aparece en el Cantar de mio Cid). Señalan igualmente que en el siglo XVIII Tiermes era llamada Las Cuevas por los lugareños, aunque nunca se perdió la memoria de que se trataba de la antigua Termes, cuyo nombre quedó en la propia iglesia de Santa María de Tiermes (Termis en los documentos latinos).

Resumen de su historia[editar]

Primeros datos[editar]

Los primeros datos sobre población en la zona se pueden fechar en el Neolítico (hallazgos sueltos). Tiermes se comienza a ocupar en la Edad del Bronce (poblado de Carratiermes), continúa en la I y II Edad del Hierro y el mundo celtibérico (necrópolis de Carratiermes, oppidum de Termes).

Época celtibérica y romana[editar]

En época romana Termes tenía la categoría de municipium, concedida posiblemente durante el reinado del emperador Tiberio, con grandes edificios públicos, dos foros (uno de época Julio-Claudia y otro de época Flavia), termas, un posible teatro, un acueducto y un desarrollo urbanístico adaptado a las características del emplazamiento de la ciudad sobre un farallón de arenisca rodeado de cortados, hoces fluviales y bosques.

La riqueza de Tiermes en época celtibérica y romana procedió posiblemente de la ganadería ovina (existiendo indicios de una trashumancia anual de los rebaños termestinos entre la meseta norte y las tierras extremeñas) y del control de yacimientos de mineral de hierro y otros metales en su zona de influencia. El profesor Carlos Jordán, de la universidad de Zaragoza, mediante investigaciones paleográficas y filológicas ha relacionado con Termes una ceca de época romana que acuñó moneda entre la segunda mitad del siglo II a. C. y principios del siguiente siglo.

Época visigoda[editar]

La zona pervivió en época visigoda, en cuyo ámbito cronológico se ubican las tumbas visigodas del foro y restos decorativos de una posible basílica, hasta alcanzar el mundo medieval, entre cuyos restos destacan:

En su área de influencia se podrían considerar los asentamientos segovianos de Santibáñez de Ayllón y Estebanvela (Ayllón) y la necrópolis de Castiltierra (Fresno de Cantespino).

Época musulmana y Reconquista[editar]

Tiermes y su comarca son tierra fronteriza entre cristianos y musulmanes durante los siglos VIII, IX, X y XI, sufriendo grave abandono. Tras la reconquista cristiana, pese a un intento inicial de recuperación de la antigua ciudad, la población termestina, ya dispersa en pequeños núcleos y barrios, desaparece absorbida por otros núcleos vecinos (Pedro, Sotillos, Manzanares, Carrascosa, Valderromán, Jurdiel...), convirtiéndose Caracena, desde la baja Edad Media, en la cabecera de la comarca Comunidad de Villa y Tierra de Caracena y sustituyendo a Tiermes en su papel de capital.

Siglo XVI[editar]

En el siglo XVI, último momento en que se cita la existencia de habitantes y de una aldea en Tiermes, la iglesia de Santa María de Tiermes se convierte en ermita.

Actualidad[editar]

En la actualidad se mantiene como centro de devoción religioso del suroeste soriano, con dos romerías anuales que se celebran el primer sábado de junio (por acuerdo de la Cofradía de Santa María de Tiermes desde 2013) y el 12 de octubre de cada año.

Cabeza del jinete de una estatua ecuestre en bronce de tamaño mayor que el natural, emplazada en el Foro de Tiermes, que representa posiblemente al emperador romano Tiberio. Siglo I. Museo Arqueológico Nacional de España (Madrid).

Guía de visita actualizada[editar]

Realizada en 2009 por Santiago Martínez Caballero y Arturo Ignacio Aldecoa Ruiz, Director y Co-Director del Proyecto Life Tiermes y Presidente y Secretario de la Asociación de Amigos del Museo de Tiermes. Se distribuye en versión en castellano y versión en inglés como libro a color con fotos y mapas. Desde www.tiermes.net se ofrece gratuitamente en PDF.

A.- Accesos[editar]

El yacimiento de Tiermes se ubica dentro de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, en el suroeste de la provincia de Soria y perteneciente al término municipal de Montejo de Tiermes.

Las rutas de acceso a Tiermes son, desde Soria, la carretera N-122, de Zaragoza a Portugal que, a la altura de San Esteban de Gormaz, cruza el puente del Duero. Inmediatamente, se toma a la izquierda la carretera local hasta Montejo de Tiermes. A una distancia de 7,5 km. Hacia el este de esta localidad se ubican las ruinas de Tiermes, y poco antes de llegar al yacimiento, el Museo Monográfico y un cercano Hotel-Restaurante.

Desde Madrid, hay que circular por la N-I, de Madrid a Irún por Burgos hasta el km.105. A partir de este punto hay que desviarse por la N-110, vía Riaza hasta Ayllón, desde la que parte una carretera local que conduce por Liceras hasta Montejo de Tiermes y el yacimiento.

Existen otras rutas de circulación secundaria que, siempre por carreteras de carácter local, llegan a Tiermes desde el Burgo de Osma, Ágreda o Berlanga de Duero.

B.- Historia[editar]

Además de diversos hallazgos neolíticos y de un conjunto de grabados rupestres de amplia cronología que se encuentran en los abrigos rocosos de toda el área de Tiermes Caracena, los más antiguos testimonios arqueológicos de Tiermes corresponden a la Edad del Bronce, con los restos de un poblado hallado debajo del área de la necrópolis celtibérica de Carratiermes. Esta información permite incrementar la datación que sobre el yacimiento se disponía, ampliando el periodo total de ocupación continuada a más de 30 siglos, hasta el comienzo de la edad moderna (siglo XVI d.C.).

A partir del fin del s. VI a.C. se documenta el uso de la necrópolis de Carratiermes, a ochocientos metros del cerro de Tiermes, como cementerio de incineración de un grupo asentado en este territorio. Entre esta última fecha y el siglo IV a.C. Tiermes es un pequeño centro, regido por una aristocracia guerrera de base parentelar, que es la que hace uso funerario de la necrópolis, que domina el territorio del alto Tiermes-Caracena, en competencia con otros núcleos y grupos de la zona (Peñalba en Hoz de Abajo, …). Los hábitos funerarios de Carratiermes permiten encuadrar a la sociedad termestina de esta etapa ya como un grupo de tipo celtibérico. Existen testimonios de ocupación de la parte media del cerro en el s. V a.C., por lo que, atendiendo al uso de la vecina necrópolis, este asentamiento seguro que se ha de remontar al menos a las fechas más antiguas aportadas por ésta última.

Desde el fin del s. IV a.C., al menos, el grupo de Tiermes ha subsumido gran parte de los pobladores de los valles altos de los ríos Tiermes, Caracena y Pedro (al norte de las Sierras de Pela y del Bulejo, en la actual provincia de Soria), y del Sorbe y Bornova (al sur, en la provincia de Guadalajara) dentro de un marco organizativo urbano con sede en el centro de Tiermes. Es decir, se constata ya la existencia de una pequeña ciudad, tipo oppidum, como base de organización sociocultural de esta zona del Alto Duero-Alto Henares. Los análisis filológicos y de las fuentes indican que esta ciudad se podía llamar Tarmes, o bien ya Termes. La arqueología indica que la comunidad urbana termestina se integró dentro del grupo étnico arévaco, uno de los varios que componían los grupos celtibéricos y definen los historiadores romanos a partir del siglo II a.C.

Las pruebas arqueológicas de la ciudad celtíbera se manifiestan en los hallazgos, de nuevo, de la zona del Foro, y, sobre todo, de la necrópolis de incineración de Carratiermes, donde encuentran su lugar funerario la aristocracia urbana; también se han documentado niveles celtibéricos tardíos (inicios del s. I a.C.) en el área del Conjunto Rupestre del Sur, actualmente en estudio. A esta época puede pertenecer también la Puerta del Oeste, acceso tallado en roca a la parte más alta de la ciudad.

En el s. II a.C. sabemos que la comunidad Termes constituye una ciudad estado del oriente meseteño, por lo que se está evaluando en qué época entre el fin del s. IV a.C. y esta fecha podemos hablar ya de la existencia de esta nuevo tipo de organización. Pero el desarrollo autónomo de Termes chocaría con el avance imperialista romano en Hispania. La conquista de la Península Ibérica por Roma fue un largo proceso que duró dos siglos. Uno de los momentos más importantes fueron las Guerras Celtibéricas que culminaron con la incorporación de gran parte de la Celtiberia, hasta la zona media del Alto Duero, en el territorio provincial de Hispania tras la caída de Numantia en el 133 a.C. Durante esta etapa Termes sufrió el ataque romano del cónsul Q. Pompeyo en 141 a.C.; este magistrado firmó un tratado con los termestinos en 139 a.C., junto con los numantinos, pero fue invalidado por el Senado de Roma (pues conllevaba acuerdos desventajosos), y prosiguieron unas hostilidades que no afectaron de forma directa a Termes.

Finalmente, a fines del s. II a.C. Roma reinició el proceso de conquista en la Hispania Citerior más allá de Numantia; Termes caería en 98 a.C., tras el asalto del cónsul Tito Didio, quien obligó a sus habitantes a bajar al llano; hecho que, según los datos arqueológicos, debió ser sólo temporal (uno o dos decenios). Desde ese momento Termes fue sometida a tributo (civitas stipendiaria), iniciando un lento proceso de latinización y romanización de la sociedad local. Los problemas estructurales provocados con la conquista y la desintegración del sistema de organización indígena promovió que Termes participara dos décadas después en la insurrección que algunas ciudades del interior hispano efectuaron contra el gobierno senatorial de la República Romana, al adherirse al bando de Sertorio, quien encabezaba el otro bando en la Guerra Sertoriana, enfrentamiento civil romano, desde la Península Ibérica.

Desde 70 a.C. en la ciudad se empezó a realizar una importante reordenación urbana, utilizando las tres terrazas del cerro, sobre todo la intermedia, donde desde la construcción de un primer santuario a mediados del s. I a.C., se ubicarían los edificios más importantes de la ciudad en el futuro.

Un siglo después, en época del emperador Tiberio (14-37 d.C.), las transformaciones habían sido tan importantes que el estado romano permitió a Termes la constitución de una entidad autónoma, el municipio de derecho latino, que garantizaba el funcionamiento del sistema imperial romano a escala local y promocionaba la concesión de la ciudadanía romana a los cives Termestini (ciudadanos termestinos), base de integración social en el estado. Termes fue adscrita al Convento Jurídico Cluniense (Provincia Hispania Citerior Tarraconensis) y, a partir de ese momento, comenzó a configurarse la ciudad hispano romana, cuyo momento de mayor esplendor se sitúa entre los siglos I y II d.C.

Una característica peculiar de Tiermes, y lo más espectacular en la actualidad, es que es una ciudad que usó en alto grado la técnica rupestre en la actividad constructiva y el urbanismo, al excavar la roca para crear cimientos, bases de edificios o incluso estancias completas e infraestructuras. Esta técnica, que se conjetura si fue utilizada por los celtíberos, fue perfeccionada con la introducción de las técnicas de construcción romanas. En la ciudad existen numerosos restos de edificios con este tipo de arquitectura, tanto edificios privados (Casa de las Hornacinas, Casa del Acueducto...) como públicos (Graderío rupestre, Teatro, …) e infraestructuras (canales urbanos del acueducto, drenajes, vías,…).

La construcción de la muralla a fines del siglo III d.C. indica que la ciudad mantiene en esta etapa su carácter de centro organizativo local, que parece durar al menos hasta mediados del s. IV d.C. Pero desde tales fechas la existencia de Tiermes se difumina durante la Antigüedad Tardía y se conoce muy poco de lo acontecido en la ciudad durante los periodos visigodo e islámico. En este momento, y aún cuando la ciudad perdió su vitalidad de la etapa romana, se dispone de algunos datos, sobre todo a partir de la aparición de un sector de la necrópolis visigoda, ubicada reaprovechando el Foro.

Apolo de bronce procedente de Tiermes

Será con la Reconquista cristiana cuando vuelve a tenerse noticia de Tiermes, donde se construye una iglesia y un monasterio dedicado a Santa María de Tiermes (evolución medieval del nombre de Termes, por diptongación “ie” a partir de “e”), quedando en el siglo XVI la iglesia como ermita, bajo la advocación de Santa María de Tiermes, sin ya población estable alguna por haberse trasladado los vecinos a otros núcleos cercanos de población (Sotillos, Manzanares, Pedro, Jurdiel,...).

A partir de la reconquista y a pesar del carácter simbólico de la antigua ciudad, Tiermes perderá su preeminencia frente a la villa de Caracena, que será el centro de la Comunidad de Villa y Tierra de Caracena, y solo conservará su prestigio como centro de dos romerías anuales a la ermita situada en el corazón de la ciudad.

C.- Recorrido[editar]

1. Puerta del Sol.[editar]

Corredor y acceso de la ciudad por el suroeste

Se trata de un corredor tallado en la roca, de 2,5 m. de anchura situado en el extremo suroriental de la ciudad. Ha perdido el pavimento original, si bien conserva todavía los canales de drenaje también tallados en roca, que evacuaban el agua filtrada por debajo del pavimento. La puerta en sí queda en la mitad del corredor, conservándose en la roca las huellas de los goznes y los apoyos.

Aunque se la considera generalmente una obra de época celtibérica, es entre el s. I a.C. y el I d.C. cuando adquirió gran parte de la fisonomía actualmente visible. En una segunda fase, en la segunda mitad del siglo III d.C., se reestructuró el tramo superior del conjunto, en toda su longitud, con el objeto de dejar cabida a la caja de cimentación de la muralla romana, quedando el edificio extra urbano.

Posiblemente haya que relacionar la Puerta del Sol con una entrada lateral o acceso al área del graderío o a su flanco oriental, que interpretamos como Campus-Forum pecuarium, desde la zona edificada en el interior, siendo la vía que desciende por la rampa occidental el punto de salida SW de la ciudad.


2. Graderío rupestre.[editar]

Construcción pública dedicada a acoger actividades diversas, lúdicas, mercantiles y religiosas

Es una amplia construcción formada por una cávea irregular, alargada, abierta hacia el S y tallada directamente en la roca arenisca. En su extremo oriental se abre la llamada Puerta del Sol, un gran pasillo que conecta el espacio abierto por delante de la cávea con el sector urbano situado al N. A su vez, el extremo occidental del conjunto está flanqueado por una rampa, también excavada en la roca, conformando una salida de la ciudad hacia el S. El conjunto se sitúa fuera del área de ocupación de las terrazas del cerro, junto a dos viae urbanas de salida hacia el Sur.

El graderío presenta una solución arquitectónica particular para el diseño de una amplia grada, fruto del condicionamiento topográfico; si bien, toda la superficie se encuentra tallada para facilitar el anclaje y cimiento de otras estructuras con el fin de regularizar el trabajo en el perfil de una roca irregular.

Graderío rupestre de Tiermes

Los elementos del alzado y distribución también se completaban con obra de fábrica (de la que restan trazas), y configuraban diferentes moenia (sectores horizontales) irregulares, escaleras, pasillos interiores y accesos desde el exterior. Para ello se utilizaron revestimientos y tabicados internos, que también ocultaban las paredes de fondo de la roca y las cuevas que surgen en los desniveles topográficos en la parte superior e inferior del conjunto.

La estructura de fondo de las últimas gradas estaba recorrida por gruesos muros que regularizaban el aterrazamiento creado, luego reformado en el s. III d.C. para dejar paso a la muralla. Los múltiples canales que aparecen en muros, en gradas y por debajo de pavimentos y revestimientos de suelos (los interpretados por algunos autores como “canales de sacrificio”), se corresponden con el sistema de drenaje interno del edificio (spiramenta).

El espacio abierto por delante del graderío constituye una amplia explanada de planta ligeramente trapezoidal, de 200 m. de longitud y 80 m. de anchura máxima, donde se detectan afloramientos de la roca en superficie en algunos sectores, que permiten reconocer una superficie libre de construcciones antiguas, pero no homogeneizada en el plano horizontal. La cávea constituye la cabecera de esta explanada, marcando el final de la pendiente suroccidental de la ciudad, y abriéndose en su parte inferior al llano.

Con estos datos la interpretación del conjunto ha sido siempre problemática. La amplitud de la grada, destinada a albergar un número elevado de personas, evidencia un uso público del espacio. A pesar de su irregularidad, se ha puesto en relación con los típicos edificios romanos de espectáculos, aunque de difícil definición, pues no encuentra una referencia directa en las homogéneas y regulares estructuras dotadas de cávea. Otras interpretaciones explican su presencia en relación con actividades rituales, que harían remontar su construcción al período prerromano o para el desarrollo de reuniones públicas ya en época celtibérica.

Recientemente S. Martínez y J. Santos exponen que dado el potencial poblacional de la ciudad, y ante la ausencia de otros edificios de espectáculos con tipología romana, la necesidad de amplios espacios de uso público demandó en Termes la existencia de este tipo de espacio a la manera de un campus, con una funcionalidad ligada al desarrollo de juegos y deportes que estadios, circos e hipódromos acogían, o para otras actividades lúdicas y de esparcimiento necesitadas de áreas amplias al aire libre, de las que no se excluyen aquellas conectadas con rituales religiosos.

Este tipo de área al aire libre quizás no implicó la presencia de elementos arquitectónicos en el resto del perímetro de su recinto, pudiendo estar definidos por un simple talus (agger) o terraplén (indicado en cierta manera por la topografía actual), o incluso por simples hitos físicos, que concretaran una delimitación generada ya por la topografía. Se trata de un tipo de espacio que consideramos análogo al modelo de los campus conocidos en algunas ciudades occidentales del Imperio, especialmente del interior montañoso itálico (Corfinium, Alba Fucens, Saepinum, etc.).

El campus es un tipo de estructura difícil de localizar arqueológicamente cuando no se disponen de documentos epigráficos que confirmen su presencia, por la ausencia de modelos arquitectónicos homogéneos y típicos. De ahí también la dificultad para diferenciarlos de otro tipo de áreas públicas asociados a mercados de ganado, los fora pecuaria, bien conocidos en Italia central, situados en espacios marginales de ciudades y ligados igualmente a la celebración de mercatus y feriae, y al desarrollo de actividades de ocio y esparcimiento relacionadas con las anteriores, e indiscutiblemente también ligadas a la sacralización que impregna cualquier actividad comunitaria latina.

Consideramos, por tanto, que este espacio termestino cumplía una función similar que un campus latino y, a juzgar por la vinculación de la ciudad con la economía ganadera de montaña y su carácter también de conventus mercatorum, pudo estar asociado también a una función de Forum pecuarium. Interpretamos, por tanto, Graderío rupestre oriental, la Puerta del Sol y la llanura anterior como elementos integrantes de un espacio público denominado campus/Forum pecuarium.

Su construcción se data entre el s. I a.C. y el s. I d.C.


3. Conjunto rupestre del Sur.[editar]

Conjunto arquitectónico de viviendas privadas excavadas en la roca arenisca

El ejemplo más interesante y mejor documentado de la arquitectura rupestre termestina o constituyen las casas del Conjunto Rupestre del Sur.

Las dos casas que componen este conjunto urbanístico ofrecen el mejor ejemplo de la combinación de la arquitectura rupestre con las técnicas constructivas puramente romanas. Datadas en la primera mitad del s. I d.C., las casas se disponen en el borde sur del cerro junto al llano inmediato, aprovechando la pared de roca que previamente había protegido la casa del s. I a.C. construida ya sobre éste.

La ubicación de estos edificios junto a las casas excavadas y apoyadas en la roca del sector meridional de Termes configuran un barrio de espacios de vivienda, del que forma parte igualmente la Casa del Acueducto. No obstante, la particular fisonomía que actualmente ofrecen así como una posición más alejada del centro urbano, pero dentro de éste, ha llevado a algún autor a confundir este conjunto con tumbas hipogeas, al considerar también erróneamente que estaban fuera de la ciudad.

La casa oriental se compone de un patio delimitado en sus lados oriental, occidental y meridional por muros realizados en mampostería de caliza. El segundo de ellos separaba este patio del contiguo perteneciente a la casa más occidental. El muro meridional, sin excavar, separaba, a su vez, el patio de la calle que flanquea ambas casas por el Sur, que discurre en sentido E-O. Al norte del patio un pórtico de cuatro columnas o pilares en piedra o madera hoy perdidos, apoyados sobre grandes cimientos en bloques de arenisca, daba acceso a un corredor que se abría por delante de dos estancias cuadrangulares excavadas íntegramente en la roca.

La más oriental, de mayores dimensiones, presentaba un piso subterráneo amplio, dotado a su vez de una pequeña bodega, mientras que en el muro de fondo de la occidental se abría otra estancia más pequeña, con acceso a través de un arco rebajado, tallado en la roca. Entre ambas estancias, una rampa tallada en la roca, con restos de cajeados para apear la escalera de fábrica, daba acceso al piso superior, en el que aparecen una estancia cuadrada y una gran cisterna o bodega excavada en el subsuelo.

Este segundo piso estaba conectado con un callejón que separaba la casa de las Termas del Sur. Las entradas excavadas en la roca de las dos estancias inferiores y el corredor entre ambas presentaban una gran anchura, permitiendo el apoyo de la estructura del piso superior. Restos de pavimentos en mármol y de la decoración pictórica de las paredes ejemplifican el conjunto de diferentes soluciones que se incluyeron en este edificio para regularizar y ornamentar los espacios destinados a este uso privado.

El mismo esquema se repetía en la casa occidental. La columnata o pórtico en vigas de madera, también perdido, del lado norte del patio central se apoyaba en un largo muro corrido, cerrando un espacio en el que se han documentado restos de la estructura de un posible jardín. Un cuerpo de fábrica rectangular, a modo de gran nave longitudinal, construido en mampostería de caliza, se abría al este del patio inferior.

El espacio de fondo, por detrás del pórtico, se organiza en torno a una gran estancia cuadrada cubierta con techumbre abovedada de esqueleto de madera (hoy perdida, de la que sólo quedan los mechinales de apoyo de las vigas en la parte alta de la pared), que conservaba parte de la decoración pictórica original, un corredor de comunicación con la zona superior y dos estancias laterales más, todos ellos excavados en roca, una de ellas con acceso a otra estancia tallada ya dentro de la roca. En el piso superior aparece una gran estancia trapezoidal, también excavada en roca. Cabe señalar que para la construcción de los patios hubo de ser demolida la casa tardoceltibérica del siglo I a.C., elevándose el suelo varios metros mediante un potente relleno. Igualmente apuntamos la presencia de diferentes tipos de revestimientos y decoraciones que dotaban al edificio de un aspecto propiamente romano, que regularizaban los espacios y aportaban mayor comodidad a su uso.

4. Termas del Sur.[editar]

Esquina de las Termas

Restos del gran edificio de las termas romanas.

Cerca de los anteriores quedan los restos de un edificio identificado como termas, siendo lo más visible el ángulo de una de las dependencias y teniendo constancia éstos de varios departamentos como el caldarium y el frigidarium, así como suelos de mosaico en varios lugares. La superficie reconocida hay que considerarla como el sector principal, puesto que también se pueden reconocer como parte de las termas unas paredes labradas en la arenisca más al norte, en las que se conservan mechinales y otros elementos constructivos que sin duda forman parte del conjunto termal.

5. Casa de las Hornacinas.[editar]

Casa excavada en roca con cuatro nichos o alacenas excavadas en sus paredes.

Siguiendo hacia el oeste desde el Conjunto Rupestre y aprovechando la roca de la terraza, existen restos de otras edificaciones, de las que sólo emerge una parte de las mismas. Una de éstas es la denominada Casa de las Hornacinas por disponer en sus paredes laterales de cuatro nichos o alacenas. En el frente conserva varios peldaños de la escalera de acceso, que se tapió para evitar accidentes en las labores agrícolas contemporáneas.

A la derecha de la escalera se encuentra un rebaje interpretado por algunos investigadores como hogar, con una superficie cóncava y un pequeño canal para retirar quizás las cenizas, aunque no quedan restos de una chimenea exterior. También se pueden apreciar restos del enlucido del suelo. En el lado desde donde en la actualidad se puede observar la estancia se labró un amplio hueco que en su momento pudo ser la comunicación a otra estancia o un amplio ventanal.


6. Vivienda rupestre.[editar]

Casa de Pedro

Vivienda rupestre conocida como "Casa de Pedro".

En el farallón meridional nos encontramos esta construcción, también llamada “Casa de Pedro”, con una escalera central que divide en dos la misma. A ambos lados se abren accesos a estancias.

En el lado derecho se accede a una habitación completamente excavada en la roca, con un gran ventanal que ha sufrido la erosión del tiempo y un segundo acceso que comunica esta habitación con otras estancias anexas.

En el lado izquierdo las habitaciones tenían techumbre realizada con vigas y tejas y aún conservan los goznes de la puerta de acceso. Una habitación excavada en la roca presenta una puerta de acceso con arco desde otra habitación vecina.


7. Casa del Acueducto.[editar]

Dos grandes edificaciones cerca de uno de los ramales del acueducto y detrás de las viviendas rupestres.

Casa del acueducto I

Se trata de una gran mansión privada, la primera excavada en todas sus proporciones en Termes, cuya superficie ocupa una manzana completa, con un total de 1800 m2. Queda delimitada por cuatro calles excavadas en la roca y se encuentra orientada a mediodía. Se ubica junto al canal sur del Acueducto, que forma el límite septentrional de la mansión, y cuya función le sirve de apelativo.

A juzgar por la planta, la Casa del Acueducto tiene una forma constructiva de corte clásico, adaptación local de casa con atrio, aunque acoplándose a la topografía del terreno, lo que obligó a alterar alguna de las disposiciones en la distribución de las dependencias. La entrada a la mansión se sitúa en el lado este y debió poseer unas medidas importantes como se puede observar en la roca en la que se asentó. Al encontrarse en una zona de pendiente, se construyó un tramo de escalera de conservación deficiente en la actualidad y que daba acceso a un pasillo distribuidor.

Las distintas dependencias de la Casa del Acueducto se sitúan de diferentes niveles, reconociéndose tres áreas:

• Central: destinada a la zona noble de la domus y constituida por el impluvium, su peristilo (pórtico) y las habitaciones circundantes, que conservaban pinturas murales in situ. • Oriental: la parte de la casa destinada a uso del servicio. Las estancias se constituyeron en diferentes niveles, unidas por escaleras excavadas y en las que no hay pinturas murales. Esta parte está a la entrada de la casa y al lado del pasillo. • Suroccidental: quedó reservada al uso privado del dueño de la mansión, algo retirada del resto de las habitaciones de la domus y en niveles inferiores a la zona central. Comprende otro impluvium y diversas habitaciones entre las que destaca una de 100 m2.

Algunas de las habitaciones de la Casa del Acueducto tuvieron pinturas murales de las que se recuperaron algunos restos durante la excavación. Además de enriquecer las estancias, han ayudado a fijar cronológicamente su realización y, por tanto, la de la Casa, entre el siglo I y II d.C. Aves, vegetales, flores y elementos geométricos fueron los temas que ornaron las paredes de la mayor parte de las salas y habitaciones de la Casa del Acueducto, sin faltar representaciones humanas.

Casa del acueducto II

Edificación solo excavada en parte, presenta diversas estancias y sótanos. Se distingue un área de trabajo, quizás comercial.


8. Edificio colectivo de viviendas.[editar]

Amplio espacio excavado en roca, contiguo a la Casa del Acueducto I, de unos 32 x 28 metros.

Afloran mechinales de vigas, tramos de escaleras y restos de habitaciones erosionadas. Una calle labrada en la roca arenisca salva la pendiente entre las terrazas.


9. Casas de vecinos.[editar]

Casa de vecinos de 6 alturas

Edificaciones en altura adosadas a la roca.

Sólo se conserva la pared interna del edificio, que corresponde a un profundo cortado en la roca de cerca de 30 m. de altura. Quedan las huellas de diversas líneas de mechinales para los forjados de los pisos. Se pueden contar en el muro hasta seis alturas, lo que permite hablar con certeza de que se trataba de una casa de vecinos o insula, adosada a la roca, aunque no se conocen más detalles porque la planta del edificio se encuentra sin excavar. Sí se puede vislumbrar que las tres paredes que no se han conservado estarían construidas con entramados de madera y ladrillos de adobe.


10. Restos defensivos.[editar]

Restos labrados en la roca muy cerca de la Puerta del Oeste, bastante deteriorados por la climatología.

Es posible que tuvieran un carácter defensivo y alguna relación con la Puerta del Oeste.


11. Puerta del Oeste.[editar]

Es una rampa de comunicación interna de la ciudad romana, posiblemente reutilizando un acceso al recinto urbano prerromano.

Esta puerta comunica las tres terrazas que conforman el cerro donde se asienta la ciudad.

Es otro de los accesos a la ciudad, realizado también en la roca arenisca del cerro. Según se observa en la misma entrada, no parece que sirviera para el tránsito rodado sino para el uso exclusivo de transeúntes, por la altura elevada del escalón inferior. Es una construcción similar a la Puerta del Sol, pero con una rampa de mayor pendiente y longitud, ya que pone en comunicación las tres terrazas del cerro en las que se asienta la ciudad. Aproximadamente en el centro del primer tramo de la Puerta se conservan las huellas para la colocación de los batientes de madera de una doble puerta, que incomunicaba el exterior con el núcleo de la ciudad.

Encima y a los lados de la Puerta existe una serie de detalles arquitectónicos labrados en la roca con una utilidad difícil de indicar en la situación actual, aunque, no obstante, es posible que tuvieran un carácter defensivo de vigilancia, adjudicándole a esta puerta un valor estratégico importante para la ciudad.


12. Habitación con cabecera semicircular.[editar]

Espacio rectangular con cabecera semicircular de 10 metros de longitud por 2 y 3 metros de anchura.

Esta habitación conserva una altura de 1 metro en las paredes talladas en la roca y una escalera labrada en su centro. Se halla sobre el canal norte del acueducto y su uso es desconocido.


13. ¿Templo?[editar]

Restos de una construcción en lo alto del cerro.

En la parte más alta del cerro, desde donde se divisa y domina el lugar, quedan tan sólo las huellas de los cimientos de una pequeña construcción y unos rebajes en la roca, a modo de escalones. En el conjunto se advierten al menos tres fases constructivas.

Resulta complejo indicar a qué pudo corresponder su uso. Teniendo en cuenta su ubicación en el contexto de la ciudad algunos investigadores ven en los restos un edificio indígena modificado posteriormente por los romanos. Se baraja la posibilidad de que sea un templo celtibérico. No obstante, los argumentos principales que han llevado a esta evaluación son: la posición dominante del edificio, la visión indigenista de los restos rupestres que conserva, y una estratigrafía poco clara. Pero hemos de ser precavidos en y realizar una evaluación rigurosa de los datos que ofrece la estructura.

14. Cávea de teatro.[editar]

Edificación pública con pequeño graderío.

En la ladera noroeste de la ciudad, aprovechando un entrante en la roca, se llevó a cabo una edificación pública de la que se observan aún, degradados, unos escalones labrados a modo de graderío de la cávea de un teatro. No existen datos concluyentes al respecto de esta construcción.


15. Acueducto romano.[editar]

Infraestructura de abastecimiento de agua de la ciudad.

Entre las infraestructuras con las que contaba la ciudad destaca la infraestructura destinada al abastecimiento de agua corriente a la ciudad, un acueducto dotado de un amplio elenco de soluciones de transporte y distribución, características de los acueductos romanos. Datado en su obra original en época tiberiana (14-37 d.C.), constituye también el elemento más destacado de ingeniería en el territorio de Termes.

El acueducto de Termes constaba de los típicos elementos de captación, transporte y distribución final del agua en la ciudad. Se supone que el punto de captación del agua (caput aquae) se situaba a los pies de la vertiente norte de la Sierra de Pela, en el Manadero del río Pedro, 3,6 km al Norte de Termes. De este punto partía un specus o canal subterráneo por donde discurría el agua a presión atmosférica, siguiendo una pendiente regular, aunque el trazado de esta canalización extraurbana es mal conocido, al estar oculto por sedimentos o perdido en algunos sectores. Tan sólo se ha encontrado, por el momento, un tramo de 50 m tallado en la roca ya en las cercanías de la ciudad, situado en el paraje de Peña Grande.

Entre este punto y la entrada del canal en la ciudad, junto a la Puerta del Oeste, existe una pequeña depresión que seguramente hubo de ser salvada mediante un canal apoyado en las típicas arcadas (arcuationes), o bien mediante un canal alojado sobre un muro (substructiones). Junto a la Puerta del Oeste se situaba una estructura o castellum aquae de bifurcación, hoy casi completamente perdida, desde donde partían los dos ramales urbanos del acueducto, bien conocidos al haber sido ambos explorados en gran parte.

El canal norte bordea el sector septentrional de la ciudad con un specus tallado en la roca que corta las diferentes terrazas, siempre discurriendo por debajo de las calles y edificios. Varias arquetas de limpieza (castella aquarum) se disponen a lo largo de su trazado, con el fin de permitir acceder al canal, pues, al carecer de revestimientos en morteros hidráulicos impermeabilizadores, el agua en movimiento portaba muchas partículas arenosas en suspensión, por el desgaste de la roca. Arcos transversales en varios puntos, donde el specus era profundo y en las curvas del trazado, aportaban estabilidad a la estructura. El canal urbano norte alcanzaba el castellum divisorium Norte, uno de los dos castella divisoria con los que contaba la ciudad, situado junto al Foro, desde el cual se procedía a la erogación del agua mediante tuberías, ya para el consumo.

Final del acueducto de Tiermes

A su vez, el canal meridional, a una cota inferior que el anterior, estaba trazado a lo largo del borde sur del cerro, mediante otro specus tallado en roca, también dotado de arquetas de limpieza y arcos contrafuertes.

Tramo final, incluyendo pozo, del túnel del acueducto de Tiermes

La presencia de un gran roquedo vertical obligó a tallar en la roca un canal subterráneo (cuniculus) de 140 m de longitud, con el objeto de alojar el canal y alcanzar el castellum divisorium Sur, situado a continuación de la salida de la galería, junto a la Casa del Acueducto. Este conducto estaba abovedado y contaba con cuatro pozos cilíndricos (spiramina), que permitían su ventilación y el acceso a su interior para proceder a las labores de limpieza, aunque también sirvieron para evacuar la roca durante su construcción. Recientemente hemos individuado un tercer canal urbano del acueducto, junto al Foro Julio Claudio, que, conocido en sólo 13 m de longitud, hubo de derivarse del canal urbano Norte en un punto desconocido previo al castellum divisorium Norte.

Como indicamos, en los dos puntos terminales de los canales urbanos del acueducto, el septentrional y el meridional, respectivamente, se situaron sendos castella divisoria (un tercero, no conocido, presuponemos también para el canal recién descubierto junto al Foro Julio Claudio).

En estos dos castella divisoria se asociaban varias funciones de la gestión del agua corriente: finalización del transporte del agua desde el exterior; última decantación y limpieza antes de distribución; regulación y medición del agua erogada; y derivación y distribución (erogatio aquarum).

El castellum divisorium Norte, situado en la Insula I, junto a la Vía II, al oeste del Foro Flavio, conserva inmissarium (dispositivo de acceso), piscina limaria cilíndrica (acumulador, decantador y distribuidor), emissarium (dispositivo de derivación) y cataracta (compuerta para evacuar agua sobrante). De las tres embocaduras del emissarium (una cegada en un momento desconocido) partían las tuberías (tubuli de cerámica o fistulae de plomo, hoy perdidos) que portaban el agua hacia el exterior, para proceder a su distribución a través de fuentes. El segundo castellum divisorium, construido de forma subterránea por debajo de la calle inmediatamente al norte de la Casa del Acueducto, constaba de los mismos dispositivos que el anterior, aunque ha perdido el emissarium.

El castellum divisorium Norte, su tipología y buena conservación convierten a esta estructura de Termes en uno de los modelos más significativos hispanos, a relacionar con los castella de Nemausus (Nîmes, Francia) y de Pompeii (Pompeya, Italia), que ofrecen los ejemplos paradigmáticos de este tipo de estructuras en el Occidente mediterráneo, por su mayor tamaño, complejidad técnica y conservación.

Ambos castella divisoria conformaban, además, castella de primer orden en la redistribución del agua, pues, es de suponer, según los ejemplos constatados en otras ciudades romanas y dada la abrupta topografía de la ciudad, que existieron otras estructuras de segundo orden (castella secundaria) donde se originaban dispositivos para el consumo (fuentes), para romper la presión del agua y salvar los desniveles del terreno, y para efectuar redistribuciones menores. Fuentes de consumo se han identificado una junto a la Casa del Acueducto y otra en el pórtico del Edificio trajaneo del Foro Julio Claudio.

El acueducto termestino constituye, en suma, una infraestructura construida con el fin de satisfacer las necesidades de abastecimiento de agua para consumo e higiene en una ciudad que había experimentado desde la conquista, casi un siglo antes, un notable crecimiento tanto desde el punto de vista urbanístico, como, seguramente, demográfico.

El estudio teórico llevado a cabo por M. Hernando del Cura indica que, según el cauce del manantial de Pedro, el acueducto de Termes podía abastecer hasta una población de 20.000 habitantes, al aportar hasta 70 litros de agua por segundo. Cifra, no obstante, muy superior a la población que hubo de tener Termes en sus momentos de mayor esplendor.

16. Calle cortada por la muralla bajo imperial.[editar]

Rampa excavada en arenisca, de pequeñas proporciones.

En el lado septentrional de Termes, en la segunda terraza, se levantó una rampa de comunicación entre dos terrazas del sector occidental del recinto urbano, labrada en la roca arenisca La entrada fue tapada durante el Bajo Imperio por la muralla defensiva.


17. Muralla romana bajo imperial.[editar]

Lienzos de muralla.

El perímetro amurallado de la Termes romana recorre tres lados de la ciudad, por donde el acceso era más fácil. Se conoce un tramo importante, con una longitud aproximada de cerca de 200 m. entre los que hay cuatro cubos o cimentaciones de torres, y un grosor de 4 m. aproximadamente.

Técnicamente se ejecutó con sillares en ambas caras, unidos sin argamasa, y un espacio interior relleno con diferentes materiales de deshecho. En algunos casos, estos sillares se sujetaron con grapas.

La cimentación de la muralla se superpone a construcciones de los dos primeros siglos de la Era, inutilizando diferentes calles precedentes. Tanto el modo de ejecución de la obra como los materiales encontrados fechan la construcción de la muralla en la segunda mitad del siglo III d.C., sin que dispongamos de más datos al respecto.


18. Foro Flavio. Pórtico oriental y meridional.[editar]

Pórticos oriental y meridional del Foro Flavio.

El piso inferior de los pórticos oriental y meridional del Foro Flavio, por debajo del nivel de la plaza, se estructura a partir de un cuerpo en forma de L, abierto hacia el exterior mediante grandes pilastras, que dan paso a un pasillo o deambulatorio al que se abren un conjunto de tabernae adosadas a los muros meridional y oriental de la terraza artificial que soporta la plaza.

Los muros posteriores se han realizado en emplecton romano y las esquinas se reforzaron con sillares. En la parte delantera de las tabernae se colocaron bloques de piedra caliza con un rebaje longitudinal en forma de canal que permitía introducir en él los tablones que ayudaban a cerrar las tabernae.

El piso superior de ambos pórticos, abiertos hacia la plaza del Foro, se encuentran perdidos.


19. Plaza triangular.[editar]

Espacio contiguo al Foro Flavio identificado como zona comercial provisional.

El área inmediata al Este Foro Flavio está formada por una plaza triangular, que aprovecha parte de una calle de época julio claudia. A la plaza se abre el piso inferior del Foro y otros edificios aterrazados.


20. Foro Flavio.[editar]

Foro Flavio

El enriquecimiento de la ciudad permitió edificar un nuevo foro en los años 70 d.C., al que hemos denominado Foro Flavio por tipología arquitectónica y por su cronología.==

Se trata de un quadripórtico rectangular, con lados cortos a N y S, asentado sobre una gran terraza artificial construida en emplecton. Conservado únicamente en los planos de cimentación, estaba constituido por portica duplex (doble columnata) en los lados N y W, y simplex (una sola) en los otros dos. En el centro de los dos primeros lados dos grandes estancias rectangulares en posición central destacaban sobre el resto. La primera, donde se ha conservado la base de un gran podium, se situó sobre la cella del templo augusteo, arrasado para la construcción del nuevo espacio público.

En la excavación de sus cimientos, en el antiguo pozo republicano, se han recuperado restos de una estatua thoracata en mármol y de otras estatuas de togados en bronce. Posiblemente, dada la tipología de la estructura (aula central en fondo de pórtico imperial), y ante la ausencia de una construcción templar en la plaza circundada por los pórticos, se trate del santuario principal del recinto. Varias tabernae se abren al S de esta sala, destacando dos que fueron transformadas en un único ambiente entre el s. II y III d. C., ahora pavimentada con un rico mosaico polícromo con motivos geométricos y vegetales.

En el lado N del quadripórtico, la estancia central, más difícil de interpretar, está flanqueada por otras tabernae, destacando una amplia sala dotada de estanque central (recordando la presencia de este tipo de estructuras en templos y santuarios de culto imperial), al W, y una gran sala absidiada, al E. La diferencia de cotas en el terreno natural posibilitó que en los lados S y E de la plataforma se construyeran por debajo del suelo del quadripórtico sendos pórticos conformados por una galería con tabernae abierta hacia una plaza triangular a través de pilastras.

De esta manera, se creó una fachada monumental a doble altura en estos lados del edificio. Una escalera interna en el pórtico E permitía la comunicación entre ambas planos, y una canalización perimetral (de doble altura en los lados E y S) facilitaba la evacuación del agua pluvial de la plaza y las filtraciones interiores de la terraza, hacia la cloaca excavada en el ángulo SE.

Restos de al menos un monumento con otras dos estatuas ecuestres, una en bronce dorado, así como los mencionados fragmentos de la estatua thoracata y de los togados, pertenecen al programa decorativo del nuevo foro. Este modelo de arquitectura (heredero del Templum Pacis de Roma, con fuerte componente escenográfico) constituyó una repetición funcional e ideológica del espacio creado por el primer foro, y señala uno de los puntos culminantes de la arquitectura de Termes.

En sus inmediaciones, el viejo barrio tardorrepublicano adquirió en el s. I d. C. una fisonomía casi definitiva. La construcción del Foro arrasó las Insulae III y IV, obligando a una nueva sistematización de las conexión interiores del área. La Calle III desapareció y la Calle II hubo de rectificar su trazado y realzar su pavimentación en losas de caliza, siendo dotada además de un porticado en vigas de madera, del que subsisten los plintos de apoyo en la fachada de la Insula II. Al este del Foro se creó la plaza triangular, sostenida por un potente muro de aterrazamiento, que permitía el tránsito hasta el Foro Julio Claudio. A su vez, la Calle I hubo de desviarse hacia el N para poder permitir el acceso al primer Foro.

Las Insulas I y II acogieron ahora, dentro de su planta irregular de herencia republicana, edificaciones privadas distribuidas internamente también de manera desigual, pero construidas ya íntegramente en piedra y cubiertas con teja. Gran parte de ellas están dotadas de espacios subterráneos excavados en roca (incluidas las escaleras), usados como cisternas o bodegas.


21. Edificio de mosaicos.[editar]

Al norte del Foro Flavio existe una importante construcción con tres habitaciones con mosaicos.

La habitación central, rectangular, pavimentada con teselas blancas, presenta un emblema central con teselas de color azul oscuro y rojo. Las dos habitaciones laterales, circulares, presentan suelos de teselas blancas. El edificio formaba parte bien del área termal de una domus urbana, bien de un edificio de baños públicos.


22. Foro Julio Claudio.[editar]

Núcleo administrativo, religioso y mercantil de la ciudad romana.

Se encuentra entre la ermita románica, el Foro Flavio y la muralla tardoantigua. Desde un punto de vista global, el área entre estos tres edificios parece identificarse con el núcleo público central de la ciudad, tal como debió articularse en época alto imperial, aunque aún hoy se desconoce el perímetro exacto.

Sólo se ha excavado el sector meridional, por lo que únicamente conocemos, en ocasiones de forma parcial, algunos de los edificios que lo integran y que se abrían a una plaza, situada hacia el Norte, prácticamente inexplorada. Estos edificios generarán una nueva organización del espacio central de la ciudad, a partir de unos ejes direccionales regulares, en función de los cuales se construyen los edificios que lo componen.

Hemos identificado los siguientes elementos en el sector sur de la plaza del Foro:

a) Pórtico Sur (26-37 d.C.).

Cerraba la plaza por el Sur, mediante una estructura aterrazada que salvaba los desniveles topográficos, sobre el que apoyaba un edificio de uso público. La mayor parte de las estructuras se conservan sólo en el plano de cimentación. Los largos muros de consistencia monumental que definen los ejes E-O del edificio los ponemos en relación con los restos de plataformas destinadas a la contención de rellenos para apoyo de un gran edificio.

b) Monumentum a Tiberio (junio 26 d.C.-junio 27 d.C.).

En algún lugar de la plaza o de los pórticos se situaba un monumento dedicado al Imperator Tiberius Caesar Augustus, del que sólo resta la base con inscripción honorífica, recuperada fuera de su contexto original.

c) Sacellum claudiano (41-54 d.C.).

Capilla absidiada, situada junto al Templo neroniano del Foro. Con unas dimensiones de 5 m de anchura y 9 m de longitud, estaba abierta hacia el Norte, hacia la plaza, y estaba destinada a acoger algún tipo de culto público.

d) Templo neroniano del Foro (54-68 d.C.).

Último edificio construido en esta parte del Foro, cerraba la parte central de su lado meridional mediante una gran construcción clásica.

El edificio se eleva sobre una plataforma artificial de planta cuadrada, de 16,4 m de anchura y 18,4 m de longitud, asentada directamente sobre la roca arenisca, con bloques angulares de toba.

La plataforma aparece interrumpida en su lado anterior por el cuerpo sobresaliente hacia el norte, por delante de aquella, y configura un podium de 6,3 m de anchura y 10,8 m de longitud.

En este punto la cimentación se constituye mediante un doble muro perimetral, que protegía y aislaba las pilas donde se asentaban las columnas de la pronaos, hoy perdidas.

22bis. Barrio del Foro.[editar]

Barrio de viviendas privadas junto al Foro.

En las últimas campañas de excavaciones efectuadas en esta zona se ha descubierto parte de un barrio de viviendas junto al Foro, en el que se hallaron diferentes edificios que se encuadran en varios estadios cronológicos y culturales.

En un primer momento, se observan estructuras que se encuadran en la etapa celtibérica tardía, ya en época romana tardorrepublicana, entre el siglo I a.C. y la época augustea, en el momento en el que la ciudad ya había sido conquistada y comenzaban a convivir las formas indígenas de vida con las costumbres romanas.

De esta época se han identificado dos manzanas, la Insula I y II, de trazado irregular, muy alteradas en su distribución interna en época imperial, y delimitadas por calles. La Calle II incluye canales de drenaje excavados en roca; la Calle III conserva todavía el pavimento del s. I a. C., en caliza, con aceras y piedras pasaderas para cruzar el arroyo. A esta última calle se abre un edificio rectangular apoyado en el fondo sobre un corte en la roca, con paredes medianeras en piedra y pies derechos para postes de madera. Los alzados se completarían con piedra y adobe. Pequeños canales evacuaban las humedades hacia la calle por debajo del pavimento.

La actual distribución de edificios y calles se remonta ya a los dos primeros siglos de la era, sobre el esquema original precedente. Diversas viviendas adaptan su planta y compartimentación interna a la irregularidad de las manzanas. Destaca la presencia de numerosas habitaciones rupestres subterráneas, algunas dotadas de escaleras de acceso también tallada en roca, así como canales para evacuar humedades que filtraban por la roca. A este momento corresponde la pavimentación bien conservada en la Calle I.


23. Ermita románica.[editar]

Dedicada a Santa María de Tiermes, es un templo de planta rectangular con cabecera absidial, formado por una sola nave y con una galería porticada en el lado sur. Los restos arquitectónicos de la Edad Media que han perdurado en Tiermes se centran en el edificio de la Ermita románica, templo que se erigió en el siglo XII.

Ermita de Tiermes


La planta es de una sola nave con ábside semicircular en la cabecera y una galería porticada añadida en el lado meridional. La puerta de acceso se sitúa en la fachada sur y está enmarcada por sencillas arquivoltas de medio punto sobre dos columnas con capiteles figurados en los que se representan Adán y Eva con la serpiente en el izquierdo, y dos cuadrúpedos y un individuo con turbante en el derecho.

La galería porticada consta de cinco vanos en su lado mayor, siendo el central de acceso.

Se disponen en arcos de medio punto que descansan sobre columnas geminadas, apoyadas en un podio y separadas por machones. Los doce capiteles de la galería presentan un magnífico repertorio iconográfico, tanto en calidad como en variedad de temas, entre los que destacan los de iconografía mitológica, la lucha de dos caballeros, la cacería de un jabalí, y un motivo de encestado o nido de abeja con gran finura de ejecución y labor de trépano maestra proveniente del Monasterio de Silos, entre otros.

En el interior del pórtico y dentro de una hornacina se sitúan tres esculturas decapitadas portando cartelas que anuncian en latín “Dad y se os dará. Domingo Martín me hizo. Año de 1182“. Se ignora si el texto se refiere a las esculturas, al pórtico o a la ermita.

La ermita, que conserva culto durante la estación estival, celebra romerías dos veces al año: el tercer domingo de mayo y el 12 de octubre, como pervivencia de una tradición que mantenían los lugareños para asegurar sus cosechas y en acción de gracias.


24. Necrópolis medieval de la ermita.[editar]

La necrópolis bajo-medieval de Tiermes se sitúa en torno a la Ermita de Nuestra Señora de Tiermes, con más de 200 tumbas de las que se han exhumado 129. El área excavada presenta gran densidad de enterramientos, en los que predominan las tumbas de lajas, fundamentalmente.

También existen tumbas en sarcófagos y osarios.

La cronología de la necrópolis abarca del siglo XI al XV aproximadamente. Junto a la necrópolis se sitúa una vía romana perteneciente al entramado urbano de Tiermes, junto a la zona del Foro.

Sobre ella se exhumó dos enterramientos de época tardía (siglos VI-VII d.C.). Cerca del área se sitúa la necrópolis visigoda, apareciendo en el área restos decorativos reutilizados de un posible edificio de culto de la misma época.


25. Aparcamiento.[editar]

La carretera que desde el Museo llega al yacimiento en las inmediaciones de la Ermita conduce a un aparcamiento.

Desde el aparcamiento se puede visitar a pie todo el yacimiento dando un cómodo paseo.

Es necesario atenerse a las instrucciones y carteles evitando acceder a zonas peligrosas de los edificios o del entorno natural, como los cantiles.


26. Necrópolis celtibérica de Carratiermes.[editar]

Carratiermes es una necrópolis celtibérica de la Edad del Hierro (siglos VI a.C. – I d.C.)

a)Ubicación y características

A menos de un kilómetro de las ruinas del oppidum y de la urbs romana de Tiermes, en el lugar llamado Carratiermes por ser zona de paso del Camino Real, se extiende en una suave pendiente que acaba en un río la necrópolis celtibérica de incineración de Carratiermes.

Las 645 tumbas excavadas hasta ahora (un 10 o 15% del total estimado de la necrópolis) abarcan una cronología desde el siglo VI a.C. (momento protoceltibérico) hasta el siglo I d.C. (en plena romanización), existiendo bajo sus estructuras restos de un poblado de la Edad del Bronce.

La necrópolis se desarrolla espacialmente de manera horizontal, existiendo áreas de concentración, áreas vacías y agrupaciones de tumbas formando túmulos. La necrópolis carece de calles definidas, pero existen estelas en diferentes tumbas y se ha detectado orientación en la deposición de diversos ajuares en dirección norte-sur, posiblemente mediante orientación astronómica.

b) Fases, estructuras y ajuares

Se distinguen tres fases en la necrópolis: protoceltibérica, celtibérica plena y celtibérica tardía. Se han documentado diferentes estructuras funerarias: tumbas en hoyo, tumbas cubiertas por piedras areniscas, tumbas marcadas por estelas pétreas, y rebajes en el conglomerado natural.

Entre los ajuares detectados pueden citarse los ajuares de bronces (etapa protoceltibérica), ajuares de armas, ajuares de prestigio y ajuares cerámicos (etapas celtibérica plena y tardía).

c) Algunas particularidades

En la etapa protoceltibérica aparecen urnas funerarias a mano y también ocasionalmente a torno.

En etapa celtibérica plena se hallan urnas funerarias realizadas a torno y cuyo contenido se protege con piedras areniscas o calizas que calzan la urna.

En la fase celtibérica tardía y romana se encuentran cerámicas de tradición romana, incluso ocasionalmente terra sigillata hispánica; aparecen denarios ibéricos y celtibéricos, incluidos de Bormeskon (¿= Tarmeskon?), ases republicanos y ases altoimperiales.

Se han registrado bloques de piedra, identificados como estelas funerarias, cuya función era señalar o identificar un enterramiento o estructura funeraria, y diversos ustrina de forma oval o casi circular, constituidos por guijarros, que quedaban cubiertos por una gruesa capa de cenizas.

Se supone que la necrópolis romana de Termes se encuentra en un área cercana a esta necrópolis celtibérica, al igual que la necrópolis alto medieval rupestre ocupa un área contigua, junto a la vía romana/Camino Real y la zona de cantera junto al río Tiermes.


27. Necrópolis alto medieval del río.[editar]

Necrópolis rupestre altomedieval.

A 500 m de la Ermita, junto al río Tiermes y a un vial que aún hoy se denomina como "Camino Real" (inicio de la vía romana Termes-Segontia), que 200 metros más allá pasa junto a la necrópolis celtibérica de Carratiermes, se ubica la necrópolis rupestre altomedieval con 40 tumbas datadas entre los siglos IX y XI d.C.

Dos grupos de tres estelas talladas en la roca acompañan unas tumbas. Es posible que cerca de esta área puede encontrarse la necrópolis romana de Termes, a la que quizás pertenecieran dos conjuntos de estelas rupestres localizadas en la zona.

También aparece un posible oratorio tallado en la vecina cantera con numerosas tumbas medievales a su alrededor.

28. Canteras romanas.[editar]

Diversas canteras, lugares de extracción de bloques de piedra para la ejecución de las diferentes construcciones romanas en Tiermes, rodean la ciudad. Algunos bloques tallados aún permanecen sin extraer en su lugar. En algunas paredes aparecen inscripciones de época romana, con nombres de personas, y numerosos grabados de diferente temática y amplia cronología (desde épocas muy tempranas hasta nuestros días.


29. El Museo Monográficos de Tiermes.[editar]

El Museo Monográfico de Tiermes, anexo del Museo Numantino de Soria, inaugurado en 1986 y reformado en 2002, presenta una atractiva exposición de los hallazgos arqueológicos realizados en Tiermes, de su historia y de sus monumentos.

El Museo Monográfico de Tiermes se inauguró en 1986 y ha venido a llenar un vacío que existía en la información necesaria que el yacimiento arqueológico requería en su mismo medio, con objeto de facilitar adecuadamente los datos conocidos a cuantos llegan al lugar.

Para ello era necesario disponer de un local debidamente acondicionado donde exponer los restos conservados y los testimonios de los trabajos que se llevan a cabo en el yacimiento, a la vez que presentar una selección de los materiales recuperados con la información gráfica y escrita correspondiente.

Además de la exposición permanente, desde hace años la orientación expositiva del Museo de Tiermes se basa en exposiciones temporales (la última inaugurada em julio de 2005) que reflejan el quehacer anual de las actividades arqueológicas en el lugar o, bajo un lema concreto, procuran acercar la realidad de lo que fue el lugar a través de la información recuperada en los trabajos de los últimos 30 años.

La visita al Museo resulta el mejor comienzo para la visita a Tiermes. El horario es el común a los museos de Castilla y León, aunque es conveniente consultarlo (teléfono 975 352051). Consultar además los horarios de visitas guiadas en julio, agosto y determinadas fiestas.

Junto al Museo se encuentra el edificio de almacenes, los laboratorios de investigación, archivos y salón de actos.

Más información: http://www.tiermes.net

D.- Síntesis de la bibliográfica básica hasta 1998[editar]

1/ REFERENCIAS ESENCIALES GRIEGAS Y LATINAS

Apiano, Iber. 76-77-79.

Diodoro de Sicilia, XXXIII, 16-17.

Floro, III, 10,9.

Livio, Epit. LIV.

Polibio, Lib. XXXV.

Plinio, Nat. Hist., III, 27.

Ptolomeo, II, 6,55.

Salustio, Hist,. II, 95.

Tácito, Ann., IV, 45, 1-2.

El Ravenate, p. 311.6.

2/ BIBLIOGRAFIA ESENCIAL Y PRINCIPALES MEMORIAS DE EXCAVACIÓN Y GUIAS

- Para ver la Bibliografía posterior a 1999 : www.tiermes.net y www.bne.es .

- Para guia actualizada resumen de los datos conocidos del yacimiento:

MARTINEZ CABALLERO, S. y ALDECOA RUIZ, A.: "Guía breve para visitar Tiermes". Proyecto LIFE Tiermes (2009). Disponible gratuitamente en formato PDF en la web www.tiermes.net .

- Bibliografía general básica hasta 1999:

ARGENTE OLIVER, J.L. y DIAZ DÍAZ, A: " La necrópolis celtibérica de Tiermes (Carratiermes, Soria)" Noticiario Arqueológico Hispánico, 7, 1979): pp. 95-151.

ARGENTE OLIVER, J.L. y otros: "Tiermes I (Campañas 1975-1978). Trabajos de excavaciones realizados en la ciudad romana y en el entorno de la Ermita Románica de Nuestra Señora de Tiermes". Excavaciones Arqueológicas en España, 111, Madrid, 1980.

ARGENTE OLIVER, J.L. y otros: "Tiermes II (Campañas 1979-1980). Excavaciones realizadas en la Ciudad Romana y en la Necrópolis Medieval". Excavaciones Arqueológicas en España, 128. Madrid, 1984.

CASA MARTÍNEZ, C. de la y otros: "Tiermes III. Excavaciones realizadas en la Ciudad Roman y en las Necrópolis Medievales (Campañas 1981-1984)". Excavaciones Arqueológicas en España, 166. Madrid, 1994.

ARGENTE OLIVER, J.L. y DIÁZ DÍAZ, A.: "Tiermes IV. La Casa del Acueducto (Domus alto imperial de la ciudad de Tiermes) (Campañas 1979-1986)". Excavaciones Arqueológicas en España, 167. Madrid, 1994.

ARGENTE OLIVER, J.L. y DIÁZ DÍAZ, A.: "Tiermes V. La Necrópolis Celtibérica de Carratiermes” (Campañas 1979 y 1986-1991)". Edición dirigida por J.L.Argente y terminada básicamente en 1997-1998, revisada por el equipo arqueológico de J.L. Argente (Alberto Bescós, Santiago Martínez Caballero, Arturo Aldecoa Ruiz y otros) en 1999-2000 y editada por la JCyL en 2001.

ORTEGO Y FRÍAS, T.: Tiermes, guía del conjunto arqueológico. Madrid, 1980.

ARGENTE OLIVER, J.L. y DÍAZ DÍAZ, A.: Tiermes, guía del yacimiento arqueológico y museo. Soria, 1995. Junta de Castilla y León

Guías de visita[editar]

  • Argente Oliver, José Luis (1992). Tiermes. Guía del Yacimiento y Museo. Asociación de Amigos del Museo de Tiermes-AAMT-JCyL. 
  • Aldecoa Ruiz, Arturo (2009). Guía breve para visitar Tiermes. Asociación de Amigos del Museo de Tiermes-AAMT-JCyL. 

Enlaces externos[editar]

El yacimiento de Tiermes se integra en el proyecto Territorio Iberkeltia