Rosario de Acuña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rosario de Acuña Villanueva de la Iglesia. Grabado publicado en La Ilustración de la Mujer, 8 de junio de 1884.

Rosario de Acuña y Villanueva (Madrid, 1 de noviembre de 1850 - Gijón, 5 de mayo de 1923) fue una escritora, pensadora y periodista española.[1] Considerada ya en su época como una de las más avanzadas vanguardistas en el proceso español de igualdad social de la mujer y el hombre —y los derechos de los más débiles en general. Condesa de nacimiento, nunca utilizó su título nobiliario. Mujer íntegra, creativa e indomable, su talante librepensador de ideología republicana y su corta pero valiente y provocadora producción teatral, la convirtieron en una figura polémica y en objetivo de las iras de los sectores más conservadores de la España de la segunda mitad del siglo XIX y primer cuarto del siglo XX.[2] [3]

Biografía[editar]

Hija única de Dolores Villanueva y Elices y de Felipe de Acuña y Solís, de rancio abolengo aristocrático y descendiente del Obispo Acuña, famoso líder comunero.[nota 1] Su nacimiento, según las fuentes anteriores a 2000, ocurrió en la localidad de Pinto, pueblo cercano a Madrid, en 1851, y según investigaciones del profesor Fernández Riera publicadas en 2005, en la calle de Fomento de la capital española, en 1850.[4] [5] El ilustrado ambiente familiar y una grave afección ocular fomentaron una personalidad culta, sensible y con una fuerte base intelectual (intensificada por la tutela paterna). Con apenas 17 años, viajó al extranjero, visitando la Exposición Universal de París (1867) y más tarde residió una temporada en Roma, donde su tío, Antonio Benavides, era embajador español.

Su primera colaboración periodística se documenta en 1874, en La Ilustración Española y Americana, y su bautismo literario ocurrió el 12 de enero de 1875, fecha en que se estrenó en el Teatro del Circo, en Madrid, su primera obra de teatro, Rienzi el tribuno —un alegato contra la tiranía—, cuando la autora aún no había cumplido los 25 años de edad.[nota 2] [6] No sólo el público asistente, sino además críticos como Clarín o venerables dramaturgos como José de Echegaray o Núñez de Arce, le dieron su aplauso y bendición; no en vano, la obra era una llamada a la libertad, y la nueva autora -¡una mujer¡- cerraba filas en el grupo de la intelectualidad liberal española del momento.[7]

La joven Rosario de Acuña (hacia 1876).

Dos meses después de su brillante estreno teatral, contrajo matrimonio con Rafael de la Iglesia y Auset, joven de la burguesía madrileña y teniente de Infantería. Antes de terminar ese año de 1875 se trasladaron a Zaragoza, destino militar del marido de Rosario, aunque pronto retornarían a Madrid. Continuó Rosario y labor como dramaturga y el 27 de noviembre de 1878 estrenó en la mencionada capital aragonesa su segundo drama Amor a la patria (firmado con el seudónimo "Remigio Andrés Delafón"). Y dos años después, el 6 de abril de 1880, estrenó en el Teatro Español de Madrid Tribunales de venganza.[8]

En ese periodo,[nota 3] su matrimonio se había ido descomponiendo, hasta que la reiterada infidelidad de su esposo la llevó a tomar la decisión de abandonarlo, algo inconcebible en España en aquel momento histórico. Otro golpe importante fue la muerte de su padre en enero de 1883.

Como periodista, Rosario desarrolló todo un programa de denuncia contra la desigualdad social entre la mujer y el hombre y contra la institución que "no solo lo permitía sino que lo alimentaba", tarea en la que destacaron desde 1884 sus colaboraciones con Las Dominicales del Libre Pensamiento, semanario madrileño fundado y dirigido por Ramón Chíes, y formando frente con Ángeles López de Ayala. Ese espíritu beligerante (o inconcebible, o lúcido, o valiente, o endemoniado, en función de quién pusiera el adjetivo) la acercó a la intelectualidad progresista española masculina, convirtiéndose en la primera mujer a la que el Ateneo de Madrid dedicó una velada poética. Ocurrió en la primavera de 1884 y aunque el acto en sí no paso de una sencilla lectura poética, no tardó en convertirse en otro episodio provocativo para unos y emblemático para los opuestos. Su producción, tanto creativa como periodística, había ido aumentando. En ese periodo central de su vida son muy habituales las colaboraciones en los principales diarios (El Imparcial, El Liberal) y revistas españolas (Revista Contemporánea, España). Autora conocida y reconocida participó en los sectores sociales y culturales afines al libre pensamiento que apoyaban los republicanos, con proposiciones tan conflictivas como la separación de la Iglesia y el Estado. En esa misma línea, con 35 años, Rosario ingresó en una logia de adopción masónica, la Constante Alona de Alicante, con el nombre simbólico de «Hipatia», que aparecerá desde entonces en muchos de sus escritos.[9] En los últimos años de la década de 1880 desplegó una gran actividad viajando por Galicia, Asturias, Andalucía, el Levante español.

El escándalo de El padre Juan[editar]

En el umbral de la última década del siglo XIX, Rosario de Acuña dio a luz su drama más valiente y desde luego el más famoso por atrevido y escandaloso.[10] [nota 4] Como ninguna compañía estable se atrevía a ponerlo en escena, la autora creó su propia compañía, alquiló el Teatro Alhambra de Madrid, y estrenó El padre Juan en abril de 1891, resultando clamorosos el éxito y el escándalo. Obra anticlerical por antonomasia, acusando a la iglesia Católica de institución "manipuladora y moldeadora de conciencias" y echando por tierra buena parte de los intocables pilares de la sociedad burguesa.[7] [nota 5]

Pero a pesar de haber superado la censura previa y contar con el permiso pertinente, el gobernador de Madrid ordenó la clausura del teatro y la interrupción de las funciones. Rosario decide entonces abandonar la capital de España y hace un breve viaje por Europa. A su regreso, Rosario trasladó su residencia al pueblo de Cueto, en las afueras de Santander. La acompañaron, además de su madre, Carlos Lamo Jiménez —un joven que había conocido en Madrid en 1886 y que ya nunca la abandonaría— y la hermana de éste, Regina.[11]

Una granja avícola y una casa frente al mar[editar]

Rosario de Acuña, amante del campo y de la naturaleza, llegó a convertirse en una experta en avicultura y una auténtica innovadora en su época. Habiendo acudido a la primera Exposición de Avicultura, celebrada en Madrid en 1902, y publicado en el diario El Cantábrico de Santander una colección de artículos técnicos sobre este primitivo recurso agrario, llegó a recibir una medalla por sus estudios prácticos, investigaciones y labor de difusión de la industria avícola, como un planteamiento de alternativa para la mujer rural.[12]

Después de que los dueños de la finca santanderina en que había montado la granja le rescindieran el contrato —sometidos quizá a presiones de las fuerzas conservadoras—, Rosario se trasladó a la vecina Asturias y, con el apoyo del Ateneo-Casino Obrero de Gijón, inició en 1909 la construcción sobre un acantilado de su solitaria casa en "La Providencia" (Gijón), en la que habitaría ya desde 1911 hasta su muerte.

Exilio y testamento[editar]

Instalada en "La Providencia", Rosario desataría de nuevo la furia el todos los estamentos convencionales de la España profunda y retrógrada, con la publicación de un artículo que le envía a Luis Bonafoux, editor en París del periódico El Internacional («L'Internationale»), en el que muestra su indignación e ironiza el suceso ocurrido en Madrid, reseñado en el Heraldo de Madrid del 14 de octubre de 1911, a propósito de los insultos de un grupo de estudiantes a universitarias de la Universidad Central,[nota 6] artículo que, reproducido también en El Progreso de Barcelona del 22 de noviembre de 1911, causó tal escándalo que desató una huelga masiva de estudiantes.[nota 7] [nota 8] Para mayor oprobio de la Historia de España, el gobierno decidió tomar partido del lado de los huelguistas —esta vez sí— planteando el procesamiento de Rosario de Acuña. Ante la perspectiva de ir a prisión, Rosario de Acuña tuvo que exiliarse en Portugal, coincidiendo con la instauración de la república lusa. Poco más de dos años después, en 1913, regresó del exilio gracias al indulto propuesto para ella por el conde de Romanones (que 'justificó' el perdón con estas palabras: "Rosario de Acuña, que debe tener más años que un palmar, ha de volver a la Patria, porque es una figura que la honra y enaltece").[13]

La última bofetada a los prejuicios sociales y las imposiciones de la tradición española, quedó escrita en el testamento de Rosario:

"Habiéndome separado de la religión católica por una larga serie de razonamientos derivados de múltiples estudios y observaciones, quiero que conste así, después de mi muerte, en la única forma posible de hacerlo constar, que es no consintiendo que mi cadáver sea entregado a la jurisdicción eclesiástica testificando de este modo, hasta después de muerta, lo que afirmé en vida con palabras y obras, que es mi desprecio completo y profundo del dogma infantil y sanguinario, cruel y ridículo, que sirve de mayor rémora para la racionalización de la especie humana".[14]

Rosario de Acuña Testamento

Murió a causa de una embolia cerebral en su casa de «La Providencia» el 5 de mayo de 1923, y fue enterrada en el Cementerio Civil de Gijón. En los diarios de aquellas fechas, como El Noroeste, ha quedado noticia de que la manifestación del pueblo asturiano fue extraordinaria.[15]

El primero de mayo de 1923, en un reunión con los obreros gijoneses del mencionado Ateneo de la ciudad, había sido última voluntad de Rosario la representación, como recuerdo póstumo, de su obra El padre Juan, "censurada por el Gobierno Español por considerarla racionalista",[16] . Como tal deseo fue puesta en escena por la Sección Artística Obrera del Ateneo y representada en el Teatro Robledo de Gijón. Como el Cid Campeador, astuto y mítico varón hispano, Rosario de Acuña, derrotó a sus enemigos una vez más, aún después de muerta.[15] [16] [17] [18]

Obra[editar]

La obra total de Rosario de Acuña, muy extensa, abarca en la práctica la mayor parte de géneros de creación escrita.[19] Muy importante fue durante su vida el escandaloso éxito de su obra teatral, pero no es menor la calidad de buena parte de su producción.[20] Pueden destacarse a modo testimonial:[21]

Teatro[editar]

Portada del drama trágico Amor a la patria (1877). Imprenta de José Rodríguez, Madrid.
  • Rienzi el tribuno (1876)
  • Amor a la patria: drama trágico en un acto y en verso (1877)
  • Tribunales de venganza (1880)
  • El padre Juan (1891)
  • La voz de la patria (1893)

Poesía[editar]

  • La vuelta de una golondrina (1875)
  • Ecos del alma (1876)
  • Morirse a tiempo: ensayo de un pequeño poema imitación de Campoamor (1879)
  • Sentir y pensar (1884)

Libros didácticos[editar]

  • La casa de muñecas (1888)
  • Un certamen de insectos (1888)
  • La herencia de las fieras. Misterios de un granero (1890)

Ensayo[editar]

  • Influencia de la vida del campo en la familia (1882)
  • El lujo de los pueblos rurales (1882)
  • ¡Ateos! (1885)
  • Consecuencias de la degradación femenina (1888)
  • Avicultura. Colección de artículos (1902)

Varia[editar]

  • Un ramo de violetas, Francia: Imp. Lamiguére, (1873)
  • Cosas mías (1917)
  • Artículos y cuentos, Gijón: Ateneo Obrero de Gijón, 1992
  • Obras reunidas, Oviedo, KRK Ediciones, 2007

Testimonios[editar]

"Ella ha abordado todos los géneros de la literatura, la tragedia, el drama histórico, la poesía lírica, el cuento, la novela corta, el episodio, la biografía, el pequeño poema, el artículo filosófico, político y social, y la propaganda revolucionaria."

Ficha crítica de Benito Pérez Galdós.[nota 9]

"Dichosa usted, señora, que puede brillar entre los hombres por su talento, y entre las mujeres buenas por su bondad. Natural es, por consiguiente, que merecer el afecto de usted, alegre y envanezca a su respetuoso y apasionado amigo y servidor."

Piropo de Manuel Tamayo y Baus

Homenajes[editar]

Ya a finales del siglo XX su vieja casa del acantilado fue convertida en Escuela Taller Municipal y se le dedicó un IES en Gijón, donde anualmente se convoca el "Premio para trabajos de investigación de calidad en Asturias" que lleva su nombre.[22]

También en Asturias, el Instituto Asturiano de la Mujer promueve la Escuela Feminista Rosario Acuña (que en 2014 había alcanzado su undécima edición).[23]

Tras varios intentos iniciales de fundaciones masónicas en Asturias, desde el 1 de mayo de 2004 se estableció en Gijón la "Logia Rosario de Acuña", dependiente de la Orden del Gran Oriente de Francia.[24]

Notas[editar]

  1. Nieta de un médico y naturalista por parte materna y por la paterna, de un "hijo del X Señor de la Torre de Valenzuela, una de las ramas con las que la familia Acuña ejercía el señorío en buena parte de las tierras de Jaén".
  2. Como actores principales: Elisa Galdón y Rafael Calvo Revilla.
  3. Durante el que en su mayor parte Rosario vivió en el retiro apacible de "Villa Nueva", su casa de Pinto, a las afueras de Madrid.
  4. La experiencia de esta obra la convertiría en una mujer de teatro tal como se entiende en la actualidad, pues se encargó de la producción, los escenarios y el vestuario, alquiló el teatro y dirigió la obra, además de ser la autora del texto y de la puesta en escena.
  5. "Todas las religiones llevan en sí un fondo de verdad divina. En todas se habla de la inmortalidad del alma, todas ellas persiguen un mismo fin, todas pretenden conocer a Dios y sumarse a Él. No hay, pues, ninguna despreciable, ni ajena a la capacidad pensante de la especie humana".

    Rosario de Acuña y Villanueva
  6. "Seis chicas, dos españolas, dos francesas, una alemana y una americana, que cursaban en la cátedra de Literatura General y Española en la Universidad Central, fueron agredidas verbalmente por algunos de sus compañeros". (Otras fuentes dicen que fueron apedreadas. Ver Enciclopédia biográfica (2000)
  7. Los biógrafos de Rosario seleccionan párrafos de este grosor, entendido como grosería:

    "Nuestra juventud masculina no tiene nada de macho; como la mayoría son engendros de un par de sayas la de la mujer y la del cura o el fraile y de unos solos calzones los del marido o querido resultan con dos partes de hembra: o por lo menos hermafroditas por eso casi todos hacen a pluma y a pelo. Tienen, en su organismo, tales partes de feminidad, pero de feminidad al natural, de hembra bestia que sienten los mismos celos de las perras, las monas, las burras y las cerdas, y ¡hay que ver cuando estas apreciables hembras se enzarzan a mordiscos; las peloteras suyas son feroces...!".

    Rosario de Acuña: La jarca de la Universidad
  8. «Jarca, harca o harka», fuerza indígena irregular en el protectorado español de Marruecos; término que también se usa despectivamente.
  9. Sobre la relación de respeto y comunión que pudo haber entre Rosario y Galdós, puede resultar orientadora esta carta, publicada en El País de Madrid, del 24 de octubre de 1909.

    Excmo. Sr. D. Benito Pérez Galdós.

    Respetable maestro:

    He leído y meditado durante varios días su noble y valiente manifiesto al país; contesto el párrafo suyo que dice:

    «Me lanzo a esta temeraria invocación esperando que a ella respondan todos los españoles de juicio sereno y gallarda voluntad, sin distinción de partidos, sin distinción de doctrinas y afectos, siempre que entre éstos resplandezca el amor a la patria, así los que hacen vida pública como los que viven apartados de ella»

    Aunque a juicio mío, hace mucho tiempo somos el ratón que tiene el leopardo inglés entre sus garras, destinados irremisiblemente –por ser nación sin virilidad ni cultura- a colonia protegida del sajón, mi alma latina se revela contra toda desesperanza y aun imagino posible un retorno a la personalidad ibérica, aunque para ello fuese preciso nadar en sangre.

    Por mi patria y por mi raza, por la justicia y por la humanidad, los grandes soles de que son satélites las almas conscientes, le ofrezco a usted mi vida y mi alma: mándeme hacer lo que sea preciso; si mi viejo cuerpo sirve para ser acribillado, dígame dónde he de ponerme; si mi palabra escrita vale para fustigar la cobardía de las masas, dígame dónde he de escribir. Allí donde me mande sabré trabajar, sufrir y morir, como me lo ordena mi condición de española y de racional.

    Quedo a sus órdenes su atenta lectora.
    Rosario de Acuña y VillanuevaSantander, octubre 1909

Referencias[editar]

  1. Rosario de Acuña en «Proyecto Ensayo Hispánico» Consultado en diciembre de 2014
  2. Simón Palmer, M. Carmen (1983). «Escritoras españolas del siglo XIX». Censo de escritores al servicio de los Austrias y otros estudios bibliográficos (Madrid: CSIC): 101 – 117. 
  3. Romero Martín, Juan José (2000). Mujeres en la Historia de España: Enciclopedia Biográfica. Barcelona: Planeta. pp. 383–85. ISBN 9788408035411. Consultado el 25 de diciembre de 2014.  Entrada enciclopédica con posibles errores de bulto.
  4. Genealogía, Macrino Fernández Riera
  5. Fernández Riera, Macrino (2005). Rosario de Acuña en Asturias. Gijón: Trea. ISBN 9788497041805. 
  6. «Introducción» a Rosario de Acuña, Rienzi el Tribuno, El padre Juan, Madrid. Castalia - Instituto de la Mujer, 1990.
  7. a b Álvarez, 2003, p. 311.
  8. Alvear, Inmaculada (1996). Autoras en la Historia del teatro español (1500-1994). Escritoras teatrales españolas del siglo XIX. Madrid: Publicaciones de la Asociación de Directores de Escena de España. pp. 621–30. ISBN 9788487591570. Consultado el 25 de diciembre de 2014. 
  9. González Neira, Aquilino, Rosario de Acuña: Masonería y anticlericalismo burgués. Oviedo: Eikasia Ediciones, 2005.
  10. El padre Juan
  11. Fernández Riera, Macrino (2009). Rosario de Acuña y Villanueva: Una vida entregada a la búsqueda de la Verdad http://www.ensayistas.org/filosofos/spain/rosario/introd.htm |url= sin título (ayuda). Consultado el 25 de diciembre de 2014. 
  12. Colección de artículos sobre avicultura
  13. Álvarez, 2003, p. 313.
  14. Álvarez, María Teresa (2003 -2005-). Ellas mismas. Madrid: La Esfera de los Libros. pp. 303–313. ISBN 9788497341158. 
  15. a b Fernández Riera, 2009.
  16. a b Álvarez, 2003, p. 314.
  17. Fernández Morales, 2006.
  18. Fernández Riera, Macrino (2009-2014). «Rosario de Acuña y Villanueva». Consultado el 25 de diciembre de 2014. 
  19. Obras de Rosario de Acuña
  20. Cristina Santolaria: "Rosario de Acuña, una mujer de teatro". Centro Virtual Cervantes Consultado en diciembre de 2014
  21. Bibliografía para Rosario de Acuña recogida por Macrino Fernández, profesor del Instituto Rosario de Acuña, de Gijón Consultado en diciembre de 2014
  22. Premio Rosario de Acuña Consultado en diciembre de 2014
  23. Escuela Feminista Rosario de Acuña Consultado en diciembre de 2014
  24. Logia Rosario de Acuña Consultado en diciembre de 2014

Bibliografía[editar]

  • Fernández Riera, Macrino (2009). Rosario de Acuña y Villanueva. Una heterodoxa en la España del Concordato. Gijón: Zahorí. 

Enlaces externos[editar]