Isoptera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Termitas»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Termitas
Rango temporal: Triásico tardío-reciente
Coptotermes formosanus shiraki USGov k8204-7.jpg
Coptotermes formosanus
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Superclase: Hexapoda
Clase: Insecta
Subclase: Pterygota
Infraclase: Neoptera
Orden: Blattodea
Infraorden: Isoptera
Brullé, 1832
Familias

Los isópteros (Isoptera del griego ισός isos, "igual" y πτερον pteron, "ala"; "alas iguales") son un infraorden de insectos neópteros, conocidos vulgarmente como termitas, termes, turiros o comejenes y también como hormigas blancas, por su semejanza superficial con las hormigas, con las que no están evolutivamente relacionadas ya que, éstas últimas, son himenópteros. Hasta hace poco, las termitas estaban clasificadas en el orden Isoptera, pero ahora se aceptan en el infraorden Isoptera, del orden Blattodea.

Su nombre científico se refiere al hecho que las termitas adultas presentan dos pares de alas de igual tamaño. Son un grupo de insectos sociales que construyen nidos (termiteros). Las termitas se alimentan de la celulosa contenida en la madera y sus derivados, la que degradan gracias a la acción de los protozoos de su sistema digestivo, con los que viven en simbiosis. La mayor parte de las termitas son de climas tropicales o subtropicales, pero unas pocas viven en climas templados. Se conocen unas 3.000[1] especies, seis de las cuales han sido introducidas desde otras regiones como plagas urbanas.

Generalidades[editar]

Las termitas son abundantes y diversas en América del Sur, África y Australia particularmente en los bosques tropicales de tierras bajas y sabanas. Muchas especies construyen colonias en forma de montículos y otras muchas son arbóreas o de vida subterránea. Las termitas que construyen montículos remueven grandes cantidades de tierra en los suelos duros y poco fértiles, con lo que contribuyen a la aparición de pequeñas plantas que pueden alcanzar el tamaño de arbustos y pequeños árboles.

Las termitas por sí mismas no son capaces de digerir la celulosa, pero pueden aprovechar sus nutrientes gracias a la degradación de celulosa que realizan protozoos que viven en simbiosis dentro del aparato digestivo de las obreras. La alimentación del termitero se produce por trofalaxia, las termitas transportan el alimento en el estómago, y lo transmiten a otros individuos a través del conducto anal o de la boca. Las termitas tienen importancia económica como plaga en estructuras de madera, obras de arte y productos almacenados.

Es difícil saber si una colonia de termitas está atacando una estructura debido a su reducido tamaño y a que poseen fototropismo negativo, es decir, huyen de la luz.[2] Actualmente, existen aparatos especializados para poder escucharlas a través de un tabique, y descubrir si realmente hay actividad termítica.

Todo el volumen de una viga contiene celulosa, incluido el corazón; por tanto, toda la viga puede ser devorada por las termitas al completo. Comienzan a consumirla por las zonas que se encuentran incluidas en la obra, avanzando por toda la pieza; pudiendo presentar un aspecto exterior normal y estar horadada en su interior. La termita come la madera con las mandíbulas quitinizadas, ingiere las partículas y realiza una segunda trituración al nivel de la molleja. Enseguida, la madera pasa al estómago o intestino medio, donde sufre la acción de enzimas proteolíticas y amilolíticas; de aquí pasa a la cámara de fermentación, donde la ingieren los protozoos, responsables de proporcionarles energía.[3]

Las termitas atraviesan cualquier cosa para llegar hasta la madera, incluso el hormigón si es preciso. Para realizar esta acción, muchas veces aprovechan las juntas del hormigón para atravesar muros supuestamente infranqueables, pero otras desgranan el material realizando una galería que atraviesa la pared sin problemas.[4]

Viven en colonias que pueden contar hasta con 3 millones de individuos. En cada colonia, la reina (o reinas, pues existen colonias con varias parejas reales) es(son) la(s) única(s) que pone(n) huevos y sus ovarios aumentan en tamaño de forma sorprendente. La mayoría de estos insectos carece de alas, pero durante la época de la reproducción algunas desarrollan estos órganos y abandonan el grupo para formar colonias propias.

Ciclo biótico[editar]

Los isópteros son insectos hemimetabolos con fases de huevo, ninfa y adulto. Los adultos se diferencian en castas.

Castas de termitas[editar]

Formas aladas.
Termiteros en La Gran Sabana, Venezuela.
Nido epigeo en Somalia.
Pistas subterráneas de Gnathamitermes perplexus.
Daños causados por termitas.

Una colonia de termitas consiste de tres castas básicas: obreras, soldados y reproductivos. En algunas especies existe una cuarta casta: pseudoergados.

Obreras[editar]

Son ápteras, exclusivamente hembras, sexualmente inmaduras y con excepción de la familia Hodotermitidae son ciegas. Esta casta cumple un papel importante en las colonias, ya que es la que desarrolla la mayor parte de los trabajos en el nido, entre los que se pueden mencionar: la construcción y mantenimiento del nido; el cuidado y alimentación de los juveniles; alimentación de las castas que no se pueden alimentar por sí mismas como los soldados y la pareja real; elaboración de túneles para la búsqueda de alimento; acicalamiento y limpieza de otras castas. Su cuerpo generalmente está poco esclerotizado.

Soldados[editar]

Son adultos estériles de ambos sexos. Se reconocen fácilmente por tener una cabeza grande y bien esclerotizada, que a veces llega a ser más grande que el resto del cuerpo. Muchos tienen las mandíbulas muy desarrolladas para morder al enemigo; otros están más especializados y tienen un rostro puntiagudo asociado a glándulas, de modo que pueden repeler a otros animales con chorros de esta secreción. Las secreciones pueden ser de diferente tipo, aunque lo más normal es que sean tóxicas, repelentes a pegajosas. Su papel es la defensa de las colonias de termitas.

Reproductores[editar]

Alados[editar]

Los alados son imagos que todavía mantienen sus alas. Los reproductores alados son los que pueden producir nuevas reinas y reyes. Los alados salen masivamente de la colonia, cuando se encuentran, ocurre el apareamiento en túneles para evadir los depredadores y otros azares. Los alados pierden las alas inmediatamente o seguido del contacto con el sexo opuesto.

Reproductores primarios (Pareja real)[editar]

Los reproductores primarios son llamados Rey y Reina. Sus cuerpos están normalmente bien esclerotizados, excepto la hembra de algunas especies, cuyo abdomen puede llegar a ser enorme debido a la hipertrofia de sus ovarios.

Reproductores secundarios[editar]

En el caso que la reina muera o que esté muy vieja y su producción de huevos decrezca, se pueden producir reinas sustitutas. Tienen el cuerpo normalmente menos esclerotizado que los primarios.

Pseudoergados[editar]

Casta no presente en todos los termiteros. Individuos no totalmente diferenciados que en función de las necesidades de la colonia pueden transformarse en una de las tres castas principales: obreras, soldados o reproductores secundarios.

Localización y plagas[editar]

En 1930 se introdujo en Europa Central la Reticulitermes flavipes, y desde 1937 no ha dejado de propagarse, encontrandóse actualmente en diversas ciudades de Francia y Hamburgo. Existe asimismo el peligro de propagación de Zootermopis angusticollis, introducida por primera vez en 1956, procedente de Estados Unidos como la anterior. En Europa meridional y el norte de África se encuentran los Isópteros Kalotermes flavicollis y Retuculitermes lucifugus, que son las dos únicas especies nativas de Europa. En África tropical, se encuentra la Termes bellicosus.

Tipos de Nidos[editar]

Otra característica de todos los insectos eusociales son los nidos; en el caso de las termitas presentan una gran diversidad; algunas veces presentan una arquitectura compleja, pudiendo llegar a alcanzar tamaños formidables (más que 1.000  en algunos Macrotermes).

El hábitat primitivo de las termitas fue probablemente dentro de madera muerta, como troncos, partes muertas de árboles vivos; donde la sociedad encontraba alimento y refugio, lo que denominan como nidos de una pieza.

Dentro del grupo de nidos separados se distinguen tres principales categorías:

  • Nidos subterráneos, este termitero esta en el subsuelo, a más de 40 metros [cita requerida] del lugar en el que se detectan sus señales.
  • Nidos epígeos o termiteros catedrales, son un tipo de nido que sobresale de la superficie del suelo (montículos). Algunas termitas construyen los nidos como columnas que pueden llegar a medir 8 metros, pero lo más común es que midan de 3 a 4. Están orientadas al norte: la altura y la orientación ayudan a regular la temperatura, con un margen de variación de uno o dos grados. Independientemente de la temperatura que haya fuera, dentro del termitero siempre hay una atmósfera fresca. Están construidos con una arcilla resultado de una mezcla de saliva, tierra y excrementos. Algunas construcciones consiguen tal dureza, que son necesarios explosivos para destruirlas.[5] Este tipo de termiteros solo lo construyen los termes bélicos.

Sin embargo, hay algunos nidos intermedios. Los nidos epígeos siempre tienen una parte basal subterránea, más o menos importante y a veces preponderante, como en Hodotermitidae. Algunos nidos epígeos están construidos contra un tronco de un árbol y si la base es reducida tienden a hacerse arbóreos.

Algunas especies[editar]

Algunas especies de termitas son:

Referencias[editar]

  1. Urban Entomology Program - University of Toronto.
  2. Diccionario Enciclopédico Espasa. volumen 17. Madrid: Espasa-Calpe S.A. 1989. p. 1000. ISBN 84-239-5920-1. 
  3. Mora del Pozo, David (agosto de 2008). «Libro"50 Preguntas sobre las Termitas y su Control"» (en español). Consultado el 12 agosto 2011.
  4. Mitos erróneos sobre las termitas.
  5. El Mundo de los Animales - Tomo 8, Invertebrados

Enlaces externos[editar]